Portada :: frica :: Aminetu, la dignidad saharaui
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-12-2009

La activista saharaui contina su huelga de hambre
Marruecos sabe realmente quin es Aminetu Haidar pero Espaa no

Hctor Rojo Letn
Diagonal


Con estas palabras reciba Haidar al representante del Ministerio de Asuntos Exteriores, cuando llevaba ms de dos semanas en huelga de hambre y la preocupacin ya desbordaba a La Moncloa.

Estaba convencida de que la iban a detener, porque ya lo haban hecho con los siete activistas que regresaban de los campamentos. Nosotros volvamos con ella para grabar la detencin. Aunque nos quitaron alguna cinta, tenemos el momento de la detencin, explica a este peridico Pedro Barbadillo, uno de los periodistas que acompaaban a Haidar en su regreso a El Aain y que estn grabando un documental sobre la activista saharaui, que posteriormente inici una huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote.

Tanto la detencin y expulsin de Marruecos, como la huelga de hambre no tuvieron en sus inicios la consideracin de grave conflicto internacional. Y para ambas situaciones las reacciones desde EE UU han sido fundamentales. Segn Barbadillo, hasta que el hijo del ex senador Robert F. Kennedy no se empez a preocupar, la situacin fue muy complicada en el aeropuerto de El Aain, totalmente sitiado por fuerzas policiales y militares. Haidar regresaba de EE UU tras recoger el Premio de Derechos Humanos Robert Kennedy.

Segn el actor y presidente de la Plataforma Todos con Aminetu, Willy Toledo, al principio nadie del Gobierno, ni del PSOE, dieron seales de vida. Ningn tipo de comunicacin. Pero desde que apareci una nota de prensa del Departamento de Estado de EE UU todo cambi. Quince das despus del inicio de su huelga de hambre, el primer responsable de Asuntos Exteriores visit a la activista saharaui. Haidar recibi a Agustn Santos con estas palabras: Respecto a mi situacin que es ante todo inhumana, una situacin en la cual se estn violando todas las convenciones internacionales, sobre todo aquellas firmadas por el propio Marruecos, sobre todo el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polticos No vine a Espaa por mi propia voluntad. Vine obligada a viajar, despus de una detencin abusiva que dur 24 horas en el Shara Occidental. Despus de que se tom la decisin abusiva de expulsarme de manera ilegal de mi tierra y con la decisin de llegar hasta el final.

Toledo explica a DIAGONAL que no van a dejar morir a Haidar, aunque reconoce que todo depender de la saharaui. La respuesta de Moratinos fue la tpica de un pas totalitario: desacreditarla a ella y a su entorno, dice Toledo. Es una reaccin provocada al descubrir que alguien tiene la dignidad y determinacin de Aminetu. Eso les hace tambalearse. Por suerte, parece que han dejado de lado a Moratinos, que estaba muy enfurecido, contina, en referencia a las muestras de nervios que el titular de Exteriores despleg ante los periodistas en la Cumbre Iberoamericana de Lisboa, y ante sus adversarios en el Parlamento.

Las acciones realizadas por los Gobiernos de Marruecos y Espaa, a travs de sus agentes y autoridades, han vulnerado la legalidad internacional, la legislacin interna de Marruecos y Espaa y los derechos humanos de Aminetu Haidar, segn denunciaba en un comunicado la defensa de Haidar el 2 de diciembre.

Por su parte, Marruecos no puede denegar la entrada o expulsar a un nacional. Y en el Estado espaol se repiten las irregularidades, empezando por la compaa erea, que la traslad forzosamente y contra su voluntad, ya que no existe resolucin alguna de expulsin de El Aain y Haidar no posee la documentacin necesaria para entrar en territorio espaol. La recibimos legalmente, posee tarjeta de residencia, explica la mxima responsable de Asuntos Internacionales del PSOE, Elena Valenciano. Por razones humanitarias tiene un permiso de residencia, podra entrar si ella quiere, pero lleg obligada y esto no se puede hacer sin su pasaporte, contradice la abogada de la saharaui, Ins Miranda.

Adems, Haidar ha sido condenada a una multa de 180 euros sin ni siquiera estar presente ella ni su defensa en la vista oral. A la vez su denuncia contra el Estado espaol y marroqu ha llegado a la Audiencia Nacional, sin ser informados como parte del proceso. Nos hemos enterado por la prensa, reconoce Miranda, quien resume la situacin de Haidar como un atentado contra su libertad de movimiento, ya que es obligada a montar en un avin y durante das no la han dejado regresar.

No s si servir para que el conflicto saharaui empiece a solucionarse, pero s que el pueblo tiene un nuevo referente, que necesitaban desde la muerte de El Uali en 1976, afirma Toledo. Gracias tambin a los distintos galardones que se me ha dado en el extranjero, [Marruecos] pens en tirarle el baln a Espaa. Marruecos sabe realmente quin es Aminetu Haidar pero Espaa no, explicaba a Santos la propia Haidar.

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/Marruecos-sabe-realmente-quien-es.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter