Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-12-2009

Evo 2010-2015, consolidacin o conciliacin del proceso

Jos Justiniano Lijern
Rebelin


Despus de todo el recorrido de la era de Evo Morales, desde su aparicin en la vida poltico social del pas como miembro y luego dirigente del sector de productores de hoja de coca del trpico del departamento de Cochabamba en la dcada del los 80, es la poca cuando la Central Obrera Boliviana, como ncleo de unidad de todo el movimiento obrero y campesino del pas, es duramente vapuleado como consecuencia del golpe narcos fascista de Garca Meza el ao 1980.

Luego con la lucha del pueblo boliviano siempre a la cabeza de su matriz sindical y partidos revolucionarios, se recupera la democracia y con el asenso al gobierno de Siles Zuazo con la UDP , despus de casi 20 aos de dictaduras militares en el Cono Sur, el pas se encuentra endeudado y con una crisis econmica galopante, todas las esperanzas de un pueblo por la democracia y su bienestar ,se ven frustradas ante la falta de respuestas econmicas de un gobierno y una coalicin llamada de izquierda la Unidad Democrtica Popular, que pretendi gobernar por encima de las clases.

Este intento fallido de los actores polticos bolivianos, se dio en el momento justo cuando se inicia as la larga noche del neoliberalismo impuesto por el consenso de Washington usando a sus lacayos nacionales, un plan de entreguismo y saqueo que vino aparejado de la poltica de privatizaciones y como consecuencia de ello los miles y miles de despidos de trabajadores especialmente de mineros como un castigo maldito al sector ms combativo, esclarecido polticamente y solidario del movimiento obrero y campesino vanguardia de las luchas de la Central Obrera Boliviana.

Esta arremetida del imperio con sus cmplices nacionales, diezm las luchas del movimiento obrero que qued disminuido sin su vanguardia principal el sector minero, que con las privatizaciones de sus fuentes de trabajo quedaron reducidas al mnimo, sucediendo lo mismo en otros sectores importantes como fabriles y petroleros, etc.

No seria honesto no afirmar que pese a toda esta situacin y con algunas actitudes oportunistas de dirigentes y algunos sectores laborales que por error o complacencia se sumaron al carro del neoliberalismo, las luchas continuaron desde las bases y con sindicatos que cada da exigan ms claridad en la conduccin a sus dirigentes.

Organizaciones gremiales y por cuenta propia llamados sectores emergentes de pequeos y medianos propietarios, es decir no asalariados surgen en el contexto nacional, ante las arremetida del neoliberalismo que golpea la economa de los ms dbiles, esa lucha es sectorial cada uno velando por sus intereses propios, as el sector cocalero se enfrenta al modelo por que el neoliberalismo en su plan de llevar la felicidad a los pueblos, se toma como meta acabar con el narcotrfico y por supuesto usando lo ms fcil, terminar con el cultivo de la hoja de coca.

En ese contexto, la lucha cocalera en principio consista solamente en defender los intereses de su propio sector y que no se involucraba con los dems problemas del pas.

El c. Evo Morales, segn se afirma, colaborado por ONGs y sobre todo en su entorno inmediato contando con conocidos ex dirigentes sindicales especialmente mineros y con su experiencia sindical acumulada, deciden correctamente que la lucha de los cocaleros no solo debe ser por la defensa de la hoja de coca, sino que debe involucrar en sus demandas y planteamientos el problema nacional, llegando as a la fundacin de su Instrumento poltico Por la soberana de los Pueblos (IPSP) y luego con la sigla prestada del MAS, incursionan en la vida electoral del pas con los resultados positivos por dems conocidos hasta hoy.

Fue el sector obrero y campesino quien sali nuevamente a las calles cuando se agudiz la lucha contra el sistema neoliberal, as fue como en la guerra del agua en la ciudad de Cochabamba, el ao 2000, marc un hito de recuperacin de las luchas del movimiento obrero, pues estuvo precedido ese levantamiento popular en contra del sistema, por la Coordinadora de Defensa del Agua, encabezada por el dirigente fabril Oscar Olivera y dems representantes de obreros y campesinos, no fue una lucha sectorial, sino una lucha popular.

Las reclamaciones y luchas contra el modelo y el sistema no cesaron, levantamientos de obreros y campesinos por la no entrega del gas natural en calidad de regalo a las transnacionales, desemboca en los luctuosos sucesos de la masacre de octubre negro el ao 2003, que fue como consecuencia de la luchas que se iniciaron con bloqueos de caminos y marcha hacia la ciudad de la paz, por parte de trabajadores , mineros, cooperativistas, campesinos y pueblo en general, que resisti el atropello fascista que utiliz al ejercito Goni Snchez para masacrar una vez ms al pueblo boliviano, este hecho poltico-militar se resolvi en las calles de la ciudad de La Paz..

Despus de ocurrida la masacre y la resistencia del pueblo a la cabeza de su organizacin matriz, la Central Obrera Boliviana y con un ejrcito sediento de sangre y dispuesto a continuar la masacre, pese a la resistencia que se esparca por todo el territorio, los mineros y el pueblo en las calles dispuestos tambin al enfrentamiento final, fue el momento cuando el responsable principal de estos sucesos Snchez de Lozada, de seguro aconsejado por sus mentores los gringos, decide pasar su carta de renuncia al parlamento nacional y as comenz su fuga del pas, al lugar que cobija mejor a sus sirvientes que prestan buenos servicios a su causa: los EE.UU..

Estos acontecimientos marca el final de la era neoliberal en Bolivia, que luego en el ao 2005 con el triunfo con una mayora absoluta de Evo Morales a la presidencia de la Repblica, apoyado por un movimiento popular hastiados de las polticas neoliberales como careta del sistema capitalista y en repudio a las dos dcadas de entreguismo de nuestras riquezas naturales, decide apoyar la nica opcin en ese momento y apuesta a Evo Morales, como la sntesis de toda la larga lucha acumulada por los trabajadores, campesinos y pueblo boliviano con sus instituciones y partidos polticos revolucionarios.

Hasta aqu lo hecho por el gobierno de Evo Morales, para mi como su votante y espero que para todos los millones que le reiteramos nuestro apoyo este 6 de diciembre, pese a la arremetida del imperio con sus lacayos nacionales contra el proceso liberador que encabeza, ha sido eficiente considerando adems la falta de experiencia como gestor de polticas nacionales, hoy ya subsanadas con su maratnica acumulacin de una rica experiencia en estos 4 aos de su mandato presidencial.

Ahora que iniciar un nuevo periodo gubernamental con una mayora que le permite el no necesitar de pedir auxilio a la burguesa nacional para implementar la nueva Constitucin poltica del nuevo Estado Plurinacional, para la aprobacin de ms de 200 leyes que deben expresar, sin remilgos de ninguna naturaleza la hegemona de clase de los explotados y excluidos de este pas.

Hay la necesidad adems de cambiar leyes que siempre favorecieron a los grupos de poder, as mismo ser imprescindible el estudio e implementacin de nuevos cdigos de procedimiento tanto civil, penal, laboral y procedimientos administrativos, para que respondan a la nueva concepcin de este nuevo estado Plurinacional y dejen de ser leyes heredadas de cdigos Napolenicos y de dictaduras militares.

En definitiva un proceso de cambios y liberador tendr que estar asentado bsicamente en la urgencia de cambiar las relaciones de produccin capitalistas como manera de ir entregando el poder al pueblo, nica garanta de la no reversin de este proceso de cambios.

En el orden econmico una poltica de liberacin nacional, asimismo debe estar sustentada en la soberana alimentaria, lo que significa tener en las manos del pueblo la cadena alimenticia desde su produccin, transporte y distribucin, as como la importacin por parte del estado de insumos para el desarrollo nacional.

Mientras el capitalismo a travs de la derecha nacional siga teniendo en sus manos el poder econmico, latifundios improductivos como tierras para la especulacin y sigan chantajeando cuando les venga en ganas con alimentos de primera necesidad, siempre ser una espada de Damocles, que estar pendiendo sobre la cabeza del proceso y constantemente ser su carta de negociacin hasta pretender lograr la claudicacin del mismo.

Habr el tiempo para revisar y mejorar los contratos incumplidos sobre sus inversiones de las Empresas Transnacionales en sector de hidrocarburos, muchas veces denunciados y nunca aclarados ante la opinin pblica nacional.

En estos tiempos de escasez de votaciones contundente, como la obtenida por Evo con el 64 por ciento de votantes, es un lujo que no se puede desaprovechar para imprimir una verdadera poltica de liberacin nacional y en contra de lo que tanto se pregona como el causante de los males de la humanidad y el medio ambiente: el capitalismo.

Persistir en arreglar o solucionar todos los problemas de las grandes mayoras de explotados y excluidos, industrializando, haciendo grandes obras camineras muy necesarias, incentivando la otorgacin de bonos o aumento de los mismos como alicientes en contra de la pobreza, incentivando como premisa y poltica de estado al egosmo capitalista a la pequea o mediana o grande propiedad privada, en desmedro de la propiedad de todos y para todos, lo nico que se estar haciendo es alargar no por mucho tiempo el retorno de las elites capitalistas.

En este nuevo periodo 2010-2015, solo quedan dos opciones. Profundizar y consolidar este proceso de cambios de la mano y en beneficio de las mayoras nacionales apoyado como vanguardia en la clase obrera, especialmente en los batallones de lucha consciente y revolucionaria de los mineros de Huanuni, y las dems minas del pas, en los fabriles de las ciudades, en los petroleros, constructores, en los campesinos pobres y sin tierra con las mujeres organizadas, y juntos a los partidos y corrientes polticas verdaderamente revolucionarios como vanguardia de todos los dems sectores que apuestan por este proceso de cambio.

La otra opcin ilusoria, ser el persistir solucionar los problemas de todos dentro de los moldes del sistema capitalista, tratando de estar bien con el pueblo y con los responsables de sus desgracias, la burguesa nacional y sus mandantes el imperio norteamericano.

Nuestro voto el 6 de diciembre ya dio su palabra, vamos por la primera opcin, el pueblo como siempre a la cabeza de sus organizaciones revolucionarias como lo hizo, antes de ayer, ayer y hoy lo volver a hacer de luchar y defender no solo con su voto, sino en las calles su frrea voluntad de transitar hacia la verdadera liberacin nacional.

Le toca al gobierno cumplir fielmente nuestro mandato, con el pueblo y para el pueblo todo.

Jos Justiniano Lijern es ex Dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB)


Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter