http://www.rebelion.org
V E N E Z U E L A 

10 de abril del 2004

Cómo intervino EEUU en el golpe de 2002 en Venezuela

Niko Schvarz
La República

Los últimos días de marzo el gobierno de Venezuela adoptó dos decisiones relevantes: denució ante la OEA la injerencia del gobierno de EEUU y de organizaciones estadounidenses en el golpe de Estado del 11 de abril de 2002; y resolvió retirar a su país de la Escuela de las Américas, un organismo norteamericano en el cual a lo largo del medio siglo pasado se formaron cientos de miles de militares de países latinoamericanos en la doctrina de la seguridad nacional, la técnica del golpe de Estado, las torturas y desapariciones.

Documentada denuncia ante la OEA

El embajador venezolano ante la OEA, Jorge Valero, presentó una masa de documentos que demuestran la abierta intervención de EEUU en el golpe. "Funcionarios del Departamento de Estado y de la misión permanente de EEUU ante la OEA -señaló- realizaron el viernes 12 de abril, tanto en el seno de esta organización como ante el cuerpo diplomático un intenso lobby destinado a justificar el golpe de Estado, mientras en Caracas el embajador de EEUU, Charles Shapiro, realizaba una 'visita de cortesía' al dictador Pedro Carmona Estanga". El gobierno de Chávez posee pruebas de que helicópteros militares estadounidenses aterrizaron en el aeropuerto de Maiquetía durante el golpe; que buques de guerra penetraron ilegalmente en aguas del Caribe venezolano; que militares estadounidenses se reunieron antes y durante el golpe con militares venezolanos golpistas, incluso en Fuerte Tiuna; que un avión de EEUU se encontraba el 12 de abril en la Orchila, isla venezolana a la cual fue llevado el presidente Chávez durante su secuestro, "avión que despegó apresuradamente cuando sus tripulantes se enteraron que fragatas patrulleras de la Armada venezolana se dirigían al lugar". Se ha registrado un documento enviado por Philip Chicola en nombre del Departamento de Estado al dictador Carmona con una serie de recomendaciones que éste cumplió al pie de la letra, como consta en una nota enviada a César Gaviria el día 13, salvo una: la que solicitaba "se les hiciera llegar una copia de la renuncia firmada por el Presidente Chávez" (renuncia que nunca existió). Lo que no obstó para que Philip Reeker, en un comunicado oficial del Departamento de Estado, divulgara urbi et orbi que Chávez había renunciado y ensalzara al "gobierno civil de transición", o sea a los golpistas.

Un extenso capítulo del documento está dedicado a las actividades del National Endowment for Democracy (NED), creado en noviembre 1983 mediante ley 98-164. Este organismo viene apoyando a todos los partidos y organizaciones que conspiran contra el gobierno de Chávez. La lista es impresionante, y suman millones de dólares las entregas a los partidos políticos empezando por AD y Copei, organismos como Súmate (que organizó la campaña por el referendo revocatorio), y la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), 19 en total, abarcando ámbitos civiles, campesinos y de prensa, embarcados éstos en la cenagosa campaña del monopolio mediático.

Retiro de la Escuela de las Américas

La nómina de los receptores de fondos incluye a los gobernadores de estados opositores a Chávez: Enrique Mendoza de Miranda y Manuel Rosales de Zulia, máximos dirigentes de la Coordinadora opositora; Guillermo Call de Monagas y David de Lima de Anzoátegui, todos los cuales, sin excepción, apoyaron el golpe de Estado.

El 30 de abril Chávez anunció el retiro de su país de la Escuela de las Américas, el centro de formación militar más importante de EEUU para América Latina, que fue una escuela de formación de dictadores y torturadores. Establecida en las bases militares USA del Canal de Panamá en 1946, fue trasladada en 1984 a Fort Benning, Georgia; se cerró en el 2000 y fue reabierta como Instituto para la Cooperación en Seguridad del Hemisferio Occidental, su status actual. Entre los 300 mil militares latinoamericanos y caribeños que pasaron por sus cursos se señala a militares argentinos y bolivianos, a la cohorte pinochetista y a salvadoreños, entre éstos los autores del asesinato a seis sacerdotes jesuitas en 1989.

Un asilado se desboca

Un activo participante en el golpe fue el secretario de la corrupta CTV, que huyó para escapar a la Justicia, se dedicó a conspirar desde los países vecinos, se asiló en Costa Rica y desde allí fue a Miami donde bajo los auspicios de la mafia cubano-norteamericana llamó a derrocar al gobierno de Chávez. Razón por la cual el gobierno de Costa Rica lo invitó a abandonar el país, pero Ortega se resiste. Se ve que cuenta con buenos padrinos.

Envia esta noticia