Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2010

Detenciones secretas: una prctica extendida

Samuel
Quilombo


El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas public el pasado martes 26 de enero un informe sobre la prctica de las detenciones secretas en el mundo tras el 11 de septiembre de 2001. El informe de 222 pginas est elaborado conjuntamente por el Relator Especial para la proteccin de los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo, el Relator Especial contra la tortura, el Grupo de Trabajo contra las Detenciones Arbitrarias y el Grupo de Trabajo contra las Desapariciones Forzadas o Involuntarias. En el documento, que precisa el concepto de "detencin secreta" * y deja clara su ilegalidad a la luz del derecho internacional, se advierte que el trabajo no es exhaustivo. La mayor dificultad ha consistido, lgicamente, en el acceso a las fuentes primarias: enumera 66 Estados, de los que 44 respondieron en una encuesta lo que les convena, y slo se detalla una treintena de entrevistas a personas que fueron vctimas de detenciones secretas (adems de tortura).

Un aspecto interesante es el resumen que hace de los antecedentes histricos en la era contempornea. El precedente con el que empieza es el decreto del Nacht und Nebel (noche y niebla) de la Alemania nazi (7 de diciembre de 1941), en virtud del cual los sospechosos de pertenecer a la resistencia en los pases ocupados podan ser secuestrados durante la noche y trasladados en secreto a centros de detencin en Alemania sin dejar rastro. Menciona el Plan Cndor y guerras sucias como la de El Salvador o Per, inspiradas en la estrategias de contrainsurgencia francesas de los aos 50 y en las enseanzas de la estadounidense Escuela de las Amricas. Tambin habla, aunque brevemente, de los precedentes de Argelia, Marruecos, Sudn, Nepal, Sri Lanka, Filipinas, etc.

En la era post 11-S, el informe se centra sobre todo en la ya conocida red de detenciones secretas organizada por la CIA en colaboracin con los gobiernos europeos y la subcontratacin de la tortura en pases como Marruecos, Pakistn, o Etiopa. Se trata del mayor operativo transfronterizo conocido desde la operacin Cndor. Tambin cuestiona el alcance de las medidas adoptadas por la Administracin Obama en este mbito (nada se sabe de la suerte de los detenidos en los "sitios negros" de la CIA, cuyo cierre por orden ejecutiva no afectara a determinadas instalaciones, como la base afgana de Bagram). Despus pasa a describir casos recientes de los que se ha tenido constancia en los pases asiticos (incluyendo Asia Central), del Norte de frica, Oriente Prximo (incluyendo a Israel) o el frica Subsahariana. En Europa, slo mencionan a Rusia. Cabe destacar la prctica generalizada de las detenciones ilegales y la tortura en India, la mayor democracia (representativa) del mundo.

Me han llamado la atencin algunas omisiones importantes. En Latinoamrica no mencionan a Colombia, por ejemplo. Y en Europa, se olvidan de Espaa. En el relato histrico clama por su ausencia el largo perodo franquista (cuyas detenciones y desapariciones constituyen un delito continuado que tericamente obliga a su investigacin); tampoco hace referencia al precedente del GAL (secuestro de Segundo Marey); y finalmente tampoco se nombra a Espaa entre los pases cmplices en los vuelos de la CIA. Buen trabajo de relaciones pblicas. De ah que el gobierno espaol se permita declarar lo siguiente sin sonrojarse:

No hay implicacin alguna o colaboracin en la detencin secreta en el territorio de otro Estado.

No hay ms comentarios acerca de la efectividad de la detencin secreta o de otras medidas antiterroristas, ya que Espaa no tiene experiencias pasadas en detenciones secretas. La detencin secreta es incompatible con la legislacin espaola."

Por lo dems, el informe menciona el Convenio de Shanghai para combatir el terrorismo, el separatismo y el extremismo que China, Rusia, Kazajstn, Kirguistn, Tayikistn, y Uzbekistn firmaron el 15 de junio de 2001 (tanto el ao como el nombre del convenio resultan muy significativos), pero no investiga lo que puede constituir el otro gran sistema de cooperacin transfronteriza entre servicios secretos de nuestros das. En virtud de dicho convenio se ha creado una estructura regional antiterrorista que ha permitido la realizacin de transferencias y extradiciones informales o irregulares sobre las que se tiene muy poca informacin.

El informe del Consejo de Derechos Humanos es ilustrativo, pero incompleto, y tampoco cuestiona la premisa mayor de la "lucha contra el terrorismo". Esto slo lo podr hacer la presin de los movimientos sociales y las organizaciones polticas.

-----------------------------------------------------------

* "una persona es mantenida en detencin secreta si agentes del Estado, actuando de manera oficial, o personas que actan bajo las rdenes de las mismas, con la autorizacin, consentimiento, apoyo o aquiescencia del Estado, o en cualquier otra situacin en la que la accin u omisin de la persona que detiene es atribuible al Estado y priva a otras personas de su libertad; en la que a la persona detenida no se le permite ningn contacto con el mundo exterior ("detencin incomunicada"); y cuando el agente u otra autoridad competente niega, rechaza confirmar o negar, u oculta el hecho de que a una persona se le priva de su libertad, est escondida del mundo exterior, incluyendo, por ejemplo, familia, abogados independientes, u organizaciones no gubernamentales, o rechaza proporcionar, o disimula activamente, informacin acerca del destino o paradero del detenido.

fuente:http://www.javierortiz.net/voz/samuel



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter