Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-02-2017

Entrevista a Jos Herrera Plaza sobre Accidente nuclear en Palomares. Consecuencias (1966-2016)
Cuando hablamos de armas nucleares no te haces una idea de su potencial, del Horror con maysculas que originara una sola detonacin

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Jos Herrera Plaza (Almera, 1955) curs estudios de Economa en la Universidad de Valencia. Tcnico Superior en Imagen y sonido, trabaja actualmente, como cmara operador, en Canal Sur TV. Desde 1985 ha seguido de cerca todo lo relacionado con el accidente nuclear de Palomares. En 2003 fue coautor y coorganizador del libro y exposicin en el Centro Andaluz de Fotografa "Operacin Flecha Rota. Accidente nuclear en Palomares". Posteriormente dirigi el largometraje documental homnimo (2007).

 

*

Seguimos en el captulo VII: "Resultas y reparaciones" apartado 7.4.: "Estudio epidemiolgico". Una previa. Me he olvidado una pregunta que anunci en un cuestionario anterior. Te la hago ahora. Qu sabes de la simulacin de una detonacin nuclear en Palomares? Cundo fue? Por qu se hizo?

JH.- Cuando hablamos de armas nucleares, cuando vas al museo y las ves, la mayora del tamao de una convencional, no te haces una idea de su potencial, del Horror con maysculas que originara una sola detonacin: la muerte sbita e indiscriminada de masas, o diferida en larga agona. Incierto tiempo de llanto y crujir de dientes para los supervivientes. Por eso, cuando presenci dos de las implicadas en Palomares, como si de dos torpedos se tratara, pensaba en su poder destructor, de la necesidad de analizar in situ las consecuencias inmediatas y conocer realmente de lo que estamos hablando. Tras intentar vanamente que ese estudio lo hiciesen varios fsicos nucleares, me enter que cualquier persona podra realizar una simulacin cualificada usando los recursos informticos de un modelo escalable de la pgina web de Alex Wellerstein, en las que ya se han obtenido ms de 99 millones de simulaciones. Para ms detalle, he aqu el enlace.

Simulacin de lo que hubiese ocurrido con los vientos de ese da si no hubiesen funcionado los elementos de seguridad de la Mk-28FI. Tras los efectos devastadores de la explosin se forma la precipitacin radiactiva, compuesta por restos vaporizados de la bomba y miles de toneladas de tierra altamente radiactiva, tan letal o ms que la detonacin si no se adoptan medidas. Vista de las 6 horas posteriores (A. Wellerstein s/mapa 2015 Google, Inst. Geogrfico Nacional)

 

Me centro en el apartado de este captulo. Hablas aqu del desinters casi generalizado por realizar "un trabajo sistematizado de estudio analtico de variables y su interdependencia a tenor de la particular situacin radiolgica". Y por qu ese desinters? Ni a la Administracin espaola ni incluso a la de EEUU?

JH.- Con la excepcin de los que aspiran a conocer la verdad, luchar contra la impunidad de los poderes, por la justicia y la restitucin a los posibles afectados, a nadie ms le interesa y mucho menos a las instituciones. Un estudio epidemiolgico publicado en revista cientfica puede ser utilizado como prueba pericial de cargo en un interminable rosario de demandas judiciales por parte de los enfermos o familiares de los fallecidos por cncer en la barriada, as como abrir la puerta a multimillonarias demandas internacionales contra el pas causante. Adems de esa pesadilla judicial, la zona afectada sufrira mucho en sus pilares econmicos por la mala publicidad generada.

Destaca aqu una figura poco conocida: la del doctor Martnez Pinilla (y de su esposa-compaera Teresa). Nos explicas algo de este doctor? Qu tareas realiz?

JH.-Este doctor y su mujer Teresa, cual Quijotes de la huerta murciana, se metieron en un berengenal a finales de los 80 para intentar investigar posibles consecuencias en la salud de los vecinos. Durante algunos aos estuvo desempeando su oficio en Turre, muy cerca de Mojcar y a pocos kilmetros de la zona afectada. Compar los datos de morbilidad por cncer en Palomares y una poblacin testigo similar llamada Guazamara, en el mismo trmino municipal. Al principio no hubo problemas, pero cuando aparecieron resultados algo alarmantes en el periodo 85-95, entonces boicotearon la continuidad de su trabajo impidindole el acceso al Registro Civil de Cuevas del Almanzora.

Creo que el trabajo estuvo dirigido por el doctor Pedro Marset. Te pregunto lo mismo: nos haces un breve resumen de papel del director de la investigacin?

JH.- Pedro Marset era un mdico de prestigio, entonces decano de la Facultad de Medicina de Murcia. Desde el comienzo apoy a Pinilla en su investigacin con la orientacin y supervisin de la metodologa cientfica empleada, dentro del mbito acadmico, indispensable en un tema tan delicado como este.

Qu hiptesis de trabajo se tuvieron en contra? En el libro se habla de tres. Por qu esas tres precisamente? Cul de ellas se contrast positivamente?

JH.- Las hiptesis que se barajaron fueron: 1) Hiptesis Biolgica: podra ser demasiado pronto intentar estudiar efectos causales de la contaminacin prolongada a bajos niveles de plutonio por su latencia mnima de dos a tres dcadas. 2) Hiptesis Sanitaria: que atenda a la hipersensibilizacin de los profesionales y organismos sanitarios hacia el cncer y su posible relacin con la radiacin remanente. 3) Hiptesis Sociolgica: dada la soterrada pero permanente presin social en la barriada, caba la posibilidad de infrarregistrar los posibles fallecimientos por neoplasias.

Entre otras conclusiones, la Hiptesis Sociolgica apareci en la primera dcada (1966-76). Mientras la curva de decesos por cncer se incrementaba en la poblacin testigo, en Palomares se mantena con la inclusin de causas ambiguas en los certificados de defuncin, como parada cardiorespiratoria o similar.