Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-12-2009

Entrevista a Ricardo Ferrer Espinosa, autor de Nos matan y no es noticia. Negocios y masacres en el ro Atrato
Colombia, la vena ms abierta de Amrica Latina

Gonzalo Bizama
Rebelin


Hace mucho que la realidad colombiana viene excediendo con creces el mundo onrico y el realismo mgico de la obra garcamarquiana. Hoy quiere parecerse a una pesadilla del ms crudo hiperrealismo. Anticipando todos los escenarios catastrficos, pareciera que la debacle final de la oligarqua colombiana, arrastrara al abismo a todos los sectores de la sociedad. La ltima operacin poltica para salvar las grandes fortunas y el poder atesorado por los grupos dominantes a travs de dcadas, consiste en facilitar las bases militares al ejrcito norteamericano como ltimo recurso para cautelar su espacio de dominacin en el rea y como plataforma preventiva contra procesos polticos y gobiernos insumisos de las ordenanzas del imperio.

Ricardo Ferrer fue periodista de la Red Colprensa, de diarios como El Colombiano, comunicador social de varias radioemisoras, testigo y sobreviviente de la masacre de Atrato y actualmente refugiado en Espaa. En enero del prximo ao publicar su testimonio: Nos matan y no es noticia. Negocios y Masacres en el Ro Atrato. Profundo conocedor de la realidad de su pas, nos describe un detallado anlisis de la convulsa situacin colombiana y expone con claridad lo que muchas veces es distorsionado tanto en Europa como en el resto de Amrica Latina.

1.- Ricardo, que sucedi exactamente en Atrato?

En la maana del viernes 30 de mayo de 1997 entr un mensajero de las FARC en mi oficina para solicitarme que actuara como mediador entre la Guerrilla y el Comit Internacional de la Cruz Roja. Como Jefe de prensa de METROSALUD, la red de salud de Medelln, cre mi deber intervenir en esta accin de carcter netamente humanitario. La mediacin servira para verificar el estado, entregar muestras de supervivencia de diez prisioneros, infantes de marina, en poder del Frente N 57 de las FARC en la zona de Murind y sobre todo negociar su inmediata liberacin.

Dado que en el Derecho Internacional los actores en conflicto interno o externo reconocen a los servicios de salud como entes neutrales, la guerrilla solicit la mediacin o buenos oficios, conscientes de que el enfrentamiento con el ejrcito y los paramilitares era inminente y podra ocurrir en una masacre de los prisioneros que se encontraban Fuera de combate por detencin; definicin que permite la plena aplicacin del Artculo Tercero, comn a los cuatro acuerdos de Ginebra. Record una frase del Deuteronomio que le escuch a mi padre cuando nio: Elegirs la vida, y me dispuse a dar lo mejor de m para que esta operacin no costara vidas humanas. Adems de eso la Constitucin colombiana expresamente seala en un artculo la obligacin de los ciudadanos de contribuir a la paz.

Sin embargo, desde un primer momento me fui dando cuenta que el ejrcito no tena ninguna intencin de favorecer la mediacin, ni siquiera que esta se realizara. Ya en el hangar para vuelos arrendados (Charters), fui interceptado por un individuo de raza negra que me dio su nombre y me seal que si yo haca el viaje a Viga del Fuerte sera muy peligroso para m y deba ver bien cmo iba a regresar.

Yo pens que sera sometido a ese tipo de control a mi llegada a Murind por parte de los mandos de los paramilitares, pero mi sorpresa fue mayscula al comprobar que ya desde Medelln agentes de no s que servicio exactamente, conocan todos mis movimientos. Te reitero que mi funcin consista exclusivamente en recoger las pruebas documentales de supervivencia de los prisioneros (cartas, fotos, identidades, etc), para entregarlas al Comit Internacional de la Cruz Roja (CICR). Se creara una zona de despeje militar en la zona del Cagun donde la guerrilla pretenda entregar adems a otros setenta militares prisioneros de guerra, provenientes de diversas regiones del pas, todo ello antes del 15 de junio de 1997.

2.- Que pudiste comprobar a tu llegada?

Desde que la avioneta aterriz en Viga del Fuerte comenzaron a suceder cosas muy extraas que me hicieron pensar que algo anormal estaba sucediendo en la zona. Debo decirte que esa es una regin selvtica, de poblacin principalmente negra e indgena y en la cual yo llamaba inmediatamente la atencin por mi tipo fsico. Como conoca el lugar, esperaba a mi llegada encontrarme con gente en la pista de aterrizaje, en las calles del pueblo, ventas de fritangas en las veredas, msica en el ambiente, como es en las regiones calientes, pero todo estaba desierto.

Me dirig al embarcadero para continuar viaje en panga (lancha) hacia Murind, pero ninguno de los lancheros quiso llevarme, aduciendo que ese da no estaban haciendo viajes a Murind. Tampoco haba nios bandose en la ribera del ro como haba visto en otras oportunidades. Como pens que los lancheros no queran llevarme por una cuestin de dinero comenc a regatear con ellos, pero me dijeron en grupo: "Entindanos doctor. Es que no estn bajando lanchas hacia Murind".

Fui a la alcalda, me present con el alcalde Wilson Chaberra en su oficina. Haba cuatro hombres a su alrededor y un ambiente tenso. Le inform que en Medelln estbamos preparando un Seminario Nacional de Empresas Sociales del Estado, el cul incidira en la calidad presupuestaria en los Hospitales y Centros de Salud en todo el pas, todo lo cual era cierto. Le entregu unos textos educativos de promocin de la salud y prevencin de la enfermedad, confeccionados por Metrosalud, adems de trpticos y plegables. Me recibieron los documentos y procedieron a mecanografiar una nota oficial de recibo, adems de una constancia de mi visita. Mientras cumplan ese trmite, me dirig al bao y una persona a la que no puedo nombrar, ni entregar su cargo, me sigui y mientras yo estaba orinando me dijo en voz baja y sin mirarme: "Usted est en serio peligro de muerte. Aqu estn pasando cosas terribles. Tiene que buscar el modo de irse lo ms pronto posible. No vaya a Murind porque toda la gente est huyendo de all".

Sal conmovido de la alcalda y me dirig al hospital de Viga del Fuerte para entrevistarme con el Mdico Jefe o el director. Ninguno estaba. Slo encontr a unas muchachas adolescentes en la oficina del segundo. Me dijeron que ellas eran Voluntarias de Salud y venan desde Murind con los funcionarios. Les pregunt si poda hacer el viaje de regreso con ellas. Una de las chicas me dijo que tena que presentarme con el comandante de las autodefensas, que slo l poda autorizar el viaje. Entonces les propuse pagar yo el combustible. Una chica negra se asust mucho y me dijo que si iba alguien no autorizado en el viaje, los podan matar a todos y echarlos en el ro. Que ya lo haban hecho antes. Adems, los paramilitares controlaban absolutamente todo lo que se cargaba en las lanchas, especialmente la comida, la sal y la gasolina. Controlaban hasta la ltima gota de gasolina que entraba o sala de Murind. Se registraba a todos los pasajeros que salan, y deban volver los mismos en cada lancha. Sal del hospital ya con miedo, se me acerc otra muchacha que sin ms me dijo que debera hablar con el comandante de las autodefensas, que era un amor y que ayudaba mucho a la gente.

No quise comprometerme y le ped la referencia de un hotel donde alojarme. Me recomend uno que estaba cerca del embarcadero; durante la comida continu escuchando historias de masacres, una anciana que valientemente se sent a mi lado me cont que le haban muerto un familiar que era su nico apoyo para su sustento, otra chica completamente enrabiada me cont que le haban asesinado un amigo de la infancia, y me dijo por qu no se meten con la guerrilla esos hijueputas?

La anciana que al principio comenz hablando muy bajito, luego me dijo desesperada: "Seor, usted tiene que contar lo que est pasando aqu!".

Todas la versiones coincidan en una versin central. El da 22 de mayo llegaron los paramilitares en pangas (lanchas rpidas), y comenzaron a asesinar personas de los poblados acusndolas de colaborar con la guerrilla. Los vecinos mencionaban muchos nombres sueltos, pero lgicamente no tenan una lista oficial. Luego entr el ejrcito y no le pusieron problemas a los paracos, me decan. Nadie se meti, ni la alcalda, ni la polica, ni el juez. Ninguna autoridad intervino para proteger a la poblacin civil! Vean cadveres flotando en el ro, piernas, brazos y miembros descuartizados y miraban para otro lado.

Nos estn matando y por la radio no sale ni una sola noticia, me decan consternados. Estamos en poder de los mochacabezas. Pero lo peor para m estaba por venir. Regres a la residencia y recuerdo haber estado leyendo una novela de Guy de Maupassant Bel ami. De pronto la puerta se abri de golpe y veo a un hombre de raza negra, joven y atltico encaonndome con una pistola. El hombre estaba acompaado de una mujer. Ambos estaban muy alterados, yo retroced mostrndoles que no llevaba nada en las manos. Comenzaron a registrarlo todo, mis ropas, mi bolsa de viaje.

El hombre que luego se present como el comandante de Viga del Fuerte de las Autodefensas de Crdoba y Urab, me dijo que estaban en guerra a muerte con la guerrilla, sus colaboradores y toda la basura y que los mataran a todos. Al ver el libro que estaba leyendo me hizo relatarle de qu se trataba. Me qued claro que no saba nada de literatura y menos de los novelistas franceses del S. XIX. La mujer estaba fuera de s y me miraba agresivamente con los ojos desorbitados registrndolo todo, afortunadamente no encontr el carn de periodista que estaba en un bolsillo lateral de la maleta. El hombre me pregunt que quin era yo, y qu haca en Viga del Fuerte. Luego me dijo que no corresponda con la descripcin que le haban dado de m. Le mostr las cartillas y los trpticos de salud y le dije lo importante que era preparar el II Seminario de Empresas Sociales del Estado. Que incidira directamente en la atencin de los habitantes de la regin. Luego me dijo que nadie le haba avisado de la Direccin Seccional de Salud de Antioquia, ni tampoco de la Gobernacin de Antioquia sobre la visita de un funcionario de Salud. Que a l le avisaban por telfono las visitas. Ahora deduzco la estrecha relacin entre los altos funcionarios de la gobernacin de Antioquia y los escuadrones de la muerte. Adivina quin era el gobernador de Antioquia de la poca: lvaro Uribe Vlez, principal promotor de las cooperativas de seguridad privada Convivir. El paramilitar tampoco me pareci el amor que me haba descrito la muchacha.

3.- Que relacin real existe entre el paramilitarismo y el Estado colombiano en el rea?

Uribe y la lite colombiana han convencido a los Estados Unidos de que son la fuerza necesaria para impedir el avance de los movimientos sociales. Entre 1994 y 1998 la oligarqua colombiana pens que poda perder el poder. Esa afirmacin est recogida en diferentes documentos divulgados por analistas sociales de la derecha (por ejemplo, el Instituto Rangel). Los gobernantes optaron por la guerra sucia a mayor escala desde 1996. En ese marco se disea el Plan Colombia. Para ese objetivo deban necesariamente producir una reingienera en las Fuerzas Armadas y subordinarlas directamente al Comando Sur del ejrcito de los Estados Unidos con base en Panam, especficamente al 7 Grupo de Operaciones Especiales (los Boinas Verdes), quienes son los que han asesorado todo este proceso.

Para m, las matanzas de Mapiripn y las mismas del Ro Atrato marcan el inicio de un nuevo modelo de guerra sucia; la llevan a su mxima expresin, es decir, matanzas indiscriminadas de campesinos para lograr su desplazamiento mediante el terror, esto es en la Costa Caribe, Costa Pacfica, Pie de Monte Llanero, y las inmediaciones de las principales ciudades de la Costa.

As se establece esta alianza de la muerte entre estado-gobierno-ejrcito y paramilitares. Los paramilitares no son ni ms ni menos que subcontratistas que hacen el trabajo sucio y liberan al ejrcito de la represin atroz y descarada, preservando su imagen de institucionalidad. Luego el ejrcito consolida los territorios y se lleva los crditos como garante de la seguridad ciudadana.

Pero cuando los paramilitares se convierten en una amistad incmoda, en un incordio porque tienen memoria y conocen todo el rodaje, tambin pueden ser objetos de la represin. Se calcula que el gobierno ha tenido que matar a ms de dos mil mandos del sicariato, capaces de demostrar sus vnculos con ellos y el narcotrfico.

Luego de doce aos de guerra sucia, se ha hablado una y otra vez de desmovilizacin de los paramilitares. Siempre ha sido una farsa. Han cambiado de nombre, han muerto sus mandos, pero la guerra sigue igual. Contina el expolio, las tierras jams han sido devueltas, por qu? Porque se trata de territorios con enormes riquezas para megaproyectos que no incluyen a los habitantes del entorno a la hora de intervenir con obras ingenieras. Se proyectan grandes centrales hidroelctricas, oleoductos, carreteras, minas a cielo abierto, cultivos industriales con resultados catastrficos para la gente. No es mera coincidencia que ocurran las masacres en zonas cercanas a los megaproyectos no slo en Colombia sino en Mxico y Per.

En el caso nuestro, una investigacin adelantada por un grupo canadiense concluye que Colombia es uno de los 10 pases ms ricos en recursos del mundo, con yacimientos minerales de oro, cobre, manganeso, petrleo, adems de recursos hdricos notables, e incluso plantas y animales sin clasificar. Por eso es que una premisa de los paramilitares cuando llegan a los campos y preguntan al propietario: "Me vende su tierra o le compro a su viuda!". Muchas veces lo que quieren es plantar palma africana para producir biodiesel. As se han producido desplazamientos masivos a Turbo, Apartad, Chigorod, Medelln y Quibd. Luego de matanzas de familias enteras.

En el caso del Ro Atrato soy un convencido de que lo que est atrs de la matanza es la construccin de un canal interocenico (Atrato-Tuand) de las mismas caractersticas que el Canal de Panam. La marcha triste de los desplazados se inicia en los despachos del BID y del Banco Mundial. Hay dos siglas tenebrosas a tener en cuenta, IIRSA y PPP. Iniciativa de Integracin de Infraestructuras para Sudamrica y Plan Puebla Panam. Ganancias para las multinacionales, violencia para los naturales. En nombre del progreso , campesinos inocentes y sus familias han muerto o han sido desplazados para codicia de las empresas y sus megaproyectos. Exijo que se les haga justicia!

4.- Cmo se explica entonces las reelecciones sucesivas de Uribe en el gobierno colombiano?

Para comprender la realidad especfica de Colombia hay que remontarse a la historia del siglo XIX. Luego de la independencia de Espaa, el poder se atomiz, nunca se consolid un verdadero estado nacional. La burguesa de Colombia siempre fue vendida, sumisa, dependiente de otros poderes externos al pas. La oligarqua gobernante se vendi primero a los ingleses desembozadamente, y luego a los Estados Unidos cuando cambi el imperio. Siempre fueron otros los que devoraron nuestras materias primas y jams hubo polticas de desarrollo nacional ni una reforma agraria. Se trata de familias voraces que no han vacilado en vender los intereses nacionales a potencias extranjeras.

La violencia entonces se puede resumir en pocas lneas. Intolerancia poltica, alergia a las reformas sociales y asesinato sistemtico de la oposicin que se atreva a plantear los cambios en el sistema social de Colombia. Como resultado tenemos una democracia genocida, como bien la ha descrito el sacerdote Javier Giraldo. Los colombianos nunca hemos tenido paz, hemos sobrevivido en guerras interminables donde los que cargan el fusil son siempre los pobres, en uno y otro bando. Los guerrilleros, los militares y sus sicarios paramilitares son todos de origen humilde; la burguesa colombiana no sufre de manera directa la guerra; por eso siempre afirman que en Colombia no pasa nada.

A Colombia siempre la ha gobernado una lite sanguinaria que nunca ha admitido reformas sociales. Cada propuesta poltica diferente ha sido recibida a tiros. Los asesinatos de Jorge Elicer Gaitn, Jos Antequera, Bernardo Jaramillo Ossa, Carlos Pizarro Len-Gmez, por nombrar a los principales dirigentes que se atrevieron a esbozar un camino alternativo son la muestra ms patente. Queran ser presidentes de otra Colombia. Todos proponan una manera nueva de gobernar, y todos pagaron con sus vidas el haber planteado reformas sociales.

Gaitn, que haba estudiado a fondo el modelo de seguridad social aplicado en Italia luego de la segunda guerra y poda entenderse como cercano a las ideas socialdemcratas, fue calificado de comunista y asesinado. Una y otra vez los lideres y polticos del cambio son asesinados.

En este escenario, el conflicto colombiano tiene actualmente un ingrediente muy activo: una prensa vendida al proceso paramilitar, que maquilla los muertos, que alaba a los victimarios, que justifica la guerra sucia. Es de esa manera que es elegido Alvaro Uribe, con una promesa populista de acabar con la guerra, terminar con la guerrilla y modernizar el pas. Cmo lo hizo? Comprando conciencias, eliminando opositores, gobernadores, alcaldes, senadoresAh est el famoso pacto de Realito que se constituy para refundar Colombia bajo un acuerdo de gobierno, militares, narcotrfico y paramilitares, y donde haban varios uribistas. En Colombia se habla ya de la poltica y la parapoltica.

5.- Una pregunta difcil: Cul es la relacin entre el narcotrfico, la economa y la poltica en Colombia?

El tema es demasiado extenso, pero podra decirte que desde 1974 a Colombia la han gobernado presidentes muy amigos del narcotrfico. Esto tiene sus antecedentes luego de la guerra de Vietnam, cuando en Estados Unidos exista una masa de excombatientes y drogadictos que necesitaban urgentemente suministros de droga desde el exterior del pas. Quin podra suministrrsela? Colombia. Si alguien se tomara el trabajo de revisar las amnistas tributarias en Colombia, el rastro del dinero delatara una huella muy marcada que va desde los grandes capos de la mafia hasta el congreso de la repblica. Peridicamente los gobiernos han facilitado que los dlares de la mafia ingresen a la economa formal.

Desde 1974, el presidente Alfonso Lpez Michelsen coqueteaba con la mafia de la marimba (marihuana). Los siguientes quisieron seguir el ejemplo. En agosto de 1986, Csar Gaviria Trujillo era el ministro de Hacienda del nuevo presidente Virgilio Barco. Gaviria Trujillo dise diferentes amnistas tributarias que permitieron sanear (lavar) millones de dlares al narcotrfico. Posteriormente, en 1990, el viejo ministro de Hacienda recibi todo el apoyo del mundo mafioso para ser presidente de la repblica. Y Gaviria logr la presidencia. Es apenas lgico. Y as ha venido ocurriendo desde 1974, que cada presidente de Colombia se ha acercado un poco ms al narcotrfico.

Con Uribe, en el 2002, llega el asalto final. Para qu contentarse con las migajas del poder cuando lo podan tener todo? Eso han hecho descaradamente los empresarios llevando a un narcotraficante a la presidencia de la repblica. Estados Unidos conoce de sobra los orgenes del narcotraficante nmero 82 en las listas de la DEA. No es la primera vez que Estados Unidos se ala con narcotraficantes, No fue as en el escndalo Irn-Contras?, Con quien estaban aliados? Y cuando ayudaban a los Talibn en la guerra ruso-afgana, no financiaban las operaciones con el trfico del opio? Alguin ha olvidado a Noriega, el presidente narcotraficante que trabajaba para la CIA?

Un ejemplo de la influencia del narcotrfico en la economa colombiana se refleja en un informe de la CEPAL sobre la economa de Latinoamrica en la dcada de los ochenta. Todos coincidan en una sola frase. Los 80 fue una dcada perdida. Pero en Colombia no. La economa no sufri estancamiento. Las empresas e industrias estaban plenamente financiadas. Y vuelvo a citar la razn: los narcotraficantes, con el dinero a manos llenas, aprovechaban las frecuentes amnistas tributarias para legalizar los capitales y crear empresas que realmente activaron la economa, pero sobre una base econmica y poltica que maneja la delincuencia. Ser que las agencias de inteligencia de los Estados Unidos y Europa no vieron esa polvareda de coca? ,Y los organismos econmicos mundiales tampoco? Esa delincuencia se legitim y termin por gobernar Colombia. Se cre primero una base social de narcos vestidos de traje y corbata que al principio eran mirados con reticencia pero luego terminaron abrazndose con la lite tradicional en los grandes clubes sociales de Bogot y Medelln.

6.- Cul es el poder y la influencia de la oposicin, incluidas las organizaciones armadas?

Todas las costas (Pacfico, Atlntico y Caribe) estn dominadas por los narcotraficantes, el ejrcito y sus escuadrones de la muerte. En el resto del territorio el conflicto sigue igual que hace cuarenta o cincuenta aos. Sigue la confrontacin entre la oposicin armada y las fuerzas del estado y en medio, una poblacin que merece ser escuchada. En Colombia, las ms moderadas corrientes de disidencia poltica son acalladas y son muy exiguas sus posibilidades de expresin. Salvatore Mancuso, que fue uno de los jefes paramilitares, lleg a decir: El 35% del Congreso es nuestro.

7.- Cul es el balance de la Memoria Histrica en cuanto a las violaciones de los Derechos Humanos?

No existe una estadstica precisa del nmero de organizaciones, personas y colectividades que han sido exterminadas o gravemente destruidas por los diferentes gobiernos del estado colombiano, pongo el caso de la Unin Patritica, el Partido Comunista Colombiano, centenares de organizaciones sindicales, estudiantiles etc. La violencia institucional estimulada contra Gaitn en la dcada de 1940 dej ms de trescientos mil muertos sin investigar, y decenas de miles de campesinos desarraigados. A eso hay que agregar que en los ltimos veinticinco aos algunos estudios del banco de datos de la Comisin Intercongregacional Justicia y Paz, o la Comisin Colombiana de Juristas, hablan de 350.000 muertos; cuatro millones de desplazados o refugiados polticos; 10.000 detenidos desaparecidos y personas sepultadas en fosas comunes o clandestinas; 6.000.000 de hectreas robadas a las vctimas.

Slo durante el ao 2009 tuvimos 37 dirigentes sindicales asesinados, y los casos de los falsos positivos, o sea decenas de civiles muertos, especialmente jvenes, asesinados para presentarlos como guerrilleros muertos en combate, con el fin de mostrar xitos militares y cobrar los beneficios del estado. Hay militares procesados pertenecientes a varias unidades del ejrcito como el Batalln Calibo, que se ha distinguido por asesinar a inocentes. Hoy en Colombia, se puede hablar con bastante prudencia de 7 a 12 desapariciones diarias de personas y esto es algo que viene sucediendo desde hace ms de una dcada. En los ltimos diez aos ha habido ms vctimas que en las dictaduras de Argentina y Chile juntas.

8.- Qu puede esperar el resto del mundo de la situacin en Colombia, y cul crees que ser la evolucin poltica en tu pas, teniendo como base todos estos antecedentes?

Durante los ltimos diez aos todos los indicadores demuestran un gran deterioro de la poblacin vulnerable: infancia, mujer, poblacin indgena, afrodescendientes. El ltimo informe de la FAO demuestra un incremento brutal del hambre en Colombia. Por contraste, el hambre en Venezuela se reduce a mnimos histricos.

Si el gobierno y sus sicarios asesinan a miles de campesinos, usurpa tierras y las entrega a las multinacionales productoras de agrocombustibles, el resultado es ms muerte y precariedad para la poblacin. No hay brazos, no hay cultivos diversos como los que ofrece el campesino, los agrocombustibles desplazan a los cultivos tradicionales, se produce una gran caresta de alimentos y productos bsicos. La pobreza y el abandono son el fermento para todas las guerras.

El conflicto colombiano, lejos de solucionarse, pareciera que se agudiza cada ao, como lo demuestra el acuerdo para la instalacin de cinco bases norteamericanas en territorio nacional. Los colombianos seguiremos resistiendo la injusticia extrema. Seguiremos buscando la salida poltica al conflicto. Si no se puede, seguiremos buscando la salida

Entrevista realizada en Madrid en diciembre de 2009.

Nota: Ricardo Ferrer logr salir de Viga del Fuerte y luego de Medelln gracias a la valiente ayuda de annimos pobladores y ciudadanos que arriesgaron sus vidas para que pudiera salvar la suya, luego de numerosas amenazas y atentados en su contra.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter