Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate - artculos anteriores
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-01-2010

Por un marxismo creativo
Trotsky no existe

Manuel M. Navarrete
Rebelin


Introduccin

Si en este planeta existen recursos para todos pero muchos mueren de hambre, y eso es consecuencia directa del capitalismo, y slo podemos destruir el capitalismo organizndonos, entonces se hace imprescindible pasar revista al panorama de la izquierda organizada, es decir, de la nica oposicin existente al capitalismo y el hambre. Pasando revista, lo primero que nos llamar la atencin ser la infinita divisin y subdivisin de estas fuerzas, en ciertas ocasiones motivada por bases programticas (por ejemplo, la divisin que existe entre Izquierda Unida y la izquierda extraparlamentaria), pero en otras debida a prejuicios mutuos o, peor si cabe, a distintas lecturas de hechos histricos del pasado (como en el caso de dicha izquierda extraparlamentaria, que se encuentra fraccionada hasta la impotencia poltica).

Recuerdan aquella escena de La vida de Brian? Brian le pregunta a unos hombres si son del Frente Judaico Popular y estos le contestan: Vete a la mierda! Frente Judaico Popular? Somos del Frente Popular de Judea (http://www.youtube.com/watch?v=hMvcjzEKTMw). Pues as se siente uno muchas veces, como en una pelcula de los Monty Python, como si estuviramos insensibilizados contra el hecho de que no se nos puede tomar en serio; y todo por confundir, como deca Galeano hace unos das, unidad con unanimidad, poltica con religin, divergencia con hereja.

Es curioso rastrear el origen del enfrentamiento que, en el seno del islam, se desarrolla entre sunnitas y chiitas. Resulta que Mahoma no dej un sucesor oficial, as que, a su muerte, sus seguidores Al y Muawiya se enfrentaron entre ellos, siendo derrotado el primero. Mas de mil aos despus, sus partidarios continan divididos, y a partir de una simple pelea sucesoria han inventado imbricadas teoras por las que enfrentarse. Algo parecido sucede hoy da con el enfrentamiento que, en el seno del marxismo-leninismo, separa a trotskistas y estalinistas. Resulta que los comunistas nos encontramos insensatamente divididos por el enfrentamiento (en muchos sentidos personal) que tuvieron dos hombres hace 80 aos, en una mera pelea sucesoria a la muerte de Lenin.

Por supuesto, si el propsito de este trabajo fuera otro, debera ahondar en el estudio de los condicionantes histricos que rellenan de contenido una pelea sucesoria, como codificacin histrica de los conflictos sociales. Sin embargo, sera una simplificacin ingenua del marxismo decir que Al y Muawiya se enfrentaron para defender sus respectivos ideales. Es que para el marxismo no existen la ambicin personal entre las motivaciones de los personajes histricos? Es idealismo aludir a un enfrentamiento personal? Puestos a hacer metforas forzadas al estilo del marxismo dogmtico y vulgar, por qu no ver en el supuesto enfrentamiento poltico una superestructura, cuya base fuera una lucha por el poder tras la muerte de Lenin? Podemos analizar, por ejemplo, qu factores materiales han motivado que en unos pases el trotskismo haya tenido arraigo a posteriori y en otros no (o incluso analizar factores como la psicologa de masas, la necesidad de una figura diferente a lo que realmente se alcanz en la URSS y la insatisfaccin consecuente). Pero eso sigue sin explicar lo acontecido en el Partido Bolchevique durante los aos 20 del siglo XX.

Una superacin dialctica

Hoy en da, y menos por evolucin que por desaparicin poltica, quedan pocos estalinistas (al menos estalinistas que se reconozcan en dicha denominacin y que den culto a la imagen del personaje histrico); en cambio, podemos encontrar bastantes activistas y partidos que se reconocen como trotskistas y, en funcin de ello, se dividen de otros partidos (e incluso entre s, celosos por ver quin efecta la exgesis ms ortodoxa de los textos del profeta armado y luego desarmado).

Sin embargo, Trotsky no existe, ni Stalin tampoco. Y no slo porque ambos hayan muerto y no puedan venir, por tanto, aqu a hacernos la revolucin; sino porque de hecho nunca existieron (en las versiones icnicas que sus respectivos seguidores nos han legado). Ni Stalin fue el glorioso padre infalible de la revolucin, ni Trotsky el adalid antiburocrtico y antirrepresivo que se nos quiere vender.

No se trata de negar el destacado papel de Trotsky durante la Revolucin Rusa, ni su destreza como terico y escritor; tampoco se trata de justificar las falacias vertidas contra l durante los Procesos de Mosc de 1936-38, su cruel asesinato (o el de sus hijos) u otros crmenes cometidos. Para m no se trata de jugar a trotskistas y estalinistas. Si algn da esto pudo significar algo y la gente pudo morir por ello, hoy no es ms que una pelea de bar que divide nuestras propias fuerzas. De lo que se trata es de hacer una modesta reflexin, escrita por un compaero ms de los que est cansado de ciertos clichs que ya slo sirven para perder credibilidad, en eternos debates que no afectan a la vida de (ni interesan a) nadie. Porque un estudio serio y sosegado de la historia acaba por desacreditar el maniquesmo. Y porque nuestra tctica ahora debe ser el reagrupamiento de las fuerzas anticapitalistas que no se hayan integrado en el sistema.

Realmente tenemos un objetivo diferente? A nivel de propuestas concretas y dentro de la izquierda extraparlamentaria, hay tanta diferencia entre los partidos trotskistas y los estalinistas? No abogan ambos por la construccin de una sociedad lo ms democrtica posible, que evite repetir los errores de la experiencia sovitica, pero que emule sus logros? Si la nica diferencia es a nivel de interpretacin del pasado histrico (es ms, a nivel de conceptualizacin de dicho juicio: defectuoso pero aceptable por ser mejor versus mejor pero defectuoso e inaceptable), vale la pena dividirse por ello? Entonces, se me dir, para qu tratar este tema, por qu hablar de ello? Porque para m no se trata de callarlo, ni de olvidarlo, ni de sustituirlo por otra cosa. Para m no se trata de matarlos a todos, sino de tragrselos vivos, es decir, de efectuar una superacin dialctica y crtica de ambas tendencias. Como dira Apollinaire, no podemos llevar a todos sitios el cadver de nuestro padre, pero como dira Gabriel Aresti, de lo que se trata es de que la casa de nuestro padre siga en pie.

La inexistencia de Trotsky

En 1919 Trotsky promulg el Decreto de Rehenes, ordenando secuestrar a la familia de todo oficial que desertara del ejrcito. Indignado por el hecho de que no se cumpliera su orden, en telegrama al Consejo Militar Revolucionario de Serpujov, Trotsky insistira: la mala conducta o la traicin provocar el arresto de sus familias (an en 1939, poco antes de ser asesinado, Trotsky seguir defendiendo el sistema de rehenes en el artculo Su moral y la nuestra). En marzo de 1921 lanz a 50.000 soldados del Ejrcito Rojo contra los obreros de Kronstadt, despus de que estos se sublevaran contra el Estado socialista al que acusaban, paradojas de la historia, de burocratismo (entre sus reivindicaciones estaban la libertad de palabra y de prensa para todos los partidos obreros o anarquistas, la liberacin de los prisioneros polticos socialistas, la reactivacin de los soviets sin injerencias del Partido, etc.) La represin de Kronstadt se saldara con centenares de fusilamientos. En el X Congreso de los bolcheviques, celebrado tambin en 1921, Trotsky propuso la total subordinacin de los sindicatos al Estado, el Partido y el Ejrcito. Es ms, ya en su documento Tesis sobre la transicin entre la guerra y la paz, haba propuesto Trotsky el llamado comunismo de guerra, es decir, una militarizacin total de la poblacin, de modo que el Estado decidiera dnde deba trabajar cada persona, del mismo modo que el Ejrcito Rojo decida dnde deba ubicarse cada soldado. En contra de dicha propuesta se cre la Plataforma de los Diez, compuesta, entre otros, por Lenin y Stalin. La propuesta de Trotsky fue rechazada por el congreso, por 336 votos contra 50. En este X Congreso, adems, Trotsky vot a favor de la prohibicin de las fracciones dentro del Partido Bolchevique.

Los ejemplos podran ser innumerables. Trotsky antiburocrtico? Pero, es ms, Lenin antiburocrtico? Y cmo se haca la poltica entonces? Por ejemplo, cuando se decide firmar la Paz de Brest-Litovsk, se convoca un referndum para que las masas populares decidan democrticamente? O la realidad es que se renen en una mesa siete lderes del Partido y all lo deciden? Como denunciaron los consejistas (duramente criticados por Lenin, que les atribua una enfermedad infantil), el control obrero slo tuvo una existencia efectiva en Rusia durante apenas unos meses. Ya en diciembre de 1917 se crea el Vesenkha (Consejo Supremo de la Economa Nacional), compuesto de comisarios polticos y expertos nombrados por el Partido. Un decreto del 3 de marzo establece que en las empresas nacionalizadas se sometern todas las declaraciones y decisiones del comit de fbrica o de taller, o de la comisin de control, a la aprobacin del consejo econmico administrativo. Lenin lo escribir claramente: hemos pasado del control obrero a la creacin del Vesenkha. Tambin en marzo de 1918 se promulga la Constitucin Sovitica, que centraliza el poder en detrimento de los soviets (consejos obreros). Y en el VIII Congreso (1919) Lenin dir: los soviets que, segn el programa, son rganos de gobierno por los trabajadores, son en realidad rganos de gobierno para los trabajadores, ejercido por la capa avanzada del proletariado y no por las masas trabajadoras. Como escribi John Reed, A pesar de la autonoma local, los decretos del comit Central Ejecutivo y las rdenes de los delegados son vlidos para todo el pas. Por lo que respecta al pluripartidismo, todava en marzo de 1922, Lenin escriba en el Informe poltico del Comit Central al undcimo congreso del Partido que las manifestaciones pblicas de menchevismo son penadas con la muerte por nuestros tribunales (por no hablar de la represin contra los anarquistas, que puede consultarse en Vsevolod Volin). Rosa Luxemburgo fue muy critica con la recin acontecida Revolucin Rusa, escribiendo que esta dictadura debe ser obra de la clase y no de una pequea minora que dirige en nombre de la clase, porque ahogando la vida poltica en todo el pas, es inevitable que la vida en los soviets mismos est cada vez ms paralizada. Sin elecciones generales, sin libertad ilimitada de prensa y de reunin, sin lucha libre entre las opiniones, la vida se muere en todas las instituciones pblicas, se convierte en una vida aparente donde la burocracia es el nico elemento activo. Vale la pena recordar que Rosa Luxemburgo muri en enero de 1919, es decir, casi una dcada antes del acceso de Stalin al poder. Una lnea parecida defendera por esas mismas fechas la Oposicin Obrera, encabezada por Alexandra Kollontai. Y qu hay de la disolucin de la Asamblea Constituyente Rusa, en enero de 1918, tras haberse convocado unas elecciones el 12 de noviembre anterior que perdieron los bolcheviques (Socialistas Revolucionarios, 17.100.000 votos y 380 diputados; Bolcheviques, 9.800.000 y 168 diputados)?

Desde luego, todas estas medidas han de verse en su contexto. Es ms, probablemente la mayora de ellas fueran decisiones acertadas y, por desgracia, necesarias. Pero una cosa es decir que quiz fueran necesarias, y otra muy distinta decir que eran buenas en s mismas. Lo que no se puede hacer es manipular la historia, como si antes de 1924 (fecha de la muerte de Lenin) la Unin Sovitica fuera un paraso y desde entonces un infierno. De hecho, en todas las lneas de fuerza lo que existe es continuidad, tanto en las luces como en las sombras, y el mito del corte de 1924 es una completa arbitrariedad carente de rigor. Es probable que mis palabras dejen estupefactos a aquellos que se han acostumbrado a cierta manera de razonar (de no razonar, quiero decir), segn la cual si eres partidario de un rgimen, debes justificar todas y cada una de sus acciones, negando todos aquellos aspectos que sean negativos o incluso cuestionables. Tambin puede ser que otros se estn dando cuenta de cosas que jams se haban planteado. No es una cuestin de inteligencia; ni siquiera de erudicin. Sencillamente se trata de promover que, en nuestras organizaciones, los militantes piensen por s mismos, en lugar de ensearles una retahla que han de repetir como borregos. Por lo dems, admito estar hacindole el debate a los sectores atrasados de estos movimientos, que (nadie lo niega) cuentan con tericos de altura, pero para qu debatir en las alturas, mientras la formacin media de los militantes perpeta el estilo de clich, el divisionismo y los falsos debates, imposibilitando, como decimos, la generacin de una alternativa que a la gente de la calle le suene creble?

Otros mitos sorprendentes

Hay ms mitos: por ejemplo, el mito de la identidad entre Lenin y Trotsky. La realidad, avalada por toda la historiografa solvente sobre el periodo, es que Lenin y Trotsky mantuvieron un fortsimo antagonismo poltico durante aos. En Nuestras tareas polticas (1904) Trotsky rechaz la concepcin del partido que propugnara por Lenin en su obra de 1902 Qu hacer. Para Trotsky, Lenin erael dirigente del ala reaccionaria de nuestro partido y su concepcin del partido supona un sistema de sustitucin poltica de la clase obrera. No en vano Trotsky era en aquella poca un dirigente de los mencheviques. No estoy, adems, descontextualizando ninguna frase, porque esa obra entera, al igual que el Informe de la delegacin siberiana (tambin de 1904), son furibundos ataques contra la poltica de Lenin. Pero todava en febrero de 1917, Lenin afirmaba, en carta a Ins Armand, lo siguiente: As es Trotsky! Siempre fiel a si mismo, se revuelve, hace trampas, finge ser izquierdista y ayuda a la derecha cuando puede. Y en la ltima carta al congreso de Lenin, que se ha venido considerando su testamento poltico (a pesar de que Trotsky estuvo tan interesado como Stalin en que no saliera a la luz), Lenin (que ante todo -y deberan tomar nota nuestros particulares chiitas y sunnitas- trataba de evitar una escisin en el partido) afirmaba que Trotsky estaba demasiado ensoberbecido y demasiado atrado por el aspecto puramente administrativo de los asuntos. Paradjico en quien se ha considerado a s mismo el paladn de la lucha antiburocrtica; aunque no tanto si consideramos, como Otto Rhle, que Trotsky no quiere reconocer que l fue uno de los fundadores de la burocracia rusa. Lo que queda claro en ese testamento es que, para Lenin, ninguno de sus sucesores est a la altura de las circunstancias. Eso por no hablar de las agrias diferencias entre Lenin y Trotsky acerca de la Paz de Brest-Litovsk, que Trotsky se negaba a firmar (a pesar de la promesa de los bolcheviques a las masas: darles paz y pan).

Tambin es un mito que realmente existieran diferencias polticas entre Trotsky y Stalin durante los aos 20. La crtica literaria actual considera que la tradicional (por ejemplo Menndez Pelayo) se equivocaba al considerar que el culteranismo de Gngora y el conceptismo de Quevedo eran dos tendencias opuestas; como aclara Blecua, en realidad estamos ante una falsa dicotoma, porque, aunque sus cabecillas se odiaran mutuamente, son movimientos afines y con races compartidas. Algo similar ocurre con el trotskismo y el estalinismo. La escenificacin de una supuesta polmica entre socialismo en un solo pas y revolucin permanente no resiste un anlisis crtico. Dada la derrota de la revolucin alemana, no existan ms que dos posibilidades: o acometer la construccin del socialismo en la URSS, o enviar al Ejrcito Rojo a imponer el socialismo pisoteando Europa. Si Trotsky no propona esto segundo, era sencillamente un derrotista? Es sorprendente que nadie conteste nunca a esta sencilla pregunta, pero obviamente se trata de una falsa dicotoma: se puede compatibilizar perfectamente la construccin del socialismo con una poltica internacionalista y revolucionaria.

Ms tarde, Trotsky compilar sus ideas en La revolucin permanente (1930), afirmando, por ejemplo, lo siguiente: Un pas colonial o semicolonial, cuyo proletariado resulte an insuficientemente preparado para agrupar en torno suyo a los campesinos y conquistar el poder, se halla por ello mismo imposibilitado para llevar hasta el fin la revolucin democrtica. No slo es una frase derrotista, dogmtica y etapista (no culpaban a Stalin de eso?), sino que, adems, si esta es la teora de la revolucin permanente, la misma historia del siglo XX le quita la razn. De hecho, todas las revoluciones, no ya democrticas sino en muchos casos incluso socialistas, que se han producido desde la escritura de este texto hasta la actualidad se han dado en pases coloniales o semicoloniales (Yugoslavia y Albania, 1945; Corea del Norte, 1948; China, 1949; Bolivia, 1952; Cuba, 1959; Argelia, 1962; Vietnam, 1975; Nicaragua, 1979... y podramos incluir el Chile de Allende y la Venezuela de Chvez), siendo protagonizadas no por el proletariado industrial (inexistente o insignificante en esos pases, y en la mayora de los pases del mundo), sino por el campesinado (con frecuencia organizado en guerrillas). Si como Marx en la Crtica del programa de Gotha pensamos que cada paso del movimiento efectivo es ms importante que una docena de programas, a quin creer, a nuestros ojos, o a un libro escrito hace 8 dcadas?

Separar la paja del grano

Sin embargo, as nos va. La historia se analiza ad hoc, porque cada cual intenta justificar a su personaje histrico favorito. Si Stalin (en lugar de Lenin) hubiera propuesto la NEP, el trotskismo dira que las concesiones al capitalismo de la NEP suponan una traicin a la revolucin. Como fue al contrario; como lo que hizo Stalin fue detener la NEP para colectivizar y planificar toda la economa, se quejan de que esta colectivizacin fuera forzosa. Por activa o por pasiva, la conclusin ha de ser siempre la misma, porque est prefabricada. Sin embargo, Trotsky propona exactamente lo mismo: colectivizar, sin haber especificado en ninguna parte que dicha colectivizacin debiera hacerse de manera slo voluntaria. Por tanto, las acciones de Trotsky, aunque fueran extremadamente represivas o burocrticas, se justifican como necesidades impuestas por las dursimas circunstancias (la guerra civil, por ejemplo); y no les falta razn al hacerlo. Sin embargo, se acta como si las circunstancias de la poca de Stalin fueran una especie de idilio, a pesar de que estas circunstancias supusieran la mayor colectivizacin de toda la historia humana y una de las mayores invasiones tambin de toda la historia (que acabara provocando 25 millones de bajas soviticas). Sin el menor rigor metodolgico, se afirma que todo lo bueno es gracias a la economa planificada, y todo lo malo por culpa de Stalin. A pesar de que el burocratismo exista antes y existira despus de Stalin, se denomina a este fenmeno estalinismo, trmino del que, adems, se abusa de manera simplista para referirse a todos aquellos comunistas que no sean trotskistas. De hecho, cuando cae la URSS en 1991, se corona a Trotsky como el profeta o futurlogo que supo preverlo. No se equivocaba por un siglo entero de revoluciones encabezadas por el campesinado de pases semicoloniales, pero acierta cuando la URSS cae en el 91?

Lo peor de esta manera de enfocar las cosas, de este marxismo anquilosado, es que impide separar la paja del grano, e imposibilita hacer la crtica seria que en efecto necesitamos y que, aun reivindicando con orgullo los logros del socialismo, debe hablar del cambio de paradigma que no se dio en la Unin Sovitica y que en el futuro slo podr darse tomando ejemplo lo que los revolucionarios latinoamericanos denominan Poder Popular.

Contra la cita descontextualizada

Hasta aqu he hablado de la forma de entender el marxismo que considero inoperante y estril. Tratar ahora de oponer una alternativa, exponiendo qu es lo que yo defiendo.

Esta forma de entender el marxismo mitifica y rehye el anlisis concreto de la circunstancia concreta, apostando por repetir frmulas del pasado y hacer un calco mimtico de la experiencia rusa, incluso aunque estemos ante circunstancias histricas o geogrficas completamente diferentes. Algo as como ponerse un abrigo de pieles en pleno verano sevillano porque, de estar en Rusia, sera necesario. Como dira Salvador Allende, cada pas tiene su propia va al socialismo. Pero la izquierda del Estado espaol, quiz excluyendo a la izquierda abertzale (vanse para ello los anlisis de Euskal Herriko Komunistak), sigue teniendo cierta tendencia a la escolstica.

Cada secta esgrime su cita descontextualizada para justificar su poltica. Pero todo el mundo sabe que con un poco de tiempo y habilidad pueden buscarse citas al uso de Marx o Lenin para justificar algo o lo contrario. Si ests a favor del Frente Popular, acudes a La lucha de clases en Francia, donde Marx defiende la posibilidad de una alianza del proletariado con sectores de la burguesa, para derrotar a la aristocracia alemana. Si ests en contra, encontrars, y adems en la misma obra, que Marx rechaza toda alianza de clase cuando habla de Francia, porque all ya se ha hecho la revolucin burguesa. Si quieres justificar la apuesta por Comisiones Obreras, descontextualizas La enfemerdad infantil del izquierdismo en el comunismo, de Lenin; si te opones a ella puedes aludir al anlisis sindical del II Congreso de la III Internacional Socialista (o a la misma creacin de Comisiones Obreras, en detrimento del sindicato vertical OSE). Falta siempre un conocimiento operativo de las obras de Marx, Lenin y otros, que implica asimismo el conocimiento exacto de las coyunturas polticas concretas en que dichas obras fueron concebidas, as como la consideracin del marco desde el que partimos nosotros. Todo esto se sustituye por el fetichismo de la cita descontextualizada que preside anlisis y textos, en una batalla de frases infantil y paternalista que no invita a pensar por uno mismo.

Cambiar lo que deba ser cambiado

En mi opinin, debemos tomar de cada autor lo que nos interese: de Trotsky, de Stalin, de Mao, de Althusser, de Mandel, de Gramsci, de Maritegui, de Rosa Luxemburgo, del Che Guevara (e incluso de autores anarquistas, como Malatesta)... O los aceptamos a todos, o buscamos figuras ms incluyentes, que no dejen fuera a la mitad de los comunistas. No se puede predicar la unidad de los comunistas de otro modo. Debemos aprender de todos ellos y de muchos ms, pero siempre enfrentndonos a nuestra realidad concreta. Sobre todo, debemos efectuar una reapropiacin crtica del marxismo, con el objetivo irrenunciable de la colectivizacin de los medios de produccin. No es eso lo que hay que superar; sin embargo, cada uno de los lderes de cada una de las revoluciones socialistas han efectuado una reapropiacin crtica de sus predecesores.

Superar es adaptar las tesis fundamentales del marxismo a las nuevas circunstancias. De no haber superado a Marx (o, al menos, a la lectura de Marx que efectuaba su tiempo), Lenin no habra podido hacer ninguna revolucin en Rusia; habra adoptado la tesis del introductor del marxismo en Rusia, Georgi Plejanov, segn la cual haba que esperar a que se produjera un desarrollo capitalista, a que surgieran las condiciones objetivas (un proletariado industrial moderno), etc. Tomando las obras ms divulgadas, esa era efectivamente la tesis ms marxiana, la ms apegada a la doctrina del barbudo alemn (aunque en rigor, el propio Marx de la vejez, por ejemplo en 1882, fecha de su prefacio a la edicin rusa del Manifiesto comunista, ha superado ya al joven Marx, economicista y etapista, de 1848; y admite, ahora s, la posibilidad de una revolucin en Rusia antes que en los pases industriales). Ms all de Plejanov, Lenin le dio la vuelta a determinados aspectos de este primer marxismo economicista en El desarrollo del capitalismo en Rusia (1899), donde expuso la teora del eslabn ms dbil, que trataba de demostrar la probabilidad de que la cadena del imperialismo se rompiera no por Alemania, sino por el eslabn ms dbil: Rusia. Tambin matiza de manera importante la tesis marxiana de la autoemancipacin del proletariado, arguyendo en el ya aludido Qu hacer lo siguiente: Los obreros no podan tener conciencia socialdemcrata. Esta slo poda ser trada desde fuera. (...) La clase obrera est en condiciones de elaborar exclusivamente con sus propias fuerzas slo una conciencia tradeunionista, es decir, la conviccin de que es necesario agruparse en sindicatos, si bien aos ms tarde aclarar que exager esta postura porque la polmica con los economicistas le obligaba a hacer excesiva fuerza en esa direccin, como para enderezar un bastn torcido. Tal vez el concepto de autoemancipacin en Marx slo pueda comprenderse correctamente como una afirmacin a una escala histrica, superior; con todo, es innegable que el leninismo refuerza la importancia del factor subjetivo.

El marxismo como creacin heroica

Si Lenin supera a Marx (o a cierto Marx), nosotros debemos superar a Lenin y superarlos a todos, como ya hemos dicho. Marx defenda que la ideologa est condicionada por los lmites de cada poca. Aplicando la metadialctica, el propio Marx est condicionado por su poca: el siglo XIX, la poca del positivismo. Marx comete un craso error: el eurocentrismo. Como recordaba en un artculo reciente el comandante de las FARC-EP Jess Santrich, comentando el libro de Nestor Kohan Marx en su (tercer) mundo, Marx hizo un anlisis muy deficiente de la figura de Simn Bolvar, atacando al Libertador por haber emancipado a Latinoamrica del imperialismo... un imperialismo que habra acelerado la llegada de la etapa capitalista, la creacin de un proletariado industrial y, por tanto, el socialismo. Por no hablar de Engels, que festej as la conquista de California por parte de EE UU: Es en inters de su propio desarrollo que Mxico estar en el futuro bajo la tutela de los Estados Unidos. () O acaso es una desgracia que la magnfica California haya sido arrancada a los perezosos mexicanos, que no saban que hacer con ella?

Hay que ser dialcticos, hay que renovar el marxismo constantemente; el marxismo no puede sonar a una cosa muy vieja llena de polvo. El comunismo debe ser un movimiento terico-prctico en constante cuestionamiento de s mismo. Como dijo Maritegui, el socialismo latinoamericano no debe ser calco ni copia, sino creacin heroica. El europeo tampoco, aadiramos nosotros. Hay que superar el eurocentrismo, el dogmatismo, la deshistorizacin, la pedagoga de la repeticin, el sectarismo, la cita mecnica, la extrapolacin de experiencias... Para ello, propongo leer a aquellos autores renovadores del marxismo, que practican un marxismo abierto, antidogmtico, adaptado al mundo actual, como Nestor Kohan, Carlos Fernndez Liria, Luis Alegre Zahonero, Santiago Alba Rico, Slovaj Zizek, Terry Eagleton, Marta Harnecker (que ha sabido evolucionar desde el DIAMAT hacia el marxismo abierto), James Petras, Carlo Frabetti, Iaki Gil de San Vicente... Podemos diferir en muchas cosas; aprovechar otras; pero, al menos, estaremos creando, estaremos pensando nuestra propia realidad... en lugar de repetir frmulas del pasado.

Contra el monoazulismo quijotesco y la vanguardia

Sin este enfoque renovador, antidogmtico; sin este comunismo del siglo XXI es imposible comprender experiencias como la Revolucin Bolivariana de Venezuela o el Movimiento de Liberacin Nacional Vasco, sencillamente porque son espacios antiimperialistas que permiten crecer y acumular fuerzas para la lucha por el socialismo; procesos de integracin que nos interesa que avancen, aun con sus contradicciones o peculiaridades. De ah que los sectores ms ortodoxos del trotskismo y el estalinismo no comprendan la necesidad de apoyar estos procesos sociales.

El marxismo anquilosado nos lleva al obrerismo monoazulista (calco quijotesco de Marx; enfoque que, en el mundo actual, deviene irreal y que, adems, pasa por alto que casi todas las revoluciones socialistas han sido campesinas) y al vanguardismo (calco no menos quijotesco de Lenin, que lleva a las organizaciones comunistas a disputarse la direccin de los movimientos, dinmica que acaba por destruirlos). Debemos, por un lado, participar en los movimientos sociales, no slo en el movimiento obrero; y, por otro, poner nuestras organizaciones, su capacidad logstica y su experiencia organizativa al servicio de las luchas, en lugar de intentar liderarlas.

Por otra parte, ceirse a un solo autor, dividirnos por matices, puede ser una necesidad en otras circunstancias histricas; pero en una situacin de extremo repliegue, de subsuncin real en el capital, slo nos lleva a la ridcula sopa de letras que describimos al inicio de este escrito, situacin ms propia de los Monty Python que de la realidad misma.

Conclusin

No se trata, en suma, de unirse con quien sea y para lo que sea. Se trata de identificar la verdadera brecha, que no es entre trotskistas y estalinistas, sino entre los que deciden pactar con el sistema y entre quienes deciden (quienes decidimos) romper toda colaboracin con el mismo. Se trata, adems, de saber identificar cul es nuestro papel aqu y ahora, lo que supone una superacin dialctica, crtica y creativa del legado terico de los clsicos del marxismo. Se trata, por ltimo, de renunciar a la jerga, a todo ese caudal de terminologa decimonnica que slo consigue espantar y que jams podr encajar en el mundo subjetivo del ciudadano medio. Slo as, y en el seno del movimiento obrero y de los movimientos sociales, podremos reconstruir unos hbitos de actuacin poltica que dejen de dar la impresin de una disputa extraa, sectaria y marginal; que resulten crebles para cualquiera, para la gente de a pie. De lo contrario, nos arriesgamos a que el comunismo se convierta en algo parecido a lo que el Macbeth de William Shakespeare afirmaba acerca de la vida: it is a tale, told by an idiot, full of sound and fury, signifying nothing.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter