Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-01-2010

Entrevista con Santiago Alba Rico
"Las pelculas de Walt Disney deberan reservarse para adultos"

Jabo H. Pizarroso
Correo de Andaluca/Rebelin

Siempre con un punto de vista certero y nada domesticado, Santiago Alba Rico, uno de los guionistas del mtico -y tantas veces aorado- programa La Bola de Cristal, y autor entre otros de los libros Leer con nios (Caballo de Troya), Capitalismo y Nihilismo (Akal) o Iraq, un cuento para nios, este ltimo en formato e-book, descargable gratuitamente desde la red, reflexiona sobre la literatura como "el nico camino posible, al mismo tiempo, hacia el mundo comn y hacia uno mismo. Pero nos quedamos en medio: el centro comercial, el parque temtico, la televisin", asevera el escritor. En unos meses la editorial Hiru aadir un nuevo ttulo a esta interesante bibliografa, El naufragio del hombre.


Por qu es necesario leer con nios?

Es necesario jugar con nios, correr con nios, cocinar con nios, viajar con nios, porque los nios, como deca Lucrecio, atemperan la brutalidad de los mayores y obligan a tomarse en serio los objetos. Son grandes condensadores de realidad. En cuanto a los libros, lo he dicho alguna vez, son relojes. Y ledos en voz alta nos sacan del tiempo rpido, uniforme, de la digestin -es decir, del consumo- para inscribirnos en el tiempo del relato, el nico medio ecolgico donde criaturas y acontecimientos cobran sentido.

Por qu crees t que sigue fortalecindose el empeo en gestionar contenidos para adultos, jvenes y nios? Existe la literatura para nios o jvenes ms all de la literatura especfica para jvenes o nios?, Qu perdemos con esa epistemologa esqueltica?

Me temo que esos cortes -de edad, de gnero, de etnia- tienen que ver sobre todo con la explotacin especializada de franjas de consumo. El resultado es la enorme hipocresa de una sociedad que se sentimentaliza en lugares separados, a determinadas horas, mientras apoya guerras o desprecia a los inmigrantes y entrega a sus nios, en una especie de sacrificio ritual, a las multinacionales capitalistas. Por lo dems, los criterios para establecer estas separaciones son errados. Si pensamos en el cine, creo que las pelculas de Walt Disney, como los libros de Sade, deberan estar reservadas para adultos bien preparados que pudiesen protegerse de sus hechizos corruptores. Lo que s es claramente para adultos es el mundo; y no hay apenas adultos para gestionarlo o analizarlo.

La literatura del aburrimiento actual puede acabar por invisibilizar a la literatura que reconocer a esta poca cuando el tiempo de las modas y los gneros simplones acabe?

El problema en el capitalismo es siempre de superproduccin paradjica: demasiado trigo y al mismo tiempo hambre, demasiada leche y sed, demasiados libros e ignorancia. La buena literatura es incompatible con un mercado que quema ms libros que el rgimen nazi y que no permite que lleguen a cristalizar tradiciones, escuelas, corrientes, miradas comunes. Y la buena literatura no puede salvarse a s misma; debe salvarse con todo lo dems.

Por qu es tan necesario aburrirse en la poca en la que estamos viviendo?

Nos han robado nuestros medios de produccin pero tambin nuestros medios de ocio y conocimiento, completamente estandarizados en el exterior al servicio de la llamada industria del entretenimiento. Nos obligan a divertirnos como nos obligan a trabajar. Aburrirse es la condicin para la recuperacin del tiempo; es decir, de la narracin y la conciencia. Es el nico camino posible, al mismo tiempo, hacia el mundo comn y hacia uno mismo. Pero nos quedamos en medio: el centro comercial, el parque temtico, la televisin.

El concepto entretene, que sorpresas nos guarda en su seno?

Yo dira que, asociado a la llamada industria del entretenimiento, tiene el sentido muy claro de quedarse en el camino, de quedarse a medio camino. Se nos entretiene, se nos mantiene con vida -como se habla de manutencin de un cuerpo o un motor- en una especie de pasillo donde no pasa nada: donde las cosas y sus imgenes se limitan a pasar delante de nuestros ojos, sin que podamos atraparlas o compartirlas.

Si la cultura es entretenimiento y nada ms, para qu sirve la cultura? La cultura necesita de su articulacin prctica para sobrevivir o eso tan solo es un lastre para la cultura?

El peligro est en confundir cultura con mercancas culturales, las cuales -como todas las mercancas- son la negacin misma de la cosa que nombran y parecen llevar dentro. De hecho, verdadera cultura, hoy en da, slo se produce contra el mercado, incluso cuando, a veces, es asimilada o difundida por l. Como el mercado no es puritano acepta tambin las cosas buenas. Pero las cosas buenas nacen siempre en otra parte. Cultura es cualquier operacin orientada a reproducir el medio propiamente humano de la humanidad y por eso es ms cultural una madre que cose un botn que la llamada Alta Costura. Cultura es Costura y la baja, que alimenta todas, siempre se olvida.

Los personajes de La Bola de Cristal lanzaron semillas de pensamiento que hoy por hoy estn de plena actualidad. La generacin entretenida y concienciada con aquel programa infantil, reconoce como mentores a los creadores de aquel programa?

Lo he dicho otras veces: La Bola de Cristal reuni en una encrucijada muy voltil dos corrientes destinadas a separarse e incluso a enfrentarse con el tiempo. Hoy la mitad de los espectadores del programa recuerdan y se identifican con la movida; la otra mitad con sus contenidos polticos, muy crticos y subversivos. Salvo excepciones, los cantantes de La Bola son hoy de derechas; los que fuimos sus guionistas cada vez ms de izquierdas. Hay, s, una media generacin que, casi obligada por la televisin que se hizo despus, reconoce su deuda poltica con un programa fresco y chapucero que trataba a los espectadores, tambin a los nios, como mayores de edad.

Hacia donde camina la lectura de este mundo?

No hay que equivocarse: a la lectura nunca le ha ido demasiado bien. Leer es un trabajo y ya Cicern se quejaba de lo poco que lean los romanos cultos. Ha sido sin embargo una posibilidad maravillosa -de democratizacin y racionalizacin de la humanidad- que no llegaremos a agotar. Mucho antes de que el mundo entero est alfabetizado y mucho antes de que sea realmente letrado, se nos exige incorporarnos a un nuevo paradigma -el digital- del que slo sabemos que subvierte nuestra forma de abordar la realidad, y de abordarnos a nosotros mismos.

Qu opinin te merecen los conceptualizadores de la literatura como un arte intil?

Lo malo es cuando se dice eso en su favor, para defender la presunta independencia o pureza de la literatura. En todo caso, incluso esos piensan que la independencia y la pureza son tiles en este mundo. Por lo tanto la pregunta es: til para qu? Util para quin? Son la independencia y la pureza ms tiles en este mundo que el compromiso poltico y la conciencia de los vnculos?

Frente al infierno o el paraso de unos y ceros y de libros electrnicos, cmo puede el libro en papelseguir alimentando el fuego con sus historias?

Lo que est en peligro es la categora misma de historia (y de Historia) y no slo a manos de los 1 y los 0, aunque el formato digital, mucho menos trabajoso para el usuario que el libro, se presta muy bien a una economa basada en rupturas permanentes, en procesos inacabados, en presentes puros jams cristalizados en consistencias duraderas (eso que los antiguos llamaban cosas). Un libro es ms cosa que un CD y toda cosa, no hay que olvidarlo, es ya una historia, transporta una historia: la historia, al menos, de cmo se hizo y de cmo lleg a formar parte de este mundo.

N.B. Esta entrevista es una versin ampliada de la entrevista publicada en el Correo de Andaluca.

Fuente: http://www.elcorreoweb.es/cultura/081337/peliculas/walt/disney/deberian/reservarse/adultos



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter