Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2010

Se pregunta un informe de Naciones Unidas sobre las detenciones secretas
Dnde estn los prisioneros fantasma de la CIA?

Andy Worthington
Truthout

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


 

photo

(Foto editada por Jared Rodrguez/Truthout)

Un nuevo e importante informe sobre las polticas de detenciones secretas en todo el mundo, realizado por cuatro expertos en derechos humanos independientes de Naciones Unidas, concluye que: A escala global, las detenciones secretas en relacin con las polticas de contraterrorismo siguen siendo un grave problema, y si se recurre a ellas de forma sistemtica y extendida, las detenciones secretas pueden alcanzar el umbral del crimen contra la humanidad.

El informe, de 226 pginas, publicado el pasado mircoles como avance de una versin indita, es la culminacin de un estudio conjunto, que ha durado un ao, del Relator Especial sobre la tortura y otros tratos o castigos degradantes, crueles e inhumanos, del Relator Especial para la promocin y proteccin de los derechos humanos y de las libertades fundamentales a la hora de contrarrestar el terrorismo, del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias y del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzosas o Involuntarias. Se presentar el prximo mes de marzo en el Consejo para los Derechos Humanos de Naciones Unidas.

En la introduccin, los expertos de Naciones Unidas establecen que:

Despus de repasar el origen histrico de las detenciones secretas en un contexto legal y a travs de numerosos ejemplos del siglo XX-, el informe se centra fundamentalmente en las detenciones secretas de los ltimos nueve aos, proporcionando un detallado relato de las polticas de EEUU tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, y haciendo tambin un repaso de las prcticas de detenciones secretas llevadas a cabo en otros 25 pases, entre los que figuran Argelia, China, Egipto, India, Iraq, Irn, Israel, Libia, Pakistn, Rusia, Arabia Saud, Sri Lanka, Sudn, Siria, Uganda y Zimbabwe.

Esas secciones contienen valiosos resmenes, que explican cmo, en muchos casos, se utiliza el terrorismo como tapadera de polticas de detencin secreta de naturaleza poltica. Sin embargo, el corazn del informe lo constituye un anlisis detallado de las polticas de la guerra contra el terror de la administracin Bush.

De particular preocupacin para los autores del estudio conjunto -ms all de la ilegalidad global de todo el proyecto concebido y ejecutado por la administracin Bush- es el destino de docenas de hombres mantenidos en prisiones secretas dirigidas por la CIA, o transferidos por la CIA a prisiones de otros pases. Basndose en cifras reveladas en uno de los tristemente clebres memorandum sobre la tortura de la Oficina del Consejo Legal, escrito en mayo de 2005 por el Fiscal General Adjunto Stephen Bradbury, en mayo de 2005, la CIA haba asumido la custodia de 94 prisioneros y haba utilizado tcnicas reforzadas en diverso grado en los interrogatorios de 28 de esos detenidos.

Los 28 hombres sometidos a tcnicas reforzadas son claramente detenidos de alto valor incluyendo a Khalid Sheikh Mohammed, el supuesto cerebro de los ataques de 11/S, y Abu Zubaydah-, que fueron trasladados a Guantnamo en septiembre de 2006, pero ningn informe oficial ha explicado nunca qu sucedi con los otros 14 detenidos de alto valor, ni tampoco con la mayora de los 66 hombres restantes.

El informe establece tambin que, como mnimo, se llev a muchas docenas de otros prisioneros a crceles de otros pases.

Siguiendo la pista de esos hombres, el informe descubre el desarrollo del programa de detenciones secretas de EEUU, recurriendo a nuevas investigaciones de los registros de vuelos para demostrar que los aviones con los que se llevaron a cabo las entregas, cuidadosamente ocultados en los registros, volaron a Polonia, Rumania y Lituania. El informe tambin se refiere a la existencia de una instalacin secreta dentro de Guantnamo, expuesta por Scott Horton en el Harpers Magazine  de la pasada semana, que hizo que los expertos sealaran que estaban muy preocupados ante la posibilidad de que tres detenidos de Guantnamo (Salah Ahmed Al-Salami, Mani Shaman Al-Utaybi y Yasser Talal Al-Zahrani) pudieran haber muerto el 9 de junio de 2006 durante los interrogatorios realizados en esas instalaciones, en lugar de en sus propias celdas,.

Tambin se mencionan dos instalaciones, al parecer de tamao reducido, en los Balcanes dentro del Campo Bondsteel, en Kosovo, y en la Base Eagle en Tuzla, Bosnia-Herzegovina- y se afirma que la base Diego Garca, en el Ocano Indico (un territorio britnico arrendado a EEUU), se utiliz en 2005-2006 para retener all a Mustafa Setmariam Nasar, una persona con dos nacionalidades, siria y espaola.

A partir del relato de otros prisioneros, el informe se centr en una serie de prisiones secretas en Afganistn, en particular, la Prisin Oscura, la Salt Pit y una instalacin secreta dentro de la base area de Bagram. De los 94 hombres mencionados por Stephen Bradbury menos los 14 trasladados a Guantnamo en septiembre de 2006-, el informe establece que se liber a ocho, que otros 23 fueron transferidos a Guantnamo (la mayora en 2004), que cuatro ms escaparon de Bagram en julio de 2005, que otros cuatro estn an en Bagram (tres de los cuales estn esperando la sentencia de los tribunales de apelacin estadounidenses sobre su exitosa peticin de habeas corpus del pasado marzo) y que a otros cinco se les devolvi a Libia en 2006.

Entre estos cinco ltimos figura Ibn al-Shaykh al-Libi, el prisionero fantasma ms tristemente clebre de la CIA, quien confes en falso, bajo las torturas a que le sometieron en Egipto, que haba conexiones entre al-Qaida y Saddam Hussein, lo que se utiliz posteriormente para justificar la invasin de Iraq. Despus de mltiples entregas a otros pases, el retorno de al-Libi a Libia lleg a un final tenebroso en mayo pasado, cuando muri en misteriosas circunstancias.

Al referirse a otros prisioneros, cuyo paradero actual nadie se ha molestado en explicar, los expertos sealan: Es probable que algunos de esos hombres hayan regresado a sus pases de origen y que otros estn an en Bagram. Como expliqu en un artculo de la pasada semana, tras la publicacin de la primera lista de prisioneros retenidos en Bagram, puede ser posible, efectivamente, que un puado de esos hombres se encuentre all, pero no todos ellos, y es, por tanto, imperativo que la publicacin de esta lista sirva para presionar a la administracin Obama para que revele detalles de todos los detenidos desaparecidos.

El informe examinaba tambin los casos de 35 hombres entregados por la CIA a Jordania, Egipto, Siria y Marruecos, entre 2001 y 2004. Al igual que en el caso de los prisioneros fantasma en Afganistn, muchos de esos hombres aparecieron despus en Guantnamo o fueron liberados, pero no se conoce en absoluto el paradero de otros especialmente de los de Siria y, probablemente, de otros hombres completamente desconocidos entregados a Egipto-, aunque algunos de los prisioneros entregados a Siria fueron llevados hasta all en diversos vuelos ya en el ao 2002, y, al menos en dos casos, eran tan slo unos adolescentes en aquella fecha.

Hay tambin secciones sobre las detenciones secretas en Etiopa, Djibouti y Uzbekistn, y los expertos critican tambin a otros pases por estar implicados en el programa, incluyendo a Australia, Canad, Alemania, Italia, Kenia y el Reino Unido. Segn Reuters, a lo largo del informe aparecen un total de 66 pases implicados de una forma u otra en las prcticas de detenciones secretas, bien de forma independiente o como parte de la guerra contra el terror dirigida por EEUU.

Al concluir de revisar las polticas de detencin estadounidenses desde el 11/S, los expertos se congratulan por el compromiso del Presidente Obama de revocar y repudiar muchas de las polticas de la administracin Bush, incluyendo la clausura de todos los sitios negros de la CIA, pero exigen clarificacin sobre los detenidos que haba en los sitios negros de la CIA en Iraq y Afganistn o en otros lugares cuando el Presidente Obama lleg al poder, y qu sucedi con los detenidos retenidos en esa poca. Tambin estn preocupados de que la Orden Ejecutiva que dio instrucciones a la CIA para que cerrara cualquier instalacin de detencin actualmente operativa no se extienda a las instalaciones donde la CIA tiene detenidos a individuos en funcin de una base transitoria de un plazo corto y, a la luz de las sugerencias de Scott Horton de que la instalacin secreta en Guantnamo puede haber estado dirigida por el Mando de Operaciones Especiales Conjuntas (JSOC, por sus siglas en ingls), sealan que la orden no parece extenderse a las instalaciones de detencin controladas por el JSOC.

Pero esas no son sus nicas preocupaciones. Aunque se felicitan por la puesta en marcha de una nueva poltica en agosto de 2009, en funcin de la cual se deben notificar al Comit Internacional de la Cruz Roja todos los nombres de los prisioneros a las dos semanas de su captura, sealan que no hay justificacin legal para ese perodo de dos semanas de detencin secreta, porque el Convenio de Ginebra permite slo una semana, y tambin debido al temor de que se retenga a prisioneros que no fueron capturados en el campo de batalla y que en realidad pueden ser, como seal en un artculo en septiembre, prisioneros que se han llevado a las instalaciones al margen del control del ejrcito (en Bagram, en Afganistn, y en el Campo Nama, en Iraq). Los expertos explicaron que haban indicado con preocupacin las informaciones aparecidas en los medios que citan a actuales funcionarios del gobierno diciendo que se ha incrementado la importancia de Bagram como lugar donde se retiene a sospechosos de terrorismo capturados fuera de Afganistn e Iraq bajo la administracin Obama, que prohibi a la CIA que utilizara sus prisiones secretas para detenciones de larga duracin.

La preocupacin ltima de los expertos se refiere al nuevo sistema de revisin de las situaciones de los prisioneros de Bagram. Sealan que la decisin de reemplazar el sistema existente, del que el juez de los casos de habeas del pasado marzo describi como un proceso que no cumple siquiera lo que el Tribunal Supremo valor como inadecuado en Guantnamo, era ms inadecuado an. Por ello explican:

Tambin estaban preocupados de que el sistema parezca tener como objetivo especfico impedir que los tribunales estadounidenses pueden tener acceso a los detenidos extranjeros en otros pases que se entregaron despus en Bagram, y a pesar de su satisfaccin por la publicacin de los nombres de 645 prisioneros en Bagram, instan al gobierno estadounidense a proporcionar informacin sobre la ciudadana, duracin de la detencin y lugar de captura de todos los detenidos actualmente retenidos dentro de la Base Area de Bagram.

Aunque el informe es bastante extenso, poda anticiparse la respuesta de la administracin estadounidense ante sus hallazgos acerca del legado de prisioneros desaparecidos de la administracin Bush y su enfoque en relacin a algunas zonas oscuras de las actuales polticas de Obama. Sin embargo, hasta ahora, slo ha habido silencio por parte de las autoridades estadounidenses, y slo los britnicos, quejndose de afirmaciones irresponsables y no comprobadas, se han atrevido hasta el momento a desafiar su bien relatada complicidad en las polticas de detenciones secretas, lo que confirma que, un ao despus de que Obama llegara al poder, no parecen haberse desterrado de verdad todos los aspectos relativos a la guerra contra el terror.

Fuente:

http://www.truthout.org/un-secret-detention-report-asks-where-are-the-cia-ghost-prisoners56473

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter