Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-12-2009

El papel de los medios en el caso Haidar

Juan Antonio Gonzlez Molina
Rebelin


Ya son 23 los da que Aminetu Haidar lleva en Huelga de hambre en la terminal del aeropuerto espaol de Lanzarote. Desde que iniciara la protesta, los medios de comunicacin de este Pais han tratado la noticia de un modo partidista. Obviando aquellos que ni mencionan el asunto, o apenas le dedican un par de lineas, el resto, se ha dedicado a sostener las tesis gubernamentales espaolas. Se omite el hecho inicial que da lugar a lo que ahora est sucediendo. Una persona, Aminetu Haidar, a la que ilegalmente, repito: Ilegalmente, se le retira el pasaporte y se le introduce por la fuerza y contra su voluntad en un avin destino a Espaa. Partiendo de que este hecho viola todos los cdigos legales y ticos habidos y por haber, y que adems atenta directamente contra los ms elementales derechos de las personas, cabra esperar que se condenara y se presionara politica y mediticamente a aquellos que han cometido tal ilegalidad. Todo esto que resulta razonable y meridianamente lgico, parece no serlo en absoluto para los peridicos o noticiarios del Pais, que se han dedicado a seguirle descaradamente el juego a un gobierno espaol que permiti primero que tal acto de flagrante violacin de los derechos humanos se consumara en su suelo, y que despus, no ha parado de presionar de todas las maneras posibles a la victima del caso en vez de presionar al verdugo, Marruecos.

Para el gobierno espaol prevalecen los intereses polticos y econmicos sobre la vida de una persona que tiene adems la razn de su parte. Las minas de fosfatos del Sahara Occidental, el banco pesquero saharaui, la labor de tapn para la inmigracin que realiza Marruecos respecto de la Unin Europea, los negocios petrolferos de los americanos en suelo del Magreb y otros muchos intereses comerciales son lo suficientemente importantes como para que se permita a Marruecos perpetrar el secuestro de Haidar, saltarse a la torera todas y cada una de las mltiples resoluciones de la O.N.U. respecto al derecho de los Saharauis a su autodeterminacin, o para ocultar y permitir que un rgimen sanguinario como el de Mohamed VI tenga las manos libres para desarrollar una brutal poltica represiva contra cualquier atisbo de disidencia o crtica que aflore en el interior de sus fronteras. Amn por supuesto, de ocultar que el rgimen tiene al pueblo marroqu sumido en la ms absolutas de las miserias.

El caso Haidar, es un fiel reflejo de cmo los medios estn al servicio del Capital. Los intereses empresariales y polticos que Occidente posee en suelo marroqu bien valen olvidarse de conceptos como justicia, dignidad o Derechos humanos e intoxicar a la opinin pblica tratando de vender que Aminetu es una fundamentalista que ha rechazado todo lo que el gobierno espaol le ha ofrecido. Esto es, convertir a la victima en culpable en un ejercicio de inmoralidad de vastas dimensiones. Aminatu Haidar no ha provocado la lamentable situacin que estamos viviendo. Los responsables de la misma son Marruecos y Espaa, y son sus respectivos gobiernos los que han de solucionar el asunto devolviendo a Haidar a su casa. Los peridicos, las radios o las televisiones han de exigir responsabilidades a quien las tiene. Si Aminetu Haidar fallece en el aeropuerto de Lanzarote las manos y el alma de los directores, redactores y periodistas de todos los medios de comunicacin que no se han hecho eco de la realidad de lo sucedido, tambin estarn manchados con la sangre roja y justa de Aminetu.



Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter