Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-05-2018

Elecciones en Colombia, Mxico y Venezuela definen geopoltica regional
El Imperio pende de un hilo, de un voto la paz

Jess Rafael Gamarra Luna
Rebelin


Asistimos a un momento estelar de grandes posibilidades de cambios de la realidad econmica y poltica en el concierto de las naciones del mundo y particularmente en Latinoamrica y el Caribe; factibilidad de nuevos realinderamientos que posibilitan continuar con la construccin de un mundo pluripolar y multicntrico. La imposicin de los intereses globales imperiales, a la cabeza de EE.UU, y respuestas de potencias emergentes, como Rusia y China, indican que el mundo est interconectado y los movimientos de unos y otros impactan en cada regin, pero igualmente las decisiones soberanas de naciones independientes inciden en la geopoltica.

La agenda imperial norteamericana ha estado cruzada por la decisin de crear y desarrollar guerras en diversas regiones del globo intentando mantenerse como la fuerza militar hegemnica en el mundo y recuperar posiciones polticas y econmicas perdidas por errores estratgicos y tcticos que priorizaron la guerra para acelerar el extractivismo y la diplomacia de la fuerza, el garrote, el chantaje y las armas, para mitigar la crisis interna y la crisis del capitalismo imperial. En nuestra regin ha sido evidente y reiterado su fracaso poltico por frenar el avance del proceso bolivariano que en un corto perodo de tiempo ech races profundas.

El fracaso Militar del golpe de abril de 2002 en Venezuela conducido por EE.UU le llev a buscar otras formas de debilitar y frenar el proceso conducido por Hugo Chvez, involucrando a numerosos pases de la regin, desarrollando todas las estrategias de guerra en Venezuela y en los pases que comparten procesos democrticos. En sus movimientos hay varios objetivos, primero, aniquilar la revolucin bolivariana y su modelo poltico; segundo, frenar el avance democrtico popular en los pases de la regin; tercero, aniquilar la nueva arquitectura organizativa geopoltica regional y reimplantar la OEA. No ha podido concretar ninguna de estas decisiones. Ms an, lo que ha obtenido son nuevos reveces y derrotas, pasando por el fracaso militar en los bombardeos recientes a Siria, el estruendoso fracaso poltico y diplomtico en la VIII Cumbre de las Amricas y lo que es peor realizacin de la reciente cumbre de los mandatarios de Corea del Norte y Sur, que termin acercando a estos pases ms a Rusia y a China que a EE.UU.

En la regin avanz un movimiento democrtico con Venezuela como cabeza, muy conectado con los movimientos sociales y populares, producto de ello es UNASUR, CELAC, ALBA, pero no logr ser monoltico, afianzarse. Esto le permiti a EE.UU su paulatina recuperacin e intervencin, robusteciendo su posicin en Colombia, recuperando Honduras (2009), Paraguay (2012), Argentina (2015) y Brasil (2016) y, promoviendo ahora en Nicaragua la contrarrevolucin, postergndose de esta manera lo que veamos como serios indicios de cambio de poca desde la regin. El movimiento democrtico de naciones latinoamericanas y caribeas no lograron consolidar el nuevo modelo poltico-econmico, pero Norteamrica, con todo su podero concretado en estrategias de muerte, tampoco ha podido consolidar sus propsitos, lo que indica que es posible revertir en la regin la arremetida imperial, neoconservadora fascista y de derecha y pasar a un perodo de ofensiva democrtica y popular que consolide la paz y la estabilidad en la regin.

Las elecciones presidenciales en Venezuela y Colombia son la ltima gran batalla que enfrenta el imperio por terminar de consolidar la correlacin de fuerzas a su favor y de esa manera ocupar todas las posiciones en la regin, este asalto final culmina con la contienda electoral en Mxico. Los resultados de las encuestas electorales son favorables a los cambios democrticos y populares, a los sectores progresistas, pero para frenar este avance incontrovertible Norteamrica y la burguesa de derecha y ultraderecha nacionales ha desatado, en esta coyuntura electoral como estrategia, la guerra en Colombia y Venezuela de la manera ms descarada y despiadada dejando al descubierto su Agenda Neocolonial de Muerte, Despojo y Exclusin con una campaa de estigmatizacin, terror y miedo bajo la mirada cmplice de la OEA y ONU.

La flagrante violacin de los Derechos Humanos en Colombia que arroja en plena campaa electoral, en el ltimo trimestre, con 56 asesinatos, 140 amenazados y 2500 desplazados indica que los dilogos de paz en Colombia han tenido un propsito nico, desarmar, desmovilizar y aniquilar la insurgencia y al movimiento social, estos dilogos han estado inscritos en la estrategia de guerra imperial. Santos planific con Uribe el plebiscito del NO y tambin se comprometi, en compensacin por el triunfo del NO, en NO presentar candidato presidencial por el partido de gobierno para sumarse al candidato del uribismo, que hoy es Ivn Duque, para que ste d la estocada final a los acuerdos de la Habana y cierre el proceso con la insurgencia del ELN. Cmo explicar que un novel de paz, presidente de la repblica, con un slido partido de gobierno, no presente un candidato presidencial que recoja, concrete y contine su programa de gobierno.

Este momento estelar de nuestra historia requiere de hombres y mujeres comprometidos y audaces que, sin abandonar sus postulados ideopolticos, sean capaces de sumar para frenar el inmediato escenario de muerte y desolacin que sobrevendr, no solo en Colombia sino en toda la regin, en el evento que el uribismo asuma la presidencia. Hay que ser pragmticos, realizar un profundo esfuerzo de renunciar a prejuicios y preferencias naturales en aras de causas superiores, la nacin. Los resultados de las encuestadoras nos pueden ayudar a tomar decisiones en este momento clave para el presente y el futuro de nuestro pas y la regin. Las estadsticas no son adversas, son antihegmnicas y antiimperiales, indican que Nicols Maduro es la Alternativa el 20 de mayo prximo en Venezuela (Primer asalto), que Gustavo Petro est repuntando para el 27 de mayo en Colombia (Segundo asalto) y Lpez Obrador el 1 de julio en Mxico (asalto final). Esta es la va para concretar un nuevo perodo para la paz, la lucha contra la corrupcin y por la autodeterminacin de los pueblos, que contribuya a ir consolidando un mundo multipolar y pluricentrico que asegure una Latinoamrica humana, en paz, en prosperidad.

Invito a la migracin colombiana en Venezuela y en el mundo a apostar a los cambios democrticos y populares que estn en ciernes e invito a los inmigrantes del mundo a solidarizarse con los cambios en Mxico, Colombia y Venezuela. Nuestra condicin de inmigrantes, [email protected] y [email protected] obedece a polticas nefastas imperialistas y esto nos ubica de un lado en esta contradiccin. No podemos dar la espalda en este momento clave; permitir que el imperio y sus aliados avancen en la regin es aceptar nuestra situacin y la guerra total en Colombia, la invasin a Venezuela, la agudizacin de la crisis humanitaria en Mxico; es negarnos las posibilidades de paz y de retorno con dignidad. Construyamos un Frente Amplio Democrtico y Popular con los que y alrededor de los que repuntan en las estadsticas, que estn comprometidos con la paz, la lucha contra la corrupcin, la autodeterminacin de los pueblos y un mundo multipolar y pluricentrico. No estoy insinuando que estamos en el fin de la historia, la lucha de clases y la ideologa (Fukuyama), NO Estoy afirmando que en este perodo hay que asegurar una alianza interclasista, amplia, ganar ganar, que nos asegure la estabilidad, la gobernabilidad y nuevas condiciones para procesos de acumulacin y construccin de alternativas. Aseguremos el triunfo, el presente es nuestro.

Jess Rafael Gamarra Luna. Vocero Corriente Bolivariana Guevarista

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter