Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-08-2019

La crisis cclica de la renta en Venezuela

Laboratorio Crtico Comunachos
Rebelin


Cualquier intento de comprender la crisis econmica que atraviesa Venezuela actualmente no debe ignorar el papel principal que ha desempeado y desempea la renta petrolera. Desde su gnesis, con la llegada de los grandes capitales forneos, la renta petrolera modific la sociedad venezolana en todos sus aspectos, oblig a la modernizacin del Estado, alter la composicin de las clases sociales, reorganiz la geografa nacional segn sus intereses y como nuevo dinamizador de los procesos polticos y econmicos, se convirti en el principal objeto de disputa entre las clases dominantes, generndose los reclamadores de renta y los buscadores de renta (1) como los denomina el profesor Bautista Urbaneja, y que describen dos grandes sectores de la sociedad: aquellos que buscan hacerse del control de la renta ocupando el poder poltico o econmico, y los sectores desposedos que buscan organizarse para reclamar mayores cuotas de renta por medio de ayudas sociales, expansin de los servicios pblicos, etc.

El Estado venezolano, a travs de una larga disputa con las trasnacionales petroleras se ha convertido en el administrador principal de la renta petrolera, por supuesto que este no es un administrador objetivo o guiado por una absoluta racionalidad gerencial, todo lo contrario, el destino de los algunas veces abundantes y otras veces menguados recursos es definido por los intereses de las clases dominantes venezolanas, de la correlacin de fuerzas de su pugna intestina y de las demandas de los otros sectores de la sociedad venezolana. Las formas en que nuestro Estado distribuye la renta vara notablemente segn los momentos de esta, mostrndose conciliador y benefactor en los momentos de alza del ingreso pero tornndose neoliberal cuando los precios internacionales del petrleo disminuyen, generndose las conocidas crisis del capitalismo rentstico venezolano. Es nuestra intencin develar aqu como la relacin entre lo poltico y lo econmico impacta en el comportamiento de un actor determinado, al respecto nos dice Theotonio Dos Santos (2):

Cuando nos aproximamos a una situacin histrica concreta y encontramos sus determinaciones, vemos que el juego de las fuerzas polticas tiene sus posibilidades de accin condicionadas por un restringido nmero de posibilidades econmicas, que se van tornando tanto ms estrechas cuanto ms profunda es la crisis. Por tanto, en las situaciones de crisis aguda, se tornan ms duras y ms prominentes las posibles soluciones. As, el acto poltico es el que decide (por tanto, el hombre/mujer) qu camino debe seguirse, pero las posibilidades histricas estn dadas dentro de determinadas posibilidades econmicas. La determinacin que comienza en lo econmico se realiza a travs del acto consciente o poltico, y vuelve a lo econmico, actuando sobre l dentro de las condiciones que l estableci.

Para ilustrar con mayor claridad podemos recurrir a uno de los casos de la historia reciente del pas como lo fueron los gobiernos de Carlos Andrs Prez, al comparar sus gestiones se mostrar con total claridad este fenmeno. Si tomamos el primer gobierno de CAP, que se desarroll en el marco de una de las mayores bonanzas petroleras, veremos que el comportamiento del Estado es el de uno fuerte, que interviene activamente en la economa, genera puestos de trabajos, aumenta salarios, inicia programas de industrializacin y nacionalizacin de empresas, etc. Se forma la apariencia de un estado fuerte y cimentando en una abundancia inacabable, abundancia que a su vez comparte con el resto de la sociedad o supuestamente lo hace.

En el periodo de alza de los ingresos petroleros el Estado venezolano se ve aliviado en sus tensiones entre los que reclaman cuotas de renta, normalmente inicia un proceso de transferencia de renta a la burguesa por medio del establecimiento de un cambio fijo que sobrevala el bolvar de manera artificial frente al dlar, esta sobrevaluacin de la moneda nacional acta como una transferencia directa a los sectores importadores que se benefician de un tipo de cambio bajo que les permite iniciar una masiva importacin de bienes de consumo trados de los pases industrializados. Los pocos sectores productivos son a su vez subsidiados por un aumento en el crdito o beneficiados en la importacin de bienes intermedios. Por otro lado la clase trabajadora tambin recibe un aumento de la cuota de renta destinada a ellos, se aumentan los salarios, se otorgan bonificaciones, hay una expansin de los servicios pblicos que se extienden hasta los sectores ms perifricos donde habitan las y los trabajadores y sus familias, se condonan deudas en el campo, se otorgan crditos a pequeos productores, etc. De igual forma el Estado crece se expande rpidamente en este periodo, crea nuevas instituciones e interviene directamente en la economa, para hacernos una idea, durante el primer periodo de CAP el Estado incrementa su participacin en la inversin bruta fija de un 32% en 1970 a un 59,5% en 1976 (3).

La aparente abundancia y riqueza de la sociedad venezolana en estos periodos de alza aminora las tensiones en la lucha por el poder y el control de la renta en Venezuela, la conflictividad social se reduce y el Estado desempea un papel benefactor y asistencialista.

(...) el que fue ministro de Hacienda casi hasta el final de ese primer gobierno de CAP, Hctor Hurtado, resume muy bien, en entrevista concedida a Terry Karl en 1978, lo que en realidad ocurra. "El arma ms importante de un ministro de finanzas cuando se enfrenta a mltiples peticiones presupuestarias es poder decir: no hay. Pero cmo poda yo de decir: no hay, con ese montn de dinero por ah? Y cmo poda decir: no hay, cuando cualquier solicitante poda ir a pedrselo a alguien ms? (4)

El segundo gobierno de CAP, en cambio, es muy distante del primero. CAP recibi una nacin en crisis producto de la reduccin de los ingresos petroleros y el peso de una deuda externa que fustigaba el tesoro nacional, este gobierno que contaba en sus filas con un arsenal de la tecnocracia neoliberal, planific y puso en ejecucin un programa de ajuste o paquete econmico para reducir el gasto pblico, El Gran Viraje o VIII Plan de la Nacin. Este programa en rasgos generales consisti en una reduccin del Estado, reduciendo el nmero de instituciones, dando pie a un programa de privatizaciones, pero tambin reorganizando el sistema cambiario que pasara a un sistema flotante provocando una devaluacin del 150% sobre el bolvar, impactando la transferencia de renta a la burguesa importadora pero tambin flexibilizando la legislacin a favor de la inversin privada extranjera buscando atraer sus capitales a la nacin. Por supuesto, tambin se hacen recortes en aquellas transferencias de recursos (o bien de renta en el contexto del petro Estado) a la clase trabajadora por medio de subsidios al consumo, reduccin de los salarios, dndose una cada del salario real cercana al 30% (5) producto de la liberacin de precios y con el alza del costo de los servicios.

En este periodo la conflictividad se incrementa, el propio sistema puntofijista comienza a entrar en su crisis terminal, la partidocracia, FEDECAMARAS, sectores de las FFAA tienen conflictos entre s y las amplias mayoras populares dejan de conceder legitimidad a este sistema.

Este fenmeno se vuelve a dar en un periodo de tiempo mucho menor y mucho ms reciente, si comparamos el desarrollo econmico de los gobiernos de Chvez y Maduro encontraramos preocupantes semejanzas con los hechos econmicos y el comportamiento del Estado venezolano entre los aos 1970-1998. En la siguiente parte del artculo detallaremos algunas polticas similares entre los distintos ajustes econmicos en Venezuela, particularmente el Gran Viraje de Carlos Andrs Prez y la Agenda Venezuela de Rafael Caldera.

El viejo ajuste por fin lleg?

Los precios . Tanto en el Gran viraje como en la Agenda Venezuela la cuestin del control de precios fue un punto clave, si en el primero se peda una reduccin de los controles de precios en el segundo se apunt a una liberalizacin del sistema de precios. Durante los gobiernos de Chvez y el primero de Maduro la oposicin seal una y otra vez al control de precios como una de las principales polticas econmicas responsables de los problemas del pas. Tras ms de una dcada y media de aplicacin de esta poltica, hoy en da basta pasearse por un supermercado, de cualquier zona del pas, para ver que de facto se han aplicado ambas polticas de ajuste, tanto la reduccin de los controles (nunca muy presentes) como la liberalizacin de los precios y como consecuencia directa es cierto que abundan productos escasos en otro momento. Ejemplar es el caso de la harina de maz precocida que tiene un precio de 14 mil bs cuando en la tabla publicada en el Plan de Recuperacin el precio acordado era de 20 bs. A ciencia cierta, como con todo lo dems, no se ha anunciado un levantamiento oficial de los controles, aunque es evidente que hay un acuerdo, as sea de omisin.

Impuesto al valor agregado (IVA). El impuesto al valor agregado, que aparece en 1994 en Venezuela con una alcuota de 10%, ha tenido un camino de subida y bajada en los ltimos 25 aos, sin embargo si en algo coinciden los planes de ajuste es en llevarlo al mximo posible, al punto de que en 1996 lleg a su tasas ms alta alcanzando el 16.5% y desde agosto del ao pasado qued en 16%, la ms alta en los ltimos 17 aos. Frente a esto, sectores de la izquierda y los trabajadores han reclamado constantemente su desaparicin por ser un impuesto regresivo que recae sobre el bolsillo del pueblo.

Fomento a la inversin extranjera . En el proceso de reduccin del Estado y desplazamiento de la centralidad del petrleo en la economa venezolana el Gran Viraje se plante el levantamiento total de las restricciones internacionales para la inversin extranjera. El 29 de diciembre de 2017 se aprob la Ley constitucional de inversin extranjera productiva que busca estimular la llegada al pas de inversin en materias como los hidrocarburos, minera y telecomunicaciones. Entre sus cambios incluy la eliminacin del Cencoex, reduce el tiempo de permanencia en el pas para iniciar el envo de remesas al extranjero, se aumenta de 80% a 100% las utilidades que pueden remitir a sus casas matrices y establece en diez puntos las condiciones favorables que pueden disfrutar las empresas que inviertan. Durante varios meses Luis Britto Garca denunci esta ley, tanto en su proceso de elaboracin como luego de su publicacin.

Del subsidio indirecto al subsidio directo . La Agenda Venezuela se plante directamente la creacin de planes sociales focalizados y en general, ante la reduccin de los ingresos y la consecuente reduccin del Estado (cuando as su dirigencia lo desea) los subsidios indirectos son reemplazados por subsidios directos. En los ltimos tiempos el gobierno venezolano, a travs de sus distintos voceros, ha anunciado una poltica de cambio del tipo de subsidio. Aunque la sustitucin no ha sido total, porque siguen existiendo diversos subsidios indirectos en distintas reas claves de servicios, el carnet de la patria nace como el instrumento para la ejecucin de una poltica de subsidios directos. A comienzos de este ao el ejecutivo afirm que el carnet de la patria haba llegado a 18 millones 429 mil personas, lo cual quiere decir que ms de un tercio de la poblacin no accede a los subsidios directos, suponiendo que estos les lleguen a la totalidad de los carnetizados.

Desmejoramiento de los salarios : Si el Gran Viraje de CAP en su objetivo de reestructurar la economa del pas, arremeti contra la clase trabajadora restringiendo de manera importante los niveles salariales, el gobierno de Nicols Maduro en el marco del Programa de Recuperacin, Crecimiento y Prosperidad Econmica, ha optado por la misma frmula. La publicacin del Memorando circular N 2792 , del da 11 de octubre del 2018, establece las bases para la eliminacin de la contratacin colectiva y unifica una tabla salarial fija del sueldo mnimo para todos los sectores del trabajo. Con el objeto de racionalizar la justa distribucin de las riquezas, el gobierno opt por ajustar por debajo a todos los trabajadores y trabajadoras del sector pblico, violando el artculo 4 de la LOTTT que prohbe la desmejora de los derechos salariales conquistados anteriormente. De esta forma, la contratacin colectiva, como conquista histrica de la clase trabajadora del pas, queda a la buena de la decisin unilateral del patrono pblico o privado.

Reduccin del gasto fiscal : La desmejora de los niveles salariales del sector pblico no responde a una poltica aislada, sino que obedece a una creciente reduccin del gasto fiscal, otra medida que caracteriz tanto al plan de ajuste neoliberal de CAP (El Gran Viraje), como al de Caldera (Agenda Venezuela), ambos en el contexto de una fuerte baja de los ingresos petroleros. En noviembre de 2014 el presidente Maduro, ante la cada de los precios del crudo, anunci por primera vez un recorte en el gasto pblico en el que se inclua una revisin de todos los sueldos y salarios de ministerios y empresas del Estado. Pero este recorte del gasto fiscal ni se qued en el 2014, ni se expres slo en los salarios, pues la creciente entrega actual de empresas pblicas al sector privado, evidencia que el Estado ahorra importantes gastos al ceder dichas empresas al capital privado.

Privatizacin de empresas pblicas: En el III programa de ajuste de Caldera, Agenda Venezuela para superar la crisis bancario-financiera, se cre el plan de privatizacin de las empresas pblicas, como programa pactado con el FMI. Sin la mediacin de una institucin financiera, el gobierno de Nicols Maduro, ha desarrollado un creciente plan de privatizacin de empresas pblicas, cuyo carcter sistemtico revela que no se trata de casos aislados, sino de una poltica de Estado . Cadena de supermercados Bicentenario , Arroz del Alba , Planta de alimentos balanceados ABA , Granja Porcina Jos Leonardo Chirinos y algunas operaciones de PDVSA, son slo algunos ejemplos que expresan esta poltica que pretende resolver la crisis con la entrega de lo pblico al sector privado y de manera menos transparente que en la pasada dcada de los noventa.

Aumento del precio de los servicios pblicos: El incremento de los servicios pblicos se ha hecho notar en la poltica de gobierno de los ltimos meses. El servicio de gas domstico y comercial ha experimentado en los ltimos das considerables aumentos en diversos Estados del pas, tales como Bolvar en el que el precio aument de 0,00178 a 500 bs por litro en las zonas residenciales y 1000 bs en las comerciales. Igualmente en el Estado Lara Carabobo y Nueva Esparta l os aumentos han sido preocupantes. Estos casos han venido siguiendo a los iniciados en la Capital desde el mes de enero de este ao. Esto se debe, en la mayora de los casos, a que PDVSA Gas comunal ha delegado la distribucin de este servicio a la gestin de cada Estado en la que mayormente se han utilizado compaas privadas, elemento que genera sospecha de una posible privatizacin de venta de bombonas y operaciones de PDVSA Gas Comunal. As mismo, ante la imposibilidad de que la empresa estatal SUPRA CARACAS resuelva el problema de la basura en la capital, se recurri en el mes de octubre del 2018, a subcontratar un servicio de camiones, que ha llevado al aumento en altos porcentajes de este servicio pblico desde el mes de noviembre del ao pasado. Respecto al servicio de luz, aunque CORPOELEC no ha oficializado ningn aumento, las tarifas han incrementado paulatinamente. En el primer semestre del ao en curso, varias zonas de la capital han denunciado aumentos del 150% en el uso de este servicio, en donde del mes de abril al de mayo, el precio increment de 2 mil a 5 mil bolvares, sin ningn tipo de anuncio oficial. En el caso del internet, la empresa pblica CANTV anunci su nuevo plan de ajuste el pasado mes de abril, que eleva sus tarifas desde los 899 Bs , hasta los 7.192bs. Sin embargo, diversos sectores de la capital han reportado incrementos de hasta un 3600% . Todo esto sin hacer mencin al creciente e imparable aumento del pasaje de las camionetas que ya elev recientemente su tarifa interna a los 700 bs, sin que el gobierno lo haya autorizado, lo que demuestra un total descontrol de ste hacia el sector del transporte pblico.


Romper el ciclo de la crisis

Partiendo de que el Estado venezolano se construy dentro de los mrgenes de la explotacin petrolera y tom el papel de administrador de la renta proveniente de la colocacin en el mercado mundial de ese nico producto, hemos querido mostrar que las variaciones en los precios de comercializacin del petrleo afectan al propio Estado, su conformacin y las polticas que de l emanan, expandindose en poca de bonanza y contrayndose con la cada de los precios del mismo. Gobiernos como los de CAP y Caldera que ac hemos tomado como ejemplo de este fenmeno, respondieron a las crisis producto de la baja de los precios del crudo y el endeudamiento internacional aplicando recetas neoliberales, coherente con la inclinacin poltica que los caracteriz. Sin embargo, estas medidas son difciles de diferenciar con las tomadas actualmente por el gobierno de Nicols Maduro que al menos en lo discursivo no se identifica con el neoliberalismo. Llama poderosamente la atencin que frente a la crisis, la lgica que se impone es de orden puramente administrativo, pretendiendo recortar gastos a costa del sacrificio de quienes menos responsabilidad tienen en la generacin de sta, llegando incluso a sacrificar el proyecto histrico como actualmente evidenciamos.

El ciclo de las crisis de la renta petrolera venezolana no puede superarse aplicando siempre la misma lgica, cuando mucho, esto nos har entrar en un nuevo ciclo de auge y posterior debacle econmico como la historia reciente nos demuestra. Reducir el problema de la crisis de la renta a lo puramente administrativo, suponer que los problemas de Venezuela se resuelven con gerencia y buena administracin como los tecncratas han pretendido siempre, no permite ver el trasfondo de los intereses de clase en la administracin de sta, intereses que son sostenidos tanto en el auge econmico como en la propia crisis con el fin de no perder los privilegios histricos o recin alcanzados. Modificar los intereses de clase en la administracin de la renta, reemplazarlos definitivamente por los intereses de las grandes mayoras nacionales, histricamente excluidas y fcilmente descartables por la lgica neoliberal en poca de escasez, podra ser el palo en la rueda de las crisis cclicas de la renta petrolera venezolana.

Romper con este ciclo supone superar la lgica de la tecnocracia y confiar de manera decidida en la fuerza orgnica que ha logrado construir en los ltimos tiempos la produccin local, en la capacidad de gestin y de control directo sobre sus territorios que han alcanzado las comunas, en la fuerza demostrada por los campesinos en los procesos de recuperacin de tierras y su intento por sostener la produccin, en la disposicin que tienen algunas organizaciones de trabajadores que han manifestado la capacidad de control y autogestin directa sobre los espacios productivos. La diferencia cualitativa de este momento histrico de crisis respecto a los atravesados por los gobiernos de CAP y Caldera radica en que existen condiciones orgnicas generadas por el proyecto histrico chavista que ha dejado como saldo un enorme cmulo de voluntades dispuestas a tomar la gestin directa del territorio, de las empresas y del campo, generando hasta ahora resultados reales y tangibles an teniendo que navegar en contra de mltiples dificultades en su intento. Sin embargo, para avanzar en este sentido es necesaria la transparencia por parte del gobierno sobre todos los procesos que adelanta en el marco de la crisis. Al respecto, recientemente las voces de algunos movimientos sociales se aventuraron a plantear ms all del anlisis coyuntural, una serie de propuestas en el documento Dilogos para una Superacin Chavista de la Crisis donde resalta justamente el llamado a la transparencia de los procesos adelantados en el marco de los planes de ajuste econmico y en general a todos los factores decisivos para la vida de los venezolanos.

La aparente salida fcil de la reduccin de gastos administrativos como receta propia del neoliberalismo, que reduce al Estado a su mnima expresin con sus ya conocidas consecuencias, evidencia la composicin de clase (o al menos los intereses que defiende) de un determinado gobierno. Si adems teniendo la oportunidad de tomar otras alternativas se insiste en repetir esquemas que en el pasado cargaron sobre la espalda de los ms dbiles la pesada carga de la crisis, difcilmente pueda darse una salida verdaderamente revolucionaria a la actual crisis.

Preparado por Laboratorio Crtico Comunachos para 15 y ltimo .

Referencias:

  1. Urbaneja, Bautista, D. La renta y el reclamo: ensayo sobre petrleo y economa poltica en Venezuela

  2. Dos Santos, Theotonio. Obras reunidas de Theotonio dos Santos. Tomo I: Desarrollo, democracia y socialismo

  3. Battaglini, Oscar. Ascenso y Cada del Puntofijismo. pg 139.

  4. Urbaneja, Bautista, D. La renta y el reclamo: ensayo sobre petrleo y economa poltica en Venezuela. pg 273.

  5. Battaglini, Oscar. Ascenso y Cada del Puntofijismo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter