Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-04-2017

Entrevista a Jos Herrera Plaza sobre el accidente atmico de Palomares
"Algn comunista local, militante del PCE, actuaba de reportero"

Salvador Lpez Arnal
El Viejo Topo


Jos Herrera Plaza (Almera, 1955) curs estudios de Economa en la Universidad de Valencia. Tcnico Superior en Imagen y sonido, trabaja actualmente, como cmara operador, en Canal Sur TV. Desde 1985 ha seguido de cerca todo lo relacionado con el accidente nuclear de Palomares. En 2003 fue coautor y coorganizador del libro y exposicin en el Centro Andaluz de Fotografa Operacin Flecha Rota. Accidente nuclear en Palomares. Posteriormente dirigi el largometraje documental homnimo (2007). Es autor de un libro imprescindible sobre el tema: Accidente nuclear en Palomares. Consecuencias (1966-2016)

 

***

 

Nos habamos quedado en este punto. Por qu, a pesar de lo dicho y escrito, sigue siendo Palomares un tema tan desconocido por muchos de nosotros?

JH.- Eso mismo nos hemos preguntado durante dcadas todas las personas espaolas o de los EEUU que hemos intentado investigar sobre el suceso y sus consecuencias. Con los aos me inclino a pensar que es porque todos nuestros gestores polticos han sido conscientes de la contaminacin dejada voluntariamente en 1966. A ninguno de ellos le interesaba que saliera a la palestra un tema tan engorroso de la periferia peninsular, con implicaciones internacionales, heredado, de difcil y costosa solucin, que les hubiese obligado a buscar una solucin. Pero no olvidemos considerar que, asumir riesgos ajenos que afectan a otros seres humanos, puede ser adems de fcil y cmodo, presa de la insolidaridad, la desmesura y por tanto, moralmente condenable.

La Pirenaica, salvo error por mi parte, lleg a informar de lo que estaba ocurriendo. Cmo conseguan obtener buena informacin? Haba activistas del PCE en la zona?

JH.- Revisando los guiones originales que se conservan en el Archivo del PCE, se ve que se nutran de agencias, pero aportaban una serie de descripciones y datos concretos que indicaban la colaboracin de algn comunista local que oficiaba subrepticiamente de reportero. De ello se dieron cuenta en el Ministerio del Interior y dieron orden de registrar todo bulto sospechoso, por si era una radio transmisora, en cualquier persona que transitara por la zona. Tenan razn, pero no en la radio. Las crnicas eran escritas por un vecino de Villaricos que prefiere mantener su anonimato, que firmaba como El Emigrante. Salan escondidas en la ropa interior de un motorista que las llevaba a Lorca (Murcia) y de ah se enviaban a la redaccin de la radio en Bucarest. 

Cules han sido las principales ayudas que han recibido los habitantes de la zona?

JH.- Ayudas?; ninguna. Los palomareos reclamaron 170 millones de pesetas por daos materiales. Recibieron una cuarta parte (42 millones), que dejaron insatisfechos a una fraccin considerable de la poblacin. Mientras, algunos diarios espaoles y franceses denunciaban, gracias a la campaa de intoxicacin de la embajada norteamericana, que los pcaros agricultores queran aprovecharse de la proverbial generosidad norteamericana.

La nica ayuda que proyectaron fue seguramente para acallar sus revueltas conciencias. El Gobierno norteamericano don una depuradora de agua. Siete aos ms tarde finaliz la construccin, pero la Administracin espaola no destin partidas presupuestarias para la lnea de distribucin que iba a abastecer varias poblaciones aledaas. Tampoco lleg a funcionar ms all de las pruebas iniciales por importantes fallos tcnicos. Al final todo qued en un fiasco ms que aadir a la lista, en otro engao, otra humillacin a los lugareos.

De cara a la opinin pblica, los norteamericanos autorizaron la evacuacin de 1.000 m con restos contaminados; un 3 % del total comprometido aprox. Llegaron 5.500 barriles de 208 l. Para Norteamrica partieron 4.810. En paradero desconocido quedaron 690. En la foto podemos observar la ubicacin de un enterramiento secreto ya tapado por el grupo derecho de barriles. (Foto: Tachner Report)

 

Usted dirigi una pelcula sobre el tema: Operacin Flecha Rota. Dnde se puede ver, cmo se puede adquirir? Qu cuenta en ella?

JH.- Articular un relato audiovisual en largometraje sin voz en off, que narre y cohesione, no resulta nada fcil. Pero adems de luchar por la asepsia ideolgica, queramos mostrar un mosaico, donde cada persona es una tesela, una historia diferente. Intentbamos contar aquello que vivieron y sintieron todos los implicados. Desde los que estaban arriba volando como los de abajo, realizando sus rutinas diarias en el campo, las casas, las escuelas, o en las familias de los EEUU. Es la otra historia; la historia oral de la gente; la intrahistoria que muestra a los ciudadanos, sus sentimientos y percepciones.

Respecto a su accesibilidad, estoy intentando hacerme con unas copias industriales y poder ofrecerlas nuevamente en venta.

Tambin es autor de Accidente nuclear en Palomares. Consecuencias (1966-2016). Un libro magnfico y maravillosamente editado (un aviso a los lectores si me permite: no se lo pierdan!) Dos preguntas sobre l: cunto tiempo de trabajo detrs? Las ideas principales?

JH.- El tiempo dedicado exclusivamente fue de 8 aos, pero antes haba dedicado 4 al largometraje documental (2008) y 3 a la exposicin de fotografas inditas del accidente en el Centro Andaluz de la Fotografa (2003). Mucho antes, en 1986, haba comenzado una larga marcha solo de formacin y recopilacin que termin, ya acompaado, en una carrera a finales de los 90.

Las ideas principales giran en torno a revaluar la importancia de uno de los principales accidentes nucleares, minusvalorado por el rgimen, adems de desmontar la historia oficial y reconstruir aquello que marca la evidencia de las fuentes.

Si pudiera aadir algo ms o realizar algn cambio, qu modificaciones introducira?

JH.- Como es una historia abierta, sin final, pues ira aadiendo los preocupantes acontecimientos que en el presente tenemos.

Qu personas ms han estado interesados por lo sucedido? Qu nombres le gustara destacar?

JH.- Han sido muchos los que me han ayudado de manera totalmente desinteresada, algunos durante aos, porque crean en el proyecto de deconstruccin de la historia oficial y reconstruccin de lo sucedido. Los ms decisivos han sido el productor y comisario de la exposicin de fotografas antiguas sobre el accidente, Antonio Snchez Picn, que localiz y trajo las 8,5 h. de material flmico indito de los archivos nacionales de los EEUU. El documentalista de Canal Sur TV, ngel Roldn, que generosamente ha procurado de ese pas gran cantidad de fuentes primarias; algunas tras aos de peticiones a travs de la Ley de Libre Informacin. Por ltimo el profesor de la Univ. de Almera Sebastin Snchez, que consigui ms de 100 documentos primarios del Departamento de Energa, indispensables para conocer los entresijos del secreto Proyecto Indalo.

Qu tal fue la exposicin "Operacin Flecha Rota. Accidente nuclear en Palomares, Almera. 50 Aniversario", la segunda que se realiza en estos ltimos aos (creo que hubo otra en 2003)? Si no estoy mal informado, usted es el comisario. Ha habido ahora nuevo material expositivo?

JH.- La exposicin del 50 aniversario, al igual que la de 2003, ha tenido dos comisarios. La otra persona es Antonio Snchez Picn, que fue el que descubri en los archivos nac. de EEUU las 8,5 horas de cine en 16 mm. Este material se ha proyectado por primera vez en esta ocasin, junto con una serie de distintas muestras de creacin artstica asociada al accidente. As se han podido ver el impresionante cuadro "Trptico Palomares " de Jorge Castillo, cmic, humor grfico, narrativa, el accidente usado en la publicidad comercial o poltica y bibliografa bsica internacional.

A da de hoy, febrero de 2017, 51 aos despus, est resuelto el tema Palomares? Si no fuera as, qu tareas son las pendientes? Es incierto el futuro?

JH.- No est resuelto. Actualmente se calcula que existe en 41 h. de superficie el siguiente inventario radiolgico: un total de 781 gr. de actnidos, desglosado en los siguientes istopos: 486 gr. de plutonio 239+240 ;121 gr. de americio 241 ; 162 gr. de plutonio 241 ; 12,1 gr. de plutonio 238 y una cantidad indeterminada de uranio 235+238 .

Queda pendiente la descontaminacin de esas hectreas. En principio se redact el Plan de Rehabilitacin de Palomares (2010), con unos criterios radiolgicos aceptables. En cuanto entraron los norteamericanos en las rondas para la negociacin de la limpieza, aparecieron importantes rebajas. Incluso se consign por escrito en el acuerdo que firmaron el Secretario de Estado, J. Kerry y el Ministro Garca Margallo, una remediacin parcial en la Sierra Almagrera, con una contaminacin residual de 4 Bq/gr de Am241, lo que generara la restriccin de uso parcial de esas 20 h., adems de la pervivencia durante 24.000 aos del estigma que padece y ha padecido la zona, con el cuantioso dao econmico que ello genera. Esto supondra una nueva chapuza como la de 1966; una nueva humillacin a nuestra soberana; una nueva estafa a la poblacin y la opinin pblica.