Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-01-2010

Otro tipo de censura: a la espaola
El gobierno de la Comunidad de Madrid cerrar el acceso pblico a Internet

Jos Daniel Fierro
Rebelin


En el artculo publicado ayer en Rebelin (Censura en Internet: crticas a Turqua y cinismo de la OSCE), Antonio Cuesta haca un interesante anlisis sobre las recientes declaraciones de la Organizacin para la Seguridad y la Cooperacin en Europa (OSCE) con respecto a las medidas legales adoptadas en Turqua en el tema de Internet.

Entre otras cosas, el responsable del organismo multinacional, Miklos Haraszti, aseguraba que "bloquear el acceso dentro de Turqua es una afrenta a un derecho de la sociedad", aadiendo que "algunas de las razones oficiales para bloquear Internet son arbitrarias y polticas. Claro est, se refera al bloqueo generalizado para los usuarios turcos -sin distincin de raza o de religin- de pginas concretas que a tenor de la legislacin turca albergaban contenidos ilegales.

Qu hubiera dicho si la prohibicin se dirigiera a las mujeres y no a los hombres, o a los laicos pero no a los musulmanes, o contra los pobres? Pues esto ltimo es lo que ahora pretende el gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido por la neocon Esperanza Aguirre.

A partir del prximo 1 de febrero el ejecutivo autonmico dejar de financiar los 212 Centros de Acceso Pblico a Internet (CAPI) que existen en la regin.

Los CAPI, puestos en marcha en 2002, nacieron con el fin de universalizar y fomentar el uso de Internet en general y, especficamente, en aquellas reas que no disponan de Acceso de Banda ancha a la Red. Pero no slo ofrecan acceso a la red a todas aquellas personas, con menos recursos, que carecan de Internet en sus domicilios, adems se impartan cursos de formacin, especialmente para personas mayores, siendo una eficaz medida para luchar contra la brecha digital. Si estos centros eran (hablo ya en pasado) muy importantes en los barrios de las grandes ciudades, en los pequeos municipios constituan la nica alternativa para muchos ciudadanos, precisamente los ms necesitados.

En una regin donde el paro ya alcanza a medio milln de personas, la posibilidad de gestionar la bsqueda de empleo a travs del acceso pblico a Internet se cierra para muchos. A estos habr que sumar los ms de 400 puestos de trabajo que se perdern tras el apagn de los CAPI.

Subvenciones a Internet? Anatema del pensamiento liberal. El dinero pblico no debe competir con la iniciativa privada (opinar Aguirre). Si alguien quiere un servicio que lo pague, el mercado lo ofrece bajo coste (que no a bajo coste).

Rebelin ha publicado este artculo con permiso del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter