Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-11-2015

Relaciones entre Cuba y EEUU: la perspicacia del pensamiento de Fidel Castro

Arnold August
Global Research


En una entrevista en un sitio web alternativo basado en los EE.UU., publicada el 7 de enero de 2015, se me pregunt mi opinin sobre el aparente acercamiento entre los Estados Unidos y Cuba. En referencia al anuncio del 17 de diciembre de 2014, yo repliqu:

En ese 17 de diciembre, la situacin me hizo pensar en el discurso del 8 de enero de 1959 pronunciado por Fidel Castro a sus seguidores, ocho das despus del triunfo de la Revolucin: Creo que es este un momento decisivo de nuestra historia: la tirana ha sido derrocada. La alegra es inmensa. Y sin embargo, queda mucho por hacer todava. No nos engaamos creyendo que en lo adelante todo ser fcil; quizs en lo adelante todo sea ms difcil.

Entiendo perfectamente que no se puede comparar de forma alguna la victoria del 1 de enero de 1959 con el anuncio del 17 de diciembre de 2014; y de la misma manera, la situacin frgil existente en 1959 y a principios de los aos 60, que se caracteriz por ataques abiertos promovidos por los Estados Unidos y la invasin de Playa Girn, no puede compararse con la situacin despus del 17 de diciembre, como transcurre en estos momentos.

Sin embargo, contino siguiendo atentamente los acontecimientos y las reacciones de todo el mundo y del espectro poltico de la derecha a la izquierda. Por lo tanto estoy obligado a recordar el comentario de Fidel que me vino a la mente en forma inicial y espontneamente el 17 de diciembre de 2014. Ese da caus una alegra inmensa en Cuba y a mucha gente en el mundo, y con mucha razn, as como David fue finalmente recompensado despus de ms de cinco dcadas de una lucha persistente y heroica contra Goliat. Es esa alegra inmensa que a veces puede camuflar las adversidades que, en principio, se asume fueron aliviadas pero que de hecho contienen las semillas de desafos ms difciles aun. Creo que la situacin indica el concepto que quizs en lo adelante todo sea ms difcil.

Pocos das despus de publicarse la entrevista, comenc a lamentar las afirmaciones previamente mencionadas. Aun cuando tuve extremo cuidado de destacar lo obvio que no se pueden comparar los contextos de 1959 con el 17D (como los cubanos identifican al 17 de diciembre), de ninguna manera deseo citar a Fidel Castro fuera de contexto. Mi punto principal fue hacer que los lectores aprecien la agudeza del Pensamiento de Fidel Castro como se aplica hoy en da a un contexto totalmente diferente. Con su sagacidad habitual, l pudo ver el futuro muy distante en el futuro y retornar a la realidad del 8 de enero de 1959, para ofrecer un contexto sobrio a largo plazo para la flamante Revolucin Cubana. En este artculo, el nico aspecto del pensamiento amplio y profundo de Fidel Castro consiste en examinar un paso histrico en la Revolucin Cubana. La notable agudeza mental que Fidel Castro demostr el 8 de enero de 1959, le permiti analizar dialcticamente cmo los problemas enormes en el horizonte pueden camuflarse con la inmensa alegra posterior al triunfo de la Revolucin. A pesar de brindar la advertencia que las condiciones de los dos periodos son completamente dismiles, la pregunta que me hice fue si pude expresar mi mensaje claramente al citar sus declaraciones de 1959 como gua para la situacin actual. Aun cuando segua todava convencido de lo correcto de la afirmacin, tena muchas dudas. Esta incertidumbre comenz a disiparse cuando le, con mi inters acostumbrado, lo que escriban los acadmicos, los investigadores y los periodistas cubanos. Algunos, no muchos, bsicamente escribieron comentarios similares a los mos. Por ejemplo, Elier Ramrez Caedo, el joven investigador y coautor junto con Esteban Morales de un libro que marc un hito, acerca de las relaciones entre Cuba y EE.UU. publicado en 2015, escribi un artculo de dos partes en su rea de especializacin. La segunda parte, a la que me refiero a continuacin, fue publicada en su blog del 28 de enero de 2015, y ese mismo da fue reproducida en el blog La pupila insomne de Iroel Snchez, seguida de una reproduccin el 7 de febrero de 2015 en Cubadebate y en el peridico Juventud Rebelde de la Unin de Jvenes Comunistas. Elier Ramrez Caedo escribi acerca de lo que Fidel Castro declar el 8 de enero de 1959: que quizs en lo adelante todo sera ms difcil. Creo que, incluso ahora, quiz en lo adelante todo sea ms difcil en algunos terrenos, especialmente en el campo del enfrentamiento ideolgico y cultural al imperialismo.

La periodista de renombre Rosa Miriam Elizalde escribi un artculo el 21 de julio de 2015 en Cubadebat e con el ttulo revelador Cuba-EE.UU: Lo difcil viene ahora. Lo interesante es el comentario en lnea que hizo un lector del artculo sobre el significado de la declaracin de Fidel Castro el da 8 de enero, que dice: El da 8 de enero de 1959, en la Habana, Fidel Castro dijo: Que nadie piense que de aqu en lo adelante todo ser ms fcil, quizs de aqu en lo adelante todo sea ms difcil. En octubre de 2015, el periodista Rafael Cruz Ramos expres en su blog, y reproducido en CubaS , su preocupacin, entre otras cosas, sobre la situacin actual. l escribe: Razn tena Fidel cuando asegur que las actuales batallas son ms complejas que las de la Sierra Maestra. Otros periodistas han escrito artculos similares.

En retrospectiva, pareciera que mi afirmacin inicial acerca del Pensamiento de Fidel Castro sobre este tema de los pasos en la Revolucin no estaban fuera de lugar, teniendo en cuenta las afinidades de algunas personas en la prensa cubana, como mencion anteriormente, y tomados en el contexto de los acontecimientos ocurridos desde ese entonces (del 17D al otoo de 2015), que he seguido muy de cerca. Por el contrario, pienso que fue muy apropiado. Esta conclusin result tener ventajas e inconvenientes, dado que no es consolador reconocer que la Revolucin en marcha desde 1959 puede todava enfrentar una situacin que puede ser ms difcil ahora que en el periodo que la vio nacer. Se puede tambin cuestionar mi posicin indicando que no existen muchos periodistas o figuras pblicas que comparten esta opinin. Esto es verdad. Sin embargo, esta aparente falta de atencin generalizada es una razn ms para ratificar la opinin sobre el Pensamiento de Fidel Castro. La manifiesta carencia actual de cautela de algunas personas, puede, de hecho, reflejar una cierta dosis de inmensa alegra relegando a segundo plano la dura realidad de las intenciones del imperialismo de los Estados Unidos.

Elier Ramrez Caedo hace una cualificacin extremadamente importante cuando afirma que el momento ms difcil ahora se encuentra especialmente en el campo del enfrentamiento ideolgico y cultural al imperialismo. Aun cuando sea un tema muy amplio, se destaca el siguiente ejemplo. Cuando estuve en La Habana, no mucho despus del 17D, pude observar que la bandera estadounidense se vea en la vestimenta de la gente en las calles, prcticamente en todas partes del cuerpo, en taxmetros y vehculos particulares y en los comercios. Como soy canadienses, esto me result una advertencia no muy sutil. Canad es el aliado ms cercano de los Estados Unidos en el occidente y los canadienses visitan frecuentemente a su vecino sureo. Sin embargo, no se hace una exhibicin casi carnavalesca de la bandera de Estados Unidos en Canad. De hecho muchos canadienses detestan tal fanfarria dado que el sentimiento nacionalista en Canad contra el imperialismo de Estados Unidos, aunque no de los ms altos en el mundo, es suficiente para marcar lmites. Este sentimiento negativo acerca de la proliferacin de la bandera de Estados Unidos en las calles de La Habana, fue confirmada e incluso destacada por la serie del periodista Luis Toledo Sande, sobre el tema de la bandera, en tres artculos con fotos publicado en Cubadebate y en blogs. En mi opinin, esas tendencias y muchas otras corroboran la inquietud de Elier Ramrez Caedo especialmente en el campo del enfrentamiento ideolgico y cultural al imperialismo como secuela del 17D.

El bloqueo de EE.UU. contra Cuba es ahora ms que nunca objeto de debate en Cuba y en otras partes, especialmente en los EE.UU. El 27 de octubre de 2015, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, los EU.UU. fue rotundamente derrotado en una votacin rcord de 191 votos a favor de la resolucin de Cuba de levantar el bloqueo y solo dos votos Estados Unidos y su aliado poltico y militar ms cercano, Israel, apoyaron el mantenimiento del bloqueo, y con 0 abstencin. Se ha escrito mucho en Cuba y en EE.UU. sobre el bloqueo, tanto por ambos gobiernos y por expertos de ambos lados. Estos debates se enfocan principalmente en las medidas que han sido, y pueden ser todava, implementadas por el presidente Obama mientras siga aplicndose el bloqueo con toda su fuerza por el poder ejecutivo y la legislatura, el Congreso, del gobierno de los Estados Unidos. Las condiciones principales del bloqueo son prerrogativas del Congreso. Algunos comentaristas sealan que existen contradicciones e incompatibilidades en la poltica de la administracin de Obama en lo relacionado al bloqueo. La narrativa es que el presidente de los EE.UU. no est haciendo lo que se espera de l basado en su aparente oposicin al bloqueo y el uso de sus opciones ejecutivas para restringir al mximo los efectos del bloqueo. Puede que me equivoque, pero es posible, de hecho, que no haya contradicciones e incompatibilidades.

Sin embargo, si se examinan cuidadosamente los documentos oficiales, la Casa Blanca y el Departamento de Estado de los EE.UU. parecen protegerse a si mismos dejando la puerta abierta para continuar el bloqueo y restringir al mnimo la accin de Washington Las declaraciones de los EE.UU. hablan por si mismas. Tanto sea o no que la administracin del presidente Obama sea realmente equilibrada en sus palabras a favor del levantamiento del bloqueo, no es del todo claro, como podemos ver ahora. Es preferible estar en el lado seguro y no albergar ilusiones, y seguir presionando al gobierno de los Estados Unidos. En la declaracin del presidente Obama del 17 de diciembre de 2014, l mencion una serie de puntos que desea abordar en relacin a Cuba, como democracia y derechos humanos, viajes tipo pueblo a pueblo (people-to-people) y envo de remesas de estadunidenses al sector privado emergente en Cuba, representado por 500.000 trabajadores cuentapropistas. Presidente Obama concluy diciendo que a medida que estos cambios se desarrollan, espero poder involucrar al Congreso en una discusin seria y honesta sobre la eliminacin del embargo En otras palabras, pareciera que la condicin para confrontar la mayora de los republicanos en el Congreso es la evolucin del cambio en Cuba segn los estndares de los EE.UU. Su posicin no parece ser una exigencia incondicional de principio de que el Congreso derogue el bloqueo. John Kerry, el Secretario de Estado, se refiri a este enfoque diciendo:

Fjate, no puedo decirte cundo se levantar el embargo, porque este depende realmente, en gran medida, de las decisiones que tomen los cubanos. Tienen que hacer lo posible para que se levante el embargo. Hay como ha de entenderse fuerte preocupacin en el Congreso de los Estados Unidos por los derechos humanos, la democracia, la capacidad de la gente para expresar lo que piensa, la posibilidad de congregarse y de hacer cosas. Y quisiramos ver no pedimos que haya un cambio de la noche de la maana, pero queremos ver un cambio de direccin en Cuba, y tenemos la esperanza de que as ser. (El nfasis es el mo)

La impresin difundida en algunos medios de prensa en el mundo es que el presidente Obama hizo un llamado el 28 de septiembre de 2015 para el levantamiento del bloqueo en su alocucin en la Asamblea General de las Naciones Unidas. De hecho, lo que expres, refirindose a los derechos humanos en Cuba y los viajes tipo pueblo a pueblo (people-to-people) entre Cuba y EE.UU., fue: a medida que esos contactos rindan frutos, tengo la confianza que nuestro Congreso levantar inevitablemente el embargo, que no tendra que estar en vigor. (El nfasis es el mo).

El imperialismo de EE.UU. hace uso de palabras y de la semntica en formas muy engaosas. Utiliza palabras que parecieran tomar una posicin justa, pero de hecho, camuflan el verdadero carcter de sus tcticas y estrategia. Tomemos como ejemplo el golpe de estado militar en 2009 en Honduras orquestado por EE.UU. y la expulsin del presidente Mel Zelaya que fue elegido constitucionalmente. Al principio, tanto el presidente Obama como Hillary Clinton, la Secretaria de Estado no usaron la palabra golpe. Enfrentando la indignacin de toda Amrica Latina, finalmente, usaron la palabra golpe, pero no golpe de estado militar. El uso de esta expresin ofrecera una base legal para restringir la ayuda militar a los golpistas, que el gobierno en Washington no tiene intencin de hacer. Similarmente, enfrentando la presin internacional, Obama y Clinton dijeron que estaban de acuerdo con el retorno de Zelaya a Honduras. Sin embargo, en las dos ocasiones que Zelaya intent ingresar a Honduras, EE.UU. se opuso, argumentando que su retorno tendra que efectuarse con la plena participacin de EE.UU. y sus aliados. Por lo tanto, las palabras de que estaban de acuerdo con el retorno de Zelaya, de hecho, no tenan ningn valor, tal como lo fueron a su supuesta oposicin al golpe de estado.

Similarmente, la semntica de apoyar el levantamiento del bloqueo tiene poco valor, teniendo en cuenta que parece estar condicionada a que Cuba haga ms, se abra y cosas por el estilo. La diplomacia burda anterior ha cambiado despus del 17D a intentos de usar el poder blando para influenciar desde adentro. Esto se lleva a cabo hasta cierto punto como programas de promocin de la democracia por los EE.UU. Presidente Obama dijo refirindose a Cuba que los EE.UU. ya no se ocupa de hacer cambios de rgimen, aun cuando los programas de cambio de rgimen continan. Por lo tanto, no se pueden tomar en serio las palabras saliendo de la boca del poder imperial y merecen ser escudriadas.

Es bien conocido, y la administracin de Obama lo ha dejado bien explcito, que la posicin de los EE.UU. hacia Cuba el 17D es meramente un cambio de tcticas, como por ejemplo, el restablecimiento de relaciones diplomticas y la reapertura de las embajadas en ambos pases. Sin embargo, la estrategia principal de los EE.UU. sigue siendo el derrocamiento de la Revolucin Cubana o cambiarla desde su interior para que no haya similitudes a los aos previos al 17D. Es necesario explicar en ms detalle el concepto de la estrategia.

Se debe recordar que el presidente Obama lleg a su nueva posicin sobre Cuba debido a que, entre otros puntos, cmo l y otros han admitido en varias ocasiones, que la poltica estadunidense hacia Cuba estaba aislando a los EE.UU. de Amrica Latina y el Caribe. Las reuniones Cumbre de las Amrica, lideradas por EE.UU. y que se realiza cada pocos aos, incluye, en principio, a todos los pases de la Amrica del Sur, Centro, del Caribe y de Amrica del Norte. Sin embargo, Cuba haba sido excluida sistemticamente a dichas reuniones. En la VI Cumbre de las Amricas en Cartagena, Colombia, en abril de 2012, cuando Cuba todava no haba sido incluida, el conflicto entre el sur y el norte de las Amricas haba llegado a un punto crtico. Toda la Amrica del Sur exiga la inclusin de Cuba, amenazando con el colapso de la prxima reunin si no se inclua a la isla. La VII Cumbre de las Amricas en Panam se llev a cabo en abril de 2015. Si Obama no hubiera cambiado inmediatamente sus tcticas, los Estados Unidos, no Cuba, hubieran sido culpados de la ruptura de la reunin Cumbre en Panam.

Un corolario a la estrategia de Obama para Cuba es la estrategia de los EE.UU. para Amrica Latina de derrotar los movimientos y gobiernos progresivos y de izquierda como Venezuela, Bolivia, Ecuador e incluso de pases moderados como Argentina y Brasil. De hecho, la estrategia de EE.UU. para Cuba es parte intrnseca de la estrategia para Amrica Latina. No es casualidad, entonces, que mientras se proyecta una imagen de que EE.UU. ha moderado su actitud hacia Cuba, y finalmente recobrado su sentido comn, han existido esfuerzos desestabilizadores, asistidos y apoyados por los EE.UU, en todos los pases mencionados anteriormente. Si estos esfuerzos lograran xito, tanto sea parcial o totalmente, sera un serio revs para toda la regin, incluyendo Cuba. Tambin sera una derrota para el mundo, dado que Amrica Latina y el Caribe es la regin ms prometedora para el progreso socioeconmico y poltico. La regin cuenta ahora con una base firme para crear un mundo multipolar que dejara atrs el mundo unipolar basado en la hegemona de EE.UU.

Por lo tanto, lo sagaz de la afirmacin de Fidel Castro del 8 de enero de 1959, tiene relevancia hoy en da, dado que, la situacin puede ser ms difcil en el futuro. Este punto puede ser cuestionado por algunas personas, y se comprende que as sea, explicando que en 1959 Cuba estaba sola, mientras que ahora Cuba es parte de este nuevo bloque regional, cuyos miembros, generalmente, se apoyan mutuamente. Sin embargo esta nueva Amrica Latina ha sido forjada con muchos sacrificios y luchas, como es el caso de Venezuela desde la eleccin de Hugo Chvez en 1998 como presidente. Toda derrota importante en Amrica Latina puede causar, como lo desea EE.UU., un efecto domin en la regin. La situacin hoy en da es ms difcil que en 1959 dado que los pueblos tienen mucho ms que perder. Yo creo, sin embargo, es EE.UU. que perder nuevamente. Por ejemplo, aun cuando ocurriera en Venezuela una derrota temporaria o un estancamiento en las prximas elecciones, la Revolucin Bolivariana se ha convertido, y sigue creciendo, una fuerza material en la sociedad venezolana. Una vez que el pueblo tenga conciencia, esta fuerza material puede derrotar a largo plazo al enemigo ms acrrimo.

Desde EE.UU., y sus blogueros norteamericanos asesorando a algunos blogueros cubanos, la imagen de los disidentes est pasando de ser desacreditados como mercenarios de los Estados Unidos a otra imagen de estar compuesta de jvenes. La nueva cosecha de disidentes da la impresin que no estn interesados en los fondos para el cambio de rgimen. No son fciles de detectar. La disidencia se est renovando en el contexto del 17D, y es, en mi opinin, un cncer que trata de carcomer la sociedad cubana en su interior, apuntando especialmente a los jvenes, los artistas, los intelectuales y los periodistas.

La sagacidad del pensamiento de Fidel Castro, como se aplica al 17D es que quizs en lo adelante todo sea ms difcil, en mi opinin, es ratificada teniendo en cuenta la discusin precedente y el hecho que la sociedad cubana ha acumulado problemas en las dcadas pasadas.

Sin embargo, como en el caso de Venezuela y del resto de Amrica Latina, no tengo dudas que Cuba superar esta situacin tan difcil y complicada. En julio de 2015 se realiz el Congreso de la Unin de Jvenes Comunistas. A diferencia de la desinformacin diseminada por los medios de prensa ms influyentes de los EE.UU. sobre la censura y la prensa en Cuba, era posible ver en la televisin cubana todos los debates y deliberaciones de dicho Congreso consistente de 600 delegados. Qued muy impresionado con las numerosas intervenciones espontneas y no escritas de antemano, de contenido muy profundo, de los cubanos en este tipo de actividades. Tengo la certeza que muchos de ellos podrn ser futuros lderes en Cuba. Aun cuando las condiciones presentes son muy diferentes y puedan ser ms difciles y especialmente complicadas que las del periodo previo a la Revolucin, las nuevas generaciones se preparan para continuar el legado de la Revolucin, en el contexto de desafiar la situacin actual. La nueva generacin de disidentes, cuya disidencia est siendo reciclada para adaptarse a las condiciones del 17D, no es un rival para los jvenes revolucionarios cubanos.

Adems, aquellos en los EE.UU. que apuestan a que los cuentapropistas drenen completamente a Cuba desde su interior subestiman la conciencia poltica/ideolgica y el patriotismo de la vasta mayora de los cubanos. El pueblo cubano est inmerso en esta tradicin. El presidente Ral Castro lo dej bien claro en sus declaraciones del 17 de diciembre de 2014. l comenz su alocucin manifestando lo siguiente:

Desde mi eleccin como Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, he reiterado en mltiples ocasiones, nuestra disposicin a sostener con el gobierno de los Estados Unidos un dilogo respetuoso, basado en la igualdad soberana, para tratar los ms diversos temas de forma recproca, sin menoscabo a la independencia nacional y la autodeterminacin de nuestro pueblo.

Esta es una posicin que fue expresada al Gobierno de Estados Unidos, de forma pblica y privada, por el compaero Fidel en diferentes momentos de nuestra larga lucha, con el planteamiento de discutir y resolver las diferencias mediante negociaciones, sin renunciar a uno solo de nuestros principios.

Cuba ha atravesado largos aos de luchas revolucionarias y patriticas. En mi opinin, el primer periodo es desde 1868 a 1898, durante las guerras patriticas contra el colonialismo espa ol y a favor de la independencia y de una sociedad ms justa. El segundo periodo histrico fue negativo debido a la dominacin de los Estados Unidos desde 1898 a 1959. El tercer periodo se inici el 1 de enero de 1959, forjado en la accin del Cuartel Moncada en 1953 y del programa subsiguiente como base de la Revolucin. Cuba ha estado atravesando esta era desde 1959 hasta el presente. La fecha 17D no es histrica en ese sentido, pero es otro captulo en el periodo actual con sus promesas as como, quiz, con ms dificultades y retos, en circunstancias completamente diferentes que en el periodo previo a la victoria de la Revolucin Cubana el 1 de enero de 1959.

Arnold August, periodista y conferencista canadiense es el autor de Democracy in Cuba and the 199798 Elections y ms recientemente, Cuba y sus vecinos: Democracia en movimiento, disponible en Cuba. Los vecinos de Cuba son los Estados Unidos, Venezuela, Bolivia y Ecuador.

Siga a Arnold en Twitter @Arnold_August

Fuente: http://www.globalresearch.ca/cuba-us-relations-and-the-perspicacity-of-fidel-castros-thinking/5488367

Versin en espaol: http://www.cubadebate.cu/opinion/2015/11/22/relaciones-entre-cuba-y-eeuu-la-perspicacia-del-pensamiento-de-fidel-castro/#.VlOm8piFN3c

Traduccin: Franklin Curbelo del original en ingls

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter