Portada :: frica :: Cuerno Africano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2009

Somalia: De cmo las potencias coloniales mantienen al pas sumido en el caos

Gregoire Lalieu y Michel Collon
La Haine


Somalia tena todo lo necesario para salir adelante: una situacin geogrfica privilegiada, petrleo, minerales y, algo raro en frica, una sola religin y una nica lengua para todo el pas. Somalia hubiera podido ser una gran potencia regional. Pero la realidad es muy diferente: hambrunas, guerras, pillaje, piratas, atentados... Cmo se ha desmoronado este pas? Por qu no existe un gobierno somal desde hace casi veinte aos? Qu escndalos se ocultan tras los piratas que secuestran nuestros barcos? En esta nueva entrega de la serie Comprender el mundo musulmn, Mohammed Hassan nos explica por qu y cmo las potencias imperialistas han aplicado a Somalia la teora del caos.

Cmo se ha desarrollado la piratera en Somalia? Quines son los piratas?

Desde 1990, no existe un gobierno en Somalia y el pas se encuentra en manos de los seores de la guerra. Los barcos europeos y asiticos se han aprovechado de la situacin catica para pescar en las costas somales sin licencia alguna y sin respetar unas normas elementales. No han respetado las cuotas vigentes en sus pases de origen para preservar las especies, y han empleado tcnicas de pesca- en especial, dinamita- que han producido graves daos a la riqueza pesquera de los mares somales.

Pero eso no es todo. Aprovechndose, asimismo, de esta falta de autoridad poltica, las empresas europeas, ayudadas por la mafia, han vertido residuos nucleares a lo largo de las costas de Somalia. Europa estaba al corriente, pero ha cerrado los ojos porque esta solucin presentaba ventajas prcticas y econmicas para el tratamiento de los residuos nucleares. Por otra parte, el tsunami de 2005 deposit gran parte de esos residuos nucleares en las tierras somales, lo que ha ocasionado la aparicin de enfermedades desconocidas entre la poblacin de Somalia. Este es el contexto en el que se ha desarrollado, esencialmente, la piratera somal. Los pescadores de Somalia, con tcnicas rudimentarias, no estaban en condiciones de faenar, por lo que han decidido protegerse y proteger sus mares. Es exactamente lo mismo que hizo Estados Unidos en su guerra civil contra los britnicos (1756-1763): al no disponer de fuerzas navales, el presidente Georges Washington lleg a un acuerdo con los piratas para proteger la riqueza de las costas estadounidenses.

Cmo es posible que desde hace casi veinte aos no exista un Estado somal?

Es la consecuencia de una estrategia estadounidense. En 1990, el pas estaba conmocionado por los conflictos, el hambre y el pillaje, y el Estado se vino abajo. Ante la situacin, Estados Unidos, que haba descubierto unos aos antes las reservas de petrleo de Somalia, lanz en 1992 la operacin Restore Hope [Restaurar la Esperanza], y por primera vez, los marines estadounidenses intervinieron en frica para controlar el pas. Tambin por vez primera, una invasin militar se llev a cabo en nombre de la injerencia humanitaria.

Se refiere a los famosos sacos de arroz exhibidos en una playa somal por Bernard Kouchner?

S, todo el mundo recuerda las imgenes, cuidadosamente preparadas. Pero las verdaderas razones eran estratgicas. Un documento del departamento de Estado estadounidense preconizaba que, tras la cada del bloque sovitico, Estados Unidos se mantuviera como la nica super potencia mundial y, para conseguir este objetivo, recomendaba ocupar una posicin hegemnica en frica, muy rica en materias primas

Sin embargo la operacin Restore Hope fue un fracaso. La pelcula La chute du faucon noir [La cada del halcn negro] impact a los estadounidenses con sus pobres soldados asaltados por los perversos rebeldes somales...

Ciertamente, la resistencia nacionalista somal derrot a los soldados estadounidenses y desde entonces, la poltica de Estados Unidos ha sido mantener Somalia sin un verdadero gobierno, es decir, balkanizarla. La antigua estrategia britnica, ya aplicada en numerosos lugares: establecer Estados dbiles y divididos para manejar mejor el tinglado. Esa es la razn de que no exista un Estado somal desde hace casi veinte aos: Estados Unidos mantiene su teora del caos para impedir la reconciliacin de los somales y mantener as al pas dividido

En Sudn, tras la guerra civil, Exxon tuvo que abandonar el pas despus de descubrir la existencia de petrleo. Dejar que Somalia se suma en el caos no es contrario a los intereses de Estados Unidos que no pueden explotar el petrleo hallado?

La explotacin del petrleo somal no es su objetivo prioritario. Estados Unidos sabe que las reservas estn ah y no tienen una necesidad inmediata de ellas. Para su estrategia, son otros dos los factores ms importantes. Ante todo, impedir a sus competidores negociar ventajosamente con un Estado somal rico y fuerte. Ustedes hablan de Sudn, y la comparacin resulta interesante. El petrleo que las compaas petroleras descubrieron hace treinta aos, ahora se vende a los chinos. Podra ocurrir lo mismo en Somalia. Cuando Abdullah Yussuf era presidente del gobierno de transicin se fue a China, a pesar de estar apoyado por Estados Unidos, y los media estadounidenses criticaron ferozmente la visita. El hecho cierto es que EE.UU. no tiene garanta alguna en este tema: si maana se estableciera un gobierno somal, con independencia de su color poltico, podra adoptar una estrategia independiente de la estadounidense y comerciar con China. As que los Estados occidentales imperialistas no quieren en modo alguno un Estado somal unido y fuerte. El segundo objetivo, buscado mediante la teora del caos, est relacionado con la situacin geogrfica de Somalia, estratgica para los imperialistas de Estados Unidos y Europa.

Por qu es estratgica?

Miren el mapa, para controlar el ocano ndico. Tal como he dicho antes, las potencias occidentales tiene una gran responsabilidad en el desarrollo de la piratera en Somalia. Pero en lugar de decir la verdad y pagar indemnizaciones por lo que han hecho, criminalizan el fenmeno con el fin de justificar sus actuaciones en la regin. Con el pretexto de combatir la piratera, la OTAN sita su marina de guerra en el ocano ndico.

El verdadero objetivo?

Controlar el desarrollo econmico de las potencias emergentes, en especial de India y China: la mitad de la flota mundial de transporte de contenedores y el 70% del trfico total de productos petroleros pasa por el ocano ndico. Y, desde el punto de vista estratgico, Somalia ocupa un lugar importante: el pas tiene la costa ms grande de frica (3.300 kilmetros) y se encuentra frente al golfo rabe y el estrecho de Ormuz, dos de los centros neurlgicos de la economa de la regin. Adems, si se llegara a una solucin pacfica al problema somal, las relaciones entre frica e India y China podran desarrollarse a travs del ocano ndico y los competidores de Estados Unidos podran entonces influir en esta zona de frica. Mozambique, Kenia, Madagascar, Tanzania, Zanzbar, Sudfrica..., todos ellos unidos por el ocano ndico tendran un fcil acceso al mercado asitico y podran desarrollar unas relaciones econmicas beneficiosas. Nelson Mandela, cuando era presidente de Sudfrica, ya aludi a la necesidad de una revolucin en el ndico con nuevas relaciones econmicas. Proyecto que tanto Estados Unidos como Europa no quieren. Y esa es la razn por la que prefieren que Somalia siga sumida en el caos.

Usted afirma que Estados Unidos no quiere la reconciliacin en Somalia, pero Cules han sido los orgenes de las divisiones somales?

Para comprender la actual situacin catica, es preciso remontarse a la historia de Somalia, un pas dividido por las fuerzas coloniales. En 1959, Somalia consigue la independencia con la unin de las colonias italiana del sur y britnica del norte. Pero los somales viven adems en ciertas zonas de Kenia, de Etiopa y de Djibuti. El nuevo Estado somal, en principio, adopta como bandera una estrella, en la que cada punta representa una de las partes de la Somalia histrica. El lema que se incluye tras este smbolo es el siguiente: Se han reunificado dos Somalias pero todava quedan tres que siguen colonizadas.

Ante la legimitidad de sus reivindicaciones, los britnicos- que controlaban Kenia- organizaron un referndum en la regin del pas que reivindicaba Somalia. El 87% de la poblacin, originaria esencialmente de etnias somales se pronunci por la unin con Somalia. Pero al hacerse pblicos los resultados, Jomo Kenyatta, lder de un movimiento nacionalista keniano, amenaz a los britnicos con la expulsin de sus colonos si cedan una parte del territorio a Somalia. Y Gran Bretaa decidi entonces no tener en cuenta el resultado del referndum y, todava hoy, una importante comunidad de somales vive en Kenia. Hay que entender que estas fronteras coloniales han sido una verdadera catstrofe para Somalia. Es una cuestin que, por otra parte, ya ha sido motivo de un debate importante sobre el continente africano.

Qu estaba en juego en el debate?

En los aos sesenta, mientras muchos pases africanos alcanzaban la independencia, un debate enfrent a los pases pertenecientes a los grupos de Monrovia y de Casablanca. Este ltimo, formado entre otros por Marruecos y Somalia, aspiraba a que se replantearan las fronteras heredadas del colonialismo, que en su opinin no tenan legitimidad alguna, ya que la mayora de los pases africanos y sus fronteras son producto del colonialismo. Finalmente, la Organizacin de la Unidad Africana (OUA), antecesora de la actual Unin Africana, puso fin al debate al decidir que las fronteras eran intocables, y volver a sus delimitaciones provocara guerras civiles en todo el continente. Con posterioridad, uno de los promotores de la OUA, el tanzano Julius Nyerere, confes que esta decisin fue la mejor pero que se arrepenta de ella en el caso somal.

Cul fue el impacto de las divisiones coloniales en Somalia?

Produjeron tensiones con los pases vecinos. Durante los aos en que Somalia reclamaba la revisin de las fronteras, Etiopa se haba convertido en un bastin del imperialismo estadounidense que, asimismo, tena bases militares en Kenia y en Eritrea. Fue entonces cuando Somalia, joven democracia de nmadas, expres el deseo de tener su propio ejrcito, con el fin de no ser demasiado dbil frente a sus vecinos armados, de ayudar a los grupos somales en Etiopa e incluso de recuperar mediante la fuerza algunos territorios. Pero las potencias occidentales se opusieron a la creacin de un ejrcito somal.

En aquella poca, Somalia tena relaciones tensas con sus vecinos. No era razonable oponerse a la idea de un ejrcito somal? No hubiera provocado guerras?

A occidente no le preocupaban los conflictos entre pases africanos sino sus propios intereses. Estados Unidos y Gran Bretaa equipaban y formaban a los militares en Etiopa, en Kenia y en Eritrea, pases que todava vivan bajo el yugo de sistemas feudales muy represivos. Pero se trataba de gobiernos neocoloniales sometidos a los intereses de occidente. En Somalia, por el contrario, el poder era mucho ms democrtico e independiente, por lo que los occidentales no tenan inters alguno en armar a un pas que poda escapar a su control.

Por consiguiente, Somalia decidi volverse hacia la Unin Sovitica, lo que produjo una gran preocupacin entre las potencias occidentales, temerosas de que la influencia de la URSS se extendiera por frica. Temores que se acentuaron con el golpe de Estado de 1969.

Qu quiere decir?

La ideologa socialista se haba extendido por el pas y, en efecto, una comunidad importante de somales viva en Adn, al sur del Yemen. Es decir, la ciudad a la que Gran Bretaa acostumbraba a enviar al exilio a todas las personas que consideraba peligrosas en la India: comunistas, nacionalistas, etc., que eran arrestadas y enviadas a Adn, donde se desarrollaron rpidamente las ideas nacionalistas y revolucionarias que afectaron despus a los yemenes y tambin a los somales. Con la presin de civiles de ideologa marxista, los militares organizaron un golpe de Estado que llev al poder en Somalia a Siad Barr.

Qu motiv el golpe de Estado?

El gobierno somal era un gobierno corrupto que, sin embargo, tena en sus manos todos los requisitos para convertir al pas en una gran potencia de la regin: situacin estratgica, una lengua nica, una sola religin y dems elementos culturales comunes. Algo que resulta muy raro en frica. Pero al fracasar en el desarrollo econmico del pas, el gobierno cre un clima favorable a la divisin en clanes. Con el pretexto de dedicarse a la poltica, las lites somales se dividieron y crearon cada una su propio partido sin autntico programa y reclutando sus electorados segn los clanes existentes, lo que acentu las divisiones y result totalmente inviable. Una democracia de tipo liberal no se adaptaba a Somalia: en un momento dado hubo 63 partidos polticos en un pas de tres millones de habitantes! Y el gobierno se sinti incapaz, incluso, de establecer una lengua oficial, lo que produjo graves problemas en la Administracin. El nivel educativo era muy bajo, pero a pesar de ello se cre una burocracia, una polica y un ejrcito, que por otra parte, jugaron un papel fundamental en el golpe de Estado progresista.

Progresista con el ejrcito?

El ejrcito era la nica institucin organizada en Somalia. Como aparato para la represin, se supona que deba proteger al supuesto gobierno civil y a las lites. Pero para muchos somales procedentes de familias de regiones distintas, el ejrcito era tambin un lugar de encuentros y de intercambios, en el que no existan fronteras, ni tribus ni divisin entre clanes... Y as las ideas marxistas tradas desde Adn empezaron a propagarse en el seno del ejrcito. El golpe de Estado lo prepararon oficiales ante todo nacionalistas que, sin tener buenos conocimientos del socialismo, sentan simpata por sus ideas. Adems, estaban al corriente de lo que ocurra en Vietnam y abrigaban sentimientos anti-imperialistas. Los civiles, buenos conocedores de Marx y Lenin, pero carentes de un partido poltico de masas, apoyaron el golpe y se convirtieron en asesores oficiales cuando los militares tomaron el poder.

Que cambios aport el golpe de Estado a Somalia?

Un importante aspecto a resaltar fue que el nuevo gobierno adopt de inmediato una lengua oficial. Adems, tena el apoyo de la Unin Sovitica y China; los estudiantes y el pueblo se movilizaron; se mejoraron la educacin y la situacin social... los aos inmediatos al golpe de Estado fueron as los mejores que Somalia haya conocido. Hasta 1977.

Qu cambi entonces?

Somalia, dividida por las potencias coloniales, atac Etiopa para recuperar el territorio de Ogadn, donde los somales eran mayoritarios. Pero, en aquella poca, Etiopa tambin era un Estado socialista apoyado por los soviticos. El pas haba estado dirigido por el emperador Selassie, pero durante los aos setenta la movilizacin para derrocarle haba sido muy intensa y los movimientos estudiantiles- en los yo particip personalmente- planteaban cuatro reivindicaciones principales. La primera, resolver las tensiones con Eritrea de forma democrtica y pacfica. En segundo lugar, llevar a cabo una reforma agraria que distribuyera la tierra entre los campesinos. La tercera, establecer el principio de igualdad entre las diversas nacionalidades: Etiopa, era todava un pas multinacional dirigido por una lite no representativa de la diversidad. Por ltimo, abolir el sistema feudal y establecer un Estado democrtico. Al igual que en Somalia, el ejrcito era la nica institucin organizada en Etiopa, y los civiles se unieron a los oficiales para derrocar a Selassie en 1974.

Cmo fue posible que dos Estados socialistas apoyados por la Unin Sovitica se enfrentaran blicamente?

Tras la revolucin etope, una delegacin de representantes de la Unin Sovitica, Cuba y Yemen del Sur organiz una mesa redonda, con la participacin de Etiopa y Somalia, para resolver sus diferencias. Castro fue a Addis Abeba y a Mogadiscio y, segn l, las reivindicaciones de Somalia estaban justificadas. Finalmente, la delegacin etope acept estudiar seriamente las peticiones de su vecino somal y ambos pases firmaron un acuerdo en el que se estipulaba que no habra provocacin alguna mientras se tomaba una decisin. Las cosas parecan bien encarriladas pero Somalia no respet el acuerdo...

Dos das despus del regreso a su pas de la delegacin etope, Henry Kissinger, ex ministro del presidente Nixon, desembarc en Mogadiscio. Kissinger representaba a una organizacin no oficial: el Safari Club, que agrupaba al Irn del Shah, al Congo de Mobutu, Arabia Saud, Marruecos y los servicios secretos franceses y paquistanes. El objetivo de la organizacin era combatir la supuesta infiltracin sovitica en el Golfo y en frica. Movido por las presiones y las promesas de ayuda del Safari Club, Siad Barr iba a cometer un desastre, un grave error estratgico: atacar Etiopa.

Cules fueron las consecuencias de esta guerra?

Los soviticos abandonaron la regin, y Somalia, todava presidida por Siad Barr, se integr en la red neocolonial de las potencias imperialistas. El pas haba quedado gravemente afectado por el conflicto, y el Banco Mundial y el FMI se encargaron de su reconstruccin, lo que iba a agravar las contradicciones en el seno de la burguesa somal. Cada una de las lites regionales aspiraban a tener sus propios mercados, lo que acentu las divisiones entre clanes y contribuy al desmembramiento progresivo del pas hasta la cada de Siad Barr en 1990. Desde entonces, no ha habido ningn otro jefe de Estado.

Pero, treinta aos despus de la guerra de Ogaden, la situacin se invierte: Etiopa, apoyada por Estados Unidos, ataca a Somalia...

S, tal como ya he dicho, desde el fracaso de la operacin Restore Hope, Estados Unidos ha preferido mantener Somalia sumida en el caos. Sin embargo, en 2006, se desarroll un movimiento espontneo, que enarbolaba la bandera de los tribunales islmicos, para combatir a los seores de la guerra locales y rehacer la unidad del pas. Fue una especie de Intifada. Para impedirlo, Estados Unidos decidi de repente apoyar al gobierno de transicin somal al que nunca haba querido reconocer. De hecho, se dieron cuenta de que su plan de una Somalia sin un Estado real ya no era posible, y que un movimiento estaba a punto de conseguir la reconciliacin del pas, y adems era islmico! Con el propsito de sabotear la unidad del pas, decidieron entonces apoyar al gobierno de transicin. Pero como ste no dispona ni de una base social ni de un ejrcito, fueron las tropas etopes, dirigidas por Washington las que atacaron Mogadiscio para acabar con los tribunales islmicos.

Lo consiguieron?

No. El ejrcito etope fue derrotado y debi abandonar Somalia. Por su parte, los tribunales islmicos se disgregaron en diversos movimientos que todava hoy controlan buena parte del pas. En lo que respecta al gobierno de transicin de Abdullah Yussuf, se desmoron y Estados Unidos lo ha sustituidos por Sheik Sharif, antiguo portavoz de los tribunales islmicos.

Entonces Sheik Sharif se ha pasado al otro bando?

l era el portavoz de los tribunales islmicos porque es un buen orador pero no tiene experiencia poltica, ni idea alguna de qu es el imperialismo o el nacionalismo. Por eso lo han recuperado las potencias occidentales. Era el eslabn ms dbil de los tribunales islmicos y hoy preside un pseudo gobierno, establecido en Djibuti. Un gobierno sin base social ni autoridad en Somalia y que se mantiene en la escena internacional porque le apoyan las potencias occidentales.

En Afganistn, Estados Unidos dice estar dispuesto a negociar con los Talibn. Por qu no trata de dialogar con los grupos islmicos de Somalia?

Porque estos grupos pretender expulsar a los ocupantes extranjeros y conseguir una reconciliacin nacional del pueblo somal. As que Estados Unidos quiere acabar con esos grupos, porque una reconciliacin bien sea a travs de los movimientos islmicos o bien sea por medio del gobierno de transicin- no sirve a los interese de las fuerzas imperialistas. Quieren el caos. El problema es que hoy este caos se extiende tambin a Etiopa, muy debilitada tras la guerra de 2007. All ha aparecido un movimiento de resistencia nacional que lucha contra el gobierno pro-imperialista de Addis Abeba. Con su teora del caos, Estados Unidos ha provocado problemas en toda la regin. Y ahora la emprenden con Eritrea.

Por qu?

Este pequeo pas mantiene una poltica nacional independiente. Eritrea tiene tambin una perspectiva global de la regin: el cuerno de frica (Somalia, Djibuti, Etiopa, Eritrea) no necesita la injerencia de las potencias extranjeras, y sus riquezas deben permitirles establecer unas relaciones econmicas nuevas, basadas en el respeto mutuo. Para Eritrea, esta regin debe ponerse a la tarea y sus miembros deben discutir sus problemas. Pero est claro que esa poltica asusta a Estados Unidos que teme que otros pases sigan el ejemplo. Por eso, acusan a Eritrea de enviar armas a Somalia y de promover disturbios en Etiopa.

En su opinin, Eritrea no enva armas a Somalia?

Ni un solo cartucho! Eso es propaganda pura y dura, como la que se mont contra Siria en relacin con la resistencia iraqu. La visin global de Eritrea se ajusta al proyecto de revolucin para el ocano ndico de la que hemos hablado antes. Las potencias occidentales no lo aceptan y aspiran a meter a Eritrea en el crculo de los Estados neocoloniales que controlan, como Kenia, Etiopa o Uganda.

No hay terroristas en Somalia?

Las potencias imperialistas siempre califican de terroristas a los pueblos que luchan por sus derechos. Los islandeses eran terroristas hasta que firmaron un acuerdo. [Mahmud]Abbas era un terrorista, ahora es un amigo.

Sin embargo se habla de la presencia de Al Qaeda

Al Qaeda est por todas partes, desde Blgica a Australia! Esta Al Qaeda invisible es un logotipo destinado a justificar ante la opinin pblica las operaciones militares. Si Estados Unidos dijera a sus ciudadanos y a sus soldados: Vamos a enviar nuestras tropas al ocano ndico por si hay que enfrentarse a China, por supuesto que la gente tendra miedo. Pero si dicen que se trata de luchar contra los piratas y contra Al Qaeda, no les plantea problemas. En realidad, el autntico objetivo es otro. Se trata de desplegar fuerzas en la regin del ndico que va a ser el escenario de conflictos de ms importancia en los prximos aos. Pero eso lo analizaremos en el captulo siguiente...

Mohammed Hassan es especialista en geopoltica y mundo rabe. Nacido en Addis Abeba (Etiopa), en 1974 particip en los movimientos estudiantiles durante la revolucin socialista de su pas. Ha estudiado ciencias polticas en Egipto antes de especializarse en Administracin Pblica en Bruselas. Como diplomtico de su pas natal en los aos 90, ha trabajado en Washington, Pekn y Bruselas. Es co-autor de LIrak sous loccupation (EPO, 2003), y ha participado en obras sobre el nacionalismo rabe y los movimientos islmicos, as como sobre el nacionalismo flamenco. Es uno de los mejores conocedores actuales del mundo rabe y musulmn.

Traducido del francs para La Haine por Felisa Sastre

Fuente: http://www.lahaine.org/index.php?p=41978

La fuente original se encuentra aqui : http://www.michelcollon.info/index.php?option=com_content&view=article&id=2426:somalie-comment-les-puissances-coloniales-maitiennent-le-pays-dans-le-chaos&catid=1:articles&Itemid=2  

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter