Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-01-2010

Obama pas de la palabra a la accin

David Usborne
Pgina 12

El presidente demcrata utiliz su visita de ayer a Tampa, Florida, para anunciar subsidios por 8000 millones de dlares para comenzar la construccin de una nueva red de ferrocarril de alta velocidad en Estados Unidos.


Un da despus del discurso del Estado de la Unin, que incluy unas pocas admisiones de errores pero le dio poco espacio al pesimismo poltico o a la reduccin de gastos, el presidente Barack Obama comenz a vender una agenda que quiz fue reordenada pero era apenas menos ambiciosa. No nos rendimos, yo no renuncio, proclam en una alocucin maratnica el mircoles a la noche, que gir en torno de reprender a los republicanos, a los de su propio partido y aun a s mismo y darle confianza al pas cansado de dificultades econmicas y desilusionado con el gobierno.

La creacin de empleos era su primera prioridad, dijo. La reforma de salud tambin recibi un nuevo impulso pero recin despus de la mitad del discurso. Para demostrar su seriedad al enfocarse en la economa y en el empleo, Obama utiliz su visita ayer a Tampa, Florida, para revelar subsidios por 8000 millones de dlares para comenzar la construccin de una nueva red de ferrocarril de alta velocidad en Estados Unidos. Los primeros proyectos que se beneficiarn estn en Florida, Illinois y California.

El primero en pinchar el globo fue su antiguo enemigo John McCain, que percibi el llamado en el discurso para que el Senado aprobara una ley, ya aprobada en la Cmara de Representantes, para impulsar la creacin de empleos. Dijo que era demasiado cara y se contradeca con otras promesas del presidente de congelar el gasto y dominar el dficit presupuestario.

Sobre la reforma de salud, que algunos declararon muerta desde la prdida de la banca de Kennedy en Massachusetts la semana pasada, Obama permiti deslizarse brevemente hacia el humor. Ahora debe ser bastante obvio que no me ocup del tema de salud porque quera ganar rdito poltico: era una buena poltica, dijo ante la risa general.

Ante el riesgo de que abandonar la reforma sanitaria completamente podra ser una sentencia de muerte para los demcratas en las elecciones de noviembre, Obama inst al Congreso a que le encuentre una salida. Para cuando haya terminado de hablar esta noche, ms estadounidenses habrn perdido su seguro de salud. Millones lo perdern este ao dijo. No abandonar a esos estadounidenses. Y tampoco debera hacerlo la gente en este recinto.

Si la duracin del discurso era llamativa con ms de 68 minutos, era el sexto ms largo de la historia tambin lo eran las acrobacias polticas que despleg. Donde algunos vieron una inesperada confianza poltica en su disposicin para llegar a ambos partidos del Congreso y cuestionarlos cuando le pareca (hasta la Corte Suprema sufri un cachetazo presidencial), otros vieron a un hombre tocando demasiados temas y no afirmndose en ninguno.

Algunos del lado demcrata estaban exasperados por su inters en comprometerse con los republicanos aun despus de que no mostraron ninguna forma de reciprocidad durante 12 meses. La realidad es que tenemos una oposicin determinada a derrocarlo se quej el demcrata de la Cmara de Representantes McDermott. No s cundo se dar cuenta del mensaje. No lo van a ayudar para nada. Y yo estuve haciendo esto durante mucho tiempo.

Obama, como orador en jefe que imparte nimo, ayud a su partido donde poda, recordando a los miembros las cosas que realmente se haban logrado durante primer ao en funciones, incluyendo una serie de recortes impositivos que, dijo, haban ayudado al 95 por ciento de las familias trabajadoras. Y les record a los nerviosos demcratas que fue la ley de estmulo aprobada la primavera pasada la que sac a Estados Unidos de la recesin que era casi una depresin.

Pero tenan que superar sus propios temores, empeorados por la prdida en Massachusetts, que les quit a los demcratas las 60 bancas a prueba de obstruccionismo, insisti. Les recordara les dijo a los miembros de su propio partido que todava tenemos la mayora ms grande en dcadas, y la gente espera que les solucionemos los problemas, no que huyamos.

Mirando hacia el otro lado del recinto, dijo: Si el liderazgo republicano va a insistir en que 60 votos en el Senado son los necesarios para hacer cualquier cosa en esta ciudad, entonces la responsabilidad para gobernar es ahora de ustedes tambin. Decir que no a todo puede ser una poltica buena a corto plazo, pero no es liderazgo.

Entre las ponderaciones y crticas para Obama, hubo un momento de silencio que fue el ms significativo. Haciendo alarde de los recortes impositivos que haba logrado, mir a los republicanos y dijo: Pens que recibira un aplauso por eso. No lo recibi.

* De The Independent de Gran Bretaa. Especial para Pgina/12.

Traduccin: Celita Doyhambhre.

http://www.pagina12.com.ar/imprimir/diario/elmundo/4-139223-2010-01-29.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter