Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-01-2010

Bir al-Idd, el retorno a la tierra

Ariadna Jove Mart
Rebelin


Ropa secndose al viento, el ganado busca el verde que crece entre las piedras despus de las primeras y escasas lluvias del invierno, el burro descansa antes de empezar a trabajar cargando piedras de un lugar a otro para limpiar y habilitar esta parte del vertiente de la montaa. Las nias corren y juegan al aire libre, sus madres reparan y ordenan las cuevas y las tiendas que la Cruz Roja Internacional y las Naciones Unidas les han dado. Abu Naser, Abu Ali y el Hajj Issa reposan fuera de la cueva, observando el magnfico paisaje que nos rodea. Sentados en la ltima montaa que nos separa de las inmensidades del desierto del Nakab, el sonido de disparos y explosiones me estallan en los odos. Marrones, ocres, amarillos, montaas escarpadas y rocosas, las luces y las construcciones de la ciudad israel de Aarat en la lejana, la lnea verde marcada unos kilmetros al sur como una pincelada que dibuja una carretera, al este, la depresin del Mar Muerto, detrs, la cordillera Jordana. Todo lo que observamos hasta el horizonte es el desierto del Nakab. Unos extraos crculos y rectngulos de un verde intenso me sorprenden, le pregunto a Abu Naser, verdura, hortalizas, rboles frutales, naranjas y limones me responde, me recuerda a alguna fotografa que vi hace aos, en algn libro de la escuela, el moderno sistema de riego gota a gota, inmensas extensiones de cultivos en el desierto, Israel aade l. Sabrina y Um Naser nos sirven un te muy dulce y seguimos observando el paisaje.

El 8 de noviembre de 2009, nueve familias palestinas retornaron a la tierra de Khirbet Bir al-Idd, en las montaas del sur de Al-Jalil1, en la llamada Zona C del West Bank. La historia de Bir al-Idd es increble, los romanos ya se interesaron e instalaron en la zona gracias a una fuente que abasteca de agua a toda la regin. En 1948, el plan sistemtico de limpieza tnica de Israel que destruy ms de 800 aldeas de la Palestina histrica tambin afecto el rea de Bir al-Idd. Garatin, el pueblo ms grande de la zona fue demolido el 1948 y sus habitantes se refugiaron en Jinba, Bir al-Idd y otros pueblos de los alrededores. En 1954, terroristas de la Hagana (que posteriormente formaron el ejrcito de Israel, conjuntamente con los tambin grupos terroristas del Stern e Irgun) invadieron Jinba, asesinaron a cuatro hombres del pueblo, entre ellos el padre de Abu Naser y su familia fue forzada a refugiarse en el pueblo de Yatta. El padre de una de las cuatro esposas de Abu Ali, fue asesinado el mismo da en Jinba y su familia se refugi en Dar Airat. Se conservan las ruinas de un pozo romano y el recuerdo nostlgico del acueducto que transportaba el agua a la piscina de Jinba, al pie de la montaa, hasta que en 1985 las 40 casas, tres comercios, una mezquita, la magnfica piscina romana y el mismo acueducto, fueron demolidos completamente por el Estado de Israel, alegando que se trataba de una zona cerrada de entrenamiento militar. Los habitantes se refugiaron de nuevo, muchos de ellos por segunda vez en las poblaciones cercanas como Bir al-Idd, cada vez obligados a desplazarse ms al norte. En noviembre de 1999, el ejrcito de Israel desaloj y destruy las tiendas y las cuevas que formaban el pueblo de Bir al-Idd y las 15 familias que habitaban en l, fueron forzadas a marcharse. Volvieron en enero de 2000 ya que se niegan a abandonar la tierra que legalmente les pertenece, conservan extensos documentos del Imperio Otomano y del Mandato Britnico que demuestran que tienen su propiedad. Pero pasados unos meses, el ejrcito y las constantes agresiones de los colonos (matando el ganado, quemando sus pequeos cultivos e incendiando las tienda y las cuevas, atacndolos con perros, bloqueando las carreteras y los puntos de acceso a los caminos que conectaban las pequeas poblaciones, contaminando los pozos de agua...) que ocuparon la zona en los aos 80 les expulsa de nuevo. Todos ellos vuelven a refugiarse en los pueblos cercanos de Yatta, Tuwani, Dar Airat, Karmil i Mahin.

Despus de una larga lucha legal, entre abogados y juicios, en enero de 2009 la Corte Superior de Justicia de Israel declara que los habitantes de Bir al-Idd podrn repoblar la zona en julio del 2009 aunque tendrn prohibido levantar casas u otras construcciones, habilitar un sistema de canalizacin de agua o tener acceso a electricidad. El Hajj Issa explica como estas condiciones les impedirn tener un medio de subsistencia y desarrollo moderno, les impedir cubrir las necesidades bsicas de agua, saneamiento, electricidad y vivienda. A pesar de todo, el 8 de noviembre de 2009, diez aos despus de ser expulsados, tienen derecho y deciden volver, repoblando las cuevas y levantando precarias tiendas de plstico, adoptando la vida rural y seminmada que tenan sus padres.

En diferentes puntos del West Bank, similares poblaciones seminmadas fueron forzadas a desplazarse y refugiarse en 1967 cuando el estado de Israel, despus de la guerra de los Seis Das, ocup estas zonas. Toda esta rea forma parte de la llamada Zona C. En 1993, los acuerdos de Oslo dieron lugar a la fragmentacin del West Bank en reas A, B y C. La Zona A, pas a estar bajo control de la Autoridad Palestina, es el caso de Ramallah, Nablus, Tulkarem y otras ciudades Palestinas, aunque slo el 17% de la superficie total del West Bank fue definida como tal y las incursiones del ejrcito israel son habituales. La zona B, con un 23% del territorio, pas a tener control compartido, la Autoridad Palestina tiene el control civil e Israel el control administrativo. La zona C, que ocupa el 60% del total del West Bank pas a estar bajo control absoluto de Israel continuando as, el proceso de limpieza tnica y anexin de territorio perpetuado por el estado sionista.

Desde que los habitantes de Bir al-Idd decidieron retornar a su tierra, activistas internacionales de ISM (International Solidarity Mouvement) y Taayush les acompaan y viven entre ellos. Abu Naser pregunta cmo funciona la cmara de vdeo que Btselem les ha dado para que graven los ataques de los colonos. Sus manos fuertes y curtidas juegan con los botones y hacemos pruebas, el Hajj Issa grava el desierto y a nuestros pies las tiendas desordenadas que ahora forman el antiguo pueblo de Jinba. Una organizacin espaola ha financiado los cuatro tanques de agua de los que se abastecen y Taayush ha instalado una placa solar para recargar los mviles y la batera de las cmaras de vdeo. Abu Naser saca cada da con los primeros rayos de luz a pasturar las ovejas, lleva la cmara de vdeo colgada en el cuello, y activistas le acompaan. En los 50 das que hace que estn aqu han sido atacados por los colonos que nos rodean, por el sur el asentamiento Lucifer i Magen David (tambin llamado Mitzpeh Yair) al norte, intentando impedir que vuelvan a repoblar la zona. Estas agresiones han dado lugar a enfrentamientos con los soldados que en diferentes puntos les controlan. El Hajj Issa remarca que no tiene miedo, duermo tranquilo dentro de la cueva, es mi tierra, mira los colonos, dice, vallas y servicios privados de seguridad rodean y patrullan los asentamientos continuamente e siguen teniendo miedo, yo tengo el alma limpia, es mi tierra, ellos son los ocupantes, los sionistas colonizadores de Israel, los ladrones, los asesinos.

El 4 de enero de 2010, la administracin israel de Al-Jalil y su ejrcito llegaron a Bir al-Idd con documentos que declaraban todas las tiendas de Bir al-Idd ilegales, y que estas tienen que ser desmontadas, o en caso contrario los bulldozers del ejrcito las demolern. La poblacin tiene que limitarse a vivir en las cuevas que fueron destruidas el ao 2000 por el mismo ejrcito. Esta nueva sentencia es llevada a juicio por las familias de Bir al-Idd. El juez ha pospuesto el caso. La lucha legal no ha terminado y el estado de Israel intentar, mediante todos los mecanismos posibles, expulsar de nuevo la poblacin de Bir al-Idd.

Antes de levantarnos para seguir trabajando y despus de tres vasos de te azucarado, Abu Naser me mira y me remarca, si no fuera por vosotros, no estaramos repoblando de nuevo nuestra tierra. Quiero morir en mi tierra, ahora ya no me obligarn a marchar.


[1] Al-Jalil es el nombrerabe que utilizaremos para referirnos al nombe hebreo de la ciudad de Hebron.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa de la autora, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter