Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-01-2018

Entrevista a Isidoro Moreno, catedrtico de Antropologa Social de la Universidad de Sevilla,
"El 2 de Enero del 1492 fue el comienzo de un etnocidio histrico"

El Independiente de Granada


Isidoro Moreno, catedrtico de Antropologa Social de la Universidad de Sevilla, ha participado este pasado 2 de enero en el acto alternativo a la Fiesta de la Toma de Granada, organizado por la Plataforma Granada Abierta. En una entrevista para el Independiente de Granada, Moreno reivindica como fiesta local el da de Mariana Pineda, se manifiesta a favor de la conmemoracin del 2 de enero, pero diferente a la que se celebra hoy en la ciudad.

-Dice usted que la fiesta de la Toma de Granada es una fabulacin histrica. Nos puede explicar esto?

-He utilizado el concepto del historiador social britnico Eric Hobsbawm de invencin de la tradicin. Esto no es exclusivo del 2 de enero en Granada, es bastante general que desde los poderes polticos establecidos se inventen tradiciones. Se toma la excusa de algn hecho histrico para cargarlo de significados que no son reales, no con el objetivo de legitimar lo que ocurri, sino para legitimar el presente. La fiesta del 2 de enero en Granada parte de la idea de que aqu en esa fecha se termin aquello que denominan Reconquista, como el final de un enorme parntesis, en que la Pennsula Ibrica estuvo ocupada por extranjeros. Y se dice a su vez que ello signific que se volviera a la unidad de Espaa. Bueno, esto es un montn de falsedades. En realidad fue una conquista del final del Medievo, la incorporacin de Granada a un reino concreto, Castilla, porque Espaa no exista. Y claro, la lectura que se hace es una lectura inadecuada, porque se relaciona el 2 de enero con el 12 de octubre. Digamos, es una especie de celebracin orgsmica del nacionalismo del Estado espaol. Supuestamente Isabel y Fernando eran los Reyes de Espaa, de Aragn uno y de Castilla la otra, como si ya estuvieran unidos, pero eso es una mentira. Cuando muere la reina Isabel, Fernando se vuelve a su estado de Aragn y solamente durante una pequea poca es regente. No es verdad que hubiera ninguna unificacin. No es verdad que con la conquista de Granada se unificara todo. Y despus, por otra parte, hay una falsedad histrica en el sentido de considerar que con la entrada de las tropas castellanas en la ciudad se borr toda una cultura. Esto no es cierto. Hubo una expulsin y pocos aos despus se violaron las condiciones de la rendicin, las llamadas Capitulaciones, en las que a cambio de la incorporacin poltica del Reino Nazar a Castilla, se garantizaban las propiedades, la lengua, las costumbres y la religin de los granadinos. Y eso se viol. Fue un proceso de etnocidio histrico que en gran medida presagi lo que los europeos hicieron en el Continente americano despus. Pero Al-ndalus no acab y sigue siendo un componente fundamental de la identidad andaluza.

-Cmo define usted esa identidad andaluza?

-Existen cinco fuentes o cinco caos de la gran fuente de nuestra identidad como andaluces: la fuente andalus, que en gran medida estuvo impregnada de lo anterior, la Btica, Tartesos, etc; la identidad juda, la identidad gitana, la identidad negroafricana, y tambin uno de esos cinco caos es sin duda el componente castellano, que no lo podemos negar. Lo que no es admisible es que un componente de esos cinco, el castellano-cristiano, se quiera imponer y se reactive. Para eso sirve la fiesta del 2 de enero tal y como se celebra actualmente en Granada. Se pretende reactivar la idea de que nuestra cultura y nuestra identidad son el resultado y una herencia directa de los exclusivamente castellano-cristianos. Ello supone un intento de amputacin de los otros cuatro componentes de nuestra identidad actual. Creo que eso es contra lo que hay que pronunciarse. Sobre todo porque ocurre en el peor momento de lo castellano.

-Quiere decir que hubo otras Castillas"?

-Hubo momentos histricos. La Castilla que conquist el Valle del Guadalquivir, Crdoba y Sevilla, era una Castilla que todava no tena un proyecto etnocida y genocida, de convertirse, digamos, en algo totalmente homogneo y donde sobraba todo lo dems. El ejemplo es que cuando se quiso construir y ampliar el pequeo palacio andalus de Sevilla, el rey castellano sevillano llama a arquitectos y alarifes de la Alhambra para que le construyan una Alhambra II que es lo que, de alguna manera, es el Alczar de Sevilla. Y no se le ocurre traer a arquitectos de Segovia, u otros sitios donde haba alczares, es decir que haba todava una admiracin por lo andalus, a veces en confrontacin, pero otras veces en difusin e infusin cultural. Es tambin la Castilla que en la tumba del Rey Fernando pone una frase de las Cantigas de Alfonso X, donde nombra a Dios pero tambin a los cristianos a los moros y a los judos como hijos de ese mismo Dios. Esa Castilla no tiene nada que ver con lo que se pone en el sepulcro de los Reyes Catlicos, que ante ellos se postraron la secta de los mahometanos y los lograron arrojar fuera de estos territorios a la hertica juda. Esto es intolerancia, pura y dura. A Granada le toc esa Castilla que quiere ser imperial pero claro, a costa de mutar y eliminar todo lo que no pasa por ser puramente castellano y puramente cristiano. Eso es lo que se quiere reactivar con la conmemoracin o la celebracin oficial del 2 de enero y a eso es a lo que hay que oponerse. Hay que desnudar eso y mostrar qu ocurri y cules fueron las consecuencias de ese hecho histrico en ese contexto determinado. Lo que no es admisible evidentemente, es que esto se haya convertido en una exaltacin del militarismo, de la intoleranca, de lo antidemocrtico, para vergenza y creo que Granada no se merece eso.

-La expulsin de lo no cristiano fue el comienzo de una etapa oscura. Qu le sugiera el Palacio de Carlos V construido dentro de la Alhambra?

-El Palacio de Carlos V dentro de la Alhambra o la Catedral de Crdoba dentro de la Mezquita son lo mismo. Hay que tener en cuenta que no se les ocurre hacer una catedral vaciando el centro de la Mezquita de Crdoba hasta mas de 250 aos despus de la conquista castellana de la ciudad. A nadie se le ocurri hasta entonces convertir la Mezquita en una especie de estuche de la Catedral. Esto se hace aproximadamente por la misma fecha que tiene lugar aqu en Granada la violacin de la Alhambra, poniendo el Palacio de Carlos V dentro. Yo creo que es una violacin que a m me recuerda las violaciones sexuales, incluso. Es una violacin cultural. No es un mestizaje. En todo caso mestiza es la Giralda, pero ni es mestiza la Mezquita de Crdoba ni es mestizo el palacio de Carlos V dentro de la Alhambra de Granada. Es una accin de poder, para que se entienda por los siglos de los siglos quin fue ms poderoso, en dos edificios tremendamente valorados, que no se atrevieron a destruir. No se atrevieron a destruirlos pero s se atrevieron a sealarlos, para demostrar quin tena el poder, quienes haban sido los vencedores en trminos polticos y en trminos religiosos, y quines haban sido los vencidos. En ese caso pues hay una verdadera violacin, en ambos casos. Defender eso de que lo que se construye tiene mritos artsticos, etc., pues es una broma. Lo importante es donde se pone, que no es por casualidad, construyen dentro de algo que es el referente de toda una civilizacin, la de Al-ndalus. Se trataba de poner el sello, el tapn, digamos de los poderosos, que a nivel civilizatorio tenan mucho que desear con respecto a la civilizacin de al-ndalus.

-Usted suprimira hoy la fiesta del del 2 de enero? Qu hara con ella?

-Yo soy contrario a suprimir las conmemoraciones. Conmemorar es volver a pasar por la memoria. Lo que ocurre es que tiene que ser una memoria por la que pase la verdad, no una memoria por la que pasen las falsedades histricas. Una memoria que contribuya a fortalecer los valores de paz, de convivencia, de dilogo, de soberana de los pueblos, y no a fortalecer los valores de la confrontacin, de la violencia, del militarismo, de la imposicin de unos pueblos sobre otros, etc. Yo mantendra el 2 de enero pero cambindolo prcticamente todo. Tal y como est actualmente, no es slo que sea anacrnico, que agite a una cierta gente que ya casi en romera empieza a venir a Granada para celebrar aqu el 2 de enero, digamos lo ms reaccionario poltica e ideolgicamente. Hay que resignificarlo, quitarle toda la tramoya, todas las mentiras Ni siquiera el pendn es el de los Reyes Catlicos.Todo es una especie de representacin, que no estara mal si fuera una pura representacin teatral. Lo que pasa es que es una representacin que activa determinados valores, que quiere convencer a la gente de que ocurri lo que no ocurri, y en ese sentido s habra que eliminarlo. Yo estoy por que en Granada sea tambin fiesta el Da de Mariana Pineda, como reclama la Plataforma Granada Abierta. En todos los lugares hay dos fiestas locales, y mi opinin personal es que fueran el 2 de enero y el 26 de mayo.

-Y qu haramos con el Corpus?

-El Corpus no es ya fiesta ni siquiera para la Iglesia Catlica. El Corpus solamente en Toledo, Sevilla y Granada se mantiene un jueves, cuando ni siquiera para los creyentes catlicos es obligatorio ir a misa ese da, porque lo cambiaron al domingo siguiente. Es decir, eso ni siquiera desde el punto de vista religioso -que tambin es cuestionable- es mantenible. Creo que debe ser fiesta el da de Mariana Pineda y debe ser tambin un da de conmemoracin el 2 de enero, ahora bien, revisando completamente a fondo todo lo que se hace el 2 de enero. La ltima cosa es traer la patritica cabra y hacer una especie de bufonada de desfile de moros y cristianos, que deben estar en sus respectivos pueblos, que es donde tienen sentido, en sus das de feria. Traer eso aqu a Granada con la excusa de que ya hay moros a los que no les tiran piedras, a m me parece que eso desdice de una institucin mnimamente seria como tiene que ser el Ayuntamiento. Creo que debe ser el da de la concordia, el da de la interculturalidad.

-Se pone el 2 de enero como la fecha de la unidad de Espaa. Esto es as?

-Yo lea hace un par de meses un escrito del historiador Josep Fontana, uno de los historiadores actuales ms importantes, donde deca que de Espaa no puede hablarse polticamente hasta principios del siglo XIX, o en cualquier caso, si se quiere volver muy atrs, digamos que no existe reino de Espaa hasta los Borbones, en eso que suelen llamar el Imperio espaol, que no es el Imperio espaol, es el imperio castellano. En cualquier documento de la poca, los Reyes, digamos Carlos I, Felipe II, Felipe III, ninguno de ellos se titulaba Rey de Espaa, y no por timidez sino por que Espaa no exista como entidad poltica. Existan diversos reinos, de los que su cabeza, el jefe de los distintos estados, era el mismo: el rey, ya con los sucesores de los Reyes Catlicos. Pero digamos Espaa como entidad poltica evidentemente se va preparando durante el siglo XVIII con la centralizacin borbnica y con la anulacin de las instituciones polticas de otros reinos peninsulares, y culmina pues a principios del siglo XIX. Por decirlo de alguna manera, hasta las Cortes de Cdiz no existe Espaa.

-Qu es hoy Espaa, para usted? Y qu queda de la identidad andaluza?

-Espaa en un Estado que solamente la obcecacin ultranacionalista la plantea como nacin. Bueno, ya sabemos que en los textos, incluida la vigente Constitucin, se habla de Nacin espaola en una frase que es herencia directa del franquismo. Se habla del carcter uno, indivisible y no se qu. Estos eran los principios fundamentales del gloriosos Movimiento Nacional que nos hacan estudiar a los nios en mi poca del colegio y del bachillerato. Espaa es un Estado plurinacional. Digamos, que durante el siglo XIX y XX, cada vez que ha habido una situacin mnimamente democrtica, ha emergido la realidad, y la realidad es que existe una pluralidad nacional, en el sentido de identidades histricas, de identidades culturales y en el sentido de identidad poltica. Uno de esos pueblos, de esas naciones histricas, evidentemente es Andaluca. Andaluca tiene una identidad histrica y una identidad cultural innegables. A menos que, digamos, sea en esa situacin de vampirismo cultural por parte del Estado espaol, de apropiarse de determinadas expresiones culturales andaluzas, desactivarlas, de manera que pierden sentido fuera de su contexto y se ponen en el escaparate como si fueran espaolas para vestir un maniqu bastante desnudo que es eso que se ha dado en llamar cultura espaola. En ese sentido la identidad andaluza est negada desde el nacionalismo espaol, y est negada tambin desde determinados planteamientos que yo llamo paleomarxistas, de quienes no leyeron nunca a Marx, evidentemente, pero tienen el mantra de que los nacionalismos necesariamente van en contra del avance de la historia. Andaluca es un pas y se ve as desde fuera desde hace dos mil aos. Yo entiendo que Andaluca es el resultado de esas cinco fuentes a las que antes me he referido, la fuente andalus, la fuente juda, la fuente castellana, la fuente gitana y la fuente negra africana, somos una cultura tremendamente original, porque somos tremendamente mestizos y a mucha honra. Y por tanto tenemos el derecho como cualquier pueblo del mundo a decidir nuestro futuro, a ejercer nuestra soberana, para que realmente los andaluces y andaluzas reales, las personas, podamos ser exactamente libres. Y no podremos ser realmente libres si no somos libres a nivel colectivo. Y el colectivo al que pertenecemos se llama Andaluca.

-Esto polticamente qu significado tiene en el momento actual que vive Espaa?

-Bueno, tiene todos los significados. Cuando se est planteando el futuro del Estado Espaol, y se habla de la posible reforma de la Constitucin, pues me temo que esto vaya ser una nueva burla. Que se va a cambiar el rtulo de las autonomas por el de Estado Federal, pero de un falso federalismo. El federalismo o el confederalismo slo es posible sobre la base de que cada una de las entidades polticas que plantean federarse o confederarse son libres para hacerlo o no hacerlo. Quiero decir que el concepto central es el de soberana, y esa soberana puede significar muchas cosas. Desde mi punto de vista, qu debe significar? Pues lo que haga falta que signifique para resolver los tremendos problemas de Andaluca que son problemas sociales y problemas econmicos, pero tambin problemas culturales, del propio reconocimiento de nuestra identidad como pueblo

Isidoro Moreno es coordinador del Grupo de Estudio de las Identidades Socioculturales de Andaluca (GEISA). Moreno ha dedicado parte de su vida a estudiar la identidad del pueblo andaluz y a reivindicar la reforma agraria. Gran impulsor del movimiento por la autonoma andaluza por el artculo 151, junto a Diamantino Garca fue uno de los fundadores de la Asociacin pro Derechos Humanos de Andaluca.

Fuente: http://www.elindependientedegranada.es/ciudadania/toma-tal-como-concebida-es-bufonada-falsificacion-historica


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter