Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2018

La propuesta constitucional sobre el municipio
Lo local es inmenso

Julio Csar Guanche
OnCuba


El municipalismo es un fantasma muy antiguo, que vuelve a recorrer hoy el mundo.

La repblica romana concibi el municipio como rplica hacia lo local de su institucionalidad. La escala deba replicar tambin el mundo cultural republicano. Cuando los gladiadores fueron calificados como infames junto a prostitutas y actores la legislacin municipal de Csar les impidi pararse en los consejos locales.

El origen del sistema poltico estadounidense tuvo en lo local un tema central. La opcin federalista abog por el gobierno central fuerte, que prometa contener la accin irresponsable de las masas y el poder de las facciones. Otra corriente defendi el autogobierno local como recurso para impedir la concentracin de poder. Tras el triunfo de los primeros, se abrieron las puertas a un sistema institucional elitista.

Para Mart, del municipio no se ha de decir mal, porque por un municipio, por el de Mstoles [se refiere al 2 de mayo de 1808], volvi Espaa a la fuerza y decoro que depuso siglos atrs, y por los municipios, en las ms de las colonias, entr en la libertad la Amrica. El municipio era, para el Apstol, la raz y la sal de la libertad.

Tras el aumento del sufragio en Europa, la amplia vida poltica que supo construir el movimiento obrero se apoy en el poder municipal ganado en las urnas. El fascismo italiano asalt los poderes municipales conquistados por los socialistas, por sus redes con casas del pueblo, cmaras de trabajo, sindicatos y cooperativas. Saban lo que hacan. Gramsci haba identificado all el suelo de la hegemona socialista: el asociacionismo obrero y popular.

Karl Polanyi defendi el socialismo como programa liderado por los trabajadores, descentralizado, con fuerte base local, y argument que las comunidades locales pueden poner precio a sus necesidades con precisin adecuada.

Elinor Olstrom gan el Premio Nobel de Economa (2009) por la forma en que impugn la idea de la gestin de la propiedad comn como ineficiente, y celebr la autoorganizacin local en defensa de bienes comunes.

Desde otra zona poltica, David Osborne y Ted Gaebler han identificado una verdadera revolucin global: el ascenso del gobierno de corte empresarial. No se puede dicen manejar el municipio como una empresa, pero debe hacerse con espritu emprendedor. El ciudadano debe ser un cliente de los servicios pblicos. La idea representa, segn sus autores, un giro copernicano en la base legitimadora poltica del Estado.

Entre tales diferencias, se encuentra un denominador comn: la cualidad de lo local expresa la calidad completa de un sistema poltico.

El mbito del municipio es espacio imprescindible de la democracia en la poltica, en la economa y en la sociedad.

La regulacin cubana

La regulacin del municipio en la Constitucin de 1901 fue vista como un triunfo sobre el orden colonial. Basada en ella, la ley de municipios (1908) estableci segn Emilio Roig una justa y amplia autonoma municipal. Con los aos, esta experiment graves problemas: se priv a los municipios de parte importante de sus ingresos naturales, y se les impuso la carga de sostener servicios, instituciones y organismos de carcter nacional.

La Constitucin de 1940 estableci la autonoma municipal, y sus garantas. Por ejemplo, ningn gobernante local, ni decisiones locales, podan ser destituidos ni suspendidos por el Presidente de la Repblica o por el Gobernador de la Provincia (este cargo reaparece ahora en el Anteproyecto en discusin), ni por ninguna otra autoridad, salvo por Tribunales de Justicia.

No obstante, la persistencia del caudillismo fue una fuente continua y poderosa de socavacin del poder ciudadano a escala local en Cuba.

La Constitucin de 1976 no reconoci autonoma al municipio. La reforma de 1992 mantuvo esa lgica y estableci que tanto la provincia como el municipio eran ambas a la vez la sociedad local. Adems, limit la capacidad del municipio a satisfacer las necesidades mnimas locales. Desde 1976 no ha sido dictada ninguna ley de municipios.

La declaracin del Partido Comunista de Cuba como rgano dirigente de la sociedad y del Estado hizo del primer secretario del Partido en el municipio la autoridad real en el territorio. Al mismo tiempo, estableci que las decisiones estatales de los rganos superiores (provincias) eran obligatorias para los rganos inferiores (municipios).

A pocos aos de puesto en funcionamiento ese sistema, sus resultados ya eran cuestionados: excesiva centralizacin en los niveles superiores, interferencias de los ministerios y organismos ramales, limitacin de los gobiernos municipales para impulsar actores y prcticas cvicas a esa escala, incapacidad de decidir sobre presupuestos propios, ausencia de control ciudadano sobre presupuestos locales, carencia de participacin social en decisiones municipales, imposibilidad de hacer poltica nacional desde lo local y pobre articulacin municipal con redes afines a sus necesidades en el extranjero.

El municipio en el Anteproyecto

El Anteproyecto trae buenas nuevas: declara la autonoma municipal y especifica que solo ese nivel es la sociedad local. La precisin es importante: el gobierno provincial aparece ahora solo como coordinador entre la nacin y el municipio.

Adems, se ampla la iniciativa legislativa popular para el nivel local. Hasta el momento, esa posibilidad es reconocida solo para el mbito de las leyes aprobadas por el parlamento. El desafo es regularla ahora de modo distinto a lo vigente, y pensar crticamente en las causas por las que nunca ha sido usada desde 1976.

Estas importantes propuestas tienen raz en experiencias de las ltimas dcadas.

Universidades en La Habana, Las Villas, Pinar del Ro y Cienfuegos, y centros especializados sobre el tema, como el Centro de Desarrollo Local y Comunitario (CEDEL), cuentan con un amplio catlogo de investigaciones sobre desarrollo local.

La corriente contempornea del municipalismo popular y alternativo impulsada, entre otros, por el gobierno local de Barcelona puede ofrecer referencias. Ya han circulado en el pas experiencias internacionales sobre el tpico.

El economista y activista Robin Hahnel, exponente del paradigma de economa socialista con planificacin democrtica, ha propuesto dar a los Comits de Defensa de la Revolucin (CDR) la funcin de consejos de consumo en los barrios, que representen los intereses de sus residentes en el proceso de planificacin participativa. Instituciones existentes del Poder Popular se convertiran as en federaciones de consumidores. El objetivo es solucionar una gran deficiencia de la planificacin cubana: la poca influencia de los consumidores locales en lo que se produce y en la calidad de lo que consumen.

Proyectos de desarrollo local se han desplegado en municipios a lo largo del pas, como Yaguajay, Mantua y la cabecera holguinera. Prcticas en fase inicial de gobierno electrnico tienen lugar en Granma, Santiago de Cuba y Centro Habana. Por la llamada contribucin al desarrollo local, el presupuesto de 2018 planifica 1225 millones de pesos para financiar programas de desarrollo local o de impacto econmico y social en el territorio.

No obstante, permanecen problemas.

El Anteproyecto mantiene la preeminencia del Partido sobre el Estado (en este caso tambin sobre el municipio), y la obligatoriedad de las decisiones de los rganos superiores sobre los inferiores (Art. 96 e.). Ambos son contenidos difciles de armonizar con cualquier idea de autonoma municipal.

Un aspecto agrava el hecho: las decisiones obligatorias del nivel superior provendran ahora del Gobernador Provincial, una figura designada no electa segn el Anteproyecto (art.170.). Esto es, la decisin de una autoridad designada sera obligatoria sobre una instancia declarada autnoma y electa por voto popular.

Otra cuestin ha sido poco observada: el 47,4 por ciento de los diputados actuales son delegados municipales que fueron electos en noviembre de 2017 para un mandato de dos aos y medio. El Anteproyecto propone un nuevo mandato local de cinco aos.

La Constitucin en debate regir, una vez aprobada, para esta misma Legislatura. De mantenerse este contenido, se duplicar el tiempo para el que fueron elegidos los delegados por voto popular. No parece ser la mejor manera de dignificar las elecciones locales.

Por otra parte, el grueso de los proyectos de desarrollo local existentes versan sobre materias econmicas produccin de alimentos, medicamentos naturales, materiales de construccin, energas renovables. En comparacin, es muy escasa la experimentacin con instrumentos de participacin poltica local, como audiencias pblicas, elaboracin participativa de normas y actos administrativos, y presupuesto participativo.

Una ganancia sera concebir el municipio como un espacio integral, imprescindible para el impulso de la economa, pero tambin para la promocin de procesos polticos: colaboracin ciudadana en la elaboracin de polticas pblicas, viabilidad del control social, transparencia en la actuacin municipal y uso de tecnologas para el gobierno electrnico.

El resultado podra impactar asimismo en otra esfera: la potenciacin de identidades culturales y de prcticas cvicas en torno a lo local.

En todo esto, aparece un tema de la mayor importancia. El artculo 10 del Anteproyecto propone que la soberana reside intransferiblemente en el pueblo, del cual dimana todo el poder del Estado. Una forma de asegurar ese enunciado es desplegar en toda su potencialidad el poder municipal. Que no se dude: la capacidad de lo local para expandir democracia soberana popular, en todos los mbitos, es inmenso.

Fuente: http://oncubamagazine.com/columnas/la-vida-de-nosotros/lo-local-inmenso-la-propuesta-constitucional-municipio/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter