Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-12-2009

Atilio Born, la voz experta de la geopoltica
En America Latina el pueblo da la espalda al que no es valiente

Joseba Macas
Zazpika-Gara / Rebelin


Atilio Born es uno de los grandes nombres de la sociologa latinoamericana contempornea. Nacido en Buenos Aires en 1943, sus obras se agotan rpidamente. Quiz porque no sea un profesor al uso y sus ensayos y reflexiones siguen incidiendo en la necesidad de transformar la realidad trabajando por un mundo mejor. Un mundo en el que este continente de la esperanza, como lo definiera Salvador Allende, sea un ejemplo de que realmente es posible vivir sin que la sinrazn del mercado regule nuestras vida y nuestros sueos.

Dicen que Fidel Castro le busca peridicamente para conocer sus impresiones sobre la marcha de Amrica Latina y del mundo. No es el nico. Sus libros se difunden a millares habindole convertido en uno de los socilogos ms divulgados y conocidos. Atilio Born nos recibe entre el mate y la sonrisa cmplice a la espera de un dilogo sin condiciones previas sobre esa Amrica Latina que recorre fsica e intelectualmente desde hace ya muchas dcadas. Una tierra que ahora respira aires de cambio y renovacin entre crisis, esperanzas colectivas y algn que otro sobresalto no previsto.

Usted es de las pocas personas que ha tenido la oportunidad de ver y conversar con Fidel desde su abandono de los cargos pblicos, precisamente a instancias del propio Comandante. Cul es la impresin que le ha producido?

Fidel sigue siendo una presencia insoslayable en la vida cubana. Sobre todo entre los sectores ms politizados aunque el pueblo en general, hoy en da, contina leyendo sus reflexiones con gran atencin. Es adems una de las pocas personas, en mi opinin, que es capaz de superar la brecha generacional. Estuve con l por ltima vez el 7 de marzo de este ao, Y le vi realmente muy bien. Cuando nos despedimos me dio un abrazo muy fuerte, no precisamente el de un viejito enclenque. Incluso le hice una broma: Sinceramente, Comandante, le he visto mucho mejor que a Ingrid Betancourt cuando la liberaron las FARC. Y l solt una fuerte carcajada. Realmente est muy lcido y siempre en estado de alerta. All, encima de su mesa de trabajo estaban las libretitas donde va sistematizando los temas: Medio Ambiente, Estados Unidos, Amrica Latina, Oriente Prximo Un hombre con una lucidez impresionante. Te cuento otra ancdota: l, incluso, recordaba de memoria el diagrama de vuelos de Cubana de Aviacin que sus colaboradores no tenan claro para saber que yo deba viajar a Buenos Aires el domingo porque no hay vuelos los lunes Realmente es un hombre con una capacidad extrema y es muy feliz con lo que est haciendo.

Adems su visita coincidi con un momento muy complicado en Cuba como fue la destitucin de Carlos Lage, Felipe Prez Roque o Carlos Balenciaga, secretario personal del propio Fidel.

S, es verdad. Por una cuestin de respeto yo no le iba a sacar el tema pero fue l el que me empez a hablar sin reparos de la noticia. Fidel me coment que era un asunto que lo manejaban ya Ral y el Consejo de Estado. A m me consultaron, me seal, y lo nico que les ped fue una evidencia manifiesta. Cuando la tuve, me dijo Fidel, me cuadr. En sus palabras me di cuenta que no estbamos ante un episodio de corrupcin, de fraude o de nada de eso. Y me lo remarc varias veces. Ninguna de esas personas est sometida a proceso legal y actualmente desarrollan distintas tareas laborales de acuerdo a su perfil profesional. Para Fidel, cometieron una ingenuidad increble producto de una ambicin desmedida que les llev a pasar informacin interna al exterior. En definitiva, te puedo contar que Fidel est realmente bien, que no est apartado para nada del seguimiento de la actualidad de su pas y del mundo y que, adems, sigue al pie de la letra el consejo de sus mdicos, cosa que antes no haca.

Y considera que Fidel Castro estara dispuesto a asumir las transformaciones que muchos consideran necesarias e inminentes en la Revolucin cubana?

Yo creo que la prioridad actual de Fidel es escribir y dejar una herencia sobre los principales temas que afectan a la humanidad. El adems es consciente, s, de que hay que llevar a Cuba una serie de cambios y que stos deben ser muy profundos, de acuerdo a un desafo histrico tan fundamental para la Revolucin como el actual: desarrollar dentro del socialismo una reforma que no implique volver al capitalismo. Aunque muchos lo piensen, no estamos hablando de un modelo chino, claro est. Ellos saben que tienen que inventar de nuevo un camino propio y estn trabajando muy a fondo en eso. Pero no podemos olvidar que han tenido la malsima suerte de sufrir tres huracanes tremendos y seguidos en el tiempo, que han acabado prcticamente con el 20% de su PIB. Que han sufrido la cada del precio del nquel en el mercado internacional, aunque ahora comienza a recuperarse. Y, adems, la crisis mundial... Fidel y la actual dirigencia son muy conscientes de todo esto y de la necesidad de impulsar urgentes medidas econmicas y sociales de acuerdo a la nueva realidad de esta Cuba de 2009.

Una novedad significativa en la Amrica Latina que usted tan bien conoce, es que buena parte de los pases del continente han pasado a ser gobernados por organizaciones que provienen de lo que podramos denominar una reflexin socialista. Ritmos, tradiciones y matices diversos, sin duda, pero algo impensable hace tan slo unos pocos aos atrs.

Hablando de socialismo en toda su extensin, realmente slo tenemos como pas socialista en este momento a Cuba. Luego hay tres gobiernos, Venezuela, Ecuador y Bolivia, que desarrollan procesos de construccin de la alternativa socialista, procesos muy diferentes entre s. Y adems, por suerte, en un momento en el que ya no hay ms modelos que copiar. El caso boliviano, por ejemplo, se sustenta sobre su extraordinaria capacidad de organizacin que viene de la poca precolombina y que dej mal parado a todos estos socilogos posmodernos que entendieron el ascenso al poder de Evo Morales como una manifestacin precisamente posmoderna... En Venezuela, sin embargo, no hay una tradicin organizativa ni precolombina ni postcolombina, lo que explicara la importancia del papel del liderazgo de Hugo Chvez. Y luego est Rafael Correa en Ecuador, formado en el cristianismo progresista de la Universidad de Lovaina y ms tarde doctorado en Economa en Illinois... En mi opinin, el resto va en otra direccin. Los gobiernos de Brasil, Argentina, Chile o Uruguay consideran que la solucin a los problemas del capitalismo se encuentra en el propio capitalismo. En Argentina, por ejemplo, no queda ninguna duda cuando uno escucha hablar a los Kirchner. En Brasil, en dos siglos de historia del sistema bancario, nunca ese sistema fue tan rentable para el gran capital como en los aos de Lula en el poder. Representan mecanismos adaptativos dentro del propio capitalismo. Ahora bien: tambin es cierto que estos gobiernos son un soporte fundamental para aquellos otros que te citaba al principio y que estn trabajando por una alternativa verdaderamente socialista. Eso es un hecho real y objetivo y a ello no es ajena la fuerte presin popular que, desde la base, se desarrolla en pases como Argentina o Brasil. Sin olvidar que todos estos gobiernos de la llamada centro-izquierda que han sido timoratos, procapitalistas y amigos de los norteamericanos, corren en los prximos meses serios riesgos de ser desalojados del poder. Mientras tanto, los gobiernos que han planteado ms audacia en los procesos de cambio reformando la constitucin, la economa, las instituciones o convocando plebiscitos de forma permanente, estn todos muy fuertes. Alguna leccin habra que sacar de todo esto. Por ejemplo, que cuando no eres valiente, el pueblo te da la espalda. Como me deca mi profesor Fernando Enrique Cardoso, los pueblos siempre van a preferir el original a la copia. Y es verdad.

Un caso particular que siempre me ha llamado la atencin es precisamente y si me lo permite el de su pas, Argentina. Una larga tradicin terica para una izquierda siempre atomizada, sin constituirse en una verdadera alternativa de poder. Los datos hablan de la existencia de ms de ochocientos partidos polticos lo que, sin duda, hara reflexionar al propio Freud, tan de moda siempre en Argentina como referente.

Hay que pensar en Freud absolutamente, s, lo reconozco. Porque hay una verdadera psicopatologa poltica en Argentina. Yo, por ejemplo, no conozco un slo pas en donde hoy en da el debate entre Lenin y Trotski sobre la revolucin de 1905, ni siquiera la de 1917, origine una fractura del movimiento estudiantil y que terminen lindose a golpes, como pas en la Universidad de Cuyo, en Mendoza, hace cuatro o cinco aos. Es una cosa que no tiene ni pies ni cabeza y ante la que yo ya renuncio. A Argentina slo la entiende Jorge Luis Borges y punto. Fjate que diversos estudios y encuestas te demuestran que hay una izquierda social en nuestro pas que por lo menos abarca al 30-35% de la poblacin. Al ao siguiente del derrumbe de la economa en diciembre de 2001, se estrenaron ms obras de teatro en Buenos Aires que en Londres o en Nueva York. Un ejemplo de la vitalidad cultural y crtica del pas... El propio Fidel, extraado, me deca en 2001 que no entenda cmo no ramos capaces de hacer una gran alianza de todas las fuerzas que se oponen al neoliberalismo. Yo le dije: Mire, Comandante, no depende de m. Yo estoy de acuerdo con eso... El narcisismo, en fin, de las pequeas diferencias como sealaba el maestro Freud. Slo as puedes entender que el problema fundamental en la coyuntura actual sea ver cmo habra que caracterizar a los soviets en 1905... Por eso estamos como estamos. La nica buena noticia, en medio de este desierto, es que tambin la derecha est muy fraccionada.

Me gustara conocer tambin su opinin respecto al papel jugado en Amrica Latina por la socialdemocracia espaola. En la distancia, al menos, da la impresin de que su influencia es realmente importante a la hora de salvaguardar los intereses econmicos de las empresas espaolas en la regin o de exportar recetas polticas.

Sin duda alguna. La socialdemocracia espaola bsicamente es una pantalla que encubre la proteccin de las polticas de saqueo que estn llevando a cabo muchas de las empresas espaolas all ubicadas. Ah est el caso de Repsol, por ejemplo. O el de Iberia cuando compr los aviones de Aerolneas Argentinas y sus oficinas por todo el mundo. Esta socialdemocracia nos ha vendido tambin el modelo del Pacto de la Moncloa como ejemplo de la exitosa Transicin espaola aduendose paralelamente de muchos medios de comunicacin en nombre del grupo Prisa que han quedado sujetos a los grandes dictados de Estados Unidos: radios, televisiones, diarios, revistas, libros escolares... Igual que en el Estado espaol. Slo que, en Amrica Latina, el hecho se agrava por las condiciones de pobreza, de atraso cultural, etc. Te cuento una ancdota no muy conocida que resume perfectamente de qu estamos hablando: el 20 de diciembre de 2001, la ltima visita oficial que recibi el presidente De la Ra en pleno derrumbe de la economa y a pocas horas de su dimisin, fue la de Felipe Gonzlez. El lleg para pedir el respeto a las empresas espaolas. En un momento en el que haba ms de veinticinco muertos, el ex presidente espaol aparece para mostrar la preocupacin de su pas por sus inversiones y sus negocios.

En la larga lista de pases en los que estn presentes estos intereses no podemos olvidar a Colombia...

As es. Sustentando la presencia de las empresas espaolas con la ayuda de ese delincuente comn llamado lvaro Uribe. Yo he publicado diversas reflexiones y ensayos sobre Uribe, algunas basadas en documentos desclasificados por los propios Estados Unidos. Queda claro que ya desde 1991, en informes de la DEA, es el hombre que articula las relaciones entre el cartel de Medelln y el Gobierno colombiano para facilitar los negocios de la droga. Y eso lo dice la propia DEA. El dossier desde entonces para ac es increble. Y ah est la socialdemocracia espaola apoyando todo eso... Y sin que podamos llegar a explicarlo directamente al propio pueblo espaol porque el control de los medios es absolutamente feroz.

Mirando hacia el Norte, Cul es su opinin sobre el primer ao del Gobierno de Barack Obama?

Obama, como dijo Noam Chomsky, es un blanco que tom demasiado sol. Yo he hablado mucho sobre l con Fidel. l tiene una buena opinin de Obama como persona. Pero creo que con Honduras ha quedado bien definido el juego interno de la poltica de Estados Unidos hacia nuestro continente, tristemente a favor de los halcones. Cuando se produce el golpe, Obama sale de inmediato a repudiarlo. Pero al da siguiente habla Hillary Clinton corrigiendo lo dicho por el presidente. Una cuestin realmente inslita en la tradicin protocolaria norteamericana. Ella instala la idea de que el nuevo gobierno no es golpista sino interino. Una tesis que difunde en toda Amrica Latina el aparato ideolgico estadounidense, va CNN. A partir de ese momento se desarrolla un juego de fuerzas interno en el que Obama, finalmente, es arrinconado. Creo que la crisis de Honduras representa un episodio fundamental para comprender su deslegitimacin a nivel internacional. Y ms en un momento en el que l estaba manteniendo conversaciones muy complicadas con Medeyev y con Putin en torno al fin de los acuerdos Salt 1 y Salt 2 y a un replanteamiento del control del arsenal nuclear. Todo parece indicar que los rusos le han pedido que demuestre que, realmente, controla su propio pas. En definitiva, Obama es un personaje que tiene muy escasa gravitacin en las grandes decisiones en materia poltica y econmica en Estados Unidos. El caso Honduras es un excelente ejemplo. Si Obama hubiera estado al frente de la situacin, podra haber desalojado al golpista Micheletti del poder en menos que canta un gallo. La misma medicina que Georges Bush amenaz con aplicar en El Salvador en 2004 para evitar la victoria del entonces candidato del FMLN, Schafik Handal: primero mand mensajes, mediante funcionarios, amenazando con el bloqueo de las remesas de los emigrantes salvadoreos en Estados Unidos y tres semanas despus Schafik, que ganaba de calle las elecciones en los sondeos, perda estrepitosamente. Obama no lo ha hecho ahora en Honduras. La razn? El sector que s puede hacerlo, el mismo sector que firm el acuerdo con Uribe sobre la ubicacin de las bases en suelo colombiano o el mismo sector que no quiere levantar el bloqueo contra Cuba, es una vez ms el que ha prevalecido. Y Obama, queda claro, no decide. Con casi toda probabilidad, Hillary Clinton ser la nueva candidata a las prximas elecciones y el establishment volver a tener el control directo sobre la Casa Blanca.

Y terminamos, si le parece bien, hablando de esta crisis planetaria que, paradjicamente, parece fortalecer una vez ms las opciones electorales de los partidos conservadores en todo el mundo. Cmo se explica este fenmeno?

 Creo que la clave de todo eso es reflejo de la gran victoria ideolgica que el neoliberalismo ha conseguido en los ltimos cuarenta aos. Ha quedado establecido que cualquier alternativa que no sea capitalista representa un delirio, una aventura, un salto al vaco. Yo creo que esta crisis no va a tener la forma de una V, como dicen algunos, si no de una L como ya ocurriera en Japn a partir de la dcada de los 90. Estamos ante una crisis profunda y de muy larga duracin. T crees, por ejemplo, que la crisis la pueden resolver los integrantes del G-20? Es absolutamente pattico. Le encargas a los mdicos que nos envenenaron que nos den la medicina para curarnos... En definitiva, creo que estamos ante una crisis mucho ms grave que las dos crisis anteriores, la de 1929 y la de 1973. En primer lugar porque ninguna de estas crisis coincidi con una crisis energtica. Y adems en paralelo se desarrolla una crisis alimentaria que no tiene proporciones. En Europa, en Africa, en Asia, en Amrica latina hemos visto motines derivados por el hambre... Y mientras, se dedica un nmero cada vez mayor de hectreas de tierra a la produccin de combustibles. Ah est por ejemplo el pacto Bush-Lula firmado en Sao Paulo en el ao 2007... Y aadmosle finalmente el tema del cambio climtico para entender que esta crisis no ha tenido parangn en la Historia. Ante este estado de cosas, slo nos queda pensar en la construccin de una verdadera economa postcapitalista. Llammosle como queramos, se trata en definitiva de avanzar en un proceso de desmercantilizacin de manera muy acelerada. No podemos seguir teniendo criterios mercantiles para regular la relacin de nuestras sociedades con la naturaleza. Y ese debe ser un principio bsico del mundo a construir: desmercantilizar la naturaleza, la salud, la educacin, la seguridad social....

Rebelin ha publicado este artculo con permiso del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter