Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-01-2010

Cronopiando
Lo que s y me consta

Koldo Campos Sagaseta
Rebelin


Al igual que tantos que slo disponemos de nuestro criterio y memoria, tambin yo, un simple y comn ciudadano, supe antes que algunos jefes de Estado y sesudos investigadores de Naciones Unidas, que en Iraq no haba armas de destruccin masiva. Sin ser un experto en el campo de la salud, tambin supe, antes de que se enteraran algunos gobiernos y cientficas eminencias, que las terribles pandemias gripales slo existan en los medios de comunicacin y en las boyantes arcas de las empresas farmacuticas. Supe, igualmente, sin ser visionario y antes de que en el 2029 se desclasifiquen los documentos que lo prueben, que el magnicidio de John F. Kennedy no fue obra de un perturbado que actuaba solo y al servicio de nadie, pero reconozco que no s si, como algunos afirman, el terremoto en Hait no fue natural, sino provocado. Un criminal experimento fallido que a sus autores se les fue de las manos y que, tal vez, equivoc la isla.

Lo que, sin embargo, s y me consta, son dos hechos. El primero es que Estados Unidos hace aos que viene desarrollando diversos proyectos cientficos cuya aplicacin militar no puede ni debe desdearse, como el Programa de Investigacin de Aurora Activa de Alta Frecuencia (HAARP), en instalaciones militares situadas en Gakona, Alaska. Segn leo, el HAARP podra convertirse en la ms sofisticada arma geofsica. Uno de los cientficos responsables, Bernard Eastlund, ha asegurado que su invento podra controlar el clima y, en consecuencia, crear anomalas climatolgicas. Estamos hablando del arma de destruccin masiva ms terrible que se haya creado y que con sus cientos de millones de vatios y antenas se puede considerar como un verdadero calefactor de la alta atmsfera, capaz de producir una enorme ionizacin que intensificara tormentas, prolongara sequas o provocara movimientos ssmicos en regiones enteras.

El segundo hecho es que el poder al que ayer George W. Bush y actualmente Obama prestan su rostro y maneras, esa banda terrorista que controla el mundo y su mercado, carece absolutamente de escrpulos, que ha diseminado, lo sigue haciendo, el horror en todas sus formas posibles y que ha utilizado, sigue apelando a ellas, toda clase de armas, as fuese la guerra un buen pretexto o la paz la peor excusa.

 

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter