Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-11-2016

Agentes en Cuba al servicio de los Estados Unidos

Arthur Gonzlez
Martianos


Nada es nuevo en la poltica subversiva de Estados Unidos contra la Revolucin cubana y desde su inicio no estuvo motivada por las nacionalizaciones de sus empresas en la Isla como aseguran.

La CIA segua los pasos de Fidel Castro, mucho antes de 1959, la prueba est en los oficiales que enviaron a Mxico para conocer los preparativos de su expedicin a Cuba en el yate Granma e intentar impedirla, algo que no pudieron lograr.

Despus decidieron introducir a varios de sus hombres en el ejrcito rebelde, con el fin de evitar la unin de las fuerzas que luchaban contra el tirano Fulgencio Batista, lo que tampoco cristaliz; por eso en la reunin del Consejo de Seguridad Nacional del 23 de diciembre de 1958, el director de la CIA, Allen Dulles, expres que haba que impedir la victoria de Castro, siendo apoyado por el Presidente Dwight Eisenhower.

Pero la sombra de sus fracasos sigui persiguiendo a los yanquis y el 9 de enero Castro entraba triunfante en la Habana.

A pesar de sus deseos y planes para asesinarlo desde el mismo ao 1959, tampoco obtuvieron resultados.

Nuevas vas para derrotar a la Revolucin fueron puestas en prctica; desde la guerra econmica, comercial y financiera, hasta la fabricacin de una contrarrevolucin con disfraz de disidencia.

En esa lnea han malgastado millones de dlares y gran parte de ellos han ido a parar a las arcas del gobierno cubano, porque ms de la mitad de esos llamados opositores resultaron ser colaboradores de la Seguridad cubana.

Sin variar un pice su obstinacin por destruir el socialismo, persisten en reclutar a personas sin prestigio, ni reconocimiento dentro del pueblo cubano, con el propsito de crear la imagen internacional de que avanzan en la conformacin de una verdadera oposicin al rgimen de Castro.

Un ejemplo de eso son algunos contrarrevolucionarios que, sin vala alguna, son acreedores de premios internacionales acompaados de altas sumas de dinero, como el caso de Manuel Cuesta Mora, personaje gris al que acaban de regalarle una beca de un mes de duracin, en el Centro Internacional Woodrow Wilson, en Washington DC, nada menos que para acadmicos, como parte del Premio Democracia, Ion Ratiu 2016.

La estrategia de otorgarle premios a los asalariados cubanos es de larga data, con vistas a promocionarlos internacionalmente, cuando realmente no son conocidos en su patria, pero mediante esa frmula intentan buscar apoyo a las denuncias que llevan a cabo contra Cuba, fabricando violaciones a los derechos humanos que no pueden demostrar.

Una prueba de que la CIA es quien est detrs de esa estrategia, es el empleo de la Fundacin Familia Ratiu, radicada en Londres, en asociacin con el Centro para la Democracia Ratiu, ubicado en Turda, Rumania, quien sirve de pantalla para financiar dicho Premio.

Desde la dcada de los aos 50, la CIA utiliz determinadas Fundaciones en su labor subversiva contra la URSS y los dems pases socialistas de Europa, situacin descubierta durante el proceso investigativo llevado a cabo en 1964 por el Congreso de los Estados Unidos, ante la exencin de impuestos de las Fundaciones norteamericanas.

En esa investigacin fueron identificadas un grupo de Fundaciones que sirvieron como tapaderas de la CIA, y realmente no eran ms que buzones para recibir el dinero de la Agencia, el que transferan a otras para sufragar a personas o entidades que laboraban secretamente para la inteligencia yanqui.

Sobre el particular William Hobby, presidente de la Houston Post y miembro del consejo de la misma, explic cmo se haca:

Se nos deca quebamos a recibir unos fondos de la CIA. Luego nos llegaba una carta de una organizacin determinada, pidindonos fondos y nosotros le concedamos los fondos. No se hacan preguntas; creamos que la CIA saba lo que haca.

Nada ha cambiado, la CIA contina empleando las Fundaciones como pantalla, algo que la escritora Francs Stonor Saunders, argumenta ampliamente en su libro La CIA y la Guerra Fra Cultural.

Para reafirmar su vnculo con los Servicios de Inteligencia yanquis, es pblico que Cuesta Morua, est contratado por la NED, Fundacin Nacional para la Democracia, para desarrollar proyectos subversivos en Cuba.

Un contrato firmado de su puo y letra, afirma que anualmente recibe de esa Fundacin 14 mil 400 dlares para ejecutar sus actividades contra la Revolucin cubana.

Paralelamente recibe otras sumas para la preparacin y asistencia a eventos internacionales, donde tiene que seguir las orientaciones que se le imparten.

La NED fue aprobada por ley del Congreso de Estados Unidos, el 18 de noviembre de 1983, para darle continuidad a las acciones secretas de la CIA, especficamente las denominadas Operaciones de Accin Poltica, situacin corroborada en 1991 por Allen Weinstein, primer presidente de la NED, quien asegur:

Mucho de lo que hoy hacemos, ya lo haca la CIA hace 25 aos de manera encubierta; y como atestiguara el investigador estadounidense William Blum:

una obra maestra de la poltica, las relaciones pblicas y del cinismo, con el nfasis en el estatus de No Gubernamental, como parte de la imagen y del mito.

Este asalariado, al igual que otros como Elizardo Snchez Santa Cruz Pacheco, solo persigue los dlares enviados por Estados Unidos, negocio muy satisfactorio que permite vivir sin trabajar, adems de viajar continuamente por Europa, EE.UU. y Amrica Latina.

Para tener una idea del cambio de casaca de esos disidentes, basta recordar que gracias al socialismo que hora pretenden sustituir por el capitalismo, Cuesta Morua pudo estudiar gratuitamente su carrera universitaria, lo que era impensable en poca del tirano Batista, por su origen humilde y color de piel.

Despus de graduarse en 1986 como licenciado en historia, fue contratado como gua de turismo y posteriormente, de 1988 a 1991, pas a trabajar en la Casa de frica, dirigida por la oficina del Historiador de la Habana.

Ante la crisis econmica sufrida por Cuba debido al bloqueo econmico impuesto por Estados Unidos, sumado al desmembramiento de la URSS y la prdida del socialismo en Europa, Manuel Cuesta vio la oportunidad de convertirse en asalariado de los yanquis y salir de las penurias econmicas por las que atravesaba la poblacin de la Isla.

De ah su cambio de militante comunista a disidente al servicio de la CIA, junto con Elizardo Snchez.

Para obtener autonoma y un financiamiento directo en mayor cuanta, en 1998 funda la Mesa de Reflexin de la Oposicin Moderada, disuelta en 2003.

Un ao antes organiz el engendro Arco Progresista, el cual preside desde el 2002, desde donde sostiene fuertes relaciones con otros elementos contrarios a los gobiernos de Nicaragua, Bolivia, Ecuador y Venezuela, entre ellos el agente CIA Leopoldo Lpez.

Cuesta Morua se declara descendiente de Martn Mora Delgado, cubano que lleg a Senador de la repblica y lider la postura del gobierno de esa poca contra el movimiento Los Independientes de Color, pues a pesar de ser negro no quiso perder la posicin poltica alcanzada.

Todo indica que el oportunismo le viene de sus ancestros y como dijera Jos Mart: Hay un oportunismo que es mera cobarda y pretexto para no ser honrado.

Arthur Gonzlez, cubano, especialista en relaciones Cuba-EE.UU., editor del Blog El Heraldo Cubano.

Fuente: http://martianos.ning.com/profiles/blogs/agentes-en-cuba-al-servicio-de-los-estados-unidos-por-arthur-gonz

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter