Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-01-2010

Amazona ecuatoriana: relatos de la colonizacin petrolera

Observatorio Petrolero Sur
CEPRID


La explotacin de hidrocarburos es el pilar fundamental de la economa de Ecuador, en 2008 este rubro represent el 22,2% del PIB, el 63,1% de las exportaciones y el 46,6% del Presupuesto General del Estado. Desde hace ms de cuatro dcadas el crudo amaznico aporta a las arcas del Estado, la profunda huella ambiental en esa regin da fe de ello. Una fugaz recorrida por el cantn Francisco de Orellana (1), en la provincia del mismo nombre, permite ver las necesidades y anhelos de su gente. All la teora del derrame no funciona, las cifras macroeconmicas no significan su bienestar; los nicos derrames all conocidos son los de crudo y aguas de formacin, que contaminan suelos, arroyos, ros, vidas.

Colonizacin

Wilson Surez vive en Lago Agrio, provincia de Sucumbos, ubicada al norte de Orellana. En 1967 comenz all la actividad de la petrolera Texaco en la Amazona ecuatoriana, que se prolong por cuatro dcadas. Hace ocho aos se incorpor a la ong Accin Ecolgica, donde suma esfuerzos para responder a los problemas ambientales. Con l y otros colegas suyos emprendemos viaje desde Puerto Francisco de Orellana, tambin conocido como ciudad de Coca, hacia la parroquia Dayuma y las comunas -parajes- Santa Rosa y Los Reyes.

"Conozco la realidad de ac porque vivo en la Amazona", dice bajo la fresca sombra de unos rboles. Es medioda, hace muchsimo calor y el micro que nos transporta est detenido, un grupo de trabajadores petroleros corta el trnsito de la carretera que une Dayuma y Santa Rosa. Estn tendiendo un ducto que corre paralelo al camino. "Hay una historia que contar, que muchas veces no se la hace conocer, como que queda un poco", Wilson no termina la frase, tal vez le falt decir "oculta" o "silenciada". "Hay que entender que ancestralmente la provincia de Sucumbos era territorio cofn, como tambin la provincia de Orellana era territorio huaorani", destaca. "En un momento las empresas entran y comienzan a buscar mecanismos para incidir en la poblacin indgena [y neutralizar su beligerancia]. En el caso de Texaco hubo una misin que se llam Instituto Lingstico de Verano, que empieza una accin de evangelizacin e incide en los cofn. Hasta el da de hoy hay un integrante de ese Instituto que vive con los cofanes; se cas con una cofn y los evangeliz", relata. En la conquista de nuevas fronteras tambin intervino el ejrcito, que lleg para brindarle seguridad a las empresas, una tarea que realiza an hoy.

"En 1980 el gobierno de Ecuador declara a la Amazona como una zona donde poda venir la gente a colonizar. Esa declaracin provoca que sectores sociales muy pobres de otras provincias vengan a vivir, especialmente los campesinos que no tenan tierras. As se coloniza. Conforme a la apertura de vas a los pozos petroleros, la poblacin iba llegando y cogiendo sus fincas", contina Surez. Las empresas abran los caminos en la selva, hacan las exploraciones ssmicas, perforaban y antes que tendieran los oleoductos para conectar los nuevos pozos con las bateras, los colonos haban levantado sus viviendas. A lo largo del camino florecen sencillas casas de madera rodeadas de tuberas y vegetacin. Pero no slo los colonos llegaron detrs de las empresas, tambin lo hicieron los traficantes de madera.

La cuadrilla de petroleros sigue su trabajo mientras crece la fila de vehculos que espera la reapertura de la ruta. "El mestizo comienza una confrontacin con la comunidad indgena, a tal punto que la nacionalidad indgena cofn, como la huaorani, deja de ser duea de su territorio y vive en territorios ya focalizados", explica. Ante ese avance de la frontera extractiva-colonizadora los clanes tagaeri y taromenane de la nacionalidad huaorani optaron por el aislamiento voluntario y an hoy viven en el interior ms profundo de la selva. Pero el avance de las petroleras sobre la Amazona no se detiene.

Das despus, Manuela Omari Imaomene, presidenta de la Asociacin de Mujeres Huaorani de la Amazona Ecuatoriana, nos dir en Coca: "No queremos que las petroleras lo tengan [al territorio] como dueos, eso no lo vamos a permitir. Nosotros queremos vivir libremente pero las petroleras vinieron a nuestras casas, nosotros no vamos a ensuciar la casa de ellos, nosotros queremos vivir como era antes".

El camino se despeja, avanzamos algunos metros, y nuevamente el colectivo detiene la marcha. Otra espera, ms breve, y continuamos viaje hasta llegar a Santa Rosa, ubicada en el kilmetro 70 de la Va Pindo. All visitamos la escuela y hablamos con los pobladores. Slo 10 personas trabajan para las petroleras, son empleos temporales y van rotando entre los diferentes hombres de la comuna; otros pocos "hacen finca" y el desempleo es ley. Antes producan caf, cacao y maz, pero aseguran que los cultivos ya no se dan, que la tierra no es apta. Tambin dicen que el agua de los esteros est contaminada por sucesivos derrames de hidrocarburos, pero no tienen otra fuente de la que abastecerse, y tanto el Estado como las operadoras deslindan responsabilidades.

Un maestro de la escuela a la que concurren 130 nios, comenta que entre los chicos son muy comunes los problemas respiratorios y de piel. l no ve muchas expectativas de mejoras en la comunidad y est convencido que sera excelente que sus alumnos consigan trabajo en las petroleras. Muy cerca estn las bases de Elf-Vintage y PetroOriental del bloque 14.

Aislamiento voluntario

Formalmente Ecuador reconoce y garantiza los derechos de los pueblos indgenas en aislamiento voluntario, pero no siempre estos derechos son respetados. El Plan de Medidas Cautelares para la proteccin de Pueblos Indgenas en Situacin de Aislamiento, dependiente del Ministerio del Ambiente, es uno de los organismos encargados de velar porque esto suceda. "Nosotros trabajamos con comunidades Huaorani para proteger a los aislados", explica una tcnica del Plan. "Como se sabe a los aislados no puedes verlos, no puedes tocarlos estn aislados. Cmo los puedes proteger? Tratando de evitar las presiones que los pueden afectar. Cules son las presiones que ellos tienen? Las extracciones hidrocarburferas, extraccin de madera, los turistas, los cientficos, los investigadores", contina.

"Trabajar en el Plan de Medidas Cautelares es un poco complicado, porque hay una lnea extractivista todava dentro del gobierno. Mientras hay un ministerio que est apelando a la conservacin y a la proteccin de pueblos aislados, hay otro ministerio cuyo propsito es extraer petrleo. Tenemos dos intereses que se contraponen y, obviamente, el ms fuerte no es el de la conservacin y el de la proteccin sino el de extraccin petrolera", enfatiza.

"El problema es que algunas compaas tienen potestad absoluta sobre el suelo concesionado. Ellos se toman la atribucin de la concesin como propiedad privada, a tal punto que impiden la entrada de cualquier visitante a comunidades [indgenas]", sostiene. "Impiden a funcionarios Ministerio del Ambiente ingresar a la zona, lo hacen para evitar ser inspeccionados y que reportemos las actividades que estn realizando y cmo pueden afectar a los pueblos aislados y a las mismas comunidades", detalla.

En nuestro recorrido quisimos visitar las comunidades huaoranis cuyos territorios estn comprendidos por el bloque 16, que opera Repsol YPF en el Parque Nacional Yasun. Viajamos hasta el lugar surcando el ro Napo, pero la empresa espaola nos prohibi tomar contacto con los indgenas y transitar por el Parque. El ejrcito ecuatoriano estaba all para hacernos cumplir la prohibicin.

"Tienen una relacin con las comunidades que es realmente violenta", afirma la tcnica. "No violencia fsica, es una violencia simblica. Han destruido gran parte de la cultura de los huaorani, han roto la dignidad de las comunidades colonas. Hay un modus operandi que se puede ver desde los aos 60, y esa misma lgica ha ido suplantndose en las diferentes petroleras que vinieron". Hace una pausa y toma la palabra otra vez: "La empresa se evita ms dando directamente cierta cantidad de dinero a la comunidad que creando un proyecto que la beneficie. Se ganan a los lderes de la comunidad. Y cmo se los ganan? A travs de la compra del lder. Es lastimoso".

El diagnstico parece preciso. El gobierno de Rafael Correa, al asumir, se puso al frente de procesos transformadores como la reforma constitucional, que reconoce a Ecuador como Estado plurinacional, e incorpor el principio del buen vivir, el sumak kawsay de los pueblos andinos, como alternativa a la propuesta neoliberal. Ahora la tensin se dirime al interior de su gobierno. "Para revertir este proceso se necesita de un control ms fuerte, ms riguroso, que el Estado tenga el poder de su territorio, que sea soberano. Mientras tengamos esta posicin de dos instancias del Estado es complicado tener las cosas claras y ejercer bien las responsabilidades", concluye.

El 10 de agosto Sandra Zabala y sus hijos Tatiana (11) y Byron Duche (16) aparecieron muertos, heridos por 17 lanzas. El hecho ocurri en cercanas de la comuna Los Reyes, la investigacin seala como autores a los taromenane. "Esta matanza puede suponer varias cosas", apunta la funcionaria del Plan. "En este sector donde fue la matanza muchos pensbamos que era ilgico que se diera, pero esto nos da cuenta o de que sabemos muy poco de los aislados, o de que realmente estuvieron tan presionados que llegaron al extremo de romper sus propias lgicas y patrones culturales" [al asesinar a una mujer y dos nios].

De la Biprovincial a la represin en Dayuma

Si bien los colonos con su avance ejercen presin sobre los pueblos indgenas, su situacin tampoco es la mejor. Llegan a Sucumbos y Orellana, de donde salen millones de dlares en barriles, sin embargo en esas provincias hay severos problemas estructurales y la pobreza campea. "Aqu tenemos una educacin mediocre, estamos terminando la escuela y tal vez aprendamos a leer", asevera dice Rosa Alvarado, representante legal del Comit de Derechos Humanos de Orellana. "Eso es porque las polticas de los gobiernos no han permitido que estas provincias desarrollen una educacin, una salud, la vialidad misma. Todo esto nos est dejando en la pobreza, en vez de seguir progresando, seguir adelante", agrega. Ella tambin integra la Asociacin ngel Shingre, que trabaja en torno a problemticas ambientales. La organizacin lleva el nombre de un dirigente campesino que tuvo gran protagonismo en la lucha por la remediacin de la huella ambiental dejada por Texaco. ngel Shingre fue secuestrado y asesinado en noviembre de 2003 en cercanas de Coca.

"Durante todas estas dcadas de explotacin petrolera no ha habido una solucin a los problemas de la poblacin. Eso comienza a generar un nivel de organizacin de la poblacin para dar solucin a la problemtica social y ambiental, porque el problema ambiental es bien complejo para nosotros ac", subraya Surez. "Ya en el ao 2000 se realiza la primera movilizacin en la Amazona por reivindicaciones sociales. De ah comienza a generarse este movimiento que logra consolidar la unidad de ambas provincias en la Biprovincial", agrega. "Tambin sali del sector campesino y plante la necesidad de un apoyo del Estado. En el caso de Sucumbos los campesinos, indgenas y mestizos, tuvieron problemas tanto por la contaminacin petrolera como por las fumigaciones del Plan Colombia -que arrasaron con los cultivos", seala Surez. "Las petroleras han creado un problema complejo al pas, las zonas agrcolas las estn dejando botadas y la poblacin est haciendo colas para entrar a las empresas petroleras." Pero estas empresas no absorben toda esa mano de obra desocupada. "Una parte ha migrado a otros pases, como Espaa, otra est en los centros urbanos -como comerciantes ambulantes-, y otra est ah, desempleada, especialmente la juventud, no tiene una alternativa de subsistencia", completa.

"Para nosotros es como algo normal vivir entre la contaminacin, entre la humillacin, entre la no comprensin de nuestro gobiernos de turno", dispara Ana Rivas, alcaldesa del cantn Francisco de Orellana. "Para nosotros es sumamente complicado hacer escuchar nuestra voz, nos dicen que somos politiqueros, que queremos aprovecharnos, y todos los eptetos ms bajos que puede recibir una persona", afirma la funcionaria local. Tanto la alcaldesa como su antecesora, Guadalupe Llori -actual prefecta de la provincia de Orellana-, llegaron a esos cargos como candidatas del Movimiento Pachacutik -expresin electoral del movimiento indgena- y antes de ello militaban en organismos de derechos humanos.

"Despus de asistir a nuestras autoridades de turno, que nunca nos escucharon, debimos recurrir a la huelga. Fue recin que los gobiernos empezaron a ver a la Amazona y a Coca", asegura Rivas. "Hicimos una alianza con Sucumbos y nos conformamos en la Biprovincial: dos provincias petroleras pidindole al gobierno que atienda nuestros [reclamos por] servicios bsicos, lo mnimo que necesita un ser humano para vivir dignamente", agrega. "La Biprovincial es donde ya se levanta una plataforma, una propuesta ante los gobiernos", resume Surez. "A travs de la huelga fuimos escuchados, nos firmaron convenios; y para que se cumplan las obras tuvimos que hacer otra huelga, y para que terminen las obras tuvimos que hacer otra huelga", enumera Rivas. As llegan a noviembre de 2007, ya con Rafael Correa en la presidencia del Ecuador y su Revolucin Ciudadana en marcha. En ese mes los vecinos de Dayuma deciden ir al paro para exigir el cumplimiento de los compromisos asumidos por el gobierno central.

"All tomaron presos a ocho hermanos de la parroquia Dayuma y a Guadalupe Llori, que era nuestra prefecta. Los tomaron detenidos porque decan que eran terroristas, que ramos guerrilleros, que ramos revoltosos. Nosotros somos autoridad civil, nosotros no vamos a salir en defensa de los militares, nosotros vamos a salir en defensa de nuestro pueblo", destaca la alcaldesa.

"La situacin de Dayuma fue una expresin o una continuidad de la Biprovincial", apunta Surez. "Dayuma se organiza porque no se estaban desarrollando los compromisos del gobierno hacia esta parroquia, y hace la movilizacin", agrega.

"El paro fue reprimido brutalmente, vinieron [los militares] a despejar segn la forma de actuar ellos seguramente", ampla Rosa Alvarado. "Ellos vinieron armados como si vinieran a combatir con alguien y arremetieron con bombas lacrimgenas, no importndoles si haba nios y mujeres embarazadas, personas de la tercera edad." Tras la represin llegaron algunas mejoras. "A Dayuma, que ha sido el pueblito ms descuidado, le han dado ms atencin. Tiene ms atencin de salud, tiene ms atencin en lo que es servicios bsicos. Pero en el fondo habra que hacer una investigacin para ver si realmente estn bien atendidos", desconfa Rosa.

Luego de tres das de recorrida abandonamos el cantn Francisco de Orellana, en el viaje hacia Quito nos acompaaban el calor, que haba saturado nuestros cuerpos, y las imgenes del saqueo.

Referencias:

(1) El cantn es el equivalente a municipio y parroquia a localidad, en tanto la figura del alcalde equivale a la del intendente. Al cantn Francisco de Orellana, capital de la provincia del mismo nombre, pertenecen Dayuma y Coca -cuyo nombre oficial es Puerto Francisco de Orellana.

El OPS est Integrado por el Centro de Polticas Pblicas para el Socialismo [CEPPAS]. Forma parte de la red internacional Oilwatch

http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article696



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter