Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-12-2016

Entrevista a Jos Herrera Plaza sobre "Accidente nuclear en Palomares. Consecuencias (1966-2016)"
Descontaminar con criterios normativos y no de salud pblica a largo plazo es muy cmodo, pero un craso error

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Jos Herrera Plaza (Almera, 1955) curs estudios de Economa en la Universidad de Valencia. Tcnico Superior en Imagen y sonido, trabaja actualmente, como cmara operador, en Canal Sur TV. Desde 1985 ha seguido de cerca todo lo relacionado con el accidente nuclear de Palomares. En 2003 fue coautor y coorganizador del libro y exposicin en el Centro Andaluz de Fotografa "Operacin Flecha Rota. Accidente nuclear en Palomares". Posteriormente dirigi el largometraje documental homnimo (2007).

*

Estbamos comentando tu reflexin: "Descontaminacin Palomares. Acuerdos Espaa-EEUU. La historia se repite o 7 razones para actuar". Tu segundo argumento: "La nica razn "tcnica" para justificar esa deflacin de los niveles a descontaminar es que el PRP era una propuesta preliminar [1]; como si toda modificacin de los niveles de limpieza tuviesen que ser a la baja". Y quienes sostienen esa deflacin de los niveles a descontaminar? Por qu razn o sinrazn?

JH.- Pues obviamente personas que viven ellos y sus familias a cientos o miles de kilmetros, segn se trate de polticos espaoles o norteamericanos, altos cargos ministeriales a los que Palomares y sus vecinos poco les importan, que lo nico que desean es poner punto final a este engorroso asunto de la manera menos costosa y complicada posible. Desde luego parece que los espaoles no estn dispuestos a hacer valer algo tan bsico como la dignidad, la soberana nacional y la legislacin internacional, cuyo principio consensuado es: quien contamina paga.

El tercero: "Los niveles consignados en el Acuerdo Kerry-Margallo no parecen resolver la situacin radiolgica de la zona ni su estigma. Se marcan unos niveles residuales para americio 241 de 1 Bq/gr. (Zonas 2 y 3) y lo ms inaceptable: 4 Bq/gr. para la Zona 6, con la excusa que no est habitada ni lo estar en los prximos 24.000 aos. Desconocemos la equivalencia en plutonio 239+240, porque ha sido sesgada de la informacin liberada, pero s conocemos que la proporcin inventariada de plutonio 239+240 es de 4 veces la del americio". Por qu es ms inaceptable lo que afirmas que es inaceptable?

JH.- Si el objetivo es que la radiactividad absorbida sea inferior a 1 miliSiervert por ao, habr que descontaminar suficientemente y holgadamente. Dada la heterogeneidad en el patrn de contaminacin, dejar 4 Bq/gr. en Sierra Almagrera puede referirse a dos posibilidades: a) que es un valor medio, por lo que determinados parajes superarn ampliamente esta frontera. b) que es el valor mximo. En el mejor de los supuestos que esto se consiga y asumiendo una relacin lineal de las variables, la dosis para las personas ser de 0,8 mSv/ao, que roza peligrosamente los estndares aceptados mximos en la actualidad. Descontaminar con criterios normativos y no de salud pblica a largo plazo es muy cmodo, pero un craso error. Seguramente dentro de 10 o 20 aos sern bastante ms bajos en Espaa. En otros pases ya es una realidad. La sombra de la sospecha y el estigma social de aquella zona no desaparece de esta manera, si tenemos en cuenta la nula credibilidad institucional o de los organismos reguladores, tras casi 50 aos de mentiras. La limpieza y salubridad de esos parajes no solo ha de ser real, sino tambin aparente.

El cuarto argumento, te vuelvo a citar: "Aunque los niveles finales estuviesen rozando o por debajo de los mximos legales, descontaminar una zona castigada durante tanto tiempo con fundamentos nicamente normativos es errneo de cara al futuro. Hasta el momento, se haba aceptado que el objetivo ltimo debe ser que el impacto a la poblacin de Palomares no supere una dosis media anual de 1 mSV/ao. Los niveles mximos aceptados en las legislaciones no han hecho ms que descender desde hace 76 aos, que fue descubierto el plutonio y todo indica que seguirn decreciendo en los prximos 24.000 aos. Incluso el Departamento de Energa de los EEUU restringe para su territorio, como alternativa ms exigente, 100 veces menos que lo que defiende para Palomares: una dosis de 0,01 mSv/ao". Cmo se entiende entonces que lo que practica USA en su propio pas no valga cuando hablamos de Espaa en una zona contaminada por sus acciones militares atmicas durante la Guerra Fra?

JH.- Pues simplemente, porque entre donde habitan sus hijos y Palomares median ms de 6.000 km., en su mayora ocano.

El quinto: "Las negociaciones con los norteamericanos han dado como resultado nuevamente la claudicacin de la contraparte espaola. La cifra de tierras a descontaminar se ha reducido ostensiblemente -un 44% nada menos- a pesar de la precisa caracterizacin elaborada en el PIEM-VR (refrendado por la OIEA y UE). De los 50.000 m3 (exactamente 49.771), se ha pasado a 28.000". A casi el 55%? Y ese cmo se come, cmo se puede admitir una cosa?

JH.- Esta rebaja la han publicitado cuando resonaban las trompetas del acuerdo Kerry-Margallo, como excipiente de un medicamento, como el sirope empalagoso de los jarabes mucolticos, as no se percata la sociedad del regusto amargo de tan drstica e indigna reduccin. Como deca un amigo: Palomares parece estar condenado; del baador de Fraga se ha pasado a la guitarra de Kerry.

El sexto argumento: "En la firma del acuerdo de intenciones la embajada norteamericana filtr a la prensa la ubicacin final de los residuos. Su destino, un cementerio nuclear de Nevada que no existe y con un coste de transporte y almacenaje tan exageradamente inflado que resultaba tan ridculo como hilarante, lo que restaba toda credibilidad". Estn mintiendo como bellacos entonces?

JH.- Creo que estaban improvisando sobre la marcha, pero hoy da sobran los medios para averiguar si aquello era verdad. Lo nico que existe en Nevada es el proyecto del cementerio de las montaas Yucca, apenas iniciado y paralizado desde 2012. Dado los imposibles costes de fletes y almacenaje definitivo, parece como si quisieran financiar tal cementerio con las tierras de Palomares.

El ltimo: "La victoria del ultraderechista Donald Trump y la mayora republicana en el Senado y Congreso norteamericano hace suponer la demora sine die de las intenciones, adems de una oportunidad para un irreversible olvido aqu y all". De dnde esa sospecha? Tampoco las administraciones demcratas o llamadas demcratas son ngeles de la justicia y la corresponsabilidad.

JH.- Por supuesto que no; hay que erradicar el maniquesmo de nuestras convicciones. Lo que sucede all es muy parecido al bipartidismo nacional. De hecho ellos nos vendieron ese modelo de "democracia". Pero siempre existe una opcin ms progresista y otra ms regresiva, ms reaccionaria. Se saba de antemano que si ganaba la extrema derecha, se haran valer razones para no mover ficha, como la esgrimida de que, si proceden, se crear un precedente con otros lugares contaminados por ellos en el mundo. Evidentemente eso no le exime de sus responsabilidades, ni es nuestro problema.

Con el pas hegemnico o sin l, afirmas finalmente, "Palomares no puede esperar. Es preciso instar al Gobierno espaol para que ponga en marcha lo antes posible el PRP original y no lo acordado con EEUU, as como un Plan A y B de Gestin de Residuos para lo evacuado en Palomares y su posible destino alternativo en cualquiera de los cementerios nucleares existentes en el mundo. Todo esto no se lograr si no existe una firme y activa vindicacin de los grupos sociales y la opinin pblica. Palomares dista 500 km. de los centros nacionales de decisin y 6.500 de Washington". Es difcil estar en desacuerdo contigo. Has contactado con grupo sociales prximos o afines a tus posiciones? Con algunas formaciones polticas? Pienso, por ejemplo, en Unidos Podemos, en el PCE, en gentes de izquierda. Nadie puede hacer odos sordos ante una cosa as.

JH.- S, por supuesto que me he comunicado con todos mis contactos, que no son muchos: Ecologistas en Accin, que a su vez se lo han pasado a Greenpeace y a Julio Rodrguez de Podemos. Tambin se lo he enviado al Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora, del que depende Palomares y a Ciudadanos. La vida te da sorpresas, nadie ha obrado en consecuencia, excepto el Foro de Milicia y Democracia que lo han publicado en su web y el diputado de Ciudadanos por Almera, Diego Clemente, que el pasado 30 de noviembre incluy el texto como exposicin de motivos y realiz una serie de preguntas parlamentarias, de las cuales yo le suger algunas. Veremos lo que responden.

En la prxima me centro ms en el libro. Perdona por la digresin pero me ha parecido necesaria y ha resultado muy interesante. Gracias.

Notas:

1) SANCHO LLERANDI, C. Respuesta a una pregunta formulada por Jos Ignacio Domnguez en la conferencia impartida en la Sociedad Nuclear de Espaa, dentro del ciclo Los jueves nucleares el 10/11/16.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter