Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-12-2009

Para el pueblo venezolano la esperanza naci en 1998

Alirio Montoya
Kaos en la Red


Venezuela y el Socialismo del Siglo XXI

Para el pueblo venezolano la esperanza naci en el ao 1998, cuando el coronel Hugo Chvez Fras encabez una amplia coalicin con partidos de izquierda, centro izquierda y movimientos sociales para llegar al poder y despus trasladrselo al pueblo; es decir, gobernar junto al pueblo. El comandante Hugo Chvez con el Movimiento V Repblica (MVR) aglutin varias agrupaciones polticas y sociales. Se convirti en un fenmeno y paradigma de los pueblos perifricos, implementando reformas de participacin ciudadana; y declarar el 30 de enero del ao 2005 en Porto Alegre, ante el V Foro Social Mundial, que iba iniciar una revolucin pacfica hacia el socialismo del siglo XXI. En consecuencia, fue el pueblo venezolano el primero en hacer el esfuerzo por llevar a la praxis social este modelo alternativo; como bien lo dice Dieterich Steffan, ellos decidieron participar en la construccin del Arca de No del siglo XXI.[1] Esta propuesta de socialismo del siglo XXI va ms all de una crtica al sistema capitalista en decadencia, porque encierra en s una propuesta constructiva sobre un nuevo sistema alternativo.

Este modelo ha motivado a los pases del Sur en el imperioso camino de desengancharse del modelo neoliberal; de tal manera, Evo Morales en Bolivia avanza en la revolucin democrtica cultural andina hacia la doble transicin de la Patria Grande. Rafael Correa, en Ecuador, con su poltica antiimperialista y de audaz apoyo popular; Lugo en Paraguay ha combinado socialismo del siglo XXI con bolivarianismo.

El Salvador no debe ser la excepcin, debe retomar la lucha de Farabundo Mart, izando al mismo tiempo la bandera integracionista de Francisco Morazn. Nicaragua, Argentina y Brasil caminan por ese sendero alternativo de cambio; y Cuba, con la heroica lucha de su pueblo le est demostrando al mundo que la autodeterminacin de los pueblos es una meta alcanzable. Cuba no se ha quedado aislada en la discusin acerca de este socialismo de nuestros tiempos, el Comit Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) decidi que entre las prioridades de investigacin en las Ciencias Sociales y Humanidades para el perodo 2007/2010 se integrara el Socialismo del Siglo XXI.[2]

Esta noticia es fenomenal porque Cuba abonara mucho en el debate sobre este modelo alternativo, aportando valiosas ideas y experiencia del socialismo que ellos practican, porque los cubanos tienen claridad en cuanto a la comprensin de la dialctica en tanto que no se cierran de manera dogmtica a decir que el socialismo es uno solo, el que ellos practican, sino que reconocen la necesidad de los pueblos del Sur a replantear el socialismo frente al derrumbe del neoliberalismo. El tema del futuro de la Revolucin Cubana est abierto, hay participacin del pueblo en cuanto al rumbo que debe tomar la Revolucin en estos tiempos. Estn claros que deben reinventar lo econmico y lo poltico.

El caso de Hugo Chvez en Venezuela es bastante peculiar, es la manifestacin viva de antiguos luchadores sociales, tanto Jess como Prometeo y Scrates pagaron su audacia con la muerte: el rebelde Palestino clavado en la Cruz de la Pax romana; el insurrecto griego en las cadenas del tirano Zeus y el sabio Scrates condenado a morir por la copa de la cicuta de sus verdugos. La integracin bolivariana es para el cristiano Hugo Chvez la fase de transicin hacia un reino terrenal en el cual caben todos, es decir, una sociedad sin clases.[3] Por eso Chvez en su lucha contra el imperio debe cuidarse de no morir como estos y otros tantos luchadores sociales, Fidel Castro es un ejemplo de astucia de sobrevivencia a ms de seiscientos intentos de asesinatos.

Esta idea del nuevo socialismo se centra ms que todo en un sistema que redistribuye la riqueza de la nacin venezolana de forma equitativa, con el objetivo de vivir en un mundo ms justo, al tiempo que contrarresta la escalofriante brecha existente entre ricos y pobres. Esto no implica que los empresarios deban desaparecer, lo que se busca en Venezuela es la manera de organizarlos en una lnea donde sus ambiciones individualistas y desenfrenadas sean controladas. No se trata de sustituir al capitalismo por decreto, sino que su manifestacin ms reciente, el neoliberalismo, no distribuye equitativamente la riqueza nacional de los pueblos; frente a ello, como modelo opcional aparece el socialismo del siglo XXI, cuyo atractivo radica en su justicia distributiva. Incluso, seala Oscar Reyes, si los niveles de eficacia a la hora de generar riquezas de su sistema alternativo no son tan altos como los del capitalismo pero pueden generar un nivel de vida aceptable para la mayora con una mejor justicia distributiva, tambin podramos estar ante un rgimen que con legitimidad podra plantearse como preferible frente al capitalismo.[4]

Cuando se hace referencia a vida digna se estn usando a nivel mundial los parmetros del PNUD, el cual la delimita a los aspectos de la salud, educacin, esperanza de vida, vivienda, agua potable, ingreso y participacin poltica democrtica; los cuales en la Repblica Bolivariana de Venezuela se perciben a un nivel aceptable por parte de la poblacin. Hay que aclarar adems que en el socialismo la produccin industrial tiene una gran importancia; Marx criticaba nicamente la forma de distribuir esa riqueza que, en su tiempo, como en el nuestro, sigue concentrada en pocas manos. Lo que Marx quera decir es que en el socialismo la produccin industrial y la tcnica y la tecnologa deberan seguir teniendo al menos el mismo nivel que en el capitalismo, e incluso mucho mayor, para que el sistema fuera viable.[5]

En Venezuela el socialismo del siglo XXI se est construyendo sobre cuatro pilares fundamentales, a saber: el rgimen poltico, de propiedad, modos de produccin y justicia distributiva. Estos se han ido consolidando con la puesta en prctica de la democracia participativa, en tanto que se le ha consultado a los venezolanos, quienes participan de forma directa en algunas decisiones. En lo poltico se puede observar que ha habido una combinacin de democracia representativa, participativa y, en ocasiones, con participacin democrtica directa. Pero ha sido la democracia participativa la que ms se ha puesto en prctica; han habido referndum y consultas populares en donde los venezolanos estn decidiendo su presente y futuro mediante estos mecanismos de participacin. En casi todos ellos Hugo Chvez ha ganado las batallas electorales, a excepcin del 2 de diciembre del 2007 cuando someti un paquete de reformas a la Constitucin; gan el NO. Finalmente, en el referndum de este ao el PSUV gan, se impuso el S͔, es decir, Chvez se reelegir.

En cuanto al rgimen de propiedad, este tiende a ser mixto, el mismo Hugo Chvez ha dicho que: No queremos sustituir la inversin privada, lo que queremos es unirnos a la inversin privada Hay que considerar que la produccin privada en la Constitucin tiene ahora un nuevo sector que hay que apoyar, y que nadie lo vea mal: el cooperativismo.[6] En el modo de produccin se plantea la reorganizacin de la produccin en una forma alternativa a travs de la co-gestin, en la cual los obreros han de participar en la toma de decisiones como en los beneficios alcanzados por la produccin. Por ltimo, la justicia distributiva est cimentada en la reparticin de bienes y activos. Estos pilares estn interrelacionados, y le estn dando los frutos esperados a la mayora de la poblacin venezolana, pero ha sido mediante la democracia participativa que los dems ejes se estn llevando a su concrecin.

El pueblo tiene derechos constitucionales para participar en cuatro tipos de referndum, el revocatorio, aprobatorio, abrogatorio y consultivo. Este mtodo de participacin hace ms responsable a la ciudadana y debilita a su vez el domino de poderosos intereses privados, Gregory Wilpert opina que aunque los ciudadanos puedan seguir sucumbiendo a las amenazas de retirada de inversiones por parte del capital privado, al menos tienen ms influencia en la toma de decisiones que cuando son los representantes electos quienes principalmente deciden bajo influencia de poderosos grupos privados que les estn presionando constantemente y pagndoles sus campaas electorales.[7]

Hay un detalle de vital importancia que el Comandante Hugo Chvez no ha descuidado. Es el relacionado con lo militar; al menos con ello se puede asegurar que la revolucin bolivariana no ser bloqueada y desmontada por el imperio al estilo trgico del proyecto chileno impulsado por Salvador Allende, quien descuid lo militar y fue prcticamente inmolado por la incipiente dictadura de Augusto Pinochet. Hugo Chvez ha diseado una estrategia denominada unin civil-militar, la cual significa en la prctica que el ejrcito debe estar lo ms integrado con la poblacin civil en el proceso. As el ejrcito se ha ido implicando mucho en las diferentes misiones, ofreciendo servicios como la distribucin de comida, ayudar a la construccin y al transporte. Se le est pidiendo a la poblacin civil que ingrese en la reserva militar de Venezuela[8] en defensa de una posible invasin de los Estados Unidos va Colombia; por lo que la poblacin y ejrcito se estn preparando hasta para librar una guerra de guerrillas. Indudablemente las armas, aunque suene contradictorio, siempre han sido la garanta para un futuro de paz, democracia y libertad.

El socialismo del siglo XXI se est consolidando; hay que decirlo bien claro, no es socialismo puro, est en el camino de perfeccionarse mediante el sistema presidencial, creando un sinfn de oportunidades laborales y educacionales, sita como lo dice Alfredo Torrealba, la calidad de vida como un punto de inters estatal para alcanzar el igualitarismo social, posee altos valores ecolgicos, le da un carcter prioritario a las iniciativas dirigidas a la participacin y el protagonismo de la ciudadana en la gestin pblica.[9] Por esa razn es que en Venezuela el pueblo se siente partcipe de las decisiones, y cuando disienten con Hugo Chvez salen a las calles a protestar. Hay una acrrima oposicin que no descansa en pretender que la revolucin bolivariana retroceda, pero esta revolucin dejar de ser cuando el pueblo venezolano as lo decida. La democracia representativa en Venezuela ir desapareciendo por estaciones; ese tipo de democracia es idneo para ocultar la dictadura del capital cuando mediante el manto de la legalidad impusieron el neoliberalismo. Que si es legal o no, diremos categricamente que todo lo legal no implica que sea bueno, lo legal muchas veces es injusto, porque el capitalismo, su marco legal, lo hace justamente eso, legal, pero injusto y degradante porque unos pocos a travs de la historia del capitalismo se han apropiado de las energas de una inmensa mayora; as se dice lo mismo del esclavismo que dej atrs la humanidad. La esclavitud, por ejemplo, fue legal y se consideraba natural hasta 1854 cuando, gracias a una presin social sostenida durante muchos aos, se transformaron las leyes de la poca, convirtiendo en ilegal esta infame prctica.[10] Igual se dir en un futuro dentro de pocos aos sobre el capitalismo, el cual siendo legal es inhumano, esa misma suerte del esclavismo le tocar enfrentar al capitalismo. Ya en Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador, as como en Vietnam y Corea del Norte se estn dando pasos agigantados hacia la consolidacin del socialismo.

El caso venezolano es paradigmtico, es una revolucin pacfica hacia el socialismo; ste nuevo socialismo se basa en el viejo socialismo, solamente que se adapta a los tiempos presentes retomando lo bueno del socialismo del siglo XX; y se va ampliando con nuevos conocimientos y experiencias de otros pueblos. En este nuevo socialismo el Estado como tal deja de ser paternalista, porque deposita todo el poder mediante la democracia participativa, en el pueblo. Es as como se encarna la voluntad ciudadana en los asuntos de inters nacional, el pueblo se organiza, genera ideas y decide acerca de asuntos trascendentales; en otras palabras se socializa la poltica. Martha Harnecker afirma que es la participacin, el protagonismo en todos los espacios lo que permite al hombre crecer, ganar auto confianza, es decir, desarrollarse humanamente.[11] Este tipo de participacin del pueblo se traslada hasta las comunas, siendo los consejos comunales las clulas donde se reproduce la participacin ciudadana. Es una forma de autogobierno; pero, para lograr ese autogobierno es necesaria una etapa de transicin en que los alcaldes, los equipos de participacin de las alcaldas, los facilitadores, gobiernen con la gente, para que tanto la gente como ellos aprendan a gobernar.[12] Esto es la que est pasando en Venezuela, el pueblo tiene en sus manos el poder de decidir por ellos mismos.

* Alirio Montoya es salvadoreo



[1] Heinz Dieterich Steffan. Hugo Chvez y el socialismo del siglo XXI. Edicin Digital por Edwin Linares. www.rebelion.org.

[2] - Heinz Dieterich Steffan. El Partido Comunista de Cuba aprueba investigacin sobre el socialismo del siglo XXI. www.encontrarte.aporrea.com.

[3] - Heinz Dieterich Steffan. Op.Cit.

[4] - Oscar Reyes. Sobre el socialismo del siglo XXI en Venezuela, Stockholm Review of Latin American Studies N 1. Noviembre de 2006.

[5] -Ibd.

[6] - Ibd.

[7] - Gregory Wilpert.El significado del socialismo del siglo XXI para Venezuela, www.gobiernoenlinea.gob.ve.

[8] - Ibd.

[9] - Alfredo Torrealba.Socialismo del siglo XXI o socialismo democrtico, y la sociedad democrtica. http://www.debatecultural.com.

[10] - Ministerio del Poder Popular para la Comunicacin y la Informacin.Socialismo del siglo XXI. La fuerza de los pequeos. www.minci.gob.ve.

[11] - Martha Harnecker. De los consejos comunales a las comunas. Construyendo el socialismo del siglo XXI. Tomado de Libros Libres. www.rebelin.org.

[12] - Ibd.

http://alimontoyaopinion.blogia.com

Fuente: http://www.kaosenlared.net/noticia/para-pueblo-venezolano-esperanza-nacio-1998


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter