Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-01-2010

Orden de captura a generales golpistas, jajaja

Roberto Quesada
Rebelin


"Nadie resulta inocente cuando su adversario es el Juez": Lucano.

El de Honduras ha sido un golpe de Estado militar y golpe de las mentiras. Cada vez que alguien del Departamento de Estado de los Estados Unidos visita Tegucigalpa, inmediatamente sale una falsa esperanza, antes para revertir el golpe de Estado militar y ahora para blanquear el golpe y hacerle creer al visitante (muchas veces con la complicidad de ste), a los hondureos y a la comunidad internacional que en Honduras existe la justicia y no se conoce la palabra impunidad. Esto ha vuelto a ocurrir con la nueva visita del subsecretario de Estado adjunto para el Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Craig Kelly.

Ahora, el fiscal general de Honduras, Luis Rub, anuncia a bombo y platillo requerimiento fiscal contra Romeo Vsquez Velsquez y otros generales implicados en el golpe de Estado militar, conocidos como La Junta. De hecho, as se conoca a los fascistas (La Junta) que gobernaron Argentina dejando una estela de muerte, desaparecidos y crisis en el pas y a todos los niveles. Simple coincidencia?, quiz. El caso es que nadie cree en este nuevo acto del teatro del golpe de Estado militar que a estas alturas ha practicado tanto el arte de mentir que ya no les importa si solamente ellos creen lo que dicen.

Con este golpe de Estado militar los hondureos y hondureas hemos perdido la fe, hemos dejado de creer en tantas cosas: en medios de comunicacin, en autoridades, en flamantes seores y seoras, en las religiones, en Barack Obama, en fin, en casi todo. Asimismo nos ha atrapado la duda sobre los organismos internacionales como la OEA y la ONU, de si en verdad son efectivos contra delitos tan graves como cuando se asalta el poder en un pas.

No s cmo se ha logrado esto de que la mayora (porque siempre estn los brutos y embrutecidos capaces de defender lo que los envenena, como el golpe de Estado militar) de la poblacin hondurea ya no crea as por as en lo que le dicen los medios de comunicacin, es difcil creer ese nivel de madurez de la poblacin hondurea porque el bombardeo meditico antes y durante el golpe de Estado militar ha sido (y es) avasallador, consistente.

No obstante, unas cuatro emisoras y un canal de televisin, unas cuantas publicaciones escritas, que a veces trabajan a medio vapor por la censura (interferencia) constante a la que han sido sometidos, pueden ser la respuesta. Tambin deberamos de agregar las nuevas tecnologas como la informacin alternativa del Internet, los celulares y, por supuesto, radio bemba, a quien estas tecnologas le han multiplicado su poder comunicador. Otra razn tal vez sea la juventud de la poblacin hondurea, su interaccin con el mundo y de alguna manera el hecho de que cada vez son ms los hondureos y hondureas preocupadospor mejorar su nivel educativo.

As que cuando se anuncia algo como orden de captura contra Romeo Vsquez Velsquez y su Junta, es como que le contaran a Honduras un gran chiste, lo mejor del humor negro, es para que el eco sonoro de las carcajadas rebote en las montaas hondureas e invadan el pas entero.

Basta con dar un vistazo desde el 28 de junio, da del golpe de Estado militar: falsificaron la firma del presidente constitucional Manuel Zelaya Rosales (y sin ningn pudor la ley el presidente de Facto del Congreso); lo enviaron a Costa Rica a fuerza de fusiles y en pijama y le llamaron sucesin; cuando la ONU dijo que no reconoca el gobierno de Facto, dijeron que Japn y otros pases lo reconocan (cosa que fue desmentida); El Plan Arias y el incumplimiento golpista; la falsa esperanza de muchos visitantes de la Casa Blanca; la traicin de Thomas Shannon negociando un voto para que le quitaran el veto a l y Arturo Valenzuela; la reunin del Congreso Nacional el 2 de diciembre con la ambigedad de que retrotraera el gobierno antes del 28 de junio, en otras palabras, la restitucin del presidente constitucional; antes de las elecciones la noticia falsa de que la ONU reconocera dichas elecciones (desmentida por el secretario general Ban Ki Moon); durante el proceso electoral el falso abandono de Micheletti del poder; el conteo de votos y la discrepancia entre la firma contratada y los miembros del Tribunal Supremo Electoral; y si los lectores y electoras me ayudan seguro que habr muchsimas ms mentiras, entonces, por qu creer en esa orden de captura contra Vsquez Velsquez y su Junta por muy documentada que est su participacin en el golpe de Estado militar?

Por supuesto, siempre hay lugar para las especulaciones y no puede descartarse que algunos polticos crean que es el momento de achacarle a alguien la responsabilidad, para salvar la propia, y utilizar a los generales como conejillos de Indias. Otros, tal vez con ingenuidad, crean que al requerir a los generales dentro de las leyes hondureas y salir absueltos les garantice exoneracin de las leyes internacionales, como de la Corte Penal Internacional. Tambin no se descarta la presin de los Estados Unidos para tratar de convencer a la comunidad internacional, pues la Casa Blanca ha fracasado en el reclutamiento de pases, especialmente en Latinoamrica y Europa, para que le respalden en hacer del golpe de Estado militar en Honduras borrn y cuenta nueva

Tampoco debemos olvidar que la degradacin econmica de Honduras obliga a sus habitantes a emigrar a cualquier precio, y el destino no es otro, ya sea saltando muros, nadando ros o exponindose a cualquier obstculo, que los Estados Unidos. En donde ya de por s la inmigracin latinoamericana es uno de los temas de cabecera del gobierno de Obama y de la oposicin. A medida ha pasado el tiempo los Estados Unidos parece ir comprendiendo que el tema de Honduras se le ha ido de las manos y tiene implicaciones internas y externas de un gran coste poltico y econmico. Tal parece que con el ensayo del golpe de Estado militar estilo Siglo XXI, en contraposicin al socialismo del Siglo XXI, les sali careta la venada y el muerto resucitado se les convirti en Frankenstein.

Lo nico positivo del requerimiento presentado por el Fiscal General Luis Rub, contra Vsquez Velsquez y otros generales, es que con ello queda escrito en papel y grabado en cinta de que ellos mismos aceptan, por fin, que no cabe la menor duda de que lo que hubo en Honduras fue golpe de Estado militar.

Roberto Quesada, escritor y diplomtico hondureo.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter