Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-04-2014

Recensin del libro La memoria y el fuego, de Jorge Valadas
Del salazarismo a Eurolandia, va Virgen de Ftima, guerras coloniales y Revolucin de los Claveles

Jos A. Tapia


El Portugal de hoy es un pas de enormes contrastes. Por una parte es innegable el progreso del pas a lo largo del siglo XX. Como Espaa, durante el siglo XX Portugal evolucion de una sociedad atrasada e inculta a un pas en muchos aspectos equiparable a las dems naciones europeas. Segn indicadores generales como la esperanza de vida al nacer, Portugal tiene hoy niveles de salud similares a los de Dinamarca o Inglaterra. Pero como explica Jorge Valadas en La memoria y el fuego, en otros aspectos Portugal sigue siendo lder europeo en indicadores negativos. As es el pas de Europa occidental con las mayores tasas de analfabetismo y de mortalidad por tuberculosis. En aos recientes esa tasa de mortalidad ha sido en Portugal tres veces mayor que la de Espaa y ocho veces mayor que la de Suecia.

La memoria y el fuego, publicado el ao pasado por la editorial Pepitas de Calabaza y subtitulado Portugal: la cara oculta de Eurolandia, es el primer libro en castellano de Jorge Valadas. Es de desear que no sea el ltimo, porque tanto por su interesantsimo contenido como por lo bien escrito que est, La memoria y el fuego resulta una lectura amensima. Lo que Valadas escribe sobre la evolucin de la sociedad portuguesa a lo largo del siglo XX tiene inters de orden sociolgico y poltico, pero se nos presenta adems imbricado con sagaces reflexiones que abarcan lo literario, lo esttico y lo cultural en un sentido amplio. El autor claramente rechaza el encasillamiento de gnero y en este ensayo de doscientas pginas sus comentarios, siempre ordenados e hilvanados por un slido hilo argumental, pasan por temas tan diversos como el desarrollo del movimiento surrealista en Portugal, los fenmenos religiosos vinculados con la virgen de Ftima, los efectos corrosivos de las guerras coloniales sobre la estabilidad social y poltica de la dictadura salazarista, la influencia sobre el mundo literario del Partido Comunista portugus y las profundas transformaciones ecolgicas de Portugal en los ltimos treinta aos.

En una resea de este libro se ha dicho que al poco de comenzar este viaje por Portugal que nos propone Valadas, los habitantes de esta Espaa tan culta nos quedamos perplejos al descubrir que apenas sabemos nada de nuestros compaeros de pennsula. Y ciertamente, Valadas a menudo nos sorprende. As lo hace, por ejemplo, al describir las tendencias elitistas de la literatura portuguesa de las primeras dcadas del siglo XX, ilustradas por la opinin del afamado Fernando Pessoa, quien poco despus de la Revolucin Rusa de 1917 reflexionaba as: Entre el trabajador del cerebro, como le llaman, y el trabajador del brazo no hay identidad ni semejanza: hay una profunda y radical oposicin. Lo cierto es que entre un operario y un mono hay menos diferencia que entre un operario y un hombre culto. No es posible educar al pueblo, porque es pueblo. Si fuera posible convertirlo en individuos sera educable, sera educado, pero ya no sera pueblo. Lo que caracteriza a la mentalidad popular es el odio a la ciencia y a las leyes naturales. Lo que el pueblo quiere y espera es el milagro. Que lo haga Nuestra Seora de Lourdes o de Ftima, o que lo haga Lenin, en eso est la nica diferencia. El pueblo es fundamentalmente, radicalmente, irremediablemente reaccionario. Contrapeso a esa literatura elitista fue la esttica de realismo socialista impulsada por los comunistas en las dcadas siguientes. lvaro Cunhal, por muchos aos secretario general del PC portugus, en 1994 confes ser el autor de varias novelas publicadas bajo el seudnimo de Manuel Tiago. En esa literatura, dice Valadas, los intereses del Partido y de su lucha se imponen a la vida privada de los personajes, que evolucionan en el mundo con autoconciencia y con un dominio racional de sus contradicciones. En esas obras, el comunista aparece como una figura superior, desprovista de ambigedades, de dudas y de incertidumbres, animado por la moral del Partido; el hroe es un hroe colectivo, el representante de una clase. Se comprender que en este gnero de ficcin quede poco o ningn lugar para la espontaneidad, las flaquezas de una vida alienada, la complejidad del individuo. Y tambin se comprende por qu motivo Cunhal gustaba decir que un verdadero comunista no habla de su vida privada. Segn Cunhal, fuera de la vida militante hay apenas momentos secundarios. La vida verdadera es aquella donde se funden el individuo y los objetivos histricos del Partido.

La memoria y el fuego nos sorprende tambin al referirse a Jos Manuel Durao Barroso, presidente actual de la Comisin Europea y anterior primer ministro portugus. Segn su biografa oficial , Barroso comenz sus actividades polticas en 1980, en el Partido Socialdemcrata, pero Valadas nos informa que realmente Durao Barroso se inici en la poltica en el MRPP, Movimiento para la Reconstruccin del Partido del Proletariado, grupo maosta muy activo en los aos setenta (de cuyas siglas alguna vez se oy decir en Espaa que significaban realmente Movimento de Ragazzos Pinta-Paredes). Son orgenes polticos que mejor no recordar.

Desde la perspectiva espaola en la que hay mucho de similar, otras cosas que cuenta Valadas son menos sorprendentes. Tal es por ejemplo el boom de la construccin en Portugal durante los primeros aos del nuevo siglo, o el exagerado endeudamiento medio del ciudadano portugus. Ese endeudamiento pas en solo catorce aos del 20% al 118% de su renta disponible y es ya superior a la media europea.

Segn puede leerse en la solapa del libro, Jorge Valadas fue oficial de la marina portuguesa hasta desertar por oposicin a la guerra colonial y exilarse a Francia en 1967. Desde entonces vivi en Pars y se gan la vida como electricista, lo que no le impidi ser tambin autor de varios libros publicados en francs bajo el seudnimo de Charles Reeve. La memoria y el fuego, que se public primero en portugus y en francs, es la primera obra que Valadas publica con su verdadero nombre. La traduccin de Quim Sirera que aqu se resea es de un castellano impecable y la edicin del libro por la editorial logroesa Pepitas de Calabaza es excelente si se excepta alguna metereologa que se le escap al corrector.

El diagnstico de la sociedad portuguesa que hace Valadas no es brillante. Portugal se hallara carente de energa e iniciativa colectivas, con la imaginacin anestesiada por la alienacin mercantil e incapaz de resistir las fuerzas destructivas del rodillo europeo. A pesar de lo cual el autor nos invita a un viaje que, atravesando paisajes desolados, sale de las autopistas de la modernidad neoliberal para penetrar en las veredas poco conocidas de la memoria de los vencidos, al encuentro de seales y vestigios de la utopa social enterrados por debajo del cemento y del crdito.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter