Portada :: frica :: Aminetu, la dignidad saharaui
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-12-2009

Se entiendan o no, lo cierto es que ambos resultan condenados

Agustn Velloso
Rebelin


Un padre adoptivo desalmado abandona a su hijo desvalido a su suerte. Un vecino aprovecha para enriquecerse quedndose con el menor a la vista de aqul y de los dems vecinos. Ocurre que el hijo se rebela contra el nuevo padre adoptivo sin querer, lgicamente, volver con el primero.

La relacin de conveniencia entre los dos padres, spera desde antiguo por estar basada en realidad en una lucha de intereses y no en una colaboracin de mutuo beneficio, se ve afectada por aquella rebelda.

La ley del vecindario dice que los hijos han de ser independientes si as lo deciden y que han de contar para ello con la ayuda de los padres. Lejos de prestrsela, el primero se desentiende en la prctica de su obligacin, aunque sin renunciar definitivamente a ella. El segundo impide violentamente la independencia del menor a sabiendas de que el vecindario no se lo impedir, pero no logra que ste le apoye abiertamente como desea, al cien por cien. Cada uno tiene sus propios intereses.

Qu culpa tienen los saharauis de que el Reino de Espaa y el de Marruecos incumplan su propia ley, tengan intereses opuestos, que cada uno utilice los problemas del otro para su propio beneficio y encima estn condenados a entenderse?

Es legtimo preguntarse por las relaciones entre ambos y abogar por que sean mucho mejores de lo que son. Ms an, lo ptimo sera trabajar para que sean de colaboracin y no de competicin. No lo es sacrificar al que no tiene arte ni parte en aquellas, como no sea el de ser usado como una herramienta ms en la lucha entre ambos.

Los problemas entre Espaa y Marruecos no tienen su origen en el derecho de autodeterminacin del pueblo saharaui, sino que ambos se aprovechan de ste para obtener una posicin de ventaja desde luego tambin sin xito- a la hora de forzar la mano del otro.

El problema del Sahara Occidental, que Aminetu Haidar tan valiente como astutamente ha sacado del bal de los trastos en solitario, para castigo de los polticos corruptos y cobardes de las dos orillas del Estrecho, es en verdad el problema de Espaa, de Marruecos y del resto del vecindario.

All penas por qu las miles de Aminetus que malviven en los campamentos de Tinduf en el desierto de Argelia o bajo continua represin en los territorios ocupados por Marruecos, tendran que preocuparse por el dolor de cabeza que le da a Moratinos desde Lanzarote o por el ridculo internacional que ha hecho su colega en Rabat al retirarle la documentacin? Si se hubiesen preocupado antes por los refugiados que cargan con ms de treinta aos de miseria en sus cuerpos y almas, no tendran que amenazarse mutuamente ahora con empeorar los dems problemas que les acucian

La solucin la ilumina la historia del Sahara y otras similares-, la recomienda el sentido comn y la dicta la ley internacional con una sencilla frmula: referndum de autodeterminacin. Sin trucos, sin colonos, sin dilaciones, en paz y en libertad.

Hasta que los miles y miles de refugiados saharauis propongan otra solucin que no pase por el referndum, no parece razonable que, en nombre de los supuestos intereses de Espaa, pero menos an de la amistad con Marruecos, de la situacin estancada del conflicto, de las ventajas de una amplia autonoma para los interesados, otros favorezcan el inters del poderoso por encima del derecho del dbil.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter