Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-01-2019

Denuncia de Antonio Maira, Capitn de Fragata de las Fuerzas Armadas espaolas
Sobre el intento de golpe de estado en Venezuela

Antonio Maira
Rebelin


Como Capitn de Fragata de las Fuerzas Armadas espaolas en situacin de retiro y como antiguo miembro de la Unin Militar Democrtica (UMD), militante antifranquista y antifascista, ante los intentos de golpe de estado permanente que est sufriendo la Repblica Bolivariana Venezuela; en apoyo y defensa de la misma y en honor de mis compaeros de las Fuerzas Armadas Bolivarianas, militares del pueblo, manifiesto lo siguiente:

-Considero en primer lugar, y as lo afirmo, que el Presidente Trump no tiene soberana ninguna sobre Venezuela, ni sobre Cuba, ni Bolivia, ni sobre ninguna de las naciones, estados y, sobre todo, pueblos de Amrica Latina; que proclaman y luchan por su independencia real, y por la soberana frente a los designios coloniales de los EEUU.

-Denuncio la manifiesta injerencia y acoso terrorista (las guarimbas, el ataque a centros de salud, a escuelas infantiles, los atentados contra cuarteles, los depsitos y centros de distribucin de alimentos); el bloqueo econmico y militar de Washington contra la Revolucin bolivariana por el solo hecho de proclamar la soberana de Venezuela y el derecho de distribuir la riqueza nacional entre toda la poblacin, fundamentalmente entre los ms pobres.

-Esa riqueza, anteriormente saqueada por los EEUU y por la oligarqua venezolana es distribuida ahora de forma igualitaria para cubrir las necesidades bsicas, organizadas, instituidas y dotadas en las Misiones, Ayuntamientos, por sectores de poblacin, colectivos sociales y comunas. La distribucin se realiza segn las necesidades de alimentacin, salud, vivienda, empleo, atencin a los nios y nias, y a todas las familias necesitadas segn situacin social de las mismas controlado por el carnet de la patria.

La lucha contra las desigualdades sociales, enormes en toda Amrica Latina y en rpido decrecimiento en Venezuela -especialmente los niveles de pobreza y pobreza extrema-; la eliminacin del analfabetismo, la incorporacin de toda la poblacin a los recursos culturales, recreativos, incluida la creacin artstica, han sido siempre las prioridades de los sucesivos gobiernos bolivarianos. A esa lucha por ser se han opuesto ferozmente los EEUU y las democracias neoliberales que ostentan, en nombre de las transnacionales, el poder en el planeta y la condena definitiva al no ser de los pueblos sometidos y colonizados.

-La participacin poltica de toda la poblacin venezolana ha sido potenciada y facilitada por la revisin de los censos electorales y por el acercamiento de los centros de votacin a los sectores de poblacin ms desfavorecida y alejada de los mismos. Era la incorporacin efectiva de la inmensa mayora de la poblacin ms pobre a la vida poltica del pas impidiendo el monopolio de la misma por la oligarqua que se reparta el poder entre dos partidos tradicionales.

La conciencia de pueblo, de clase social y de participacin soberana ha sido siempre un enemigo insoportable de la Doctrina del Patio Trasero, de la Seguridad Continental, que han justificado las intervenciones puntuales y continentales, con su secuencia de asesinatos como el Plan Cndor, que amenaza de nuevo a Venezuela como realidad y smbolo de resistencia en el escenario global y en Amrica Latina.

Observadores internacionales independientes han confirmado y declarado despus que los procesos electorales han estado entre los ms limpios del mundo; muy por encima, por ejemplo, de los de los Estados Unidos. Han consolidado tambin una participacin con promedios muy altos, fundamentalmente en los momentos ms duros para la vida poltica y social de Venezuela derivados de la intervencin continua de los Estados Unidos y la oligarqua dependiente, que con frecuencia han llamado a la abstencin como instrumento de boicot electoral dentro de un proceso continuo y planificado de descrdito y de lucha contra la Revolucin Bolivariana.

-El nivel de concienciacin de la poblacin, es decir: la capacidad y conocimiento de la situacin poltica, y su intervencin directa en ella, ha sido potenciada por la Constitucin y las leyes, hasta proporcionar mecanismos para que el pueblo sea capaz de participar en unas elecciones de democracia representativa y directa. Esta democracia completa, no formal; participativa no limitada, que permite la intervencin poltica de las clases populares es otra de las lneas rojas de los EEUU Para qu les sirven a ellos los pueblos con conciencia, los pueblos que exigen soberana?

Para evitar esa injerencia de los pobres en las decisiones de los EEUU y las oligarquas venezolanas el imperio se ha empleado a fondo. Los medios de comunicacin nacionales e internacionales, organizados y centralizados en una Falsimedia con discurso nico, que ha operado como comunicacin falsa o manipulada, ha sido empleada para generar una guerra informativa primer escaln para volver a ocupar el poder. La guerra informativa -y la guerra psicolgica que se deriva de ella-, ha sido empleada en Venezuela y en la Amrica resistente como un primer modelo y fase de la guerra total que conduce a la sumisin de los pueblos.

-La ltima revisin de algunos artculos la Constitucin Bolivariana ha introducido mecanismos para fortalecer un sistema representativo vinculado a un intenso modelo participativo de democracia directa de todos los sectores de la poblacin: campesinos, trabajadores, jvenes, estudiantes, empresarios, mujeres, profesionales, sindicalistas, sectores comunales, etc., en las elecciones a la nueva Asamblea Constituyente.

-La nueva Constitucin Bolivariana reformaba la anterior manteniendo su esencia y reforzando el poder del pueblo.

-Las elecciones presidenciales han sido ganadas democrticamente por Maduro por una enorme mayora de la poblacin. La derecha venezolana, siempre siguiendo las instrucciones injerencistas de los EEUU, ha boicoteado estas ltimas elecciones, siguiendo un plan de intervencin previamente planeado cuyos detalles se pueden consultar en documentos oficiales del propio gobierno de Washington, de su secretara de Estado y del Comando de la IV Flota.

-Ninguna entidad poltica tiene potestad alguna para injerir o determinar el fututo de Venezuela, ni mucho menos definir sus instituciones, nombrar presidentes cipayos, como Juan Guaid como presidente encargadoi, o instituciones democrticas de Venezuela.

-Denunciamos esa injerencia total de Washington sobre todos los pases y pueblos de Amrica Latina cuando osan desviarse de las rdenes de Washington. Los EEUU establecen la democracia global con la amenaza de todos los tipos de guerra: econmica, psicolgica, informativa, diplomtica, combinada, irregular, asimtrica mediante intervenciones armadas, a pequea escala, con pases interpuestos como Colombia, la Guyana. La guerra econmica y financiera y el bloqueo de todos los productos bsicos con la condena de los pueblos al hambre se convierte en un verdadero genocidio. Sobre esa base de destruccin parcial y las amenazas de destruccin total declaran la situacin de desastre humanitario, ordenan la intervencin a los ejrcitos de Colombia y la Guyana, alistan la IV Flota, y alinean sus buques, aviones y fuerzas de desembarco, incluidos los de buena parte de los pases de la OTAN, para llegar a la guerra total.

Cada uno de los secuaces hace su papel o mira cobardemente hacia el otro lado. No obstante nada saldr segn la previsin de los mandos del Pentgono.

-Vaya por delante que los EEUU de Bush hasta Trump, de Kennedy hasta Obama, pasando por otros esperpentos como Nixon o Clinton, o sus intermedios presidenciales; ni los esperpentos de segundo grado en la Secretaria de Estado o en la de Defensa, tienen el menor derecho a presionar en la OEA, antiguo y actual ministerio de las colonias estableciendo cul va a ser el futuro poltico y econmico de los pases de Amrica.

Tampoco lo tienen los tteres mayores del Imperio, apiados en el saco de los pases vasallos del Grupo de Lima, para correr detrs y ser el primero en la vergonzosa competencia-, de cualquier agente menor de Washington para asegurarles su reverencia.

Todos ellos se atreven a interpretar la Constitucin bolivariana hermosa llamada a la unidad continental, fuera de la subordinacin absoluta al imperio global de nuestro tiempo- y de destruir sus instituciones y sus alianzas con los pueblos que aspiran a la libertad y a la soberana frente al imperialismo.

Vaya por delante tambin, que ningn pas de Europa, unidos en la UE -o por separado como simulacin de soberana- tiene el menor derecho de fijar una posicin comn para atentar, amenazar o conspirar contra la soberana de Venezuela o la de ningn otro pas que tenga la insolencia de ejercer la propia o apoyar la de Venezuela de los pases de Amrica Latina.

-No la tiene el presidente del Gobierno espaol, Pedro Snchez, quien simula su independencia de los EEUU y la OTAN y anuncia con precisin de verdad revelada, y con la enorme osada de un siervo que habla por cuenta ajena, la fijacin de un plazo de 8 das para que dimita el presidente de Venezuela y convoque nuevas elecciones bajo supervisin internacional, como si no supiese exactamente el tal Snchez que esa es exactamente la posicin de los EEUU, y cules seran las consecuencias para Venezuela y para la totalidad de Amrica Latina.

-No debemos olvidar en este sealamiento de culpabilidad a los partidos que han ajustado su intervencin internacional a la poltica electoral, que han retrocedido ante la denuncia de la derecha de que eran bolivarianos y que ahora proclaman escandalizados: Han dado un golpe en Venezuela!

Si seores, esa es la verdad anunciada hace mucho tiempo y ustedes son culpables de abandono y retroceso ante el fascismo anunciado por los hechos, en Venezuela y en Espaa.

Ahora gritan Que viene el lobo!ii

El Presidente del Gobierno espaol se une as a las posiciones de los partidos del tripartito de extrema derecha-prefascista, compuestos por el PP, Ciudadanos y el Vox fascista de Abascal: otro ejemplo para la historia.

-Tampoco la tienen para bloquear las alianzas continentales por las que ha trabajado desde hace veinte aos la revolucin bolivariana, para presionar contra una segunda liberacin de situacin colonial o semicolonial que se inici con el ALBA-TCP: ALBA, Unasur, Celac, Petrocaribe, TeleSUR.

-El intento de golpe de estado en Venezuela lanzado por orden del Vicepresidente de los EEUU, con el nombramiento, por el mismo, nada menos que por twitter por orden, evidentemente del presidente Trump y de la cpula militar estadounidense-, de un Presidente provisional (hombre de paja, listo para convertirse en el presidente de la Repblica que liquide la Constitucin Bolivariana, que sustituya al Presidente legtimo Nicols Maduro y convoque nuevas elecciones democrticas); no es otra cosa que un captulo ms de un proceso de golpe continuo que acosa al pueblo venezolano y a sus dirigentes desde que Hugo Chaves inici la Revolucin bolivariana convirtindola, por va siempre electoral y mediante un proceso Constituyente, en un ejemplo de democracia representativa y protagnica que no tiene igual en ningn pas del mundo.

La situacin de Venezuela frente a la realidad que nos estn vendiendo de modo continuo los medios de desinformacin (Falsimedia), es, resumidamente, la siguiente.

-Venezuela ha sido acosada desde el mismo inicio de la revolucin bolivariana por los EEUU que han contado para ello con la complicidad de la oligarqua venezolana. El motivo principal, pero no el nico, ha sido el intento de los Estados Unidos para mantener el control total del petrleo y las reservas de crudo, contratado a compaas de los EEUU por la IV Repblica. El despojo de la renta petrolera era repartido por una pequea lite que mantena a la inmensa mayora de la poblacin en la miseria. Venezuela compona junto con la mayora de los pases de Amrica Latina, el subcontinente ms desigual del mundo, con unos ndices de pobreza y de pobreza extrema alarmantes y escandalosos.

-Finalmente, como militar republicano, antifascista y antiimperialista de las FFAA espaolas, me solidarizo con las Fuerzas Armadas Bolivarianas y con su alianza Pueblo-Fuerzas Armadas que refleja la obligacin absoluta de la defensa de todo el pueblo. Identificacin y estrategia que no es una concepcin nueva.

Recojo su ejemplo y su concepto del honor militar autntico que no puede ser otro que la defensa de su pueblo y el ejercicio de su soberana. Recuerda al Portugal de Vasco Gonalves, al Per de Velasco Alvarado, a la Cuba revolucionaria y tambin a la Repblica Dominicana del Coronel Caamao.

A algunos de los militares de este pas les recuerda tambin el hermoso ejemplo de los militares espaoles que defendieron a la II Repblica contra el fascismo.

Notas:

i Presidente por encargo. As denomina a Juan Guaid -con precisin magistral-, Alejandro Torres Rivera, Presidente de la Asociacin de Abogados de Puerto Rico. l mismo da detalles ms precisos sobre el proceso poltico en Venezuela en el artculo: La verdadera usurpacin del poder en Venezuela. La auto proclamacin de Guaid como presidente de encargo:

https://frenteantiimperialista.org/blog/2019/01/26/la-verdadera-usurpacion-del-poder-en-venezuela-la-autoproclamacion-de-guaido-como-presidente-de-encargo/

ii Hace poco ms de dos das tres militantes polticos de izquierda,
ngeles Maestro, Mara y Beatriz fueron imputadas por financiacin del terrorismo. El hecho delictivo est vinculado a la recogida de fondos para auxilio del pueblo palestino. Es decir, el concepto imperial y de estado ttere de financiacin del terrorismo.

https://insurgente.org/la-dirigente-comunista-de-red-roja-nines-maestro-acusada-de-financiacion-del-terrorismo/

Hace unos das tambin, una sentencia de la Sala V de lo Militar del Tribunal Supremo ha desestimado el ltimo recurso del teniente Luis Gonzalo Segura, cerrndole legalmente toda posibilidad de reincorporarse a las FAS. Los militares antifascistas seguiremos luchando por ello hasta conseguir su reincorporacin al Ejrcito, con todos los honores que merece. De la misma manera continuaremos luchando contra la represin de los sectores antifranquistas y antifascistas de las FAR.

Antonio Maira es capitn de Fragata de las Fuerzas Armadas espaolas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter