Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-06-2018

Comando Sur, Venezuela y Colombia
Turbulencias en el norte de Suramrica

Alberto Rojas Andrade
Rebelin


El presente 2018 ha continuado el muy convulsionado momento de la historia de America Latina, en especial en la esquina norte de Suramrica, en una especie de profesa de autocumplimiento, como lo avizora el Jefe del Comando Sur de los EE.UU. Kurt Tidd. [1]. Esto equivale en trminos concretos, a un aumento de la injerencia de este Comando militar coordinador de actuaciones marciales abiertas o encubiertas en nuestro continente. Las perspectivas son las de una agitacin constante increcendo, a partir de intrincados planes imperiales.

La razon basica en general de la existencia de las FF.AA. de nuestro continente, como las conocemos en la actualidad, consiste en su funcionamiento como correas de transmision de fuerza de los poderes mas conservadores, que en muchos casos vienen directamente de la colonia; casi que instivamente, han apoyado los poderes extralatinoamericanos (Gran Bretaa siglo XIX, EE.UU. siglo XX). para preservar prolongadisimos y groseros privilegios con las injusticias correspondientes. La violencia empleada a fin de cumplir dichos objetivos ha sido descomunal, incluso para los parametros colonialistas mundiales; muertos, desaparecidos, masacrados, torturados, vejados y aterrorizados, desplazados forzadamente, etc.; en la region las vctimas han sido millones en estos atroces ltimos 60 aos y dan fe del avieso manejo brutal del enemigo interno, papel aviezamente asignado a la poblacin. Esta una especfica categoria contrainsurgente justificatoria de un ilimitado castigo a infringrir, seamos insumisos o no.

En circunstancias como las descritas, lo fundamental en las tcticas militares, es mantener un estado de zozobra paralizante, un miedo que indusca a aceptar absurdos, de modo que lo irracional sea aceptado; aqu encaja aquello de que no hay nada mas parecido a un fascista que un burgus asustado, como decia Bertold Brecht. En directa consencuencia de las acciones del enunciado Comando Sur aparecen hace ms de medio siglo batallones de Cazadores, Fuerzas Especiales, Lanceros, boinas de todos los colores, destacamentos paramilitares, adiestrados todos y cada uno de ellos directa o indirectamente por las fuerzas armadas y agencias de Estados Unidos (en la Escuela de las Americas, WHINSEC. etc.), siendo la parte mas atroz y extrema de aquella histeria represiva, que tuvo por regla general, el brutal marco desptico de dictaduras marciales y democracias apenas formales, de Estados de Sitio con sus amaados tribunales y la proscripcion de toda organizacin que propendiera por cambios sociales y encauzara la inconformidad. Esto es la denominada contrainsurgencia. Una tctica de control terrorista de la poblacin.

Ello de variadas formas ha significado la centralizacin y sistematizacin desde el punto de vista del control social violento, realizada por el Comando Sur de Estados Unidos (en ingls U.S. Southern Command o  USSOUTHCOM), a manera de foco de coordinacin de la avanzada neocolonial acechante en caso de disturbios y otras cosas peores en Latinoamrica. En otras palabras el Comando Sur ha sido instituido como cuerpo belico-administrativo colonial del patio trasero de EE.UU., as mismo, determinante de los ruidosos programas de propaganda que orwelianamente denomian ayudas humanitarias (accin cvica), a travs de agencias como la sempiterna y de estirpe del espionaje melifluo de la Guerra Fra, USAID, es decir la CIA. El Comando Sur coordina politicas de fuerza, operaciones encubiertas, planes contrainsurgentes, etc. Aqu como en otros continentes, lo que esta en juego no es de poca monta para los capitalistas, sabiendo de la resistencia instintiva humana a las desposesiones; los hechos son extremadamente tozudos en la historia, como lo sintetizo cinicamente hace unos pocos aos el magnate Warren Buffet: Hay una guerra de clases, de acuerdo, pero es la ma, la de los ricos, la que est haciendo esa guerra, y vamos ganando [2].

Asi, por estos das los informes entregados al Congreso en Washington por parte del Comando Sur, son alarmantes para los intereses de Washington, acerca de un retroceso en la region del poderio militar gringo; esgrime como causas la falta de recursos, las manos atadas frente a competidores emergentes (obviamente China con sus casi 250 mil millones de dolares de inversion economica en la region [3], y Rusia). EE.UU tienen un comercio con America Latina decreciente. A los diagnosticos concretos para frenar la decadencia de Estados Unidos, citados tacitamente en varios documentos Pentagonales, en terminos de su jerga cifrada y arida, le corresponden con empeo de acuerdo a los criterios imperantes, un conjunto variopinto de tcnicas y tcticas marciales [4]. De tal manera, los llamados eufemisticamente TLCs, por ejemplo, en la practica son partes comerciales de ambiciosos planes militares de conquista neocolonial, como se ha develado en las propias declaraciones de militares estadounidenses [5].

Es destacable aqu, como este Comando Sur, que prodria denominarse mas acertadamente, Fuerza Colonialista del Sur, militariza, esto es, impregna todo el espacio politico continental con una atvica vision colonial, la cual es guiada por los rigidos, toscos, y poco imaginativos parametros de prcticas de fuerza bruta y acciones embozadas. Cualquier tema politico, geopolitico, de relaciones comerciales, integracion poblacional, asunto cultural, de historia del continente latinoamericano, etc., queda condisionado a servir a variadas formas de violencia, engaos, trapaceras, extorsiones, rigidez cuartelaria y dems.

Al afirmar el Comando Sur sin empacho que las ideas escasean (no hay que ser genio para proponerlo), solo queda en su accionar el apelar a la intensificin de la propaganda y presin de todas las maneras posibles para que se plieguen sin reticensias los aliados en la region, los gobiernos amigos, los cuales son en realidad mayoritariamente empleados ms o menos simpatizantes de la causa colonial, empero, indefectiblemente actuando bajo sueldo; otros pareciera (hasta la fecha), que lo hacen por genuina pasin proestadounidense, como en el caso de los gobernantes colombianos (ahora en la OTAN), administradores de un pais clave en la region sur (el unico suramericano con costas en dos oceanos y una coneccion directa con la muy codiciada amazonia), y justo al lado de la problemtica Venezuela. Seguramente por ello han facilitado la creacin all por estos aos del ms numeroso cuerpo armado de Latinoamrica [6].

El Comando Sur, se enfoca en pretextos para sus variadas intromisiones neocoloniales; una vez mas, fantasmas manipulables mas o menos bien conocidos en el presente siglo: redes criminales y extremistas los cuales de acuerdo al Jefe del Comando, almirante Kurt Tidd, continuan con sus amenazas a la estabilidad regional y a nuestra seguridad nacional [7], en realidad y a pesar de la propaganda, son identificables como roles ya muy sobre expuestos [8], y no obstante reciclados persistentemente. Naturalmente, no se especifica como se manifiestan concretamente las amenazas y es evidente que nunca disminuyen estas, sino mas bien se mantienen o aumentan de acuerdo a situaciones geopoliticas cada vez menos ocultas, esto es el llamado narcotrfico a manera de enemigo multifuncional.

Este autofaculta el gobierno de la potencia en la interdiccin de facto de todas las autoridades de paises del Caribe (salvo Cuba naturalmente), y especialemente a Colombia, a la vez que presenta un razonable motivo para cualquier forma de intromisin en los asuntos internos de Venezuela; las sociedades de estas dos naciones vecinas son tomadas de hecho y para los fines propuestos, como un enemigo bicfalo a causa del trfico de psicoactivos ilegalizados: dos hermanos siameses criminales, para peremnemente desconcertado grueso del pblico estadounidense [9]. Las relatadas circuntancias estructuran la generacin de una especie de tormenta perfecta a fin de hacer realizable y aceptable el despliegue del podero del espionaje y las armas en esa estratgica esquina de Suramrica.

Para fundamentar lo anterior de cara al ente de control correspondiente en el gobierno de EE.UU., el Congreso en Washington, Tidd ha expresado sin que le tiemble la voz: conocemos casos especificos de individuos involucrados en conspiraciones o ataques a nuestra nacion o a nuestros paises amigos. Por fortuna fueron detenidos, pero esta es una preocupacion importante y constante [10]. Un argumento dbil, sin duda distorsionado y magnificado para Latinoamerica [11]. No son estos los tiempos de Comisiones investigativas como la Churh, Pike o la Kelly en los aos 70 y todo se pasa por alto en aquel cuerpo legislativo en estos conservadores y retardatarios tiempos.

Un subterfugio muy citado en estos das para dicha ingerencia, es lo denominado ayuda humanitaria, del Comando Sur; ayuda en desastres como huaracanes, lo cual es bien desconcertante si recordamos las muy inoperantes acciones del gobierno estadounidense ante por ejemplo, la devastacin del huracan Karina en 2005 en el estado de Luisiana, su propio pas [12].

No obstante, bien pronto salen a relucir las reales razones de los argumentos vaporosos de militares imperiales para la intervencin, cuando hablando de America Latina, Tidd afirma con desenfado y escaso historicismo sobre quienes estima tcitamente irreconciliables enemigos: Ellos (China, Rusia e Irn) no colocan el mismo valor sobre las libertades y los principios que compartimos con naciones democrticas en el Hemisferio Occidental [13]. Principios democraticos admirante Tidd [14]?. Valores y libertades democraticos como los que inspiran acciones militres en Abu Grhaib en Irak durante una invasin en este siglo con altsimo costos en vidas y destruccin material grotesca [15]? O acaso democrtica fue la masacre de 504 nios, ancianos, mujeres y hombres en My Lai en Vietnam en 1968? Tal vez esos mismos son los principios libertarios los causantes a los tres mil muertos en el ataque del Comando Sur al Barrio El Chorrillo en la invasin a Panam de diciembre de 1989? Es democratica la abominable practica de la tortura ejecutada de manera sistematica por parte de militares estadounidensesde alto rango [16], la cual viola flagrantemente las Convenciones de Ginebra (ley de leyes de la guerra), y el asunto vergonzosamente publico de sus prisioneros en Guantanamo rompiendo todo el ordenamiento supranacional y los preceptos morales de las civilizaciones contemporneas? El almirante Tidd sabr lo que piensan descarnadamente sus propios compatriotas, los estadounidenses, del sistema poltico que les gobierna [17]? Conocer de lo poco valorado en democracias comparables que es su sistema de organizacin poltica [18]?

No obstante lo anterior, el Comando Sur en cabeza de Tidd se ve as mismo con suficiente autoridad moral como para afirmar que en la Venezuela de estos das, el corrupto rgimen de Maduro colapsar, pero lamentablemente las fuerzas opositoras defensoras de la democracia y del bienestar a su pueblo, no tienen poder suficiente para poner fin a la pesadilla de Venezuela [19]. Y claro, ellos saben que an mantienen bastante poder. Erigen una especie de profeca de autocumplimiento, al sostener que su Comando hace todo lo posible por intensificar el derrocamiento definitivo del chavismo y la expulsin de su representante, socava ndo el apoyo popular [20]. Ser este el preludio de un ataque militar sobre Venezuela ejecutado desde las dependencias de que dirige Tidd, llamado Golpe Maestro (Masterstroke en ingls, documento del Comando Sur)? [21]

Evidentemente que los temores de una intervencin extranjera, mxime con un Jefe de Estado de la exiguas calidades en todos los campos de Donald Trump, adems de lo manifiestado por Tidd, poseen fundamento; recuerdos sombros llegan a insumisos pueblos latinos, no es posible olvidar antecedentes no muy lejanos del pensamiento en la Casa Blanca:

tienes que actuar como hacian en la Segunda Guerra Mundial los alemanes, si pasaban por una de aquellas ciudades si un francotirador alcanzaba a un soldado, ellos ponan en fila a toda la maldita ciudad y decan; os iremos disparando a todos hasta que hableis. En realidad creo que eso es lo que hay que hacer [22]

Lo anterior es reafirmado por un connotado militar estadounidense: las fuerzas armadas de la primera potencia militar del planeta distan aos luz de ser un cuerpo bienechor: El ejrcito [estadounidense] se est utilizando para iniciar guerras y derrocar gobiernos, no para prevenir conflictos [23].

Planes, programas, operaciones, estratgias, iniciativas, TLCs, acciones encubiertas, etc., de intervencin politica, es decir, militar, en todo el mundo son una constante en la labor de la abultada burocracia de EE.UU. establecida desde la Segunda Guerra Mundial, para fines de control de los recursos humanos y materiales. Extraarse, pasmarse de asombro o quedarse en la esterilidad de las meras denuncias grandilocuentes en televisin cada mes, es vanal y sirve contraproducentemente a dichas intenciones, generando en la mente de los pueblos la sensacin de presenciar impotentes la proxima ocurrencia de una fatalidad, algo por entero inevitable.

Venezuela .Las expectativas a principios de siglo respecto a gobiernos progresistas en Amrica Latina ha sido inmensos, y Venezuela con su Jefe de Estado Hugo Chvez en muchos aspectos apareci como vanguardia de tiempos mejores para estos pueblos. Esto no poda ser pasado por alto para el poder hegemnico del hemisferio, conduciendo en la penumbra acciones como el golpe de Estado de abril de 2002, el paro pretrolero, etc. Dichas tentativas de revertimiento de las situaciones sociales al estado de cosas anterior, podran haber servido de acicate para un impulso radical del proceso venezolano. No obstante, se present ms bien una contencin creciente de formas de poder popular que haban modestamente germinado durante los aos del gobierno de Chvez.

Ante esta previsible situacin, dados los antecedentes histricos del comportamiento imperial, el gobierno venezolano socialista y revolucionario establecido desde 1999, ha llamado a la crisis que padece su pas desde 2015, bsicamente con el ttulo ambguo y poco investigado (ver texto) de guerra econmica [24]; esto es la ocurrencia desde hace un lustro de una inflacin descontrolada, expansin exorbitante de la base monetaria, desabastecimiento alimentario crnico, caida de la produccin, caida de las importaciones, escasez de medicinas, inseguridad rampante, corrupcin, desorden social, pauperizacin, etc.

No obstante, es bien sabido al interior de Venezuela que buena parte de esa crisis o guerra, afectante gravemente a la poblacin posee nitidos origenes internos en las mismas polticas formuladas por el gobierno de Miraflores y en el propio funcionamiento del aparato estatal [25], especialmente desde 2013 a la fecha. Las realidades en la materia, investigadas por personas en todo ajenas a poderes exteriores o partidos de derecha, resultan verdaderamente reveladoras de una realidad experimentada dramticamente por los ciudadanos en las actividades cotidianas [26], lo cual se manifiesta especialmente en las cuestiones cotidianas de mera subsistencia lamentablemente manejadas [27]. Todas y cada una de las medidas puestas en marcha para contrarestar dicha guerra econmica, han sido infructuosas y mas bien, por el contrario, han agravado la situacin. Adems de que revelan un estado permanente de actuacin a la defensiva y con poca planificacin de parte de quienes se proclaman revolucionarios en la dirigiencia madurista, la cual no ha podido formular acciones concretas que se representen el revertir una inocultable pauperizacin de la sociedad.

Hay una negativa reiterada de parte del gobierno de Caracas a aceptar su injerencia en la penosa situacin planteada. No obstante, verbi gracia, q uin puede negar, con seriedad, que esa desproporcionada masa de dinero electrnico, vertida en demanda domstica al ir tras mercancas o productos escasos por la recesin productiva , el contrabando, el bachaqueo ( reventa ) y la cada de importaciones vitales por el previsible bloqueo financiero, traera una elevacin sorprendente de los precios expresados en bolvares? [28]

En unas circunstancias de inoperancia e ineptitud as, el descredito del gobierno bolivariano en masas latinoamericanas que conviven con venezolanos de la dispora, es palmario, por tanto Washington y sus adlteres estn de plcemes con dicha situacin [29].

No es posible negar, sin cerrar los ojos a la realidad, que de parte de la dirigencia del llamado proceso bolivariano, que especialmente en el periodo 2013-18, se han cometido absurdos en por lo menos polticas econmico-monetarias, castigando cotidianamente la poblacin [30]. Como si fuera poco, la corrupcin, cercana al ms alto gobierno, ha saqueado en buena parte las finanzas pblicas [31]. Al respecto las cifras del saqueo son pasmosas adquiriendo el carcter de desastre paralisante, en la empresa extractiva emblematica del pas, PDVSA [32], corrupcin reconocida por el mismo gobierno chavista [33].

Ajustndo las polticas bolivarianas frente a conceptos universales de justicia social, la abrumadora mayora de polticas economicas del gobierno de Nicols Maduro son en s mismas bastante lejanas al socialismo, como se ha conocido [34]. El diagnstico no puede ser peor en la realizacin del mejoramiento de la situacin de los habitantes del pas desposeidos y en la democratizacin de la sociedad:

Ms que una transformacin socialista (o desarrollista), la economa venezolana vivi una masiva transferencia de renta hacia el capital importador y hacia una casta burocrtico-militar que vive a costa de las arcas pblicas mediante la sobrevaluacin del bolvar y las importaciones fraudulentas para captar divisas a precios preferenciales [35].

Pero hay que entender, principalmente por parte de quienes, de buena fe, defienden acriticamente al actual gobierno de Maduro, que debemos preocuparnos mucho cuando el adversario imperial da palmarias y repetidas muestras de que puede tener razn en algunos de sus juicios respecto a la gestin revolucionaria [36]. La Venezuela de 2018 y luego del cmulo de elecciones que llegan hasta la pasada y afanosamente comvocada del 20 de mayo, poltica y econmicamente se encuentra a distancias siderales de los acontecimientos sociales, que en nuestro continente significaron victorias populares, procesos revolucionarios radicales (aunque fueran cegados por la fuerza bruta) o luchas que se abocaron bizarramente a cercos politico-econmicos-militares con muy pocos recursos y ninguna experiencia [37].

Ante unas elecciones en mayo pasado cuestionadas previa y posteriormente a su realizacin, incluso por la izquierda crtica del gobierno (cuya existencia es algo elemental y necesaria) [38], marcadas por el abstencionismo y nuevas acusaciones de diversas formas de fraude y el ejercicio de coacciones clientelares (CLAPs, regalos, bonos inflacionarios de dinero sin respaldo, etc) [39], el gobierno se mantuvo impasible. Tan slo, exibiendo su poder burocrtico, declarado una participacin popular efectiva en e l establecimiento de una milicia paraestatal, relacionada con organizaciones controladas jerarquicamente desde Miraflores, las siempre dejadas de lado para las decisiones trascendentales, Comunas; con lo cual marca un nuevo paso revelador de un aferramiento a cualquier frmula para mantenerse en el poder, al interior un gobierno declarado oficialmente por Maduro tiempo atrs, como civico-militar [40]. Los respaldos de parte connotadas figuras de la izquierda latinoamericana al poder presidencial madurista, resultan en un escenario como este, dignos de mejor causa [41]. Es extremandamente dificil compartir el punto de vista acrtico en la materia de connotados analistas de la Patria Grande, en su defensa incondicional de las actuaciones del gobierno ya devenido a madurista, cuando este toma abismal distancia de un proceso siquiera de reformas parciales en la sociedad venezolana.

En el tozudo terreno de los hechos y no el de las arengas y tramoyas televisivas, el gobierno encabezado por un directo designado del fallecido (en no aclaradas circuntancias), presidente Chvez, desde su llegada al poder como presidente en propiedad en abril de 2013, ha hecho y con ainco desde hace unos dos aos, todo lo posible por agradar a sus adversarios de Norteamerica y Europa, as como a la pragmtica China, este ltimo pas, potencia econmica mundial, no sobra recalcarlo, que le apoya sin restricciones. Maduro y su grupo ha legislado en favor de ellos con facultades exorbitantes y por lo menos dudosas frente a la Constitucin, justamente prcticando el quehacer favorito del neoliberalismo, privatizar [42]. Los descomunales poderes del poder ejecutivo y ahora puestos en cabeza de la tambien esprea, Asamblea Nacional Constituyente (ANC), han sido obtenidos no por mandato popular dentro del orden legal creado por Chvez, sino por el atropeyo de la misma Constitucin Bolivariana de 1999 y una serie larga de triquiuelas y argucias, con el propsito de anular de facto la derrota electoral de diciembre de 2015. Conductas as en nada relacionadas con un ordenamiento jurdico de alguna tendencia socialista reconocible o con poderes comunales independientes.

En verdad poco de lo que pasa dentro de Venezuela, aunque parezca dramtico, rocambuesco y se anuncie como socialista y revolucionario, se encuentra por fuera de los planes de la potencia hegemnica del continente y sus adlteres: La estrategia imperial va funcionando perfectamente. Ya veremos gobierno contra el suelo negociando su supervivencia y donde la coalicin R usia, China, y la entrada de los EE.UU., prcticamente poniendo las condiciones que quieran luego de superar sus diferencias [43]. Desde el imperio las presiones de propaganda y presin denominadas Golpe Maestro, guardan relacin con calculadas acciones de intimidacin de todo tipo, y por supuesto, preferentemente con la amenaza de intervencin militar, con la participacin efectiva en terreno de aliados [44]. Empero, bajo las situaciones planteadas, EE.UU. no necesita usar la violencia directa para atacar al gobierno de Caracas. Un ejercicio de presin econmica, sanciones, etc., y desgaste politico (que cubren China y Rusia en la regin por el respaldo a Maduro), constituyen un statu quo bastante favorable, por un cierto tiempo por lo menos, para las estrategias de Washington.

Si observamos con detenimiento las actuaciones de quienes en el gobierno de Miraflores se definen como chavistas, encontramos que Venezuela no es ningn estorbo al capitalismo mundial, muy por el contrario es un sensacional experimento de defenestramiento de cualquier accin revolucionari a futura y a la vez, de expoliacin de riquezas gigantescas fugadas hasta el punto que la nacin como tal , es completamente impotente para impedirlo [45].

En un contexto como este, no debemos asombranos en absoluto de que existan planes desestabilizadores en Venezuela y/o variadas presiones, sanciones, intimidaciones, etc., a fin de prolongar la crisis, que tiene como blanco la poblacin venezolana. La numerosa burocracia politico-diplomatico-militar-espionaje de Estados Unidos, justamente se justifica mediante tales actividades de espionaje e injerencia [46]. Mientras, desde Miraflores son ejecutados en el exterior verdaderos actos de gobierno grotescos, como el injustificable apoyo econmico del gobierno bolivariano a la ceremonia de investidura de Donald Trump en el cargo de presidente imperial en enero de 2017, entre otras tantas incoherencias absolutas [47].

Al interior, uno de los mayores desafueros del gobierno madurista, el cual se adentra en el terreno de la bellaquera, es lo impuesto dictadorialmente por el poder ejecutivo de entregar por entero al capital transnacional algo as como el 10% del territorio nacional para la explotacin minera a gran escala, pasando por encima de la Constitucin, el orden legal, la ecologa y sin tener en cuenta para nada la voluntad del pueblo [48]. Algo como esto, ni en paises como el del ultraneoliberal gobierno de la vecina Colombia, se ha producido [49]; el grueso de la poblacin venezolana no ha sido de tomar decisiones autnomas sobre esta poltica extractiva neocolonial [50]. El llamado Arco Minero como entrega a extranjeros de una parte sencible del pas, es en s un acto de gobierno opaco, no se conocen los contratos de concesin minera, ms parece un reparto mafioso [51], no obstante, es respadado en el ms alto gobierno, incluso en elpoder judicial [52]; significa este abuso una destruccin ambiental que incumbe a toda la regin e incluso al planeta [53].

Las llamadas autocrticas de la cpula revolucionaria resulta en un ambiente as, ejercicios vcuos y simulaciones; no tocan al mismo jefe de Estado y su squito ms cercano. Aquel insesantemente se victimiza como procer dirigiendo los errores a subalternos lejanos [54] o caidos en dresgracia (Rafael Ramirez); increiblemente reconoce que este cmulo de medidas que ha tomado su gobierno desde que es presidente (cinco aos atrs) y tambin las de su antecesor y mentor, an no son socialistas y que debe haber un nuevo comienzo una nueva reestructuracin de un modelo econmico hecho para las mafias, eso no es socialismo [55].

A pesar de las soflamadas proclamas que se emiten desde la cpula del madurismo, acerca de una revolucin anticapitalista atacada, la situacin cotidiana de la ciudadana revela que

no se trata del fracaso de medidas econ-micas que emanan de los textos de Marx o de la Revolucin Rusa. En algunos elementos puntuales, se ha observado que la poltica econmica bolivariana no tiene nada que ver con un cambio revolucionario anticapitalista ni con una metamorfosis de las relaciones sociales de produccin. El proceso bolivariano ha sido ms bien una variante de las polticas econmicas que derivan del llamado rentismo petrolero, que ya se haban experimentado en el primer gobierno de Carlos Andrs Prez (1974-1979). El componente ideolgico y algunos discursos de talante antiimperialista y antiempresarial confunden a la mayora de los analistas que estudian las alocuciones de los presidentes y no sus polticas concretas [56].

La desgracia para Venezuela y para la Patria Grande, es que la abrumadora mayora de las actitudes y hechos endilgados a la dirigencia autoestimada como chavista y de izquierda y por la propaganda imperial, para grandes masas de venezolanos, incluso quienes les respaldaron por mucho tiempo, y para adversidad de todo el continente, guardan estrecha relacin con la realidad descepcionante de algo denominado socialismo venezolano marca PSUV [57], junto a la corrupcin copando el gobierno poseedor del control del Estado venezolano. Es publico que a este nivel, como en la supuesta nmesis del gobierno de Bogot, la impunidad es total.

El gobierno revolucionario y socialista de la Venezuela actual, posee el dominio absoluto de esa esprea y todopoderosa de facto, ANC, de la mayora de gobernaciones, alcaldas, el poder judicial, electoral, y nada ms ni nada menos que las fuerzas armadas. No es fcilmente explicable el que no pueda tomar el rumbo de la economa y las relaciones sociales y las fronteras, con todas estas capacidades a su servicio; en el pasado otros gobiernos con mucho menos poder y ventajas comparativas, pero con integridad, han logrado una tica basada en un humanismo revolucionario [58].

A manera de conclusin, la situacin desesperada del gobierno de Caracas ha llegado a tal punto que las contradicciones ya ahogan los discursos presidenciales:

"Es el momento de una revolucin dentro de la Revolucin bolivariana" porque "es tal la arrogancia que genera el poder que algunos dirigentes estn confundidos [59], y dan muestras de abierto despotismo [60].

Es evidente que las estructuras del poder capitalista en Venezuela permanecen intactas, la oligarqua ya sea dentro o fuera del pas conserva sus capacidades de dominio; el proyecto de cambio social lleg al gobierno, empero, respecto al poder sus intentos han sido desafortunados. La lucha se circuscribi durante el periodo 1998-2018, meramente a lo electoral, a ganar elecciones. El manejo de la poblacin, el control social de la misma, paradjicamente se produce bajo arquetipos de paramilitarismo con todo y presupuesto abundante [61], y un ambiente de miedo generalizado, que hacen de la inseguridad un factor imposibilitante de organizacin espontnea, en Venezuela.

C oetaneamente, las desafortunadas consecuencias en la desconcertada poblacin de actos gubernamentales como los sucintamente descritos, facilitan en grado sumo las actividades subversivas del ente de control neocolonial del que venimos hablando, el Comando Sur, un brazo ejecutor de sempiternas polticas reaccionarias del Consejo de Seguridad Nacional (NSC por su siglas en ingls), en Washington. Los medios de comunicacin controlados de la misma manera por los poderes retardatarios del continente, se han dado un verdadero banquete hablando de la situacin venezolana, y en consecuencia, cualquier accin encubierta, por temeraria que parezca, parece racional a una Casa Blanca habitada desde 2017 por delirantes retrgrados apoyados por los tradicionales reaccionarios afincados Miami o Bogot.

Por la historia latinoamericana sabemos que un fin del proyecto de cambio iniciado, sera bastante insoportable para la poblacin venezolana. En situaciones como la enunciada, acarreara la puesta en ejecucin alguna variante modernizada de la DSN [62]. Un paradigma actual de dicha situacin sera Honduras en el presente, como manifestacin contempornea de una represin contrainsurgente [63]. El repudio a estas prcticas que se hacen creer engaosamente, como ya dejadas en el olvido, parte de la misma participacin de la potencia imperial en castigos, purgas hasta llagar a la matanza en aquel pas centroamericano [64].

Colombia. Del otro lado de la frontera occidental venezolana con la reciente eleccin de Ivn Duque como Presidente de la repblica (2018-22), no se muy dificil de observar en perspectiva, una continuidad de las polticas internas y externas del candidato ganador, a pesar del histrionismo regresivo de su mentor, lvaro Uribe. El margen de maniobra del gobierno de Bogot es mnimo frente al hecho puro y duro del tutelaje del gobierno de Washington en sus variados departamentos y agencias, todos cmodamente instalados en Colombia; ello salta a la vista en la penosa resignacin ante este statu quo de todos los candidatos a la presidencia, pues ninguno, oigase bien, ninguno, formul comentario nacionalista alguno en su campaa electoral, respecto de la invasin de su pas por parte de tropas extranjeras (pantagonales), en prcticamente todo su territorio desde hace por lo menos dos dcadas (durante el Plan Colombia, Tratado de bases de 2007, entrenamiento entrega de armas desde los aos 40, etc.).

Esto es necesario articularlo as mismo con la circunstancia inamobible de que Venezuela, Colombia y tambin Ecuador, constituyen una continuidad geogrfica, cultural y social, la cual, por supuesto, tiene implicaciones polticas y geopolticas para dichos pueblos, las cuales son muy tenidas en cuenta por Washington.

De hecho, es real afirmar que la situacin venezolana fue significativa en las votaciones que llevan, a un partido tan recalcitrantemente derechista, tan plagado de personas con procesos por crmenes incluso de lesa humanidad (Centro Democrtico), corrupcin etc., elegir un presidente en Colombia del talante de Duque. La situacin conducente a la crisis venezolana, la consecuencial emigracin masiva (de no menos de tres millones de personas, por lo menos un milln a Colombia), de una manera relevante en su intensidad, ha tenido influencia en las elecciones de la vecina y hermana nacin. S imultaneamente los temas geopolticos entre los gobiernos de Bogot y Caracas, se encrispan an ms con la aceptacin de Colombia como un curioso primer Socio Global de la Organizacin del Tratado del Atlntico Norte (OTAN) [65]. Ello realizado como es costumbre por los gobiernos de la Casa de Nario, de espaldas a la sociedad colombiana. Que tiene que ver esa organizacin militar de una regin muy concreta de belicoso primer mundo con el burbujeante norte de Suramrica? A pesar de expresar en la declaracin conjunta OTAN-Colombia que comparten valores e intereses, nada no relacionado con un vasallaje puede emerger de esta sociedad; las esplicaciones del presidente Santos resultan incluso comprometidas respecto a las manifestadas por la OTAN [66], al dejar mal parados a sus propios militares acusndolos tacitamente de corrupcin generalizada.

Sin embargo, ms all de las razones formales (como la del desminado) y absurdas simuladas, y la irreal peticin soberana del gobierno de Bogot para ser aceptada (sin duda un consejo pentagonal), enunciada por los dignatarios de las partes firmantes, Colombia y la OTAN [67], son las necesidades de los paises de aquel tratado militar, el cual obra a menera de brazo armado de las polticas europeo-estadounidenses por el mundo, las conducentes a requerir tropas, que son difciles de reclutar en sus propios paises, para misiones con las excusas conocidas, y Colombia posee abundante carne de can (posee los cuerpos militares y militarizados ms numerosos de Latinoamerica, armados y entrenados por EE.UU.). Adems, adems la asociacin puede servir para ejercer mayor presin sobre naciones dscolas como Venezuela (por su preferencia por China y Rusia), pero as mismo a la independiente Bolivia y de advertencia a Brasil en caso de cualquier procuracin de un futuro desviado de la geopoltica del poder hegemnico hemisfrico.

Respecto a la independencia y soberana colombiana, con este paso intro-OTAN, estas se encuentran an ms menguadas, si es que queda algo de ellas, teniendo en cuanta las bases estadounidenses por todo el pas, y en general, la inmemorial actitud proclive de su oligarqua, a agradar por todos los medios a potencias extranjeras.

Centro de turbulencias. Las presiones al gobierno de Caracas desde paises vecinos como Colombia son una realidad al orden del da, y con una frontera tan artificial y densamente habitada como la que delimita estas naciones, situaciones lgidas y generadores de tensiones no deberan extraar a nadie [68]. Lo cual encaja con movimientos diplomatico-militares de los poderes continentales y extracontinentales que en el caso de los ltimos han venido creciendo en esta esquina norte de Suramrica. Pues, para su pesar, no slo EE.UU. tiene en este momento la exclusividad de intereses en Latinoamerica: S udamrica ha virado hacia China y la cuenca del Caribe ha estrechado su histrica relacin con Estados Unidos El pas que est en el centro de esta fractura es Venezuela . [69]

Lo anterior con la matizacin de que Centroamrica y el Caribe, salvo Cuba, han venido siendo controlados cada vez ms por la fuerza con militarizaciones ms o menos veladas (el pretexto del narcotrfico el terrorismo internacional etc., son funcionales para esto), a lo cual se agrega que Washington, en aplicacin de un postulado geopoltico de hierro, estima el mar Caribe como su irrenunciable frontera sur ms inmediata, la cual incluye la totalidad de los territorios de Colombia y Venezuela [70]. Lo cual explica su obsecacin insesante.

En el primer discurso del presidente electo de Colombia Ivn Duque este pide unidad, y es lo suficientemente diciente para determinar un gobierno de continuidad frente a su antecesor en la politica exterior del gobierno de Bogot (es decir la de La Casa Blanca): No reconozco enemigos en Colombia [71]. Y fuera de Colombia?

A su vez, en realidad Venezuela , epicentro de la fractura geopoltica suramericana, no posee una garanta concreta de que los gobiernos de China y Rusia intervengan directamente en su favor, en caso de una intervencin militar de cualquier tipo de parte del gobierno de EE.UU. Es dudoso que lo hagan a tantos kilometros de distancia de sus territorios (en Libia rica en petroleo en 2011, no intervinieron). En ese orden de ideas, el debilitado gobierno de Caracas, como el mismo lo prevee, deber enfrentar una creciente presin (incidentes, atentados, intimidaciones, acusaciones oficiales, migracin acelerada, etc.), fundamentalmente desde la frontera occidental. All, en esa ficticia lnea, una especie de caos controlado puede ir haciendo ms penoso el soportar para el pueblo venezolano polticas obtusas etiquetadas de socialistas, a la vez que al oeste es sometido con puo de hierro el pueblo colombiano, abocado a ver como le es impuesta por el nuevo gobierno ultraderechista y neoliberal, reformas de tipo pensional e impositivo, impuestas por el FMI, elevando el nivel de estragulamiento econmico de la poblacin.

A los hermanos siameses les esperan tiempos an ms turbulentos y azarosos que los pasados.


Notas

[1] Estimo que este hecho (la situacin venezolana) es un asunto de impotancia y preocupacin muy significativa para las naciones vecinas de Venezuela, este es el aspecto ms importante para resaltar (en el informe). Kurt W. Tidd. 2018 Posture statement the Congress. http://www.southcom.mil/Media/Special-Coverage/2018-Posture-Statement-to-Congress/

[2] Palabra de Warren Buffet. El Mundo. 10 de junio de 2014. http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/billonarios/2014/06/10/palabra-de-warren-buffett.html

[3] La Inversin China en Amrica Latina sigue Creciendo. Marzo 22 de 2018. https://www.brookings.edu/es/research/la-inversion-china-en-america-latina-continua-creciendo/

[4] La construccion de una red de seguridad regional compuesta por amigos con principios y sentido de integracion, algo que por lo menos desde la Segunda Guerra Mundial lo ha tenido de una u otra manera en toda la region. Tidd.

[5] Es un aspecto central de la seguridad nacional ; "Sin el NAFTA (por sus siglas en ingls), la cooperacin con los vecinos norteamericanos ser menos probable, debilitando nuestra habilidad para afrontar retos a la seguridad", afirman los comandantes en el documento remitido a la Casa Blanca. Cuatro fueron jefes del Comando Norte y seis del Comando Sur, los dos centros de mando que utiliza el Pentgono para disear y ejecutar las operaciones militares de defensa del pas. Entre los firmantes se encuentran los generales Bantz Craddock y Douglas Fraser y los almirantes William Gortney, Tomthy Keating y James Winnefeld. Sandro Pozzi. https://elpais.com/internacional/2018/03/16/actualidad/1521210276_084761.html

[6] Con 369 mil tropas, incluso por encima de Brasil, Ejrcito ms poderosos de Amrica Latina. https://actualidad.rt.com/actualidad/274187-ejercitos-poderosos-america-latina-ranking

[7] Se necesitan inversiones modestas para crear una red de seguridad . El Almirante de la Marina de los EE. UU. Kurt W. Tidd, comandante del Comando Sur, habl sobre los esfuerzos de los adversarios para aprovechar la idea de que los Estados Unidos se desligan de las Amricas . Jim Garamone. Di logo . Revista militar. 27 de febrero de 2018. https://dialogo-americas.com/es/articles/modest-investments-needed-build-security-network

[8] Drug traffickers, human smugglers, terrorist supporters, arms dealers and money launderers are not new to this region, but they operate in new and surprising ways, compared to years past. Southcom. http://www.southcom.mil/Media/Speeches-Transcripts/Article/1458781/department-of-defense-press-briefing-by-admiral-kurt-tidd/

[9] Colombia y Venezuela han compartido una dinmica criminal durante dcadas. Colombia ha pasado cocana por Venezuela en su viaje hacia mercados estadounidenses y europeos, mientras que el combustible de contrabando de Venezuela ha fluido en direccin contraria. Sin embargo, hoy las cadenas criminales son mucho ms complejas y cada vez ms simbiticas. Colombia and Venezuela: Criminal siamese twins. Venezuela: A Mafia State? Venezuela has become a hub of organized crime in the region. Insight Crime. https://www.insightcrime.org/wp-content/uploads/2018/05/Venezuela-a-Mafia-State-InSight-Crime-2018.pdf Pg. 48 Insight Crime en un centro de investigacin que se circunscribe al delito en Latinoamrica, lo cual de por s implica una visin parcializada. Est sociado a Open Society Fundations, https://es.insightcrime.org/quienes-somos/ , organizacin fundada por el magnate ultraliberal George Soros.

[10] Tidd. Citado por Garamone.

[11] Lo facilmente apreciable, es que tales eventos si es que ocurren tal y como el almirante pomposamente esgrime, muy dificilmente podran justificar una militarizacion como la llevada a cabo por el US Governmment dentro de sus fronteras (esos ominosos y mortalmente desproporcionados cuerpos de policia que abusan de todo a quel estimado fantasmagoricamente de amenaza, especialmente si su piel es pigmentada), y que decir en el exterior; en este caso la historia es implacable, Tidd la debe conocer, y empero, de forma por dems belitre, omite.

[12] Despus de los Huracanes Irma y Mara causa ntes de unos niveles de devastacin no experimentad os en una generacin, trabajamos junto co n compaeros caribeos y europeos para evacuar y entregar la ayuda a l a s miles de vctimas . http://www.southcom.mil/Media/Speeches-Transcripts/Article/1458781/department-of-defense-press-briefing-by-admiral-kurt-tidd/ ; sobre la ineptitud del U.S. Governmment un ao despus del desastre se deca: Cunden crticas sobre la burocracia y cmo los miles de millones en fondos federales an no han llegado a sus destinos. Aunque se han aprobado ms de 110 mil millones de dlares en fondos federales para la recuperacin y reconstruccin, no han concluido los esfuerzos de limpia de la ciudad, y casi nada en reconstruccin de viviendas. Menos de la mitad de la poblacin ha regresado a esa ciudad, decenas de miles siguen viviendo en casas mviles y otras viviendas temporales por toda la regin, y de hecho, por todo el pas, pero nadie sabe cundo podrn regresar. Por otro lado, crticos sealan que la principal agencia federal para respuesta a emergencias, FEMA -cuyo director poco despus de ser elogiado pblicamente por Bush fue despedido- an no ha sido reformada para evitar la ineficacia que demostr ante Katrina. Algunos reportan que FEMA, un ao despus, slo cuenta con menos de 84 por ciento del personal que tiene autorizado contratar . La Jornada. http://www.jornada.unam.mx/2006/08/30/index.php?section=mundo&article=034n1mun

[13] A lo que sigui Aquellas libertades y principios consisten en que nos une, y somos vigilantes para tentativas por China, Rusia y Irn para erosionar aquellos principios compartidos para amenazar a nuestros intereses, o minar nuestras sociedades dentro de la regin. Tidd. Southcom. http://www.southcom.mil/Media/Speeches-Transcripts/Article/1458781/department-of-defense-press-briefing-by-admiral-kurt-tidd/ ; ya este tpico haba sido expresado por Tidd antes . Garamone..

[14] Aquellos que se desprenden del fallo de 2014 de la CSJ de EE.UU. el cual delcar inconstitucional los lmites a los aportes individuales a las campaas de candidatos a cargos federales. Fallo McCutcheon. Lo cual equivale a poner en subasta publica los poderes del estado. mbito. http://www.ambito.com/735279-la-corte-de-eeuu-libera-aportes-de-campana-y-altera-reglas-de-juego

[15] Unos 165 mil civiles iraquies muertos directamente por la guerra, ms alrededor de unos 8 mil soldados y mercenarios gringos, unos 800 mil iraquies de forma indirecta por causas relacionadas con la invasin como desnutricin, degradacin ambiental, deterioro de la infraestructura, etc. En dinero el costo de este crimen contra Irak es de 5,6 billones de dlares. Es decir los contribuyentes de EE.UU. han gastado per capita unos 24 mil dolares en las guerras de este siglo. Stephanie Savell. 15 aos despus de la invasin a irak cules son los costos? Others Words. Marzo 21 2018.

[16] Deuche Welle. http://www.dw.com/es/the-guardian-eeuu-tuvo-centros-de-tortura-sistem%C3%A1tica-en-irak/a-16654153

[17] Ms de las dos terceras partes de nosotros favorecen leyes sobre armas ms estrictas. El sesenta y nueve por ciento de la poblacin apoya limitar las emisiones de gas invernadero en los Estados Unidos como parte de un acuerdo internacional. Impuestos? Ms de seis de 10 de nosotros creen que los estadounidenses de ingreso superior no pagan bastantes, mientras el 82 por ciento se siente molesto - "algo" "o mucho" porque las corporaciones se abstienen de pagar lo justo El 82 por ciento de nosotros cree que los ricos tienen demasiada influencia en la poltica, y el 85 por ciento quiere una revisin y reparacin seria de las finanzas de las campaas electorales. Frances Moore Lapp. The Nation. https://www.thenation.com/article/america-is-less-polarized-than-you-think/

[18] de los paises comparables con Estados Unidos, y donde las instituciones democrticas han existido durante largo tiempo sin interrupcin, ninguna adopt el sistema constitucional de Estados Unidos. Robert Dahl. es Democratica la Constitucin de Los Estados Unidos? Fondo de cultura Econmica. Buenos Aires 2003. Pg. 51

[19] Stella Calloni . El Golpe Maestro de Estados Unidos contra Venezuela (Documento del Comando Sur) . Red Voltaire. http://www.voltairenet.org/article201091.html

[20] Calloni. http://www.voltairenet.org/article201091.html

[21] Stella Calloni. Masterstroke: da y hora para la intervencin de EEUU en Venezuela?

https://www.youtube.com/watch?v=shV1UT9hokM&feature=youtu.be

[22] Presidente de los EE.UU. Richard M. Nixon (1969-74), hablando de reprimir filtraciones de documentos a la prensa de parte del FBI en 1973. Tim Weiner. Enemigos. Una Historia del FBI. Randon House Mondadori. Bogota 2012. Pg. 398

[23] General Wesley Clark. Diario de Octubre. https://diario-octubre.com/2018/05/22/el-califato-islamico-fue-creado-por-israel-para-aplastar-a-hezbollah-confiesa-el-general-wesley-clark/

[24] Consiste en un pueblo carente de alimentos, medicinas, transporte pblico, dinero en efectivo, con la impunidad de una galopante corrupcin, y atemorizado por las amenazas de intervencin extranjera. Aram Aharonian. No es tiempo de chcharas sino de solucionar la grave crisis. Alainet. https://www.alainet.org/es/articulo/193202

[25] Prez Pirela: Es innegable que una parte de la crisis econmica es responsabilidad del Gobierno

https://www.youtube.com/watch?v=J87o8WCRq-g

[26] [26] Lo que a las claras se observa es un proceso de desindustrializacin severo en favor de una casta importadora-financiera que, con un discurso enardecido y un clientelismo popular vigoroso, ha acelerado de manera drstica la fase depresiva del ciclo econmico capitalista de un proceso nacional de acumulacin de capital basado en la apropiacin de la renta hidrocarburfera . Manuel Sutherland. La Ruina de Venezuela no se debe al socialismo ni a la revolucin. Nueva Sociedad. No 274. Marzo-Abril 2018. Pg. 143

[27] La caresta de bienes bsicos tambin fue consecuencia de una vigorosa exportacin de capitales que rest capacidad de inversin productiva, gracias a una enorme sobrevaluacin de la moneda. Esta poltica monetaria no es ms que una inconcebible transferencia de renta petrolera desde el Estado socialista hacia los importadores, quienes reciben muchos ms dlares de los que deberan absorber por los bolvares que desembolsan. Eso significa que cada vez que el gobierno venda 10 dlares les estaba regalando (al menos) 9,5 d- lares. Esta lucrativa transferencia de renta al sector privado es el negocio ms oneroso y lesivo a la nacin que se pueda imaginar. Pero peor an ha sido que las supuestas mercancas compradas con ese dlar de regalo han sido en gran parte fraudes masivos, ya que la mayora de ellas nunca entr en el pas . Sutherland. Pg. 145,146

[28] Rodrigo Cabezas. Es una gran tragedia social que el gobierno de Maduro no reconozca la hiperinflacin. BBC Mundo. http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-44210514 ; respecto al dinero sin respaldo que Maduro periodicamente coloca en las cuentas de los beneficiarios de sus programas un miembro de su propio partido PSUV dice, que es uno de los elementos que ha ayudado en el proceso inflacionario. Roy Daza. La Iguana. http://www.laiguana.tv/articulos/92797-roy-daza-precio-gasolina-iva-billetes

[29] Venezuela constituye el mejor argumento para las derechas ms retrgradas. En cualquier mbito meditico, aprovechan la situacin para asustar a sus compatriotas con preguntas como: Quieren socialismo? Vayan a Venezuela y miren la miseria!. Anhelan un cambio? Miren cmo otra revolucin destruye un pas prspero!. Sesudos analistas aseveran que las polticas socialistas arruinaron el pas y que la solucin es una reversin ultraliberal de la revolucin . Sutherland.Pg. 143

[30] En esos ltimos aos empieza la contraccin de las importaciones y la cada en la oferta de bienes y servicios, y se hacen visibles los resultados de un proceso de desindustrializacin que, en favor de un fervor importador, lleg a subsidiar (con la sobrevaluacin del tipo de cambio) 99,9% de las importaciones de productos como leche lquida, cemento o gasolina, adems de obreros (chinos) para construir viviendas . Sutherland. Pg. 145

[31] Son famosas las denuncias de importaciones de fabulosas mquinas de cortar csped de 12.000 dlares y de armatostes para procesar pollos de 2 millones de dlares: cuando la gendarmera aduanal revis el contenedor, solo encontr herramientas oxidadas12. La reconocida empresa de consultora Ecoanaltica calcul que de 2003 a 2012 se robaron 69.500 millones de dlares mediante importaciones fraudulentas . Manuel Sutherland. La Ruina de Venezuela no se debe al socialismo ni a la revolucin. Nueva Sociedad. No 274. Marzo-Abril 2018. Pg. 148 ; El Fiscal William Saab ha venido anunciando la apertura de investigaciones penales sobre casos de operaciones fraudulentas asociadas a Cadivi - Cencoex, sabotajes en Corpoelec, vinculaciones con los Panam Papers, Odebrecht, y sobre las escandalosas cuentas de Andorra . Lus Romero. Marxist.Com. https://www.marxist.com/corrupcion-en-pdvsa-cuales-son-sus-causas-y-como-combatirla.htm

[32] Entre los casos que hasta la fecha han sido develados por el MP, destacan: la suscripcin de contratos con sobreprecios en la Faja Petrolfera del Orinoco, alteracin de cifras de produccin y comercializacin en PDVSA -Oriente, deliberados actos de sabotaje en Petrozamora, la existencia de una red de extorsin dirigida desde PDVSA - Yagua, el desmantelamiento de automviles con seriales de la compaa en PDVSA - Carabobo, y la firma de refinanciamiento de deuda por parte de directivos de Citgo, en condiciones desfavorables para el nico gran activo que posee la industria petrolera nacional en el extranjero . Lus Romero. https://www.marxist.com/corrupcion-en-pdvsa-cuales-son-sus-causas-y-como-combatirla.htm

[33] Es verdad, se dejaron de invertir los recursos, estas mafias que se instalaron en la Faja petrolfera del Orinoco y que hoy andan huyendo, dijo el tambin ministro de Petrleo, Manuel Quevedo, al precisar la situacin de la mayor industria del pas en la sede central de PDVSA en Caracas . Manuel Quevedo. Presidente de venezolana PDVSA admite falta de inversin y culpa a las "mafias" . Reuters. 6 de junio 2018. https://lta.reuters.com/article/businessNews/idLTAKCN1J22NO-OUSLB

[34] Entre otros aspecto a destacar, es absurdo y contradictorio que el gobierno financie a empresario que sabotean al proceso, con millonarios crditos a tasa de inters negativa. Sutherland. Pg. 148

[35] Sutherland. Pg. 142; el escaso ingreso y suministro de divisas se realiza a travs de subastas netamente especulativas, en las que solamente un pequeo sector de la burocracia y la burguesa dueo de abundantes recursos monetarios e influyente en grado sumo- sale favorecido; tal proceder refleja un decadente hipercapitalismo burstil y mafioso, a mil aos luz de la tan cacareada economa socialista. Igual ocurre con la falsa criptomoneda "petro", producto de los despojos de una minera depredadora que no podra ser ms antiecolgica, genocida y geocida . Ana E. Osorio Edgardo Lander, et al. Rebelin.org. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=242068

[36] Desde Washington se busca al Presidente Maduro sitiarlo, ridiculizarlo y mostrarlo como un smbolo de torpeza e incompetencia Calloni. Voltaire.Net.org. http://www.voltairenet.org/article201091.html ; no obstante, el primer mandatario bolivariano colabora entusiantamente en la creacin de esa persepcin: Un aplauso vale. Gran Min estaba viendo la final de la NBA demasiado Golden State verdad? Demasiado equipo meten todas de tres Como que no va a tener vida a pesar de tener a Lebron James Tu opinin maana ya llega la final van a ganar 4-0, bueno saludos a Golden State Consejos Comunales y comunas se unen al dialogo Nacional con el Pdte Maduro. https://www.youtube.com/watch?v=v5kQSoP-tc4&t=5636s . tiempo 1 31: 10.

[37] Son los casos de la Revolucin cubana de 1959 a la fecha, el Chile de la Unidad Popular de 1970-73 y la Revolucin Sandinista de 1979-90. Es notable que en estas situaciones variadas formas de ruptura con el orden capitalista y neocolonial.

[38] la elevada abstencin del 20 M s demuestra una cosa: frente al apoyo masivo que tena el gobierno de Chvez (debido a las medidas progresistas y reformas sociales que aplic para responder a las masas), el gobierno burocrtico de Maduro, con su poltica de gestionar el capitalismo, aliarse con sectores de la burguesa venezolana y los imperialistas chinos y rusos y atacar a la izquierda revolucionaria, est provocando una decepcin y malestar masivos . Venezuela tras las elecciones presidenciales. Izquierda Revolucionaria.Net. 25 de mayo de 2018. http://www.izquierdarevolucionaria.net/index.php/internacional/otros-america-latina/11093-venezuela-tras-las-elecciones-presidenciales-2

[39] E l 67% de la votacin que el gobierno se autoadjudic palidecen al lado de la abstencin oficialmente aceptada del 54%, la ms alta en una eleccin presidencial en la historia del pas. Los estimados independientes ubican la abstencin por encima del 70%, cifra corroborada annimamente por funcionarios del Consejo Nacional Electoral a agencias de noticias internacionales. Pese a que las autoridades prohibieron que se filmaran los alrededores de los centros de votacin, a travs de las redes sociales circularon las imgenes de calles vacas y centros de votacin sin colas que delataban una bajsima concurrencia de votantes . Simn Rodrguez Porras. La Abstencin Humill a Maduro. Rebelin.org. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=242007

[40] Cada consejo comunal, cada comuna, cada comandito comunal debe organizarse en milicias territoriales para garantizar la defensa de la patria y acabar con las mafias econmicas como lo orient el Presidente . Aristobulo Istriz Cada comuna debe organizar sus milicia territoriales. Aporrea. 29 de mayo de 2018. https://www.aporrea.org/poderpopular/n325806.html

[41] Prez Esquivel, Atilio Born y Milagros Sala se unen a la campaa Todos con Maduro. AlbaCiudad. http://albaciudad.org/2018/05/perez-esquivel-atilio-boron-y-milagros-sala-se-unen-a-campana-todos-con-maduro/

[42] Con la la privatizacin de suelos subsuelos e industrias Y ciertamente por vas de leyes de inversiones, hidrocarburos, minera, lo est haciendo, pero guardndose para si un control burocrtico y mafioso sobre el territorio, los flujos de comercio, las exportaciones e importaciones, sobre la misma violencia que estratgicamente se reparte el territorio, que lo hacen imposible. Por ello salvo las manadas de enchufe empresarial y poltico que giran sobre el gobierno les conviene ms el amigo en su ltimo momento Roland Denis. Los das vienen la revuelta inevitable.. Aporrea. 15 de mayo de 2018. h ttps://www.aporrea.org/ideologia/a263216.html

[43] Denis. h ttps://www.aporrea.org/ideologia/a263216.html

[44] E stados Unidos y sus socios preparan en silencio un brutal Plan para acabar con la dictadura de Venezuela: el Golpe Maestro Masterstroke, que ya est en marcha y cuya primera parte comenzara antes de las prximas elecciones venezolanas y, si no tienen xito en derrocar al presidente Nicols Maduro con la nueva ofensiva, que utilizar todo el aparato propagandstico y meditico ms acciones violentas en defensa de la democracia, accionarn el Plan B, que incluir a varios pases imponiendo una fuerza multilateral para intervenir militarmente . Calloni. http://www.voltairenet.org/article201091.html

[45] Dennis. https://www.aporrea.org/ideologia/a263216.html

[46] Estos poseen y actualizan a diario y con rigurosidad sus planes mundiales de dominacin de los paises bajo su control, con una burocracia que podra calcularse en no menos de 250 mil personas, la cuales se ubica n en 786 sitios donde el Departamento de Defensa lleva a cabo tareas de espionaje , inteligencia u operaciones especiales, 535 del Departamento de Seguridad Nacional y 449 de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). Hay adems 234 sitios del Departamento de Justicia, 92 de la Direccin de Control de Drogas, 36 de la Agencia Central de Inteligencia, otros 34 de diversas agencias civiles involucradas en la seguridad nacional , y 20 de la propia NSA . Miles de sitios y agencias de inteligencia de EE.UU. son divulgados por un diario. El Mundo. 21 de lulio de 2010. http://www.elmundo.es/america/2010/07/21/estados_unidos/1279716372.html . El dirario citado es The Washington Post.

[47] El patrocinio a la ceremonia se da a travs de Citgo Petroleum. Gobierno de Venezuela dio $ 500.000 para la investidura del Presidente Donald Trump. La Nacin. 19 de abril 2017. https://www.nacion.com/el-mundo/conflictos/gobierno-de-venezuela-dio-500-000-para-la-investidura-del-presidente-donald-trump/PFS52I7CBNCZ3JL337RPRL7DLQ/story/ ; tambin llama la atencin la entrevista entre Diosdado Cabello y el Consejero del Departamento de Estado Thomas Shannon en Hait en junio de 2015, nunca bien dilucidada en finalidades y pormenores. Diosdado Cabello revela por qu se reuni con Thomas Shannon. Atodomomento. 29 de junio de 2015. http://atodomomento.com/nacionales/diosdado-cabello-revela-el-porque-se-reunio-con-thomas-shannon/ ; la creaccin de una moneda especulativa improvisada como el Petro; familiares de altos cargos pblicos viviendo en el exterior, un asunto de dominio pblico internacional, ni explicado, ni negado por los funcionarios respectivos: Jorge Rodrguez, Diosdado Cabello, Vladimir Padrino, Cilia Flores.

[48] Decreto del Arco Minero del Orinoco . Un ataque a la vida y un criminal desconocimiento de los pueblos indgenas . Edgardo Lander. Rebelin. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=212546 ; Derechos humanos en el contexto del proyecto ARCO MINERO DEL ORINOCO en Venezuela Audiencia ante la Comisin Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), noviembre 2016 . https://www.derechos.org.ve/web/wp-content/uploads/DDHH-en-el-contexto-del-AMO-en-Venezuela.pdf

[49] La mineria a gran escala de capital transnacionalse ha visto detenida, en alguna medida en Colombia, por luna serie de consultas populares: La mayora de las consultas contaron con una participacin del electorado por encima del umbral (33 por ciento) y dieron como resultado que ms del 90 por ciento de los asistentes votaran en contra de un proyecto minero en especfico o de la minera en general. Sin embargo, estos contundentes resultados no siempre han sido reconocidos por los gobiernos nacionales y por las empresas multinacionales, pues argumentan que la minera es un sector de inters pblico y nacional y, por tanto, las decisiones al respecto deben ser tomadas por el Estado . Kristina Dietz . Consultas populares mineras en Colombia: Condiciones de su realizacin y significados polticos. El caso de La Colosa . https://revistas.uniandes.edu.co/doi/pdf/10.7440/colombiaint93.2018.04 Pg. 95

[50] Maduro y su trato al pueblo. https://www.youtube.com/watch?v=hqrBJQnODeE ; https://www.youtube.com/watch?v=r_7KP0stM2M

[51] Manuel Sutherland. https://www.youtube.com/watch?time_continue=281&v=n6WeCkwtHKA

[52] El 31 de mayo del ao 2016 diversas organizaciones y personalidades pblicas acompaaron la introduccin del Recurso de Nulidad Constitucional contra el Decreto Nro. 2248 donde se establece la creacin de la vasta zona minera de 110.000 kilmetros cuadrados El 30 de octubre de ese mismo ao el juzgado de Substanciacin de la Sala Poltico-Administrativa del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) admiti la demanda de nulidad Hasta el da de hoy, 31 de mayo del 2018, ninguna de las medidas emitidas por la Sala Poltica Administrativa se han ejecutado Plataforma Contra el Arco Minero-Aporrea 31 de mayo de 2018 . Aporrea. https://www.aporrea.org/actualidad/n325915.html

[53] Santiago Arconada. La amenaza a la vida que representa el arco minero esta avanzando peligrosamente. https://www.youtube.com/watch?time_continue=111&v=05pYvnz6asA

[54] Maduro reconoce su fracaso presidencial en plena juramentacin: No estamos haciendo las cosas bien . https://www.youtube.com/watch?v=rDQ7uvEpUrc&feature=youtu.be [55] Maduro en Consejo Federal de Gobierno ordena reestructurar mercados municipales y acabar mafias .

https://www.youtube.com/watch?v=Vuc3WCAT9oM&feature=youtu.be

[56] Sutherland. Pg. 150

[57] s us problemas internos, la gran escasez de alimentos, el agotamiento de ingreso de fuentes de dinero externo y una corrupcin . Calloni. http://www.voltairenet.org/article201091.html

[58] En distintas medidas y circunstancias, en su momento Chile, Nicaragua, Bolivia, y que decir de Cuba, han desarrollado y puesto en marcha politcas de empoderamiento popular y sus dirigentes ha sido sensibles a este, con xitos y fracasos, y sin embargo, protegiendo efectivamente a la sociedad dentro de sus posibilidades.

[59] Evio Di Marzo. Adrenalina Caribe . Caracas: Asesinan al cantautor Evio Di Marzo en un intento de robarle el vehculo . Aporrea. 29 de mayo de 2018. https://www.aporrea.org/cultura/n325784.html

[60] As reaccion Maduro ante crticas de lder comunal chavista. https://www.youtube.com/watch?v=5E65CDq3Bug

[61] Una milicia de un milln de personas armadas erigida en un ao anuncia el presidente Maduro. https://www.youtube.com/watch?time_continue=4853&v=W1e5HImQAuY Tiempo 120 min aprox.

[62] En la cruda realidad la ominosa Doctrina de la Seguridad Nacional, no se ha extingido como forma violenta de controlar poblaciones, como se siente al presente en varias naciones de la regin (Colombia, Honduras, Mxico, Paraguay).

[63] La ex comisionada de Asuntos Internos de la Polica Nacional, Mara Luisa Borja, acusa al presidente Juan Orlando Hernndez de haber creado, a travs del nuevo cuerpo policial-militar, los escuadrones de la muerte, que operan y ejecutan asesinatos, crmenes que han aumentado por el estado de sitio y el toque de queda . De acuerdo con Borja, Hernndez ha reinstaurado la Doctrina de Seguridad Nacional que impera en Honduras desde los aos 80 a su juicio, an ms grave que la de los aos 80 y tambin durante el golpe de Estado en 2009, lo cual ya estn ubicando a blancos selectivos para asesinarlos. Agencia Verdad Digital. Presidente de Honduras y EE.UU. habran creado escuadrones de la muerte. Diciembre 14 de 2017. https://verdaddigital.com/index.php/internacionales/21846-21846

[64] A continuacin, la ex coronel de la polica repudia la poltica de la embajada y el Departamento de Estado de EE.UU. por por su apoyo al golpe de Estado y que ha estado manteniendo a Hernndez en el poder, a quien califica como un corrupto narcotraficante. En este sentido, dej claro que EEUU est detrs de la convulsin social que vive su pas, mientras denuncia su implicacin en asesinatos, torturas, crmenes y todo lo que se realiza durante el Gobierno de Hernndez. (La embajada de EE.UU.) no slo suministraban armas a los escuadrones de la muerte, tambin pagaban las casas que servan como casa de seguridad, donde llevaban a las personas y torturaban y ejecutaban y todo esto pagado por la embajada norteamericana, e xplic. Las declaraciones de Borja se suman a las de Aldo Rodolfo Oliva Rodrguez, comisionado purgado de la polica nacional, quien en una entrevista del canal UNE TV apunt, el 5 de diciembre, a EEUU por estar detrs de la postulacin y reeleccin de Juan Orlando Hernndez en la Presidencia. Agencia Verdad Digital. https://verdaddigital.com/index.php/internacionales/21846-21846

[65] Ya se desarrollaban de facto actividades de la OTAN en Colombia desde el ao 2013. Secretary General welcomes President of Colombia to NATO . 31 de mayo 2018. https://www.nato.int/cps/en/natohq/news_155030.htm?selectedLocale=en . Esto de manera alguna era secreto.

[66] Colombia se asocia debido a que as puede tener acceso a las mejores prcticas en las compras militares, en las que existe muchsima corrupcin   y misiones de paz en otras partes del mundo. Tambin Santos afirma que la OTAN no les obliga bajo ninguna circuntancia a participar en ningn tipo de accin militar (negrillas en el texto original). Juan Manuel Santos a Correa. RT.com. https://actualidad.rt.com/programas/conversando-correa/274752-santos-correa-entender-tipo-relacion-otan

[67] la OTAN y Colombia deber n trabajar juntos en las reas de inters mutuo, incluyendo la defensa ciberntica, de sminado , y promoviendo el papel de mujeres en la paz y la seguridad. "La OTAN se aboca al funcionamiento con compaeros como Colombia que comparten nuestros valores e intereses , dijo el Secretario General , aadiendo: nuestro apoyo viene a peticin del gobierno colombiano, y la OTAN siempre respetar su autonoma y su independencia . (subrayado fuera de texto). Secretary General welcomes President of Colombia to NATO . 31 de mayo 2018. https://www.nato.int/cps/en/natohq/news_155030.htm?selectedLocale=en

[68] "Se prepara desde el gobierno colombiano de Juan Manuel Santos un conjunto de incidentes y provocaciones militar desde territorio colombiano y dentro del territorio venezolano para generar un conflicto armado entre Colombia y Venezuela" . Maduro acusa a Colombia de "preparar" incidentes con el objetivo de generar un conflicto armado . Notiamerica. 16 de junio de 2018. http://www.notimerica.com/politica/noticia-venezuela-maduro-acusa-colombia-preparar-incidentes-objetivo-generar-conflicto-armado-20180616021655.html

[69] Oscar Ugarteche y Armando Negrete , citados por Ral Zibechi. La Disputa China-E.U. Fractura Amrica Latina. La Jornada. 21 de julio de 2017. http://www.jornada.unam.mx/2017/07/21/opinion/017a1pol

[70] La muralla que separa a Norteamrica de Surmerica, no es el mar Caribe, sino la naturaleza del territorio a lo largo del ecuador. Nicholas J. Spickman. Estados Unidos Frente Al Mundo. Fondo de Cultura Econmica. Mxico 1944. Pg. 55 . Spyckman es considerado como el padre de la geopoltica estadounidense.

[71] En su primer discurso Duque llama a la unidad. Portafolio. 18 de junio de 2018. http://www.portafolio.co/economia/gobierno/en-su-primer-discurso-como-presidente-duque-llama-a-la-unidad-518160


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter