Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-12-2009

Venezuela 2009, poder constituyente vs poder constituido?

Luismi Uharte
Rebelin


El mes de diciembre resulta siempre propicio para realizar un balance del devenir del proceso de cambio en Venezuela, principalmente porque en estas fechas se celebran los aniversarios de la histrica victoria en los comicios presidenciales de 1998 y la aprobacin de la Constitucin Bolivariana en 1999. Un dcimo y undcimo aniversario que exigen de nuevo una reflexin serena.


Desajustes econmicos. En el marco de la crisis internacional, Venezuela no ha escapado a la desaceleracin global, con una cada del Producto Interior Bruto del 2,3%, segn proyecciones de la Cepal, tras ms de 5 aos de fuerte crecimiento econmico con tasas similares al modelo chino. La drstica cada del precio del petrleo ha sido trascendental y el decrecimiento hay que considerarlo como un ndice aceptable.

Lo que no debe considerarse aceptable es la persistente y salvaje inflacin, en un contexto mundial de deflacin generalizada. Mientras en el resto de la regin y del planeta, una de las preocupaciones econmicas ha sido la inflacin negativa, en la Repblica Bolivariana se contina con el proceso inflacionario ms alto de toda Amrica Latina, a tasas anuales que promedian el 30%. En los primeros 11 meses de 2009 se ha llegado al 23%, lo cual induce a pensar que para fin de ao se superar el 26% de inflacin proyectado por el Banco Central de Venezuela.

La especulacin como patrn cultural y a su vez como arma poltica de la derecha es sin duda uno de los factores fundamentales que inciden en la enorme inflacin, y la falta de medidas drsticas y efectivas del gobierno nacional no permite vislumbrar una solucin eficaz a corto plazo. Los estratos medios asalariados estn siendo los ms golpeados por este fenmeno, ya que sus patrones de consumo vinculados al alquiler de vivienda y a la adquisicin de productos alimenticios en cadenas privadas, los ubica fuera de las redes de proteccin del Estado.

Los sectores populares, por su parte, sortean con ms eficacia la sacudida inflacionaria gracias a un estilo de vida sustentado en la comunidad familiar extensa que habita en viviendas precarias (ranchos) de autoconstruccin y la compra de productos bsicos en la red estatal.

Este modelo de vida, sin embargo, poco tiene que ver con el imaginario prometido por la Revolucin de una sociedad con pobreza cero y condiciones dignas de convivencia, y expresa ms bien una dinmica de resistencia. El sealamiento por parte de la dirigencia gubernamental de poseer el salario mnimo ms alto de Amrica Latina destila cierta demagogia si tenemos en cuenta que los precios teniendo como referencia el cambio oficial respecto al dlar y al euro- seran tambin de los ms altos del mundo, por encima de muchos de los pases de la Europa Occidental. La postergada devaluacin del bolvar, medida impopular que tarde o temprano tendr que tomar el Ejecutivo, sincerar tanto el salario real como los precios y provocar un terremoto econmico de una magnitud difcil de cuantificar. En definitiva, el rea econmica va a ser uno de los grandes desafos del gobierno bolivariano en los prximos tiempos.


Poltica social: entre la contencin y el deterioro. El principal buque insignia de la Revolucin Bolivariana, las denominadas misiones y la poltica social en general, contina siendo el elemento de contencin social y la herramienta que mantiene el apoyo al gobierno de los sectores ms empobrecidos. Sin embargo, el deterioro de algunos de los programas sociales es evidente, desde hace ms de 2 aos, a pesar de la fuerte inversin que no se ha reducido incluso en tiempos de crisis.

El decaimiento del otrora exitoso programa de atencin primaria de salud (Misin Barrio Adentro I) es un ejemplo del citado deterioro, producto de un funcionamiento que combina la alta ineficiencia con la eficiente corrupcin. La llamada urgente del Presidente para importar miles de mdicos cubanos tras darse cuenta del alto nmero de mdulos de salud que no estaban funcionando en los barrios, es significativo en este sentido.

A su vez, los importantes cortes del servicio elctrico y de agua a lo largo de este ao, son otro botn de muestra del deterioro de la gestin en trminos de polticas pblicas. El aumento sustancial del servicio a millones de ciudadanos gracias a la fuerte inversin del Ejecutivo en todos estos aos, es un argumento plausible para comprender parte del actual colapso por la demanda creciente, pero no explica por s solo todas las fallas de suministro, teniendo en cuenta que la Revolucin ha tenido ms de una dcada para planificar y anticiparse al presente volumen de demanda ciudadana.

Por todo esto, en el plano de la poltica social el salto hacia un nuevo paradigma que permita dar solidez y eficiencia a la gestin, continuar siendo otro reto fundamental de la Revolucin Bolivariana.


PSUV: las luchas intestinas. En el terreno poltico, el Partido Socialista Unido de Venezuela se constituye cada vez ms como el espacio de poder clave a la hora de definir el futuro del proceso en trminos ideolgicos.

Actualmente, soporta un problema fundamental y es la presencia masiva de altos cargos del Estado en la direccin del Partido, lo cual ha sido criticado por una buena parte de la militancia, que considera que el PSUV no puede convertirse en un Partido-Estado, ya que esto suprimira la concepcin del Partido como una herramienta para la supervisin crtica de la gestin pblica.

Por otro lado, prosigue de manera descarnada el conflicto interno entre los sectores minoritarios, que representan a la izquierda revolucionaria, y los grupos hegemnicos que defienden un proyecto de pas notablemente ms conservador. Estos ltimos, conocidos popularmente como derecha endgena, siguen arrinconando y en algunos casos incluso criminalizando a los grupos ms combativos. Sin embargo, es destacable que en el ltimo Congreso la presencia de delegados con un perfil ms revolucionario ha aumentado sustancialmente, segn nos transmiti un militante del PSUV.


Autocrtica VS Estalinismo. Uno de los momentos ms conflictivos este ao, en lo referente al debate poltico interno del chavismo y de todos los sectores revolucionarios, se produjo tras la celebracin del Foro Intelectuales, socialismo y democracia, organizado por el Centro Internacional Miranda, think tank orgnico gubernamental.

El sealamiento por parte de ms de una veintena de intelectuales venezolanos y extranjeros comprometidos con la Revolucin Bolivariana, de los grandes problemas del proceso de cambio, fue respondido de manera agresiva y con argumentos poco slidos por parte de algunos altos cargos del Estado y por unas pocas plumas gubernamentales radicalmente acrticas. Esta reaccin de evidente corte estalinista, alerta sobre el peligro de que en Venezuela se reproduzcan viejas prcticas nefastas de las experiencias socialistas del siglo XX.


La mitificacin del Poder Constituyente. En ciertos mbitos de anlisis, existe una mitificacin del Poder Constituyente, es decir, un discurso que identifica a las organizaciones sociales de base comunitarias como agentes impolutos de la Revolucin, mientras que el Poder Constituido expresado en la administracin pblica y sus funcionarios sera el espejo de todos los males del proceso y responsable fundamental de la crisis de este.

La realidad es bastante ms compleja, ya que en algunos casos las prcticas clientelares, verticalistas, burocratizadas y corruptas propias de la administracin pblica, son reproducidas por los Consejos Comunales e instancias similares del Poder Constituyente, por razones obvias relativas a la cultura poltica. A su vez, en muchas ocasiones individuos pertenecientes al Poder Constituyente, tambin son parte de la estructura orgnica del Estado, es decir, del Poder Constituido. No olvidemos que un grueso importante de los lderes y cuadros del movimiento popular son hoy da parte de la estructura ministerial.

Lo apuntado anteriormente, no invalida una reflexin obvia e incontestable, y es que las comunidades organizadas son la vanguardia del proceso, yendo muy por delante de la lgica gubernamental. La tensin entre el Poder Constituyente y los burcratas del Estado es cada vez ms visible y esta contradiccin probablemente se ir agudizando.


Escenarios futuros. Los problemas estructurales que actualmente atenazan al proceso revolucionario, pueden traer como consecuencia una derrota electoral no descartable en las elecciones a la Asamblea Nacional de finales de 2010, si la derecha logra rearticularse y monopolizar el voto anti-Chvez. Esto abrira la caja de Pandora para las presidenciales de 2012.

Otro escenario que no debe ser desechado es la mexicanizacin del proceso, es decir, la transformacin del PSUV en un Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la venezolana, dirigido por los sectores ms conservadores del chavismo. Una nueva bonanza larga en el tiempo, de los precios del petrleo, podra consolidar un modelo poltico sustentado en una contencin de los sectores populares a travs de programas sociales de corte populista-progresista y una vaca retrica socialista.

El escenario deseado por la izquierda revolucionaria y que realmente beneficiara a las mayoras sociales, sera el de una revolucin dentro de la revolucin, donde la actual neo-oligarqua bolivariana fuera desplazada por los sectores ms honestos y comprometidos con el cambio profundo. La capacidad de articulacin entre los actualmente grupos inconexos de la izquierda revolucionaria, con presencia tanto fuera como dentro de la conduccin estatal, ser un elemento decisivo el prximo ao 2010.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter