Portada :: Ecologa social :: Crisis de gripe porcina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-01-2010

Entrevista a Wolfgang Wodarg, presidente de la Comisin de Salud del Consejo de Europa
Gripe A: una psicosis organizada

Bruno Odent
LHumanit

Traducido para Rebelin por Caty R.


El presidente de la Comisin de Salud del Consejo de Europa, el alemn Wolfgang Wodarg, acusa a los lobbies farmacuticos y a los gobiernos. Wodarg ha conseguido la creacin de una comisin de investigacin sobre el papel desempeado por los laboratorios en la campaa de pnico en torno al virus.

Ex miembro del SPD, Wolfgang Wodarg es mdico y epidemilogo. Ha conseguido, por unanimidad de los miembros de la Comisin de Salud del Consejo de Europa, la creacin de una comisin de investigacin sobre el papel de las compaas farmacuticas en la gestin de la gripe A que han llevado a cabo la OMS y los Estados.

Qu levant sus sospechas sobre la influencia de los laboratorios en las decisiones que se tomaron con respecto a la gripe A?

Nos enfrentamos a un fracaso de las grandes instituciones nacionales encargadas de alertar sobre los riesgos y de responder en el caso de que aparezca una pandemia. En abril, cuando lleg la primera alarma de Mxico, me sorprendieron mucho las cifras que avanz la OMS para justificar la declaracin de una pandemia. Inmediatamente me asaltaron las sospechas: las cifras eran muy pequeas y el nivel de alarma muy elevado. No haba ni mil enfermos y ya se hablaba de la pandemia del siglo. Y la alerta mxima declarada se bas en el hecho de que el virus era nuevo. Pero una caracterstica de las enfermedades gripales es que se desarrollan muy deprisa, por medio de virus que cada vez toman formas diferentes y se instalan en nuevos huspedes: animales, personas, etctera. Nada nuevo. Todos los aos aparece un nuevo virus de la gripe. Realmente no haba nada que justificase semejante grado de alarma. Esto ha sido posible debido a que la OMS, a principios de mayo, cambi su definicin de pandemia. Antes de esa fecha no slo era necesario que la enfermedad se manifestase en varios pases a la vez, sino que adems tuviera consecuencias graves con un nmero de casos mortales mayor que el promedio habitual. En la nueva definicin se elimin esta parte y slo se ha mantenido el criterio del ritmo de propagacin de la enfermedad. Y se ha pretendido que el virus era peligroso porque las poblaciones no haban podido desarrollar defensas inmunitarias contra l. Lo cual es falso en el caso de este virus, porque pudimos observar que las personas de ms de 60 aos ya tenan anticuerpos. Es decir, que ya haban estado en contacto con virus anlogos. Por otra parte, sta es la razn de que prcticamente no haya habido personas de ms de 60 aos que hayan desarrollado la enfermedad. Y sin embargo es a las que se recomend que se vacunaran rpidamente.

Entre las cosas que suscitaron mis sospechas estn, por una parte, esa voluntad alarmista, y por otro lado ciertos hechos muy curiosos. Como por ejemplo la recomendacin de la OMS de hacer las vacunaciones en dos dosis. Nunca se haba hecho y no hay ninguna razn cientfica para hacerlo. Hubo tambin la recomendacin de utilizar nicamente las vacunas especiales patentadas. Sin embargo no haba ninguna razn para que no se aadieran, como se ha hecho todos los aos, las partculas antivricas especficas del nuevo virus H1N1 para completar las vacunas que se utilizan para la gripe estacional. No se hizo, sino que se opt por la utilizacin de materiales de vacunacin patentados que los grandes laboratorios haban elaborado y fabricado para que estuvieran preparados en caso de que se desarrollase una pandemia. Y procediendo de esa forma no se dud en poner en peligro a las personas vacunadas.

Qu peligro?

Para ir rpido en el suministro de los productos, en algunas vacunas se han utilizado adyuvantes cuyos efectos no se han testado suficientemente. En otras palabras: se han querido utilizar forzosamente los nuevos productos patentados en vez de poner a punto las vacunas segn los mtodos de fabricacin tradicionales, mucho ms simples y fiables, y ms baratos. No hay ninguna razn mdica para eso. nicamente razones de mercado.

Cmo se puede justificar esto?

Para entenderlo hay que volver al episodio de la gripe aviar de 2005-2006. En aquella ocasin fue cuando se definieron los nuevos planes internacionales destinados a hacer frente a una alarma pandmica. Dichos planes se elaboraron oficialmente para garantizar una fabricacin rpida de vacunas en caso de alerta. Eso dio lugar a una negociacin entre las farmacuticas y los Estados. Por un lado, los laboratorios se comprometieron a estar listos para elaborar los preparados, y por otra parte los Estados les garantizaban que les compraran todo. Al final de ese singular mercadeo la industria farmacutica no asuma ningn riesgo econmico al comprometerse en las nuevas fabricaciones. Y se aseguraba de que le tocara el gordo en el caso de que se declarase una pandemia.

No est de acuerdo con los diagnsticos establecidos y la gravedad, incluso potencial, de la gripe A?

En efecto, sta es una gripe totalmente normal. No causa ms que una dcima parte de muertes que la gripe estacional clsica. Lo nico que importaba, yque condujo a la formidable campaa de pnico a la que hemos asistido, es que la gripe constitua una oportunidad de oro para los representantes de los laboratorios, que saban que les tocara el premio gordo en caso de declaracin de pandemia.

Estas acusaciones son muy graves. Cmo ha sido posible semejante proceso en la OMS?

Un grupo de personas de la OMS est asociado de manera muy estrecha con la industria farmacutica.

La investigacin del Consejo de Europa tambin va a trabajar en esa direccin?

Queremos sacar a la luz todo lo que ha podido contribuir a esa enorme operacin de intoxicacin. Queremos saber quin ha decidido, sobre la base de qu pruebas cientficas, y cmo se ha ejercido especficamente la influencia de la industria farmacutica en la toma de decisiones. Y finalmente debemos presentar exigencias a los gobiernos. El objetivo de la comisin de investigacin es que en el futuro ya no haya falsas alarmas de este tipo. Que la poblacin pueda confiar en el anlisis, la experiencia, las instituciones pblicas nacionales e internacionales. stas actualmente estn desacreditadas porque se ha vacunado a millones de personas con productos que presentan eventuales riesgos para su salud. No era necesario. Todo eso tambin ha desembocado en una considerable mala gestin del dinero pblico.

Tiene cifras concretas de la amplitud de esa mala gestin?

En Alemania son 700 millones de euros. Pero es muy difcil conocer las cifras exactas ya que ahora por un lado se habla de la reventa de vacunas a pases extranjeros, y sobre todo porque las empresas, en nombre del principio del respeto del secreto de los negocios, no comunican las cifras de los contratos firmados con los Estados y las eventuales clusulas de indemnizaciones que figuran en ellos.

El trabajo de presin de los laboratorios sobre los Institutos Nacionales de Salud tambin se tratar en la investigacin del Consejo de Europa?

S, nos fijaremos en la actitud de las instituciones como el Robert Koch de Alemania o el Pasteur de Francia, que son quienes en realidad deberan haber aconsejado a sus gobiernos de manera crtica. En algunos pases las instituciones lo hicieron. En Finlandia o en Polonia, por ejemplo, se levantaron voces crticas para decir: no tenemos necesidad de eso.

La enorme operacin de intoxicacin mundial no fue tambin posible porque la industria farmacutica tena sus representantes hasta en los gobiernos de los pases ms poderosos?

En los ministerios eso me parece obvio. No puedo explicarme cmo los especialistas, las personas ms inteligentes que conocen de memoria la problemtica de las enfermedades gripales, no se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo.

Entonces, qu ha pasado?

Sin llegar hasta la corrupcin directa, que estoy seguro de que existe, los laboratorios tenan mil maneras de ejercer su influencia sobre las decisiones. Concretamente he podido comprobar, por ejemplo, que Klaus Sthr, que era el jefe del departamento de epidemiologa de la OMS en la poca de la gripe aviar, y que por lo tanto prepar los planes destinados a hacer frente a una pandemia que he mencionado antes, entre tanto se convirti en un alto ejecutivo de la empresa Novartis. Y existen vnculos parecidos entre Glaxo, Baxter, etctera, y miembros influyentes de la OMS. Esas grandes empresas tienen a los suyos en los aparatos y se mueven con rapidez para que se tomen las decisiones polticas adecuadas. Es decir, aqullas que les permiten bombear el mximo de dinero de los contribuyentes.

Pero si su investigacin da resultado, no ser un apoyo a los ciudadanos para exigir a sus gobiernos que pidan las cuentas a esas grandes empresas?

S, tiene razn, se es uno de los grandes objetivos vinculados a esta investigacin. De hecho, los Estados podran servirse de esto para impugnar los contratos firmados en trminos, digamos, no muy limpios. Si se puede demostrar que la influencia de las empresas es lo que condujo a que se desencadenase el proceso, habr que presionarlas y exigirles reembolsos. Pero se es nicamente el coste econmico, est tambin el coste humano, el de las personas a las que se vacun con productos que no se haban testado suficientemente.

Entonces, qu tipo de riesgos han corrido, sin saberlo, las personas sanas que se vacunaron?

Repito que las vacunas se desarrollaron demasiado deprisa, ciertos coadyuvantes no se probaron lo suficiente. Pero hay algo ms grave. La vacuna elaborada por la empresa Novartis se produjo en un biorreactor a partir de clulas cancerosas. Una tcnica que no se haba utilizado hasta ahora.

Obviamente no soy un especialista, pero, cmo es posible pretender elaborar una vacuna a partir de clulas enfermas?

Normalmente se utilizan huevos de gallina para cultivar los virus. Porque es necesario trabajar sobre clulas vivas, ya que los virus slo pueden multiplicarse de esta forma y por lo tanto, por definicin, lo mismo las correspondientes preparaciones antivricas. Pero ese procedimiento presenta un gran fallo, es lento, hace falta una gran cantidad de huevos. Y tcnicamente es largo y complicado. Otra tcnica potencialmente exitosa consiste en cultivar los virus en clulas vivas en los biorreactores. Para eso es necesario que las clulas crezcan y se dividan muy deprisa. Es parecido al procedimiento que se utiliza para el cultivo del yogurt que tambin se realiza, por otra parte, en un biorreactor. Pero en ese contexto la clula se altera en su entorno y su desarrollo de manera que crece como una clula cancerosa. Y es en esas clulas de alto rendimiento donde se cultivan los virus. Para fabricar la vacuna slo hay que extraer el virus de esas clulas en las que se implantaron. Y entonces puede ocurrir que durante el proceso de fabricacin de la vacuna queden restos de clula cancerosa en la preparacin. Lo mismo que ocurre en la fabricacin clsica con los huevos, se sabe que en el caso de vacunacin contra la gripe clsica, entre los efectos secundarios pueden aparecer reacciones en las personas alrgicas a la albmina, que se encuentra en la clara del huevo. Por lo tanto, no se puede excluir que las protenas, restos de una clula cancerosa presentes en una vacuna fabricada en un biorreactor, puedan engendrar un tumor en una persona vacunada. Por lo tanto, segn un autntico principio de precaucin, sera necesario que antes de que se autorizase el producto para el mercado, se tuviera la certeza al cien por cien de que esos efectos estn totalmente excluidos.

Y eso no se ha hecho?

No se ha hecho. La AME (Agencia Europea del Medicamento), una institucin bajo la responsabilidad del comisario europeo de Economa, establecida en Londres, que concede las autorizaciones para sacar al mercado las vacunas en Europa, dio luz verde a la comercializacin de ese producto arguyendo, en esa ocasin, que esa forma de fabricacin no constitua un riesgo significativo. Eso fue apreciado de forma muy diferente por numerosos especialistas aqu, en Alemania, y por una institucin independiente sobre medicamentos que, al contrario, alert y expres sus objeciones. Yo tom esas advertencias en serio. Estudi el dossier e intervine en el marco de la Comisin de Salud del Bundestag, del que entonces formaba parte, para que la vacuna no se utilizase en Alemania. Manifest que en realidad no me opongo a la elaboracin de vacunas con esta tcnica. Pero que en primer lugar debe existir una garanta total de inocuidad. Por lo tanto el producto no se ha utilizado en Alemania, donde el gobierno rescindi el contrato con Novartis.

Cmo se llama esa vacuna?

Obta flu

Pero eso quiere decir que en otros pases europeos, como Francia, el producto se puede comercializar sin problemas?

S, el producto obtuvo la autorizacin de la AME y por lo tanto se puede utilizar en cualquier pas de la Unin Europea.

Qu alternativas opina que se podran avanzar para evitar otros escndalos de este tipo?

Es necesario que la OMS sea ms transparente, que se sepa claramente quin decide y qu tipo de relacin existe entre los participantes en la organizacin. Tambin convendra que estuviese acompaada al menos de una cmara elegida, capaz de reaccionar de forma muy crtica, en la que todos puedan expresarse. El fortalecimiento del control pblico es indispensable.

No es la cuestin de la necesidad otro sistema capaz de manejar un asunto que afecta a un bien comn de los ciudadanos de todo el mundo la que est aflorando?

Podemos seguir dejando la produccin de vacunas y la gestin de esos productos a organizaciones cuyo objetivo es ganar el mximo posible de dinero? O bien la produccin de vacunas es un asunto de inters universal que los Estados deben controlar y poner en marcha ellos mismos? Esa es la razn por la que pienso que habra que abandonar el sistema de las patentes en las vacunas. Es decir, la posibilidad de una monopolizacin de la produccin de vacunas por una gran empresa. Ya que esa posibilidad supone que se sacrifican miles de vidas humanas simplemente en nombre del respeto a esos derechos monopolistas. Usted tiene razn: esta reivindicacin tiene, por lo menos para m, el aspecto de la evidencia.

Fuente: http://www.humanite.fr/Grippe-A-Ils-ont-organise-la-psychose



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter