Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-06-2017

El pathos trgico de Venezuela en su laberinto (II)

Fernando Esteche
PIA Noticias / Resumen Latinoamericano


Qu pas (pasa) en Venezuela?

Lo cierto es que en su momento el Comandante Chvez al ver el accionar que a travs de la NED se operaba en el Magreb, hizo la primera advertencia que se volvi grito desesperado ante el mundo frente a los acontecimientos de Libia y el asesinato de Gaddafi y sus hijos. En soledad, denunci el magnicidio y advirti sobre la operacin destituyente y disolvente que se haba realizado. No le costaba imaginarse en el lugar de Gaddafi. Esta operacin se llev adelante siguiendo puntualmente el protocolo propuesto por Sharp.

Primero en Libia, sin considerar cada una de las revoluciones de colores del Magreb, luego en Siria. Operaciones de falsa bandera, montajes de enfrentamientos de tropas gubernamentales contra manifestaciones desarmadas, aislamiento internacional, gran campaa meditica, disputa de sentidos y luego guerra abierta.

Esta situacin llega al extremo cuando vemos que el alcalde David Smolansky, integrante del partido Voluntad Popular, escribi en su cuenta personal de la red social Twitter que el Gobierno de Maduro estaba utilizando armas qumicas contra la poblacin como est ocurriendo en Siria. Tambin en Honduras, Paraguay y Brasil se desarrollaron y desarrollan procesos de guerra hbrida y se trabaja con el protocolo destituyente. Pero Venezuela es, sin dudas, el escenario privilegiado de dicha maniobra.

Quien esto escribe ha podido ver personalmente en Caracas el accionar de grupos juveniles, generaciones que crecieron en el chavismo, de sectores medios y medios altos, perfectamente organizados, coordinados, pertrechados con mscaras antigas, cascos y armamento casero; con nociones bien claras de movimiento insurgente y urbano; con jefes de grupos, orden cerrado y orden consecutivo de mando. Esto en medio de masivas concentraciones de sectores del mismo rango social pero absolutamente desentendidos de estas operaciones, aunque les dan contexto.

Ataques a escuelas pblicas, a un hospital materno infantil; invasin de bibliotecas estatales con quema de mobiliario; destrozos de sealizaciones urbanas y luminarias; obstruccin de vas de transporte y derribe de rboles sobre calles; saqueos a comercios y ataques a locales partidarios u oficinas gubernamentales; emboscadas a personal de las fuerzas de seguridad, incendios de transportes que no acatan el paro. Guarimbas que empiezan a controlar zonas de acceso a urbanizaciones y cobrar peajes. Quema masiva de vehculos. El paroxismo fue la toma de la sede del TSJ, hecho que expone un grave y delicado ataque a uno de los poderes constitucionales y que ningn medio internacional cuestion, sino que festejaron.

De eso se tratan las movilizaciones no violentas de la oposicin anti-republicana de Venezuela. Uno no sabe si ya han pasado a otra etapa de guerra abierta en las calles o a la no violencia del protocolo Sharp, que en este caso se viste de vandalismo y sabotaje. Una profusa campaa meditica presenta la situacin con mayor gravedad y masividad de la que realmente tiene. No hay que dejar de contemplar que estos movimientos de insurgencia callejera atacan al corazn del funcionamiento urbano normal, perjudicando al comercio, al trabajo, la educacin, principalmente. Incluso impacta sobre la cotidianidad de la propia base social en que se sustenta.

Un pargrafo singular merecen las trgicas muertes de cuarenta y dos venezolanos en lo que va desde el 3 de abril al 16 de mayo. Sobre esto que se presenta idntico al caso sirio (como un gobierno asesinando a sus ciudadanos) vale la pena sealar que 25 personas de esas fueron asesinadas por opositores, por ser chavistas o policas. Es decir, ms del 60%. Dos motorizados fallecieron por accidentes provocados por trampas y barricadas colocados en rutas por los opositores. Nueve enrolados en la oposicin murieron electrocutados al querer saquear un freezer de una panadera.
Hasta la fecha se cuentan tres muertes por accin policial, razn por la cual una docena de funcionarios involucrados han sido detenidos y procesados. Otros tres casos se estn investigando, pero son elocuentes las imgenes que los muestran con vida cuando son rodeados por otros opositores y caen exnimes con el resultado trgico de su muerte producida por armas caseras a muy corta distancia. Se investiga si se trata de asesinatos de falsa bandera para acusar al Gobierno de los mismos tal como tambin se prob que ocurri en Siria.

5) La guerra econmica

Hiperinflacin, internacionalizacin de precios, desabastecimiento.Largas colas para conseguir algn producto de la canasta bsica. Asignacin por libreta de identidad del da para poder hacer compras con precios controlados. Bancarizacin.

La guerra econmica es el plafn en el cual se desarrolla el golpe de Estado continuado y busca generar descontento, desabastecimiento programado e hiperinflacin provocada. Claro que hay responsabilidades de impericia gubernamental, de corrupcin enquistada en sectores claves del Estado, pero no puede dejar de verse el sabotaje y boicot deliberado por parte de las clases dominantes que controlan el 92% de la produccin y el abastecimiento de productos bsicos. Fedecamaras-Venamcham es uno de los principales integrantes de lo que llaman la oposicin y como tal, acta de manera criminal contra su pueblo.

Por eso hay que sealar que si bien la crisis de precios del petrleo en una economa que el chavismo no supo o no pudo reconvertir y superar impact de lleno en la vida cotidiana de los venezolanos, hoy que los precios internacionales del petrleo tienden a estabilizarse arrecia la caresta de la vida hacia el interior de Venezuela. Esto se explica principalmente por la guerra econmica.

Desarrollan esta guerra las clases empresariales privadas de la derecha anti-republicana, en combinacin con la gran banca internacional. Por eso Venezuela ha sido sometida al bloqueo financiero con muy malas calificaciones de las agencias de riesgo (Standar & Poors, JP Morgan) siendo este pas uno de los ms puntuales pagadores de deuda. Se ha montado un cerco, un bloqueo y un boicot de la banca internacional para el acceso a crditos y divisas.

Esto se expresa en acciones prfidas denunciadas por Maduro, como el abandono de los compromisos contrados por el City Bank, a travs del cual el estado venezolano pagaba todas las cuentas del pas para las transacciones en Estados Unidos y en el mundo, lo que demor la posibilidad de que el Gobierno pudiera resolver la importacin de alimentos y medicamentos.

El descalabro del mercado cambiario para agudizar la inflacin, acciones que slo pueden realizar grupos poderosos financieros, y la manipulacin del mercado cambiario empujando la inflacin, ataca de lleno a las polticas de readecuacin salarial que define el Gobierno. As se produce una suerte de vasallaje en el monopolio de esta divisa extranjera a los comerciantes, productores e importadores quienes trasladan el precio al consumidor y al usuario.

6) La posibilidad de la paz

Segn pudimos observar y conversar con distintos analistas polticos en tierra de Chvez, la Repblica Bolivariana de Venezuela enfrenta el desafo de superar esta guerra hbrida planteada desde las necesidades del redespliegue imperialista en la regin en combinacin con las clases dominantes venezolanas. El gran desafo es construir la tregua, conseguir la pacificacin, en la que no merece hacerse ilusin alguna nadie de que ser total, en tanto exista el imperialismo como sistema de produccin histrica social. Hay por lo menos cuatro caminos o planes de construccin de una paz medianamente estable que permitan desarrollar medidas de normalizacin de la vida cotidiana de los venezolanos.

Uno es el Plan Destituyente, es decir, la culminacin del golpe de Estado continuado mediante la renuncia de Nicols Maduro a la presidencia pero que no resolvera el problema del chavismo en el poder porque debera sucederlo el vicepresidente. Adems, los poderes constitucionales CNE y TSJ son definidos por el anti-republicanismo como parte del sistema chavista bolivariano. Es decir, lo que hara falta es la renuncia en masa de los funcionarios del Estado, los cuales esperan poder someterlos a una Justicia readecuada y aggiornada al tiempo de revancha que aora la derecha esculida. Este Plan no contempla a los sectores populares, no considera a los dignatarios directos de la Revolucin Bolivariana que hasta aqu, por prudencia, no han ganado masivamente las calles para defender la Repblica Bolivariana.

Porque si bien es cierto que en comunas populosas como el 23 de enero se han perdido elecciones, no es menos cierto que los cerros y los barrios vctimas directas de la guerra econmica tienen muy clara la naturaleza poltica de la propuesta de la oposicin con la que nunca podran conculcar ms all del descontento que pueda sucederse producto de la caresta de la vida.

Sectores que se reivindican chavistas pero critican a Maduro por su impericia en resolver la crisis y su incapacidad en combatir la corrupcin de las propias filas, o eventualmente por haber acertado en combatirla, estn pensando en que una posible pacificacin venga de la mano del Plan Zamora. El Plan Estratgico operacional Zamora fue presentado en abril por el propio presidente Maduro quien sostuvo que "El Departamento de Estado (EEUU) ha dado la luz verde y el visto bueno para un proceso golpista descarado para la intervencin de Venezuela, as lo digo y as lo enfrentar () Frente a este escenario he decidido activar el plan estratgico especial cvico militar para garantizar el funcionamiento de nuestro pas, su seguridad, el orden interno, y la integracin social, Plan Zamora que me ha sido presentado por el comando estratgico operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

El presidente anunci activacin de la Fase Verde de dicho Plan. Hay quienes piensan en una conmocin interna y una amenaza externa muy grave y suean con superar las fases subsiguientes hasta alcanzar el control por parte del Jefe Operacional del Plan, el General Vladimir Padrino Lpez, actual Ministro de Defensa, que desplazara al presidente Maduro. Cuartelero con terreno, no es un general de escritorio; querido por las tropas y alineado a Diosdado Cabello, quien parecera encarnar mejor que el propio Maduro la herencia de Chvez y que expresa al ala militar de la Revolucin Bolivariana. El General Padrino Lpez se ha mostrado como uno de los ms leales al presidente, por lo cual la idea de ser vector de su desplazamiento aparece medio reida con la realidad, pero en la conmocionada tierra de Bolvar todo es posible desde Pez en adelante.

La implementacin radicalizada de dicho plan podra plantearse como una posibilidad transicional con el reaseguro de las Fuerzas Armadas Bolivarianas. Claro que semejante situacin es imposible de concebir sin un acuerdo de algn tipo con los Estados Unidos; de lo contrario sera profundizar la inestabilidad y excepcionalidad institucional para ofrecer una excusa al intervencionismo.

La aplicacin de dicho plan con o sin Maduro y sin acuerdo con los Estados Unidos redunda en la profundizacin de la guerra que pasara ya a un estadio de defensa nacional del tipo sirio. La otra posibilidad, plantada por quienes piensan en salidas y transiciones, se articula en torno de la Fiscal General y la posibilidad de que encabece una transicin que contenga al chavismo y ordene la hidra opositora en una solo lgica institucional.

La propuesta del presidente Maduro ha sido la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. Ante la ficcin del reclamo opositor por democracia, el presidente perge la maniobra ofreciendo ms democracia. As se le arrebat de un saque una de sus principales banderas, que se la ve en figurillas para explicar por qu no acuden al llamado a Asamblea Constituyente.

Algunas crticas que plantearon tienen que ver con que una asamblea no resolver los problemas estructurales de Venezuela, lo cual es indudablemente cierto. No puede resolver ni la guerra econmica, ni el redespliegue imperial ni el sabotaje institucional interno; pero ofrece un escenario democrtico de construccin de marcos generales legitimados para intentar resolver estas cuestiones. Como sea, aparece como la propuesta ms sensata en el intento de pacificacin parcial del pas.

7) La imposibilidad de la paz

La paz en Colombia es la guerra en Venezuela nos deca una fuente altamente calificada para el anlisis de este proceso de doble impacto. Siempre se entendi como verdad de perogrullo que la insurgencia colombiana operaba como una suerte de retaguardia estratgica de la Revolucin Bolivariana y como contencin del injerencismo norteamericano. Paul Coverdell, relator legislativo ante el Congreso Norteamericano, cuando se presentaba el Plan Colombia defina explcitamente que el objetivo del mismo tena que ver directamente con el control de Ecuador y Venezuela, dos de las principales (sino las principales) cuencas petrolferas del planeta.

Cuando los ms destacados articuladores de la geopoltica norteamericana definen la etapa de guerra infinita, lo que nos estn anunciando es justamente que la principal forma de produccin poltica es la guerra, y que eventualmente la poltica, contrariando en 180 a Clausewitz, aparecer como continuacin de la misma, como momento extraordinario.

Por esto, y porque entendemos que lo que sucede en Venezuela es un plan sistemtico de desestabilizacin en el marco de una guerra de cuarta generacin y eventualmente de guerra hbrida, pensar la paz es pensar slo un momento posible de la poltica. Se trata de una guerra no declarada por parte de los Estados Unidos, cuya posibilidad de retraccin en su redespliegue, es el fracaso continuado que viene sucedindose de su proyecto de fin de ciclo y de construccin de alternativas de dominacin con las (nuevas) derechas. Hay que entender la victoria de Lenin Moreno en Ecuador a partir de los estragos de la restauracin neoliberal que el macrismo oper en Argentina. Del mismo modo, la victoria de Lenin Moreno provoca la agudizacin de la ofensiva contra Venezuela en la desesperacin por contener la reversin del cambio de correlacin de fuerzas internacional que haban conquistado. El inminente fracaso de la operacin en Brasil, con los escndalos de Temer y la acometida de Lula, son tambin elementos de contextualizacin para el aceleramiento del estrangulamiento sobre el proceso bolivariano. Es una bomba de tiempo y el tiempo corre a favor de los Pueblos. Slo as se explica la desesperacin y urgencias por definir los procesos abiertos. La posibilidad de intervencin extranjera parecera imposible si seguimos pensando en la primavera postneoliberal y fcilmente olvidamos la larga y trgica historia de intervencionismo norteamericano en Nuestra Amrica.

Las nueve bases norteamericanas desplazadas en Colombia configurando un cinturn contrarevolucionario, sumadas a las bases de OTAN en el Caribe -puntualmente las bases de F15 y F16 de Curazao y Aruba a 40 Km de la Pennsula de Paraguan donde se concentran las mayores refineras venezolanas-. Son sugestivas las disposiciones, lo que no puede entenderse sino fuera a travs de un plan injerencista invasor y apropiador de dicha pennsula en atencin a la doctrina de defensa de los intereses vitales ante posibles situaciones de alta inestabilidad poltica.

Insistimos en que se estn subestimando las reservas de subjetividad revolucionaria del Pueblo Bolivariano y de los pueblos todos de Nuestra Amrica. Las demostraciones de las Fuerzas Armadas Bolivarianas comprometidas en el antiimperialismo -milicias de defensa bolivarianas donde se enrolan centenas de miles de venezolanos-, son solo muestras parciales de la enorme capacidad de resistencia que nuestro continente posee para enfrentar una agresin injerencista.

Sostenemos, sin temor al error histrico, que Caracas puede convertirse en la Madrid americana. No nos caben dudas que contingentes de revolucionarios nuestros americanos estn dispuestos a auxiliar al bravo pueblo bolivariano ante un ataque invasor norteamericano.

La gran diferencia es que aquella heroica Madrid luchaba desesperada contra una tendencia histrica que la enterraba. En este caso, la heroica Caracas se mantiene firme a favor del tiempo histrico, que ya est sepultando la era del imperialismo. El mundo ha cambiado, por eso nos vestimos con el optimismo histrico que nos advierte que Venezuela vencer!

info.pianoticias @gmail.com

Fuente: http://barometrolatinoamericano.blogspot.com.es/2017/06/el-pathos-tragico-de-venezuela-en-su.html




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter