Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-01-2010

Honduras
El periodista Cesar Silva es secuestrado y llevado a crcel clandestina

Dina Meza
Defensores en Lnea


El periodista Csar Silva fue bajado de un taxi por tres hombres armados, que a punta de pistola lo tomaron por la fuerza y posteriormente lo llevaron a una crcel clandestina este 28 de diciembre, donde lo sometieron por ms de 24 horas a intensos interrogatorios para que dijera "dnde tena las armas y con qu grupos trabajaba". Fue dejado abandonado en un sitio solitario despus que sus secuestradores le dijeron que tena un ngel guardin que abog por su vida.

Silva es un comprometido comunicador social que ha sido vctima constante de hostigamiento, golpes y encarcelamiento por parte de los cuerpos represivos del Estado desde el propio 28 de junio en que se perpetr el golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya Rosales.

Lleg exhausto a las oficinas del Cofadeh despus de caminar desde el barrio El Chile de la capital, donde fue dejado abandonado, despus de permanecer ms de 24 horas en poder de sus secuestradores que lo mantuvieron en constante interrogatorio, golpes y un reflector en su rostro que lo hizo hasta perder la nocin del tiempo.

Me preguntaban por las armas, por grupos que segn ellos yo estaba formando, contactos que tengo en el extranjero y qu hago con los videos y fotografas porque segn ellos les estoy causando mucho dao.

Eran las ocho y treinta de la maana, fui capturado en el anillo perifrico, cerca de la gasolinera que est a inmediaciones de la Colonia La Caada, vena de la zona Sur y me baj a inmediaciones de Loarque, tom un taxi para trasladarme a mi casa que queda al otro extremo de la ciudad, cuando bamos ya en el anillo perifrico vi un carro color blanco hueso o blanco que viene bien cerca y que le hace seas con las luces al taxista para que se detuviera, pero yo le dije a l no detenga, vamos hacia la gasolinera que all hay ms gente y hay vigilantes.

Pero la accin no se concret, de los nervios se le apag el carro y tres hombres sacaron sus armas cortas de 9 milmetros y calibre 38, yo pens que iban a dispararme y el taxista par el vehculo, dijo Silva.

Segn el relato del afectado, los hombres se bajaron con pistola en mano, me sacaron y me metieron a empujones al carro que iban ellos, solo tuve tiempo de decirle al taxista soy periodista y soy de la resistencia, vena otro carro atrs se medio detuvo, no pude hacer nada, ya me ingresaron y me colocaron en la parte de atrs del mismo en medio de dos de ellos, es una camioneta. Al taxista le dijeron perdete que si no te vamos a matar.

Agreg que cuando ya iba en el vehculo intent levantar la cabeza, pero con palabras soeces de amenazaron con matarlo de un balazo si continuaba hacindolo.

Recordando las escenas de mucho suspenso vividas y de las cuales logr salir con vida expres que hubo silencio, en un momento que me senta cansado porque me llevaban con las manos oprimidas, intent acomodarme, pero uno de ellos me peg con el antebrazo y me dijo vos siempre te la tirs de guapo y me volvieron a colocar como iba, yo les pregunt hacia dnde me llevan, qu pasa y no me dijeron nada, yo intentaba verificar hacia qu rumbo me llevaban.

De acuerdo a la direccin que le llevaron pasaron por la colonia Victor F. Ardn, y despus dieron varias vueltas para que perdiera la nocin del lugar y por eso no se dio cuenta si lo trasladaron hacia el Oriente del pas o podra tratarse de El Hatillo, cerca de El Picacho, en Tegucigalpa, recorrido que dur 45 minutos, durante los cuales el hombre de su derecha habl por telfono por varias ocasiones pidiendo instrucciones a alguien de las acciones que deba haber con el secuestrado.

Cuando hablaban por celular mencionaron que estaban hablando con El Chacal, quien sabe si era para que el comunicador sintiera mucho miedo porque ya sabemos qu significa un chacal, pero antes le haban colocado una capucha posiblemente de cuero o de lona para que no pudiera ver sus rostros. Dos de los hombres tenan acento como de chilenos.

Crcel clandestina testigo de torturas Silva no supo dnde lo bajaron, lo cierto es que cuando lleg dos hombres esperaban su ingreso, siendo llevado a un cuarto oscuro donde haba un fogn. Un reflector fue puesto hacia su rostro, mientras al otro lado un hombre del cual solo miraba la silueta lo interrogaba, no supe si se turnaron para interrogarme, lo cierto es que en toda la noche no me dejaron dormir, como una forma de presin, cuando me preguntaron mi nombre dije otro, no sea pendejo dec quin sos y a qu te dedics, le replicaron, pues no poda ocultar su verdadera identidad pues haba sido despojado de su billetera con sus documentos personales.

Cuando no les dije nada ms uno de ellos sali del cuarto y regres muy furioso y agarr la silla y me la puso en el cuello y me tiro el agua de una bolsa que me haban dado para que tomara yo no quise hacerlo porque tena desconfianza tomara, supongo que no tena rdenes de matarme porque de afuera le decan djalo no te mets a pedos.

Les solicit me permitieras ir al bao en la madrugada y un hombre brusco me dijo cagate all pero me esper y vino otro ms condescendiente que me sac hacia el monte porque all no hay servicio, y all me hice pero siempre me mantuvieron enfrente un reflector de modo que no viera quin estaba detrs de l.

En la maana le dijeron tens un ngel de la guarda, ellos te protegen, dejate de pendejadas ahora te salvaste y como a los tres minutos lo sacaron ponindole de nuevo la capucha para subirlo a otro vehculo , les pregunt para dnde me llevan, no hablaron nada , haba un silencio total, les vuelvo a preguntar y ahora qu pasa para dnde me llevan, eso me puso en una inquietud terrible, hubo un momento que otro carro les quit el derecho de va y alegaron, sent que llegamos a una calle de tierra y dejaron en las cercanas del barrio el Chile.

All el carro lo metieron al fondo a una calle de tierra, all cre que me iban a matar , uno de ellos abri la puerta y me dijo bajate mierda, me dio una patada en la espalda y me tir fuera del carro el otro estuvo presto a quitarme la capucha y arrancaron, detall an nervioso ante el Comit de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, donde acudi despus de caminar a pie desde el sitio donde fue abandonado.

Aunque nadie saba de su captura y posterior secuestro, unos minutos despus de haber sido liberado, un hombre desconocido llam a la casa de una de sus hermanas y les manifest que saban de la detencin de su familiar para despus colgar. Coincidiendo con esa llamada, el vocero de las Fuerzas Armadas liberaba de responsabilidad a ese cuerpo armado y neg que haya sido llevado a un batalln en el Sur del pas, segn informaciones que ya circulaban pblicamente.

El secuestro y posterior liberacin de Csar Silva es similar al del defensor de los derechos Humanos, Walter Trchez, quien el 04 de diciembre fue interceptado por desconocidos quienes lo dejaron escapar, para despus ser asesinado de un balazo en el centro de la ciudad el 13 de diciembre.

Lleg exhausto al COFADEH


Bertha Oliva, Coordinadora del COFADEH manifest ante los medios de comunicacin que el COFADEH le est brindando acompaamiento y proteccin a Silva, a la par de solicitar ante la Comisin Interamericana de los Derechos Humanos, CIDH, medidas cautelares correspondientes, en aras de salvaguardar su vida.

Ante las aseveraciones del vocero militar sobre las amenazas y hechos violentos contra miembros de ese cuerpo militar, como una forma de soslayar la gravedad del hecho ocurrido a Silva, la Coordinadora del COFADEH le refut dicindole que el pueblo est desarmado y en total indefensin y que quienes tienen las armas son los cuerpos de seguridad del Estado, entre los que se encuentran las Fuerzas Armadas de Honduras.

Diversas organizaciones internacionales estn contactando al COFADEH para saber del caso y brindar apoyo al comunicador social que solamente ha luchado en las calles para lograr revertir el golpe de Estado y lograr que sea reconstruida la institucionalidad del pas, accin que comparte junto a miles de ciudadanos y ciudadanas.

Desde el golpe de Estado ms de 30 personas han sido asesinadas, otras han sufrido intentos de secuestro, centenares han sido reprimidas con salvajismo y muchas ms son en estos momentos objeto de vigilancia y seguimiento, como parte de una estrategia del gobierno usurpador de sembrar el miedo entre la poblacin que se encuentra en resistencia.

Fuente: http://www.piensachile.com/content/view/6491/1/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter