Portada :: Mundo :: Tsunami en Asia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-01-2005

Muerte y vida en las Islas Andaman
Mundos que mueren con ellos

Gary Leupp
Counterpunch

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


He estado pensando en las Andaman y en las Nicobar. Son cientos de pequeas islas que sobresalen de la Cuenca Andamanal noroeste de la isla indonesa de Sumatra. Se extienden ochocientos kilmetros hacia la Baha de Bengala, y constituyen un Territorio de la Unin de India con su capital en Port Blair. La mayora de las islas no estn habitadas, la poblacin de todo el archipilago es de slo unos 350.000. La gente proviene sobre todo del continente indio, pero tambin hay tribales de lo que Nueva Delhi llama origen mongoloide y negrito.

Los negritos, gente de piel oscura, con cabellos color pimienta y de baja estatura, se extienden de las Andaman a la pennsulamalaya a las Filipinas e incluso Taiwan. Sus antepasados pueden haber sido los habitantes originales del sudeste asitico, y pueden haber estado aislados del resto de la humanidad durante hasta 60.000 aos. Informes occidentales desde el segundo siglo (Ptolomeo) al trece (Marco Polo) describen a los habitantes en las Andaman como canbales. Mi primer encuentro con las Andaman fue en el libro de Marco Polo (Libre III, Captulo XIII) que le como nio.

La gente no tiene rey y son idlatras, y no son mejores que bestias salvajes. Y yo les aseguro que todos los hombres de esta Isla de Angamanaia [Andaman]tienen cabezas como perros, y dientes y ojos iguales, en realidad, sus caras son todas como las de grandes perros mastines! Tienen una cantidad de especias, pero son de una generacin extremadamente cruel, y comen a todo el que pueden agarrar, si no es de su propia raza.

No parece haber una confirmacin moderna de estos detalles. Pero capturaron la imaginacin europea, y seres con cabezas caninas del archipilago decoran mapas de la Edad Moderna. Recuerdo a los hombres con caras de perros de las ilustraciones de la edicin Yule-Cordier de los Viajes de Marco Polo.

Despus de estar bajo control indio desde el Siglo XVII, las islas cayeron bajo la administracin de la English East India Company en el XVIII, y terminaron por pasar a manos del moderno Estado indio. Pero las gentes indgenas han resistido en gran parte a la asimilacin y su cantidad ha disminuido. Los negritos en las Andaman incluyen a los sentineleses, cazadores-recolectores que, si usan algo de fuego, han comenzado a hacerlo hace poco. Slo quedan unos 200, en la isla de Sentinel del Norte, protegidos por el gobierno indio que usualmente llega a prohibir que los antroplogos los molesten. Son descritos por las autoridades indias como paleolticos y hostiles. Segn Adam Goodheart: nadie sabe qu idioma hablan los miembros de la tribu, qu dios adoran, o cmo gobiernan su sociedad.

Las Andaman y Nicobar se encuentran a slo algunos cientos de kilmetros del epicentro del terremoto del 26 de septiembre, mucho ms cerca que Sri Lanka, el sudeste de India, o las Maldivas. As que mirando durante una semana la cobertura noticiosa de esas regiones devastadas, esper con inters alguna mencin de las islas. Averig poco, fuera de que el contacto por radio con Gran Nicobar haba sido perdido. Pero luego el Boston Globe public el 2 de enero un prolongado artculo de Goodheart sobre las islas y he encontrado informes publicados posteriormente. La imagen que proyectan es lgubre. 812 cuerpos han sido enterrados o cremados en las islas hasta el 1 de enero, pero en Car Nicobar, al parecer la isla ms afectada, yacan diseminados 1.000 cadveres (Reuters, 3 de enero). Doce de 15 aldeas han sido barridas por las aguas, declar un general indio a Reuters. Las aldeas son aldeas fantasma. Hasta el 1 de enero, segn el gobierno indio, de las 3.872 personas que an estaban desaparecidas en India, 3.754 (un 98%) provenan de las islas (AP, 1 de enero). De los 1.500 en la isla de Chowra, slo sobreviven 500. No se ha establecido contacto con islas en las que viven miles de personas ms. Por lo menos 16.000 personas sin vivienda se encuentran ahora en campos.

La gente local y agencias internacionales de ayuda se han quejado de demoras burocrticas en la entrega de ayuda. El gobierno indio ha respondido que sus propios esfuerzos son de una dimensin sin precedentes, que la presencia misma de los trabajadores de la ayuda extranjera distraera recursos mejor utilizados por el gobierno para los afectados, y que parte de los alimentos y vestiduras ofrecidas para las vctimas podran ser culturalmente inadecuados (Washington Post, 3 de enero). Puede ser que el gobierno tenga razn.

Pienso en las palabras del poeta, ocasionalmente interesante, de la era sovitica, Yevgeny Yevtushenko: La gente no muere, sino los mundos mueren en ellos. Una cosa es perder decenas de miles de culturas que perdurarn, otra es perder toda una cultura que ha durado decenas de miles de aos. Incluso si es una cuyo idioma, dios y gobiernos nos son desconocidos. Por cierto, si las aguas matan a una pequea tribu aislada, matan un mundo, nos niegan para siempre su conocimiento. Qu tragedia peor puede infligir la naturaleza? Y si la negligencia y la incompetencia humanas contribuyen a la extincin, qu peor ofensa podemos infligirnos a nosotros mismos (o no podran infligir nuestros gobiernos)?

Pero la buena noticia, de Press Trust of India, es la siguiente. Un equipo de la Inspeccin Antropolgica de India [{ASI] inform el 3 de enero que las cinco tribus aborgenes que habitan las Islas Andaman y Nicobar, nuestro ltimo eslabn perdido con la civilizacin temprana [sic], han emergido son dao de los tsunamis por sus antiqusimos sistemas de advertencia. El director de ASI, V. R. Rao nos informa que los tribales reciben informacin del peligro inminente de seales de advertencia biolgicas como los gritos de los pjaros y el cambio en los modelos de conducta de animales marinos. Deben haber corrido a los bosques para salvarse. No se ha informado de vctimas entre esas cinco tribus [jaruas, onges, shompens, sentinelenses y gran- andamanes]. Si fuera as, como esperamos que sea, sugiere que la cantidad en disminucin de seres humanos que gozan de lo que Marx llamaba comunismo primitivo no necesitan funcionarios, antroplogos, misioneros o humanitarios forneos para ser felices o sobrevivir as como su derecho a que los dejen solos en sus sociedades sin clases de la Edad de Piedra.

No son mejores que bestias salvajes, escribi Marco Polo, y reflej sus prejuicios civilizados y cristianos. Pero tal vez no sea un insulto tan terrible. Seres humanos de la Edad de Piedra en contacto con la naturaleza, capaces de leer sus seales en pjaros y peces, pueden tener mucho que ensear a aquellos de nosotros que hemos perdido contacto y para inducir la preservacin de toda la especie. Pero cmo adquirir su sabidura, sin abrumarlos bajo la nuestra?

-----------

Gary Leupp es Profesor de Historia en la Universidad Tufts y Profesor Adjunto de Religin Comparativa. Es autor de: Servants, Shophands and Laborers in in the Cities of Tokugawa Japan; Male Colors: The Construction of Homosexuality in Tokugawa Japan; and Interracial Intimacy in Japan: Western Men and Japanese Women, 1543-1900. Tambin contribuy a la despiadada crnica de las guerras contra Irak, Afganistn y Yugoslavia de CounterPunch: Imperial Crusades.


Su direccin de correo es: [email protected]

http://www.counterpunch.org/leupp01042005.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter