Portada :: frica :: Aminetu, la dignidad saharaui
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-12-2009

Una marcha recorrer esta tarde la calle Triana de Las Palmas exigiendo la vuelta de Aminetu al Shara Occidental
Derechos Humanos: retrato en grises y sombras

M.L. Gonzalez
Rebelin


No basta resistir; (hay) que resistir para seguir creando, forjando ese futuro que hay que acercar, con acciones, para romper todo conformismo y esa paralizante acechanza

Ser tambin obligacin ineludible fundar realidad nueva y pese a dificultades que no cesan, de ese esplendor que llega, adelantar siquiera un rayo

Alfredo Guevara. Director del Festival de Cine Latinoamericano de La Habana.

La defensora de DDHH y militante por la autodeterminacin del pueblo saharaui, Aminetu Haidar, cumple en esta jornada su da 28 en huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote, lugar donde permanece contra su voluntad desde el pasado 13 de noviembre, reivindicando su regreso al El Aain, ciudad de la que fue ilegalmente expulsada por las autoridades de ocupacin marroques.

Sabemos, porque ella misma nos lo ha demostrado, junto a insignes compaeros de lucha como Brahim Noumria, Ali Salem Tamek o Hmad Hamad, que su vida an no est en el lmite, aunque las consecuencias de su accin sean ya extremadamente graves.

Pero es que hoy, adems, es el Da Internacional de los Derechos Humanos, aniversario de la Declaracin Universal de la ONU (1948) que fuera suscrita por Espaa en 1976 y que, a los ojos de todo el que quiera verlo, est siendo violada (en este como en otros casos) por el Gobierno espaol desde el mismo instante en que decidi colaborar en el confinamiento de Aminetu en la isla canaria.

Existe sin embargo una Resolucin de Naciones Unidas que acierta ms en la diana de este atropello, o ms bien de esta barbarie, la que advierte del peligro que corren los defensores de DDHH en los pases y lugares donde la reivindicacin de tales derechos constituye, en s misma, una prctica de riesgo.

De esta forma se pronunci la Asamblea General en diciembre de 2001, cuando aprob un texto en el que mostraba su preocupacin porque (en esos pases y lugares) las personas y organizaciones dedicadas a promover y defender los derechos humanos y las libertades fundamentales hacen frente a amenazas, hostigamiento e inseguridad como resultado de sus actividades (1).

Pudiera parecer que esos pases son otros y que desconocemos tales hechos; nada ms lejos de la realidad. Hoy, esos prrafos retratan con nitidez fotogrfica la vileza con que polica, jueces y Gobierno de Espaa han actuado con Aminetu Haidar y, por extensin, con el pueblo saharaui.

Slo por descubrir, si cabe, un poco ms los matices del encuadre, de ese dejen hacer con que el presidente Zapatero, el Ministro Moratinos y el resto de autoridades implicadas procuran distraer las conciencias, baste citar algunos de los puntos de dicha resolucin (56/163):

1. () Todos los Estados han de promover y dar pleno efecto a la Declaracin sobre el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales universalmente reconocidos.

3. () Se ha combatir la impunidad y, a este respecto, () los Estados deben adoptar las medidas apropiadas para hacer frente a la cuestin de la impunidad respecto de las amenazas, los ataques y los actos de intimidacin contra los defensores de los derechos humanos.

6. () Los Estados han de adoptar todas las medidas necesarias para proteger a los defensores de los derechos humanos.

Espaa, como hiciera con la Declaracin Universal de la ONU de 1948, aprob este dictamen, comprometindose a proteger a los defensores de DDHH y a combatir la impunidad de quienes los atacaran o intimidaran. Hoy es el Gobierno espaol el que agrede impunemente a Aminetu Haidar y el que lejos de asumir su culpa, la hace recaer toda sobre su cmplice marroqu.

Triste retrato de grises y negros, sin luces y con slo sombras; la nica luz no sale en la foto porque la hace. La nica luz en esta tiniebla de flashes cegadores es la de Aminetu, quien desde su firmeza insobornable mira a sus verdugos y conquista el futuro.

* La Marcha est convocada para las 18:00 h de hoy jueves, 10 de diciembre, y tendr como punto de partida el Parque San Telmo de la capital grancanaria (despus se tomar la calle Triana y parte del casco viejo de la ciudad).

Notas:

(1) La Resolucin 56/163 fue aprobada el 19 de diciembre de 2001 [sobre la base del informe de la Tercera Comisin (A/56/583/Add.2)] bajo el epgrafe: Declaracin sobre el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales universalmente reconocidos.

Rebelin ha publicado este artculo con autorizacin de la autora, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter