Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-06-2018

El poder fctico teme perder el poder y trata de impedir que gane Petro

Camilo Rengifo Marn
Rebelin


Campaa sucia de desprestigio del candidato centroizquierdista Gustavo Petro, noticias falsas por redes sociales, temores de fraude electoral, presin de los medios hegemnicos de comunicacin y de los empresarios instando a votar por el ultraderechista Ivn Duque o sufragar en blanco, marcan los das previos a los comicios presidenciales del prximo domingo en Colombia.

La primera vuelta presidencial revel los cambios que se estn produciendo en el escenario poltico por primera vez en muchas dcadas, y la eleccin parlamentaria si bien reprodujo las mayoras de la derecha, tambin mostr la irrupcin de expresiones democrticas dispuestas a brindar una nueva batalla en el legislativo.

Las ltimas encuestas de opinin, antes de conocerse el apoyo de Antanas Mockus y Claudia Lpez a la candidatura de Gustavo Petro, sealan que la brecha de intencin de voto es de 5,5 puntos porcentuales. Ivn Duque suma 45,5% y Gustavo Petro el 40% de los apoyos, aunque el diario El Espectador pone a Duque con 52%.

La candidatura de Gustavo Petro no es un accidente irrelevante sino que refleja el inmenso y creciente descontento social, el repudio popular a la descomposicin del rgimen y al empeo de las castas del poder fctico -que se benefici con el conflicto armado de cinco dcadas- por conservar sus privilegios y sostenerse en el poder en medio de los escndalos de corrupcin, de incompetencia e insensibilidad social. El asesinato diario de dirigentes sociales es parte de esa realidad.

Tres candidaturas, la de Petro, la de Sergio Fajardo y la de Humberto de la Calle, defensoras del dilogo, del Acuerdo de Paz y de su implementacin, recogieron 10 millones de votos, cifra muy superior a la sumatoria de los sumados por Ivn Duque y Vargas Lleras. La segunda vuelta, entre Petro y Duque define las lneas del futuro de Colombia para el posacuerdo de paz: su implementacin o el regreso al conflicto.

Mientras, los medios de comunicacin hegemnicos, monopolizados por el poder financiero y terrateniente, intenta forzar el voto til por Duque y agita el voto en blanco contra la opcin alternativa de Gustavo Petro. El miedo a la apertura democrtica, hace temblar al poder fctico que usa el terror meditico; crecen los temores de fraude con la la maquinacin de una Registradura (electoral) privatizada y muy poco transparente.

Primero pusieron en el imaginario colectivo la idea que la puja era entre dos extremismos, que trat de ocultar a una ultraderecha camuflada, radicalizada contra el Acuerdo Final de Paz con las FARC-EP y contra el dilogo con el ELN, como banderas para eternizar el Estado corrupto, antidemocrtico, fraticida y guerrerista existente, seala Jaime Caicedo.

Agrega que no es el neutralismo del voto en blanco el que expresa la voluntad de cambio y paz real de una ciudadana que comprende lo que significa retornar al Estado paramilitar, autoritario, plagado de privilegios familiares, de impunidad frente al exterminio represivo, sometido al capricho geopoltico del mandams de turno en Estados Unidos.

La Registradura -cuestionada poco por diestra y mucho por siniestra- aspiraba a que las fuerzas polticas acataran a rajatabla los resultados y no hubiese lugar a impugnar las irregularidades, pese a casi cuatro mil reclamos de alteraciones en las boletas electoral en la primera vuelta.

Colombia Humana -coalicin con Petro- sigue esperando la auditoria al software de propiedad privada que sirve para el conteo y sistematizacin de los votos y la falta de control hace que cualquier programacin al cdigo fuente de la aplicacin pueda modificar la voluntad de los votantes en las urnas. El fraude consisti en que en algunas mesas los jurados de votacin alteraron las cifras de votos que reposaban en las urnas.

Pero se sabe tambin de delitos electorales que involucran a empresas privadas y pblicas y a los contratistas tercerizados del sector pblico, a quienes el poder fctico presiona para que definan el voto en favor del candidato uribista Ivn Duque, a cambio de mantener sus contratos de prestacin de servicios, instando a los trabajadores a no poner en riesgo sus empleos, en amenazas (ni tan) veladas en contra de la libertad de su voto.

El diario El Tiempo, vocero del poder en las sombras, opt por hacer pblica su preferencia, respaldando a Ivn Duque, cuyo programa de gobierno es serio y quien representa una esperanza de moderacin y cambio generacional, deseable en la coyuntura.

Seal que el mayor resquemor de quienes se oponen a Duque es la preocupacin de que sea una especie de ttere de lvaro Uribe. Sin desconocer que el expresidente es su mentor, consideramos infundada la teora de un regreso de este al Ejecutivo, por interpuesta persona, indic.

Pero es difcil pedirle peras al olmo. L as alianzas polticas donde prevalecen los lderes que tienen deudas pendientes con la justicia, estn fugitivos o ya pagaron sus condenas, respaldan al candidato de la ultraderecha que, obviamente, no estar interesado en combatir la enorme corrupcin que se extiendi al gobierno de Juan Manuel Santos.

El expresidente lvaro Uribe, mentor de Duque, tiene en marcha una serie de investigaciones -entre ellas por apoyo al narcotrfico y sospechas por asesinatos de testigos que declararon en su contra-, y su hermano Santiago espera la decisin judicial de su detencin, sindicado de fundador de Los 12 Apstoles, feroz grupo paramilitar.

Publicidad y campaa sucia

El publicista brasileo Duda Mendona es quien dirige la campaa publicitaria de Duque, pero un equipo de programadores y periodistas trabaja en las campaas desinformativas y calumniosas por las redes sociales. El expresidente de Red Ms Noticias, Juan Pablo Bieri, es el a sesor de comunicaciones, y Carlos Alberto Corts, j efe de prensa, es Gerente en Do Consulting.

La posverdad tambin est presente en la campaa electoral con sus fake news por las redes sociales, entre ellas la informacin de que la actriz porno Mia Khalifa era una hija negada de Petro, lo que debi desmentir el propio candidato. Durante las ltimas semanas, una red de portales especializados en motos, mascotas, maternidad y deportes ha estado publicando piezas de la campaa de Ivn Duque e informacin engaosa para hacerlas pasar por noticias en redes sociales.

Segn su sitio web, Emotions Media Group es Una empresa especializada en la generacin de rendimiento digital a travs de contenido emocional y predictivo, que cuenta entre sus clientes con empresas como Efecty y Olmpica, con una audiencia de 43 millones de personas que se reparte en 18 portales distintos, entre ellos elnoti.com, paginademascotas.com, okmotos.com, deporteok.com, mamasybesosok.com y una pgina de moda asociada al presentador Sergio Barbosa.

El representante legal de la compaa, Camilo Sastoque, sostiene que: Nosotros no somos un medio, somos una empresa privada que tiene unas pginas con segmentacin de audiencias por intereses de navegacin, algo similar a lo que haca Cambridge Analytica.

Dicen que en poltica est todo inventado, hasta el plagio. Carta a Eloisa es la pieza publicitaria de Duque (un video de 90 segundos subido a youtube el 6 de marzo) en la que le escribe a su hija sobre el pas que le quiere dejar, a ella y a los nios de Colombia. Pero resulta que es una copia del mensaje (Mi carta a Daniela) que lanzara el diputado derechista espaol Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, candidato presidencial en las elecciones del 2015.

Mi carta a Daniela, fue nominada a los Victory Awards 2016, los premios con los que la Washington Academy of Political Arts and Sciences, reconocen lo mejor de la industria poltica de habla hispana. La carta de Duque est enterrada en youtube.


Camilo Rengifo Marn, Economista y docente universitario colombiano, analista asociado al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la)


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter