Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-02-2017

[Crnicas sabatinas] Ms ac y por debajo de la IES (identidad tnica sobrecargada) y el soberanismo excluyente (y sus sistemas afines liganordistas)
Y en qu nos equivocamos? Dnde y cundo metimos la pata hasta el fondo? (I)

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para Eduard Rodrguez Farr, por su nota y por su recuerdo: Queridos amigos: Hoy, 18 de febrero, hace 80 aos, en la batalla del Jarama, murieron en la llamada colina del suicidio unos 200 brigadistas del batalln britnico, defendiendo heroicamente su posicin ante las tropas fascistas. En estos tiempos en que los hechos y la memoria apenas tienen valor, vale la pena que los rojos -simplemente rojos- les dediquemos un recuerdo emotivo, recordando por ejemplo la cancin Jarama Valley . Os copio las diferentes versiones (en ingls y castellano). La primera fue escrita por Alex McDade, un obrero que cay pocos meses despus en la batalla de Brunete (https://www.youtube.com/watch?v=GTDzjYNJZ0Q&feature=youtu.be Pete Seeger and the Almanac singers).


 Para Montserrat Gassull, in memoriam. No era fcil decir, criticar y denunciar lo que pocos decan, criticaban y denunciaban.


 Para Gloria, Martina, Patricia, Marian, Susana, Sara, Sonia y Celia, que llevan das apostadas en la madrilea Puerta del Sol en huelga de hambre exigiendo, ms que razonablemente, que las violencias machistas se consideren una cuestin de Estado. 


Era necesario, pues, demostrar enfticamente (...) que en cuanto a la "cuestin social" el catalanismo es todo l, sin excepciones, de un conservadurismo que echa para atrs y que la izquierda del catalanismo es un izquierdismo esencialmente formal, retrico, y siempre a punto de pedir perdn por su existencia. (...) Soy plenamente consciente de haber insistido y haber picado en el clavo hasta hundir su cabeza y casi hasta romper la madera misma, cuando, de hecho, con un par de pginas hubiera sido suficiente, pero yo no tengo la culpa de que esos historiadores se hayan inventado este fantasma del catalanismo popular, de izquierdas y obrerista, y lo hayan hinchado tan monstruosamente.

Joan-Llus Marfany (1995)

 

Cuando se trata de los empobrecidos, la ayuda y el subsidio del gobierno resultan sumamente sospechosos en cuanto a su necesidad y a la eficacia de su administracin a causa de sus efectos adversos sobre la moral y el espritu de trabajo. Esto no reza, sin embargo, en el caso del apoyo pblico a quienes gozan de un relativo bienestar. No se considera que perjudique al ciudadano el que se salve de la quiebra a un banco. Los relativamente opulentos pueden soportar los efectos morales adversos de los subsidios y ayudas del gobierno; pero los pobres no.

Kenneth Galbraith (1992)


(ltima hora. En el momento en que cierro esta nota me llega esta informacin (no se depriman, no desesperen): Pablo Iglesias, en nombre de Podemos, ha suscrito este mircoles pasado el manifiesto del Pacte nacional pel Referndum que pide un referndum con garantas. Podemos, una fuerza que se dice federal, republicana y espaola, apoya la lnea poltica de la burguesa catalana secesionista y aliados serviles (UGT, CONC incluidos)? Vivir para no entender. Luego nos extraa que la gente trabajadora vote lo que vota en .Cat. La semana prxima hablamos. De todos modos, si se pide un referndum -no se concreta qu tipo de referndum- con garantas, lo primero que debera exigirse es la reorientacin o cierre de TV3, un instrumento -no es el nico- permanente de ideologa secesionista que impide que un referndum, el que sea, con garantas democrticas, pueda celebrarse a da de hoy en Catalua. Llevan as, haciendo propaganda secesionista antiespaola, ms de 35 aos. Con xito, con innegables resultados en la cosmovisin de una parte sustantiva de la poblacin).

En el marco general, en este mundo grande y terrible (Gramsci) en el que nos toca vivir, se siguen cometiendo crmenes -y ms crmenes- en Palestina: [] A punto de terminar este artculo me llega una noticia de Palestina: ha muerto Muhamad Aamad Jalad, 25 aos, herido hace tres meses por disparos del ejrcito israel cuando acuda al hospital de Nablus para su ltima sesin de quimioterapia. Haca un ao le haban diagnosticado un linfoma y esa iba a ser su ltima sesin de quimio. No lleg a recibirla. Tras tres meses en la UCI, Muhamad ha muerto. No ha sido el cncer. Lo ha matado la ocupacin. S que esta noticia no ocupar ningn titular de prensa, al fin y al cabo no es sino un episodio ms del da a da en la vida de la poblacin palestina bajo la ocupacin israel. Pero quiero recordar que es contra la normalizacin de hechos como ste, esa atrocidad cotidiana de la poltica israel en los territorios ocupados, contra lo que lucha el BDS (Teresa Aranguren, Derechos humanos y el riesgo de defenderlos, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=223215). Hoy, mircoles 22 de febrero, un soldado israel, responsable de haber rematado-asesinado a un palestino herido, ha sido condenado a la mnima pena. Todo vale, hay que dar nimos y seguridad a la tropa.

En Espaa, este fragmento de un artculo de Antonio Maestre ensea tanto como mil artculos y cien documentales: Una profesora de Secundaria de un instituto de Fuenlabrada, tambin vecina de la localidad, me explicaba las dificultades para comprender los problemas a los que se enfrentan los nios de ascendencia humilde con un ejemplo que le afect de manera profunda. Durante una redaccin, pidi a sus alumnos que explicaran algo nuevo que hubieran hecho hoy con respecto a ayer. Uno de ellos escribi: Hoy he desayunado. La profesora le insisti en que tena que describir algo novedoso con respecto al da anterior.Pues eso, hoy me ha tocado desayunar (La Marea, 22 de febrero de 2017)

Aqu, a casa nostra, las consecuencias de lo que llaman proceso -que sigue, por supuesto, su trayectoria antidemocrtica con las nuevas propuestas enigmticas de Mas (vuelve despus de tres o cuatro derrotas!), las reuniones secretas presidenciales mil veces negadas (la verdad no rige) y las profundas reflexiones de Junqueras sobre el caso Vidal y sus conferencias promocionadas por la ANC (el mal causado por esta asamblea nacional-secesionista a la ciudadana catalana no tiene parangn), uno de los polticos institucionales, hablo de Junqueras, con ms rostro que se recuerda en estos y en muchos lares y con menos respeto por las instituciones parlamentarias y democrticas-, el proceso-procesismo, deca, sigue o dicen que sigue adelante. Sin inmutarse, siempre adelante. Sin cegarse y confiar a pies juntillas, no es imposible el escenario cantonalista que se describe a continuacin (Puestos a pedir un inexistente derecho a decidir, se pide en toda circunstancia y que arda Pars o Troya!): Segn la encuesta del Institut dEstudis, en caso de producirse un referndum legal pactado con el Gobierno Central, un 32% de los habitantes del rea metropolitana [de Barcelona] votara a favor de la independencia, un 30% optara por desgajarse de Catalua y crear una nueva comunidad autnoma que siga formando parte de Espaa, un 28% votara no a la independencia y solo un 6% no aceptara la independencia en ningn caso. Hay que recordar que el rea metropolitana de Barcelona pese a abarcar un 16% del territorio de Catalua tiene un 70% de la poblacin, un 81% de la riqueza, 82% de la industria y un 90% del turismo de Catalua (http://www.elmagacin.com/barcelona-apuesta-por-abandonar-cataluna-y-formar-su-propia-comunidad-autonoma/). El rea metropolitana de Barcelona, Barcelona incluida, es, sin duda, el rovell de lou. Ser una buena idea esa de independizarse del supuesto-deseado por algunos nuevo Estado neoliberal cataln y formar parte de una Espaa republicana y federal?

Las notas previas de la semana: 1. Contaminacin. 2. Externalizacin en la Barcelona de los comunes 3. Antecedentes, manifestaciones y manipulaciones. 4. Las consecuencias del dictamen de Garoa en Catalua.

1. Bruselas ha dado un plazo de dos meses a Madrid y Barcelona para atajar la contaminacin. La Comisin Europea envi el mircoles 15 de febrero un ultimtum para que se tomen medidas en el plazo de dos meses para resolver el problema del "incumplimiento constante" -constante!- de los l mites de contaminacin atmosfrica . Los datos remitidos por Espaa al ejecutivo comunitario -periodo 2010-2014- apuntan que los lmites de emisiones del NO2 han sido "sobrepasados continuamente" en Barcelona, Valls, Baix Llobregat y en Madrid . Se reclaman medidas para "garantizar una buena calidad del aire y proteger la salud pblica", habida cuenta de que la contaminacin por NO2 (que proviene mayoritariamente del trfico rodado) es un riesgo sanitario "grave" (cancergeno, OMS). Adems del ultimtum a Espaa, tambin se han dirigido dictmenes similares a Alemania, Francia, Reino Unido e Italia.

Cuntas personas fallecidas prematuramente? Cuntos aos de vida robados? Cuntas vidas de duracin media si queremos contarlo en estos trminos? Adems, en el centro de Barcelona, los ejemplo s se acumulan, no es imposible ver -y sufrir- a coches, autocares y motos circulando a ms de 70 km/h. No importa, dicen, no pasa nada... Pero pasa. (http://www.publico.es/sociedad/bruselas-da-ultimatum-espana-tome.html)

2. Una inesperada externalizacin. El ayuntamiento de Barcelona, espero equivocarme, ha privatizado el servicio de gestin de alojamiento temporal y manutencin de personas y familias. Por 5,3 millones de euros, el gobierno de Ada Colau ha contratado a la agencia de viajes Snow Travel para realizar las reservas de alojamientos a las aproximadamente 400 personas de media que cada da necesitan este servicio. El servicio trata casos derivados de cinco servicios municipales: emergencias, servicios sociales (desahucios por ejemplo), atencin a personas maltratadas o vctimas de trata, personas sin hogar y, finalmente, inmigracin, refugiados (recordemos la manifestacin del pasado sbado 18 de febrero) o recin llegados a la ciudad. La duracin del contrato es de 14 meses, prorrogables a 14 meses ms. Se aprob en pleno durante despacho de oficio (los expedientes de aprueban sin debate ni votaciones). Los precios para acceder son pblicos, por supuesto, pero es razn suficiente apelar, como se ha hecho, a un aumento de la demanda en este servicio para justificar lo hecho? A un gobierno de los comunes no le queda otra que externalizar-privatizar un servicio pblico como se ha hecho con la gran mayora de residencias pblicas por ejemplo? No huele mal-muy-mal esta decisin y no recuerda acaso a lo hecho durante la poca Trias y por anteriores gobiernos? Pero no estamos o estbamos por lo comn, por lo pblico no privatizado? (Esto, si no responde a ningn clculo electoral, es muy diferente, pero que muy diferente: Barcelona en Com finanar projectes amb (con) els excedents de sou (sueldo). El partit destinar 216.000 euros procedents del sou (sueldos) no percebut pels crrecs electes (cargos) a l'Ajuntament a subvencionar associacions cviques i socials http://cat.elpais.com/cat/2017/02/22/catalunya/1487762824_028128.html?id_externo_rsoc=FB_CC)

3. El ex presidente de la Generalitat de Catalua, Jordi Pujol, otra de sus grandes hazaas como hombre de Estado (fue espaol del ao y no rechaz la distincin como se recuerda), ha mantenido una relacin fluida con el rgimen de Marruecos en los ltimos aos, hasta el punto de reivindicarse ante el Gobierno de Rabat como valedor de sus intereses en Espaa -digo bien, aqu la palabra funciona- y en el continente europeo. As se pone de manifiesto en un escrito que acaba de hacer pblico el hacker Chris Coleman, el Snowden marroqu. Una duda surge de inmediato: cobrara, sigue cobrando, por esas gestiones? Ms que probablemente. En su ltima revelacin de documentos, Coleman (pseudnimo tras el que se oculta la identidad del activista) incluye una carta de cuatro folios firmada por el propio ex molt honorable -quin riure, quin riure!- donde ste revela su intensa vinculacin con las autoridades marroques. Es una misiva dirigida al ministro de Exteriores, Taib Fassi Fihri, fechada en septiembre de 2011, coincidiendo con la Primavera rabe, poco antes de los comicios generales en Espaa y Marruecos, y unos meses antes de que aparecieran las primeras informaciones sobre la fortuna en Suiza del ex president-jefe-del-clan. La carta la escribe el padre poltico de Artur Mas como miembro del consejo de Administracin de la universidad de lite Al Akhawayn, situada en la localidad de Ifrane. Desde 2005, el ex president participa en la asamblea anual y en la ceremonia de fin de curso. Las visitas le servan para reunirse con altos responsables de la poltica y de la economa marroqu (http://cadenaser.com/ser/2017/02/17/internacional/1487323248_569689.html).

Por la senda de los refugiados y las migraciones, tomando pie en estas actuaciones pujolianas (ms las desconocidas por el momento): recuerdan los comentarios de Barrera, Ferrusola, el mismo Pujol, de Mas en el Parlamento sobre los nios andaluces y gallegos, de Duran i Lleida sobre los campesinos andaluces? De verdad que esta gente, sus herederos polticos directos, estn preocupados, humanamente preocupados como dicen y airean, por los refugiados y los inmigrantes? Casa nostra, es decir, la suya, casa vostra, vuestra de los emigrados y refugiados? No ser que manipulan todo lo que tocan? Quien ha sacado partido-rentabilidad-poltica de la manifestacin del sbado pasado en Barcelona? No hubiera sido ms razonable organizar manifestaciones en todas las ciudades y municipios espaoles que tuvieran capacidad para ello y gritar-vindicar-organizar de manera coordinada la necesidad de un giro completo a la poltica migratoria del gobierno Rajoy? Se trataba de mostrar que aqu, en .Cat, el gobierno es diferente y que, de nuevo, la independencia es condicin necesaria (eso afirmaban algunas pancartas) para ser una tierra de fraternidad y refugio, una Itaca plenamente humanista? Quin puede creerse un cuento falsario as?

4. Uno de los temas de los que apenas hablamos (exceptuando incansables activistas antinucleares; Miguel Muiz, Jordi Foix y Eduard Rodrguez Farr en lugares destacados) y del que mucho deberamos hablar. Nos va la vida y la terra (esta vez en serio) en ello: Las consecuencias [del dictamen CNS sobre Garoa] para el reactor atmico de Vandells 2, que debe obtener su licencia en 2020, y cuyos propietarios han declarado que presentarn la solicitud este verano, y los dos reactores de Asc son evidentes: garantizar el su funcionamiento hasta los 60 aos. De esta manera, se seala, Asc 1 funcionara hasta 2043, Asc 2 hasta 2045, y Vandells 2 hasta 2047. En esta perspectiva, prosiguen, adquiere plena coherencia el captulo sptimo de la Ley de Presupuestos 2017 del gobierno PDECAT(CDC)-ERC, pendiente de aprobacin para el mes de marzo. Este captulo propone recaudar un "impuesto" por los impactos sobre la salud del funcionamiento rutinario los reactores nucleares.

Es decir, se reconoce a las emisiones radiactivas de las centrales nucleares consecuencias negativas sobre la salud, y legaliza el derecho de las empresas a provocarlas mediante un impuesto". En el contexto del alargamiento del funcionamiento de las centrales a 60 aos (o acaso ms cuando llegue el momento) el tal "impuesto" supone, sealan los autores con razn, no slo ventajas para las empresas elctricas, que ven regulado un impacto que hasta ahora negaban, sino tambin una fuente de ingresos creciente para la Generalitat, ya que el deterioro por envejecimiento de los sistemas de funcionamiento de las centrales supone un incremento de las emisiones y, por tanto, de la recaudacin. Lo nico que resulta perjudicado con este impuesto, se concluye, "es la salud de las personas que vivimos en Catalua y tambin fuera de Catalua, dada la capacidad de dispersin de los ms de 40 elementos radiactivos que emite un reactor nuclear (Movimiento Antinuclear Ibrico en Catalua: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=223204). Nuclear, nucleares? No, gracias. Tal actual como hace 38 aos.

El tema de hoy. Regresando al pasado, una primera aproximacin:

No nos equivocamos, innecesario es reafirmarlo (hay muertes, torturas, sufrimiento, exilios, muchos aos de crcel, detrs de ello), en luchar contra el fascismo, con riesgos, con miedos, con secuelas y con muchos sacrificios, especialmente los de muchos compaeros/as de sectores obreros y campesinos que apenas tenan manto protector familiar y organizativo. Desnudos frente al mundo y el fascismo.

No nos equivocamos tampoco, desde luego que no, defendiendo el cataln o el vasco. No erramos cuando defendimos unas lenguas entonces -entonces!- oprimidas como la catalana, la gallega o a vasca, en vindicar el derecho de los nios y nias a ser educados en su lengua materna, en defender las culturas expresada en la lengua de Espriu, de Castelao o de Aresti e incluso en pedir la libertad de Jordi Pujol (pintaron las paredes de la Universidad barcelonesa Joaquim Sempere y Jordi Borja con la consigna), a pesar que la familia del hoy jerarca de un clan familiar acusado de mil tropelas se enfad mucho y llam al orden, con bronca, a los activistas por unir su nombre, el del primognito Jordi Pujol mdico-banquero, al de un estudiante comunista Hctor Babiano que haba sido detenido tambin en aquellas fechas, a principios de 1960. Ellos eran as; nosotros no, nunca lo fuimos.

En eso, en lo sealado, en resistir, en combatir, en querer vivir -y vivir ya- de otro modo, con otros valores, acertamos; en todo o en casi todo lo dems, en lo que respecta al tema-monotema, con buenas intenciones en general, nos equivocamos.

Nos equivocamos al participar en campaas que vindicaban obispos catalanes, como si el ser cataln fuera atributo que garantizara lejana de los escenarios ms oscuros del nacional-catolicismo. Tendramos que habrselo preguntado primero para asegurarnos, y no fue el nico, al cardenal Isidre Gom i Toms por ejemplo.

Nos equivocamos a aceptar encantados, repitindolo orgullosos como loros, aquello de que el Bara s ms que un club (y los pericos, todos ellos, unas fachas espaolistas de mucho cuidado, algo as como una enfermedad de botiflers). El Bara, ya entonces, era una especie de multinacional en construccin, que manipulaba, abonaba y orientaba los sentimientos de muchsimas personas (una parte de mi familia entre ellos). Basta hacer un repaso de las directivas barcelonesas de estos ltimos 60 aos para comprobar de quienes hablamos, que personalidades han llevado el timn de eso que incluso gente muy nuestra y muy querida sigui defendiendo como una entidad que no era un club-empresa, era ms que un club, asociado ahora, en publicidad y en medios, al alma de Catalua, con ex entrenadores del club, elevados a los altares de los modelos y las referencias intachables, en listas de grupos polticos secesionistas como Junts pel s.

Nos equivocamos a no ser suficientemente crticos y marcar diferencias de finalidades en nuestro apoyo -que no pongo en cuestin por su significado antifascista- a la lucha del nacionalismo independentista vasco armado contra el fascismo en tiempos del fascismo.

Nos equivocamos, en la misma lnea, cuando pensando y construyendo alianzas con fuerzas nacionalistas, ya entonces secesionistas, alianzas entonces necesarias y que tampoco se ponen en cuestin, no fuimos capaces de generar al mismo tiempo una mirada propia y crtica de su ideologa nacionalista, separadora, sin apenas matices, antiespaola en el fondo y a veces en las formas, a la que hicimos mil y una concesiones.

No es seguro que acertramos cuando nos pareci justo y razonable editar revistas como Nous Horitzons escritas tan slo y estrictamente en cataln -idioma que, por supuesto, lo repito una vez ms, era necesario defender dando ejemplo-, traduciendo incluso versos de poetas castellanos, por todos conocidos y que todos podamos leer, al cataln. Si aspirbamos a un pas bilinge, por qu no publicar de ese modo?

No equivocamos tambin cuando pensbamos que era una aspiracin legtima y sin discusin la construccin de organizaciones soberanas en Catalua, totalmente autnomas, asociadas, si as lo estimaban, con formaciones espaolas. Por una parte lo de aqu y luego, ms tarde, nos asocibamos con lo de all.

Nos equivocamos cuando nos cremos todos aquellos rollos-reflexiones en torno al PSUC-PCE y los gajos y las naranjas y no supimos ver la corriente de fondo: separar, separar, separarnos de camaradas con aos de lucha y sacrificio en comn. De aquellos lodos los futuros barros: Iniciativa per Catalunya. Per Catalunya!.. y como fuerza independiente.

Nos equivocamos cuando militamos en grupos de extrema izquierda, que haban roto con la lucha independentista vasca por su carcter nacionalista, convertidos ellos mismos, aos despus, en fuerzas polticas con una ideologa nacionalista -aunque no slo nacionalista- ms que marcada donde los llamados principios de la tradicin -el derecho de autodeterminacin por ejemplo- jams se ponan en cuestin, al ser considerados palabra bblica-leninista, un axioma indiscutible de los combatientes revolucionarios que, supuestamente, debamos dudar de todo.

Nos equivocamos de lleno, y causamos sufrimiento, cuando algunos descubrimos de jvenes el cataln (apenas lo hablaba nadie en nuestros alrededores cuando nios en nuestros barrios obreros del extrarradios), y lo imponamos en nuestra familias aragonesas, andaluzas o extremas, avergonzndonos incluso de que nuestros padres no fueron catalanes de raz y no se expresaran en el idioma de Carner o Foix.

Nos equivocamos tambin cuando hacamos odos sordos, cuando no queramos ver, o veamos con mucha ms dificultad, el fascismo que tenamos delante, en nuestra propia casa, protagonizado por gentes de aqu, no de all. El fascismo, llegamos a pensar, era cosa de espaoles, no de catalanes. Catalua, nos cont un historiador, toda ella y casi solo ella, estaba bajo la bota del franquismo.

Nos equivocamos al aceptar babeando aquello de que era cataln quien viva y trabajaba en Catalua (eran alemanes entonces los catalanes que trabajaban en Dsseldorf?), agradecidos por la humanitaria concesin de aquella burguesa que nos explotaba en fbricas, bancos y servicios y construa y venda, con enormes beneficios, pisos de 45 metros cuadrados en calles sin asfaltar y sin servicios, destinados a los recin llegados, all, donde la ciudad perda su nombre segn escribieron algunos escritores nuestors. Casa nostra, decan tambin, es casa vostra, sin indicar qu parte de la casa nos estaba destinada. Por lo dems, y en buena lgica, aquel lema tena implicaciones nunca sealadas: Jodi Pujol, Millet y los otros de las 400 familias no eran entonces catalanes. Nunca trabajaban. Tampoco sus herederos. Se limitaban a ordenar, contactar y mandar.

Nos equivocamos -y no nos equivocamos- cuando participbamos en la conmemoracin del 11 de septiembre, con riesgos y detenciones (basta leer los apellidos de los luego torturados o golpeados, y encarcelados), sin entender muy bien de qu iba a aquello de la diada nacional, de los Austrias, de los Borbones, de lo que luego fue llamado, no entonces, episodio central de la lucha, permanente a lo largo de los siglos, de Espaa contra Catalua. Historiadores que nos formaron y ensearon no dijeron nada de eso en aquellas circunstancias-

Nos equivocamos cuando ramos comprensivos, apenas les dbamos importancia, ante aquellas formulaciones xenfobas, cuando no racistas, que nos trataban de charnegos o murcianos (o, incluso, de vagos andaluces, medios hombres o de personas a medio hacer). Vena de lejos. Pas tambin muchos aos atrs.

Nos equivocamos cuando llegamos a pensar que la burguesa catalana era otra cosa, ms europeas, ms civilizada, ms humana. Nada sabamos, por ejemplo, de su pasado esclavista.

Nos equivocamos, y de mucho, cuando no fuimos capaces de cultivar y apenas conocer nuestra propia Historia. Una de los Espaas (Catalua no excluida) helaba el corazn; no la otra.

Nos equivocamos cuando permitimos que la Asamblea de Catalua se convirtiera en un instrumento utilizado por las fuerzas del nacionalismo cataln, algunas muy derechas aunque se vistieran con ropaje socialdemcrata, en su propio beneficio, rompiendo y alejndose de ella cuando les pareci ms oportuno. Nosotros ponamos el riesgo y la lucha; ellos las finalidades y las posiciones de fuerza para negociar.

Nos equivocamos cuando permitimos que lderes estudiantiles queridos y admirados por todos no pudieran ir al encierro de Montserrat porque no se expresaban correctamente en cataln.

Nos equivocamos cuando no hicimos lo suficiente para impedir el asesinato de Puig Antich y nos volvimos a equivocar cuando fuimos permitiendo que al ex militante del MIL, de Movimiento Ibrico de Liberacin, nada que ver con ningn nacionalismo, se le fuera colocando una barretina que nada tena que ver con su ideario y su corta vida.

Nos equivocamos de todas-todas aquel nefasto 11 de septiembre en Sant Boi, recientemente recordado en clave secesionista (las fuerzas de Podemos incluidas en la revisin), cuando permitimos que los que nos hablaron aquel da fueran, en todos los casos, representantes del mundo catalanista-secesionista (y en un caso, de derecja muy pero que muy conservadora).

Nos equivocamos tambin cuando nos tragamos -hasta muy dentro- la pldora inventada del catalanismo popular. Historiadores, que entonces admirbamos, nos fueron suministrando el brebaje.

Nos equivocamos cuando permitimos que se nos cambiara, catalanidnzolos, era ms pogre y quedaba mejor, nombre y apellidos.

Nos equivocamos cuando fuimos usando, infelices de desconocernos a nosotros mismos, el lenguaje del nacionalismo cataln. Espaa era tambin para nosotros palabra prohibida, un pas de fachas, ignorantes, guardiaciviles y militares. Todo era entonces Estado espaol. Era imposible escribir una octavilla que no usara la jerga nacionalista.

Nos equivocamos tambin cuando fuimos olvidando o no nos dedicamos suficientemente a conocer la historia, la gran historia de la Espaa republicana. Matilde Landa o incluso Juan Negrn era para nosotros perfectos desconocidos.

Nos equivocamos cuando no fuimos capaces de ver (apenas dimos entonces importancia, era el pan nuestro de cada da) las decisivas aristas solidarias, fraternales, que se fueron construyendo durante la lucha antifranquista.

Nos equivocamos cuando pensbamos Catalua como el territorio ms ilustrado, ms europeo, ms avanzado de Espaa, con el menosprecio que eso implicaba respecto a los compaeroas/as de otros territorios espaoles.

Pero hay ms. Nos equivocamos en muchas ms cosas.

PS. Sobre cumplimientos e incumplimientos de las leyes catalanas (en este caso, la ley catalana de transparencia,) puede verse el siguiente enlace: http://www.eldiario.es/catalunya/politica/Generalitat-incumple-transparencia-memorandums-diplomaticos_0_613489052.html?utm_source=Butllet%C3%AD+Catalunya+Plural&utm_campaign=a929cc8cdd-Newsletter_2016_02_21&utm_medium=email&utm_term=0_418134f413-a929cc8cdd-118349401

Por hora, uno de los mejores chistes del ao: ERC afirma que amb la independncia hi haur una factura elctrica justa En la misma lnea: http://www.lavanguardia.com/agenda/actividades/54128_restaurar-lestat-catala-per-acabar-amb-lespoli-i-el-genocidi.html y http://www.lavanguardia.com/agenda/actividades/54129_el-paisatge-de-la-gioconda-es-a-catalunya.html

Lo ltimo. S que ustedes no acudiran pero como apoyo internacional al proceso da que pensar (sin ser novedad) . Comentarn algo nuestras autoridades, el seor Romeva por ejemplo? Catalua, ante el desafo secesionista. L a ultraderecha del Vneto se manifiesta a favor de la secesin de Catalua. La Liga Veneta Repubblica, perteneciente a la Liga Norte, convoca una marcha en Verona <25 de febrero,12 del medioda> para dar su apoyo "al pueblo cataln hacia la libertad" http://www.lavozlibre.com/noticias/ampliar/1333711/la-ultraderecha-del-veneto-se-manifiesta-a-favor-de-la-secesion-de-cataluna Menudos aliados! Para ponerse a temblar.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter