Portada :: frica :: Aminetu, la dignidad saharaui
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-12-2009

Aminatou Haidar y Acci-Solidria

Enric Pont
Rebelin


Alguno de ustedes se ha preguntado que lleva a una persona a dejar de comer los innumerables manjares que la vida regala a nuestros sentidos y a nuestra fisiologa? Alguno de ustedes ha probado de ayunar ms all de diez das? Tres das quizs? La activista saharaui Aminatou Haidar vive solo de azcar y agua en el aeropuerto de Lanzarote desde hace 32 das. Estos son los hechos.

Tras el abandono en que Espaa dej sumido al pueblo saharaui a partir de 1975, quizs nos encontremos ahora con la responsabilidad de mediar por Aminatou Haidar.

Aminatou Haidar fue deportada el 14 de noviembre en avin hacia el aeropuerto de Lanzarote, despus de su llegada al aeropuerto de El Aain, al sur de Marruecos, en el Shara Occidental, al que regresaba tras dos semanas de gira internacional para explicar la situacin de los derechos humanos en esta zona de conflicto. La polica marroqu despus de arrestarla en El Aain, le sustrajo su pasaporte y la embarc forzosamente en un avin de Canary Fly con destino al aeropuerto de Lanzarote. El motivo del arresto y expulsin por parte de las autoridades marroques fue la negativa por parte de Haidar de indicar su nacionalidad en el formulario de reglamentacin internacional para los viajeros.

A da de hoy (jueves 17 de diciembre de 2009), han pasado ya 32 das desde que la activista pro derechos humanos en el Shara Occidental, Aminatu Haidar, decidiera actuar en huelga de hambre como denuncia a su regreso forzado a las Islas Canarias, manifestando ser vctima de una violacin clara de los Derechos Humanos, del Derecho Internacional, del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polticos, as como tambin de la Ley espaola. El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polticos (PIDCP) establece en el artculo 12.4 que "nadie podr ser arbitrariamente privado del derecho a entrar en su propio pas" el cual aparece firmado tanto por Espaa como por Marruecos.

Teniendo en cuenta que los intereses econmicos que envuelven la problemtica de la autodeterminacin de los territorios del Shara Occidental, reivindicado por el pueblo saharaui, pasan por disponer de yacimientos de petrleo, reservas de gas, grandes bancos de pesca, y minas de fosfatos y sulfatos, adems de aguas subterrneas, no es difcil imaginar lo delicado de la situacin para Aminatou Haidar para esperar una solucin satisfactoria y suficientemente rpida para llegar a tiempo antes de que su salud sucumba. El "punto de no retorno" de una huelga de hambre oscila entre los 60 y 90 das tras un indeterminado perodo de estado de coma.

No es de extraar que tanto el gobierno de Zapatero, la monarqua alau y el Washington de Hilary Clinton, tengan motivos suficientes como para sentirse incomodados por una simple activista pro derechos humanos que ha dejado de comer voluntariamente y no les sea fcil encontrar una salida airosa en el conflicto internacional que late en una pequea dependencia del aeropuerto de Lanzarote.

Para Mohammed VI es vital: no est dispuesto a sentar el precedente de que un ciudadano del Shara Occidental pueda entrar en Marruecos de forma legal indicando como nacionalidad ser Saharaui. Y mucho menos si este ciudadano le resulta tan molesto como molesto es una saharaui concienciada y decidida, que lucha por un referndum de autodeterminacin con peligro de conseguir su objetivo: que el Shara Occidental sea reconocido internacionalmente como nacin y como pas.

Para Miguel ngel Moratinos, del gobierno de Zapatero, le resulta incmodo tener que mediar por una causa que de algn modo la dictadura espaola dej en manos de nadie cuando abandon a su suerte el colonizado Shara Occidental en 1975. Aunque no debiera olvidar que frente la ONU, Espaa es la ex potencia colonial y sigue ostentando la soberana e incluso la administracin del territorio, aunque no pueda ejercerla. Pero Espaa ltimamente exime su responsabilidad "delegndola a manos de una comisin especial de la ONU con liderazgo estadounidense que media por el referndum de autodeterminacin del Shara Occidental, pero que a efectos prcticos ha congelando la celebracin de los comicios... Mientras tanto, Jos Luis Rodrguez Zapatero, se ha mostrado confiado en que la situacin se resolver "rpidamente" y ha defendido en el Congreso continuar con el acuerdo de asociacin entre Marruecos y la UE, no ejerciendo presin diplomtica ninguna a su pas vecino tal vez por miedo a que ste cumpla sus amenazas. Amenazas lanzadas por Fouad Al el Himma, personaje muy cercano al rey Hohammed VI, que insinu dejar de colaborar en que "las plagas que acechan a Espaa" como la emigracin clandestina, el trfico de droga, el extremismo y el terrorismo, no vuelvan a azotarla.

Para Hilary Clinton parece que le resulta extrao tener que mediar en un conflicto de dos pases tan lejanos a su territorio nacional en el que no existe entre ellos conflicto blico ninguno... Es ms, cuando el pasado lunes 14 de diciembre, Moratinos se reuni con Hilary Clinton en rueda de prensa, habiendo prometiendo a los espaoles tratar el tema de Haidar con la secretaria de Estado estadounidense, sta omiti deliberadamente mencionar el caso de Aminatou Haidar, mientras que el portavoz de Clinton dej claro que los EEUU no mediaran en un problema bilateral Espaa-Marruecos.

Parece que Haidar lo tiene difcil si quiere regresar a su casa en los territorios ocupados del Shara Occidental para reunirse con su amenazada familia y reponer su mermada salud. Para abandonar el pas, el Gobierno espaol le exige el pasaporte que le ha robado Marruecos. El Reino de Espaa dice no poder repatriar a una ciudadana de nacionalidad Marroqu por falta de pasaporte aunque haya aterrizado en suelo espaol en contra de su voluntad, an cundo en los ltimos tres aos s ha expulsado cerca de 32.000 inmigrantes sin papeles. Curioso por lo menos...

Parecera como si a Espaa le costase mucho presionar a su pas vecino a que cumpla con sus responsabilidades para con un sbdito suyo. Al final deberemos creer los rumores de que Zapatero no solo teme a Marruecos por las amenazas recibidas por ese tal Fouad Al el Himma, sino que le sabe mal perder a un cliente importante en cuanto a material de defensa se refiere, o quizs sean cierto los peores rumores que indican que el tal secuestro de tres miembros de una caravana de la ONG Barcelona-Acci Solidria el pasado Domingo 29 de noviembre tiene mucho que ver? Aunque el secuestro de los tres cooperantes de acci-solidria haya sido reivindicado por Al Qaeda, bien podra ser que sus autores aunque actuando en territorio de Mauritania, lo hubieran llevado a cabo para "presionar" al gobierno espaol a no mediar por Aminatou Haidar. Esta hiptesis toma color si tenemos en cuenta que los cooperantes fueron secuestrados pocos das despus de que Aminatou Haidar acabara de iniciar su huelga de hambre como protesta, tras lo que el gobierno de Marruecos hubiera podido verse presionado por Espaa a aceptar las condiciones de Aminatou Haidar de entrar en Marruecos objetando ser de nacionalidad Saharaui.

En juego est no solo la vida de una persona obstinada y leal a su convencimiento adems de otras tres completamente inocentes, sino tambin el dominio de unos territorios ricos en valiosas materias primas. Bien vale jugar a los Bin Laden si la causa es justa... No hay que escatimar en el mtodo utilizado cuando el mismo aliado de Marruecos, EEUU, habra utilizado los mismos medios para conseguir objetivos parecidos. Y ni Espaa ni Marruecos estn libres de escaramuzas parecidas con marca Al Qaeda... Porque, no es extrao que Washington no interceda en el asunto cuando el silencio de Hilary Clinton llama la atencin ya que Haidar obtuvo su pasaporte, en 2006, gracias a EE UU y que una gran fundacin demcrata, la Robert Kenedy, le otorg en 2008 su principal galardn? O es que prefiere que marruecos se salga con la suya? Tiene intereses econmicos EEUU en el Shara Occidental? O no resulta extrao que Espaa se quede con las manos cruzadas cuando bien podra dejar que, o bien el Rey Don Juan Carlos intentara interceder por Haidar, o bien que la UE movilice su influencia para hacer cumplir la ley y los derechos humanos dentro de su territorio? Para entender mejor todo el entramado, no ser que existe una informacin crucial que no se ha filtrado hasta la prensa de la verdadera autora del secuestro de Alicia Gmez, funcionaria en la Administracin de Justicia de Barcelona, Roque Pascual, consejero delegado de Gecoinsa y cooperador consumado y Albert Vilalta, ingeniero de caminos dirigente de Tabasa y Tneles del Cad e hijo de Albert Vilalta, ex conseller de la Generalitat con Jordi Pujol? O por poner un ejemplo cotidiano, a que "informacin desconocida" se refera un tertuliante de Los desayunos de TV1 del mircoles 16 de diciembre cuando increp en video-conferencia a Gaspar Llamazares si posea dicha "informacin desconocida" y en la que, con azarosa profesionalidad del Portavoz de IU en el Congreso, Llamazares dijo no poseer otra que no poseyeran los medios de comunicacin? Porque, no nos dijo Jos Luis Rodrguez Zapatero sobre el secuestro de los cooperantes catalanes que "habra que actuar con prudencia y discrecin" para no poner sobre-aviso a los secuestradores, poniendo como escusa lo ocurrido en el caso alakrana, y por lo tanto, la opinin pblica quedara igual de desinformada que los an entonces presuntos secuestradores de los cooperantes? Si Marruecos pretendiera perpetrar un secuestro con el fin de presionar al gobierno espaol, lo hara dentro de su propio territorio nacional? O lo efectuara fuera de l y achacara la autora a los amantes de la Yihad escondidos en algn lugar del territorio donde suele esconderse el Frente Polisario, simpatizantes armados, aunque inactivos, de la causa Saharaui?

Bien, quien sabe. Quizs todo esto resulte parecerse solo a una teora ms de la vacuna llamada "teorias conspiracionistas". Para que vamos a darle ms vueltas a un asunto ya de por s suficientemente barroco. Lo real es que Aminatou Haidar no come desde hace ya ms de un mes, y desde hace cerca de un mes los familiares de los cooperantes secuestrados viven con el corazn en un puo, amn de ellos mismos. Y los saharauis, desde hace dcadas, viven muchos de ellos en una situacin algo parecida a los palestinos, guardando las distancias, solo que an ms olvidados. Lo veamos o no desde una perspectiva independentista o interdependentista.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter