Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-12-2009

Un afgano prcticamente se suicida porque no entiende las normas de buena conducta de la misin de paz espaola

Jess Girldez Maca
canarias-semanal


Apareci en todos los peridicos pero casi a escondidas. La noticia de agencia se repiti en la prensa. La noticia de agencia era en realidad la versin militar espaola que relat el incidente. El incidente (pequeo suceso que obstaculiza el curso de una accin, segn los diccionarios) fue el siguiente:

Las tropas espaolas marchaban tranquilamente en misin de paz por Afganistn. Iban en caravana, pacificando un tramo entre Herat y Sabzak, cuando una peligrosa motocicleta con dos afganos desconocedores que a su pas los espaoles lo estn pacificando- se les acerc por la retaguardia. Con la proverbial actitud escrupulosa del ejrcito espaol, el tirador del ltimo blindado, siguiendo los protocolos previstos para estos casos, hizo varias advertencias a los ocupantes de la moto indicndoles que redujeran la marcha. A pesar del perfecto dominio del espaol que tienen los habitantes de Herat, los motoristas no redujeron la marcha. Entonces se les hizo seales con un puntero lser al tiempo que hicieron sonar un silbato. Pero los afganos, provocadores y temerarios, ni caso, cuando de todos es sabido que un lser y un silbato significan que un convoy ocupante tiene preferencia de paso.

Ante el caso omiso a los avisos no hubo ms remedio que realizar unos disparos de advertencia con unas armas que, no sabemos porqu misterio, alguien haba colado en el convoy de paz. Los disparos se hicieron, como no, al suelo y al aire pero la moto tampoco se detuvo. Obviamente tenan que ser terroristas, por lo que se opt por disparar a la moto con tal mala suerte que una bala rebot en alguna piedra y mat a un motorista y otra, suponemos que tambin rebotada, hiri al acompaante.

Para que se entendiera mejor el incidente, la prensa aclar que ste se produjo antes de la salida del sol, por lo que la visibilidad era reducida y en una zona donde son frecuentes los ataques de la insurgencia.

Segn El Pas, la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), que alecciona a los civiles para que no adelanten a los convoyes militares, tiene reglas estrictas sobre el uso de la fuerza. En el caso espaol, son an ms escrupulosas pues, por ejemplo, prohben disparar a un enemigo que huye, salvo en defensa propia. Es bastante probable, pues, que los dos motoristas afganos hayan estado ocupados en asuntos menores (en sobrevivir, por ejemplo) en vez de acudir como era menester a uno de los cursillos acelerados que imparten las fuerzas pacificadoras espaolas sobre cmo se debe actuar cuando se encuentren con una pacfica caravana. Aunque tcnicamente no puede ser catalogado como un suicidio, la actitud de los motoristas ajena a cualquier norma de urbanidad y civismo- no poda traer otra consecuencia que su muerte por incidente.

Este sentido de la noticia puede ser ledo en todos y cada uno de los peridicos espaoles que la publicaron. Pongan en su buscador soldados espaoles matan a un civil en Afganistn y comprueben los resultados obtenidos. Cuando en octubre de este ao una mina (a lo mejor de fabricacin espaola) mat a un militar espaol en Afganistn ni El Pas ni ningn otro peridico denomin la accin como un incidente. En aquel caso fue un atentado, a veces adjetivado como terrorista. La prensa y los polticos canarios y espaoles hicieron de la muerte del cabo Cristo Cabello Santana un sublime acto de patriotismo. Durante tres das fue portada y primera noticia en los medios de persuasin. Gracias a aquella muerte y a su eco meditico se aceleraron los trmites para que los nuevos blindados RG-31 (que como todo el mundo sabe son indispensables para una misin de paz que se precie) fuesen enviados a Afganistn.

Al calor de la muerte del cabo, el ex secretario general de los socialistas canarios, Juan Carlos Alemn, manifest durante un debate televisado que a los terroristas hay que pararlos all, antes de que lleguen aqu. Tambin explic, con gran conocimiento del medio castrense, que es muy difcil pararlos porque los terroristas afganos utilizan tcnicas de guerrilla maostas. El culto alcalde Jernimo Saavedra tuvo a bien decretar un da de luto en Las Palmas de Gran Canaria y sus patrias banderas ondearon a media asta. El Presidente del Gobierno ultraperifrico, Paulino Rivero, explic, conmovido, el gran dolor de todos los canarios por la muerte del cabo, que ha dado su vida por ideales que todos debemos defender. Slo la familia del militar estuvo, en aquellos das, a la altura de la cordura: que vuelvan todos, que en Afganistn no estn en misin de paz.

De la familia del afgano muerto no hay noticias. No hay declaraciones de su madre, ni siquiera de algn primo lejano. La prensa ha dedicado todos sus esfuerzos a minimizar su asesinato. La noticia, escondida, como dndole vergenza. Afortunadamente gracias a las agencias de prensa sabemos la verdad de lo ocurrido: dejmoslo todo en un pequeo incidente.

Rebelin ha publicado este artculo con permiso del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter