Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-01-2010

La Audiencia Nacional aconseja a Argentina no aplicar la cadena perpetua que s se emplea en Espaa

J.M. lvarez
Rebelin


En estos das han sido juzgados un grupo de militantes de los GRAPO, y dos comunistas que incluyeron en el saco del todos terroristas. Dicen que la Vista cumpla los requisitos de transparencia y libertad, y as debi ser, pues hasta un guardia civil de uniforme, entr libremente en el calabozo, donde esperaba comparecer ante el juez, Manuel Prez Martnez, Secretario General del ilegal PCE(r), y lo amenaz suponemos de qu. El abogado defensor denunci que era imposible realizar un juicio, si el propio tribunal se mostraba incapaz de garantizar la integridad fsica de los acusados. Alguien cree que lleg a suspenderse, siquiera por unas horas?

Coincidiendo con ese proceso, la Audiencia Nacional autoriz la extradicin del ex militar argentino Julio Alberto Poch (residente en Espaa y acusado de pilotar los vuelos de la muerte durante la dictadura de Videla) con una condicin: que no sea sancionado en su pas a cadena perpetua. Esa humanitaria recomendacin, inclina a pensar que en el salvaje Tercer Mundo, ese tipo de condena es de por vida, pero, al menos en Argentina su Cdigo Penal, si no lo interpreto mal, establece que todo condenado a prisin perpetua que hubiera cumplido 35 aos de prisin, puede obtener la libertad mediante una resolucin judicial apoyada en informes previos.

En la civilizada Europa, se contempla la cadena perpetua con posibilidad de libertad, pasado un plazo de tiempo (la llamada cadena perpetua revisable). En Italia son 26 aos, 20 en Gran Bretaa, y 15 en Alemania o Francia. Esos Estados, al menos reconocen tener tipificada la pena, pero Espaa no. Espaa es diferente, pese a la existencia de la Doctrina Parot -creada por obra y gracia de la venganza- que supone una cadena perpetua encubierta (30 aos de prisin), a cumplir por los no arrepentidos y quienes no se dejan humillar. Para qu, entonces, ese alarde humanitario con Argentina? : Para lucir la pretendida bondad de la justicia espaola y sus crceles cinco estrellas. Pero la realidad es bien distinta, la bondad brilla por su ausencia, y las prisiones son centros de exterminio planificados.

El auto de extradicin recoge que los hechos imputados a Poch son delitos de detenciones ilegtimas, torturas, lesiones, desapariciones y muertes, es decir, idnticos a los cometidos por los responsables de los GAL, que nunca se arrepintieron y, que tras pocos aos de encierro, fueron puestos en libertad, con argumentos variados que pretendan justificar las excarcelaciones. Esa Audiencia Nacional, que desea encerrar para siempre a los comunistas, enjuiciados por su condicin revolucionaria, impone condiciones a Argentina para que no se aplique una condena que emplea asiduamente en casa; paradojas de un Tribunal que, si no fuera por las consecuencias de sus decisiones, habra que tomrselo a chacota.

http://jmalvarezblog.blogspot.com/

Rebelin ha publicado este artculo con permiso del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter