Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2015

Salvar el capitalismo, o las confesiones del ministro de finanzas griego

Jos A. Tapia
Rebelin


En mayo de 2013 el que era entonces solo un economista ms o menos conocido en medios de izquierda, Yanis Varoufakis, hizo una larga presentacin en el 6o Festival Subversivo de Zagreb, Croacia. El Festival Subversivo, que celebrar este ao su 8a edicin, ha sido lugar de encuentro de luminarias de la izquierda como Slavoj iek, Alexis Tsipras, Oliver Stone, Antonio Negri, Gianni Vattimo o David Harvey. En la edicin de 2013, Varoufakis, hoy ministro en el gobierno de Syriza, habl cerca de una hora y luego contest a preguntas. Varoufakis es greco-australiano, fue docente por muchos aos en Australia, Inglaterra y EEUU y su presentacin en Zagreb, en ingls, se ha difundido tambin en una versin transcrita, titulada Confessions of an erratic Marxist in the midst of a repugnant European crisis. Se entiende fcilmente que en castellano eso sera algo as como Confesiones de un marxista excntrico (o quiz fuera mejor traduccin descarriado) en medio de una repugnante crisis europea.

Lo que dijo Varoufakis en esa ocasin en Zagreb puede resumirse en lo que sigue. Europa est experimentando un batacazo que difiere sustancialmente de una recesin capitalista normal, de la que se saldra mediante una contraccin salarial que restaura la rentabilidad. La crisis actual es prolongada, representa un deslizamiento hacia la depresin y la desintegracin monetaria y pone a los radicales en un terrible dilema: Debe utilizarse esta crisis capitalista, nica en un siglo, como oportunidad para hacer campaa para desmantelar la Unin Europea, dado el entusiasmo de dicha Unin por las polticas y el credo neoliberales? O ms bien debe aceptarse que la izquierda no est lista para el cambio radical y hacer campaa para estabilizar el capitalismo europeo? Varoufakis sostuvo en su presentacin que por mucho que repugne a los radicales, el deber histrico de la izquierda en esta coyuntura particular es estabilizar el capitalismo, salvarlo de s mismo y de los intiles gestores de la crisis en la eurozona. Explayndose sobre su propia trayectoria intelectual, Varoufakis explic que a su juicio Marx debe seguir siendo fundamental para nuestro anlisis del capitalismo y tambin que hay que seguir siendo marxistas descarriados. Varoufakis explic tambin por qu un anlisis marxista del capitalismo europeo y de la condicin actual de la izquierda obliga a trabajar en pro de una amplia coalicin, incluso con partidos de derecha, para resolver la crisis de la eurozona y estabilizar la Unin Europea. En resumen, Varoufakis afirmaba en mayo de 2013 que lo que los radicales han de hacer en el calamitoso contexto europeo es concentrarse en minimizar el sufrimiento de la gente, para lo cual hay que fortalecer las instituciones pblicas de Europa y comprar tiempo y espacio para desarrollar una alternativa genuinamente humanista.

Todo eso que Varoufakis dijo en mayo del 2013 parece casi al pie de la letra el programa que Syriza est siguiendo desde que con sus 149 actas de diputado gan las elecciones a finales de enero pasado. De hecho, el nuevo gobierno griego es una coalicin de Syriza con Anexartitoi Ellines, el partido de los Independientes Griegos, un grupo de derecha nacionalista pro Iglesia Ortodoxa que obtuvo 13 diputados y que ahora cuenta con el Ministerio de Defensa en el gobierno de coalicin.

Resulta as que los radicales han de hacer todo lo posible por estabilizar y salvar el capitalismo. Varoufakis basa su posicin en una compleja disquisicin sobre la teora econmica de Marx, a quien acusa de ser determinista. Segn Varoufakis, Marx considera que su modelo matemtico implica que el capitalismo no es viable. Pero, dice Varoukakis, no fue el mismo Marx quien demostr que la fuerza de trabajo no es susceptible de conversin completa en mera mercanca, lo cual introduce una indeterminacin radical en el sistema econmico? Varoufakis ve una contradiccin clara entre el pensamiento innovador y liberador de los Manuscritos econmico-filosficos de 1844 y el Marx enconsertado por un modelo econmico cerrado que surge veintitantos aos despus en El capital y que niega que el futuro es impredecible.

La lectura de Marx que hace Varoufakis es sin duda idiosincrsica. A juicio de quien esto escribe, el Marx de los Manuscritos econmico-filosficos de 1844 en temas econmicos era un aprendiz, un aprendiz eso s con mucho genio, pero un aprendiz al fin y cabo. Frente a l hallamos al Marx que en 1867 publica el primer tomo del El capital, donde presenta lo fundamental de su teora econmica, de su modelo econmico del capitalismo que ya se bosqueja con una estructura incompleta, pero acabada en muchos aspectos fundamentales. Pero ese Marx sigue evolucionando y pasa los diecisis aos que le quedan de vida intentando acabar el modelo general del capitalismo, es decir, el manuscrito de la obra que haba bosquejado en la dcada de 1860. Todo indica que Marx no solo no se obceca en sus ideas de los aos sesenta, sino que estudia sin cesar y las reelabora. A la vez se enzarza en las actividades de la Internacional y de los partidos socialistas que van creciendo en Europa, y reescribe sus manuscritos. Lamentablemente, esa labor, probablemente obsesiva, le lleva a morir dejando un enorme volumen de manuscritos inacabados. Solo el trabajo de Engels, que edita los tomos segundo y tercero de El capital, y ms tarde Kautski, que edita los tres volmenes de las Teoras sobre la plusvala, consigue salvar del olvido y quiz de la destruccin, toda esa enorme obra inacabada.

Pero, a qu viene hablar de Marx y de sus manuscritos, cuando de lo que se trata es de hablar de poltica y de economa, de la poltica y de la economa de Grecia, de Espaa, de la Unin Europea ? Qu importa si Marx era o no determinista cuando de lo que se trata hoy, en el invierno de 2015, es de hacer historia, de sacar de la miseria a quien la sufre? Es que no es impecable el razonamiento de Varoufakis, que parte de la obvia premisa de que la izquierda no est lista ni para acabar con el capitalismo ni para romper con la Unin Europea y, por lo tanto, lo que ha de hacer es buscar alianzas amplias y desprejuiciadas para sacar a Grecia de la miseria?

Desde que Syriza form gobierno, Varoufakis ha desplegado una enorme actividad. Al poco de asumir el cargo de ministro, Varoufakis afirm que Grecia no sufrira un accidente financiero ni sera forzada a abandonar la eurozona. Aunque Grecia no debera haber entrado nunca en la eurozona, ahora no puede salir, dice Varoufakis, que tambin insiste en que Grecia no dejar de hacer frente a los pagos de la deuda al Fondo Monetario Internacional o a los propietarios privados de bonos y certificados del Tesoro griegos. Segn Varoufakis, no habr reduccin unilateral de la deuda al sector privado. En cuanto a si la economa de Grecia puede crecer suficientemente rpido para salir del agujero de la deuda, Varoufakis dice que el crecimiento es cuestin que ha de manejarse a nivel pan-europeo y que habra que lanzar bajo hegemona alemana un programa de reactivacin de toda la economa europea similar al New Deal de Roosevelt y al plan Marshall de los aos cincuenta. Varoufakis opina, sin embargo, que la recuperacin griega no ocurrir mediante un programa keynesiano a la vieja usanza, sino que depender sobre todo de la inversin privada, que volver cuando el peso de la deuda se reduzca. En cuanto a los bancos griegos, Varoufakis no muestra preocupacin por su seguridad financiera, a pesar de los informes que dicen que miles de millones de euros de depsitos en esos bancos han salido del pas. Para Varoufakis es obvio que el comienzo del gobierno de Syriza ser turbulento, pero una vez que se vea que lo que propone es razonable, que se busca la cooperacin y lo que sea realmente teraputico, los mercados se recuperarn y las acciones en bolsa volvern a subir. Varoufakis afirm tambin que el nuevo gobierno no alterar las privatizaciones en curso y que Grecia ha de ser un destino atractivo para la inversin extranjera.

Qu clase de programa es este? La verdad es que es difcil de decir. Lo relativo a la deuda sin duda refleja la inevitable realidad de que la deuda griega es impagable, y por lo tanto los llamamientos griegos a negociarla son mucho ms razonables que la terquedad de la Troika reafirmando el principio universal de que las deudas se pagan. Varoufakis compara la situacin de Grecia a la de un desempleado que no puede pagar los plazos de la hipoteca. Sera lgico darle un prstamo para que pueda hacer frente a los pagos? Todo eso, sin embargo, se da bastante de bruces con las afirmaciones de Varoufakis segn las cuales Grecia va a seguir pagando a unos y otros.

Lo dems que dice Varoufakis parece sobre todo una coleccin de frases para la galera, sin mucha coherencia, por decirlo con buenas palabras. Que el crecimiento ha de manejarse a nivel pan-europeo? Qu ha de lanzarse un programa de inversiones en toda Europa? Va a convencer el gobierno griego a la Merkel, a Hollande y a Rajoy, o va a esperar a que Podemos gane las elecciones para tener un aliado? Varoufakis dice que las inversiones privadas en Grecia se reactivarn en cuanto se alivie el peso de la deuda. S? Primero est por ver si ocurre ese alivio pero, suponiendo que ocurra, por qu arte de birlibirloque van a reactivarse esas inversiones? Acaso porque los salarios griegos sern atractivos (o sea, cuanto ms bajos mejor) para los hoy llamados inversionistas, alias capitalistas de otros tiempos? Va a intentar Syriza que se avance en esa direccin? Acaso van a fluir las inversiones a Grecia porque el nuevo gobierno brindar seguridad y garanta de que el capital ser respetado y no sufrir merma en forma de impuestos, nacionalizaciones o regulaciones? Pero quienes poseen deuda griega, no son precisamente esos capitalistas? No les sonar a rayos cualquier quita, cualquier reduccin de la deuda, que no sera otra cosa que la prdida parcial o total de su capital?

Cmo podr ingenirselas el gobierno de Syriza para no hundirse en un caos financiero en los prximos meses y a la vez no defraudar a quienes han votado a la coalicin radical es casi tan difcil como la cuadratura del crculo. Lo que podra salvar la situacin sera una reactivacin de la economa mundial, o al menos europea, que permitiera a Grecia aumentar sus ingresos por turismo, exportaciones y servicios de carga martima. Pero la probabilidad de una reactivacin de la economa mundial o europea en los prximos meses parece mucho menor que la probabilidad de lo contrario, y si lo ms probable ocurre, Syriza se ver en serios aprietos, ni ms ni menos en los mismos aprietos que estaba el gobierno griego anterior. Ocurrir en Grecia como ocurri en Espaa en los aos ochenta, cuando el PSOE aplic a grandes dosis lo que no haba podido aplicar la UCD, la medicina amarga de aumentar la explotacin de los asalariados? Algunas frases de Varoufakis parecen dar a entender que esa es una posibilidad real. Pero en fin, todo eso est por ver. Durante muchas dcadas desde los tiempos de Marx hasta la segunda guerra mundial las crisis del capitalismo se resolvan con una combinacin de destruccin de capital y aumento de la explotacin de los asalariados, pero las cosas cambiaron en tiempos recientes y salvo en naciones de poca monta como Islandia y en el caso de capitales pequeos como los de las empresas medianas y pequeas que siempre quiebran por centenares en las crisis, el capital internacional se niega a sufrir prdidas y usa sus recursos polticos para salvar sus corporaciones y sus bancos quebrados. La consecuencia es que las deudas se acumulan por todas partes, sobre todo en los bancos centrales, y el sistema adquiere un lastre cada vez mayor. Consecuencia de las rigideces impuestas por la existencia del euro y de la obcecacin del capital mundial por evitar las prdidas que implicara la liquidacin de esas deudas es que en Europa la recesin ha sido casi continua desde finales de la dcada pasada.

En una de las respuestas a una pregunta del pblico tras su presentacin en el Festival Subversivo de Zagreb, Varoufakis dijo que en ninguna de sus intervenciones polticas o econmicas de aos recientes se ha guiado por modelos econmicos, que a su juicio son absolutamente irrelevantes para entender el capitalismo real que hoy existe. La frase tiene su meollo, porque si no se tiene algn modelo, es imposible hacerse una idea de por dnde se desenvuelven los fenmenos sobre los que se quiere actuar. Es posible navegar desde Barcelona a Londres sin mapa alguno que muestre los posibles itinerarios? Puede entenderse un circuito elctrico con diodos, acumuladores y transistores sin tener en la cabeza esquemas de cmo funcionan esas cosas?

El de las barbas, como Varoufakis denomina a veces a Marx, se pas toda su vida bosquejando planos y esquemas de ese tipo para formar con ellos un modelo general de la economa capitalista. El modelo general est ciertamente incompleto, los esquemas no nos permiten predecir por ejemplo que EEUU se convertira en la segunda mitad del siglo XX en el principal pas del sistema capitalista mundial, que revoluciones anticapitalistas tendran lugar en Rusia y en China (y fracasaran) y que las computadoras y la comunicacin interntica cambiaran por completo la apariencia del mundo. Pero los esquemas de Marx, abstractos en extremo como son, permiten entender por qu el capitalismo es fuente continua de desigualdad social, por qu est abocado a crisis una y otra vez y por qu los intentos bien o mal intencionados de regularlo o salvarlo solo conducen al fracaso o a convertir a quienes los protagonizan en parte de ese grupo de gerentes de alto copete que en Espaa hoy reciben a menudo el apelativo de la casta. Eliminar el capitalismo es ciertamente difcil y muchos estarn de acuerdo con Varoufakis en que la izquierda no est preparada para ello. Pero afirmar que de lo que se trata hoy es precisamente de salvar el capitalismo, no es negar todo lo importante que estuvo alguna vez tras esa nebulosa idea de la izquierda? Es compatible esa idea de salvar el capitalismo con la defensa a corto plazo de los desempleados que pierden sus subsidios, de los empleados que ven deteriorarse sus condiciones de trabajo, de los que son desahuciados porque no pueden pagar la hipoteca? Defender los intereses de quienes son golpeados por la crisis no sustenta al capitalismo, lo debilita. Pero desde John Maynard Keynes muchos economistas se creyeron aquello de que aumentar los salarios es bueno para los capitalistas y para el capitalismo, porque crea ms demanda y reactiva los negocios. Y parece que Varoufakis tambin se lo cree. Y se lo creen muchos de Podemos. Pero no es verdad.


 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter