Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-01-2010

Guerra y paz para "populares"

Alberto Piris
Ceipaz


Produce bastante cansancio la frecuencia con la que determinados polticos del Partido Popular, que se tienen a s mismos por especialistas en defensa o en poltica internacional, en su constante esfuerzo de acoso y hostigamiento al Gobierno, le exigen a ste que defina en sede parlamentaria si las tropas espaolas desplegadas en Afganistn se hallan o no en una situacin de guerra.

Deben creer, se supone, que una vez conocida la respuesta todo se aclarar y quedarn desveladas las incgnitas e incertidumbres que el conflicto afgano presenta a todos los Gobiernos de los pases que contribuyen al esfuerzo blico dirigido por EEUU y la OTAN. Podra recordrseles, adems, que en este caso ni el Presidente del Gobierno espaol ni el partido en el poder son responsables del caos que en los ltimos aos han causado las intervenciones militares de Occidente en el Oriente Medio, caos que ahora parece extenderse tambin a Yemen.

A esos autoproclamados expertos blicos habra que sugerirles que los conceptos que han ledo en los viejos textos de estrategia o de historia de las guerras se han modificado sustancialmente. Y que a la confusin en la que parecen encontrarse contribuye en mucho el hecho de que se viene dando un equvoco sentido a la palabra "guerra" en acepciones hoy usuales, como guerra contra el narcotrfico, guerra contra la Mafia, contra el crimen organizado o, Bush dixit, guerra contra el terror.

Soy consciente de que los simples comentarios de un columnista, aunque sea un veterano observador de la realidad poltica internacional como el que firma estas lneas, no harn mella alguna en la tenaz cerrazn de quienes no desean reflexionar sobre conceptos tan importantes. El Parlamento espaol ha perdido la oportunidad de abrir un debate sobre stos, a propsito precisamente de la participacin militar y de cooperacin espaola en Afganistn. Dada la perpetua pugna electoralista, que es casi el nico motor que suscita la esgrima dialctica entre nuestros parlamentarios, las esperanzas de alcanzar algunas conclusiones inteligentes no parecen muchas.

Por eso voy a reproducir un extenso prrafo de un prestigioso historiador, que me supera en conocimientos y en veterana, el britnico Eric Hobsbawm. Se refiere en l a la distinta actividad terica de soldados y policas, aqullos para ganar la guerra y stos para restablecer el imperio de la Ley, lo que tiene una connotacin moral de la que carece la guerra, aunque esta distincin es difcil de llevar a la prctica: "...el homicidio que un soldado comete en acto de servicio no es delito.

Pero, y si un miembro del IRA se ve a s mismo como un soldado, a pesar de ser, segn las leyes del Reino Unido, un asesino? Eran las operaciones en Irlanda del Norte una guerra tal y como sostena el IRA, o un intento por mantener el orden frente a un grupo de malhechores en una provincia del Reino Unido? A la vista de que, durante ms de treinta aos, la movilizacin contra el IRA no afect nicamente a un contingente policial numeroso sino tambin al ejrcito, podemos concluir que s fue una guerra, aunque sigui un plan sistemtico, como si de una operacin policial se tratara, para minimizar el nmero de bajas y no perturbar el da a da de la provincia. Al final, se alcanz una solucin negociada que, como es habitual, no ha trado consigo de momento la paz; tan solo la ausencia de enfrentamientos. As de complejas son las relaciones entre guerra y paz al comienzo de este nuevo siglo".

Cabe imaginar a nuestros parlamentarios de las comisiones de Defensa y de Asuntos Exteriores, dejando por un momento de lado el habitual y estril enfrentamiento partidista y discutiendo razonadamente sobre un texto tan claro y enjundioso como el que arriba se reproduce?

La plantilla esbozada por la argumentacin del profesor britnico puede servir para razonar, sea sobre la lucha contra ETA, sea sobre la situacin actual en Afganistn, Iraq, Colombia, Israel, etc. All donde las armas sigan matando, donde la injusticia siga provocando desigualdades y odios, donde la explotacin de unos pueblos por otros o de unas clases sociales por otras siga siendo un fermento de inestabilidad y violencia.

Hoy el Parlamento quiere discutir sobre Afganistn; maana, quiz sobre Yemen... y en esas discusiones superficiales, que pueden ser votos para maana pero fracasos para pasado maana, se van despilfarrando las oportunidades de encontrar soluciones a los verdaderos problemas de fondo, los que agobiarn a nuestros hijos y nietos, como acabamos de contemplar, avergonzados, en la opereta que ha tenido lugar recientemente en Copenhague.

Alberto Piris es General de Artillera en la Reserva

Fuente:
http://www.ceipaz.org/images/contenido/Piris,%206enero2010.pdf

Rebelin ha publicado este artculo con permiso del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter