Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-01-2010

Los agentes de la CIA ejecutados eran los responsables de la eleccin de objetivos para los ataques con Predator
La CIA se toma la revancha lanzando misiles en Pakistn

Bill Van Auken
World Socialist Web Site


Desde el ataque suicida que acab con la vida de 7 agentes de la CIA y un espa jordano, se ha producido una aparente campaa de represalias en Pakistn, y al menos 20 personas han muerto debido a ataques con misiles procedentes de aviones teledirigidos.

El ms letal de los ataques de los aviones de la CIA tuvo lugar el mircoles en la regin de Datta Khel en Waziristan del norte, cerca de la frontera con Afganistn.

Citando fuentes annimas, la Associated Press informaba de que uno de los aviones no tripulado dispar dos misiles contra una vivienda, asesinando a siete personas. Y un poco ms de una hora despus, lanz otro mientras los campesinos de la aldea estaban intentando rescatar a los supervivientes y sacar los cadveres de los escombros. Este segundo ataque mat, como mnimo, a otras cinco personas. Algunos medios paquistanes cifran el total de muertos de los dos ataques en 15.

La International News Network Web site, con sede en Islamabad, informaba de que los ataques areos desataron el pnico en la regin. Existe un creciente miedo en Pakistn a que la respuesta al atentado suicida de la semana pasada en la base de operaciones de Chapman, situada en la provincia afgana de Khost junto a la frontera de Waziristan del norte, sea una campaa intensa y continuada con aviones teledirigidos que producir un mayor nmero de vctimas.

Los ataques con este tipo de aviones Predator han provocado una clera generalizada en Pakistn, por la prdida de vidas y por la flagrante violacin de la soberana del pas. Aunque altos funcionarios del gobierno han condenado de forma rutinaria estos ataques, resulta evidente que Islamabad ha permitido que la mayora se lleven a cabo desde un aerdromo secreto situado en la provincia paquistan de Baluchistn.

Los agentes de la CIA y los mercenarios muertos en la base de Afganistn eran los responsables de la eleccin de objetivos para los ataques teledirigidos.

El kamikaze que los mat, Humam Khalil Abu-Mulal al-Balawi, era un mdico jordano, considerado por la agencia de espionaje estadounidense uno de sus principales activos en la guerra secreta en la frontera afgano-paquistan.

Tras el bombardeo, altos responsables de los servicios de espionaje confirmaron que Balawi haba atrado a la base a los agentes, incluido el segundo responsable de la CIA en Afganistn, con la promesa de darles informacin sobre Ayman al-Zahwari, mdico egipcio considerado mayoritariamente como el lder actual de Al Qaeda.

El mircoles, el noticiario de la CBS informaba de que Balawi haba facilitado a la CIA informaciones tiles que sirvieron para fijar los objetivos de los ataques con misiles. Habida cuenta de que Balawi trabajaba tambin para Al Qaeda mientras alegaba que se haba infiltrado en su estructura, puede deducirse que la informacin que proporcionaba era falsa y que los misiles se dirigieron a lugares sin relacin alguna ni con Al Qaeda ni con organizaciones armadas que se enfrentan a las fuerzas de ocupacin de Estados Unidos en Afganistn.

La bomba en la Base Chapman supone un duro revs para la campaa de la CIA en Pakistn, y amenaza con debilitar la estrategia del gobierno Obama de intensificar la intervencin militar estadounidense en la regin.

El suceso ha planteado, asimismo, incmodas preguntas a la CIA.

A Balawi lo present a la CIA el servicio de espionaje jordano- la polica secreta del rgimen monrquico, conocida como Mujabarat Y uno de sus agentes, Ali bin Zaid, result muerto en el atentado del 30 de diciembre. Supuestamente, Bin Zid era el mentor de Balawi.

A principios de 2009, el mdico jordano fue arrestado por la mujabarat por haberse unido voluntariamente a una misin en Gaza tras la invasin srael del territorio palestino. Se dice que se le reclut para infiltrarse en Al Qaeda mientras estaba en la crcel, y se le envi despus a Pakistn.

El suceso ha concentrado la atencin en la continuada y estrecha relacin entre la CIA y la mujabarat jordana. El Washington Post citaba al ex agente de la CIA, Jamie Smith, quien afirmaba que la polica secreta jordana es especialmente valorada por su habilidad tanto en los interrogatorios de los presos como en la incorporacin de confidentes.

Y en efecto, Jordania fue uno de los principales centros de interrogatorios especiales, en los que las personas secuestradas por la CIA en diversos pases, detenidas sin acusacin alguna eran enviadas a terceros pases, donde se les interrogaba aplicando torturas.

Los grupos defensores de los derechos humanos han denunciado repetidamente la maestra de los mujabarat en las torturas habituales a los disidentes jordanos.

Tal como informaba el Post, las especiales relaciones entre la CIA y la Muhabarat son tan estrechas que el agente de enlace de la CIA en Ammn tiene acceso sin restricciones a la fortificada sede central de la Agencia General de Espionaje jordana (GID, en sus siglas inglesas.)

Estas informaciones desagradan profundamente al gobierno jordano, que intenta ocultar su papel de delegado de Washington, debido a la abrumadora oposicin a las polticas estadounidenses existente en Jordania y todo Oriente Prximo.

En cuanto al papel de la CIA, la continuacin y profundizacin de estas relaciones plantea la pregunta de si el gobierno Obama sigue aprovechndose de la extraordinaria maestra de la polica secreta jordana.

Otra de las consecuencias del atentado ha sido la identificacin de dos de sus vctimas como empleados de Xe, conocida antes como Blackwater, la mayor proveedora de mercenarios para las guerras estadounidenses de Iraq y Afganistn, quienes, al parecer, fueron contratados por la CIA.

El director de la CIA, Leon Panetta, anunci el mes pasado que la Agencia haba rescindido un contrato secreto con Blackwater-Xe, cuyos mercenarios cargaban los misiles y se encargaban del mantenimiento de los aviones no tripulados en Pakistn. Con anterioridad, Panetta haba revelado al Congreso de Estados Unidos la existencia de un programa secreto de asesinatos a cargo de los mercenarios de Blackwater, que asegur nunca haba superado la fase de planificacin.

Por lo ocurrido, parece que Blackwater sigue actuando en nombre de la CIA con otro contrato secreto no hecho pblico.

La empresa cambi su nombre de Blackwater a Xe para intentar deshacerse de su infame reputacin, que incluye la matanza de 17 civiles iraques en Bagdad en septiembre de 2007.

Traducido del ingls para La Haine por Felisa Sastre

Fuente: http://www.wsws.org/articles/2010/jan2010/cia1-j07.shtml



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter