Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-11-2019

En pos de soluciones fciles a la crisis de las personas refugiadas y de acuerdos lucrativos, Italia es cmplice de los abusos cometidos en Libia.
La turbia poltica de Italia en Libia

Romana Rubeo y Ramzy Barud
Al Jazeera

Traduccin para Rebelin de Loles Olivn Hijs


El 4 de octubre el peridico italiano L'Avvenire revelaba que el gobierno italiano trabaja estrechamente con Abd al Rahman "Bija" Milad, jefe del desacreditado cuerpo de guardacostas Zawiyah de Libia, para contener el flujo de personas refugiadas desde la porosa costa libia.

Bija es un personaje bien conocido por las organizaciones de derechos humanos y los trabajadores de Naciones Unidas . Un informe del Consejo de Seguridad de la ONU de junio de 2017 lo identific como alguien muy involucrado en "actividades de contrabando" y en "el hundimiento de barcos de migrantes con armas de fuego".

Italia conoca perfectamente las hazaas ilegales de Bija mucho antes de que la ONU hiciera pblicas sus conclusiones porque su propio Ministerio de Defensa haba publicado un informe el 10 de mayo del mismo ao que daba cuenta de que era l quien "controla el negocio del contrabando entre el oeste de Trpoli hasta la frontera con Tnez desde 2015".

No obstante, slo un da despus de la publicacin del informe, Bija particip en los debates que siguieron a la firma del Memorando de Entendimiento entre Roma y Trpoli para combatir "la inmigracin ilegal [y] la trata de seres humanos".

Las reuniones entre la delegacin libia (incluido este infame traficante) y funcionarios italianos se celebraron en el campo de refugiados de Cara di Mineo, en la ciudad siciliana de Catania, donde algunas personas refugiadas que haban sido objeto de trfico por parte de Bija al reconocerle le espetaron: "Mafia libia!".

Las revelaciones de L'Avvenire han causado mucha indignacin entre la opinin pblica italiana. Pero a quien haya seguido de cerca las polticas econmicas y anti-inmigracin italianas hacia Libia durante la ltima dcada, la cooperacin de Roma con un criminal libio no le sorprende.

Besando la mano de Gaddafi

El plan de Italia de externalizar a Libia su control fronterizo se remonta a la poca en que el presidente libio Muamar Gadafi estaba an en el poder.

En agosto de 2008, el gobierno italiano dirigido por Silvio Berlusconi firm un "Tratado de Amistad" con Libia que conceda al pas 5 mil millones de dlares para impedir que los barcos de inmigrantes salieran de sus costas. La idea era que el gobierno libio gestionara la crisis de las personas refugiadas. Pero la externalizacin de la responsabilidad supuso que muchos refugiados y migrantes se enfrentaran a graves violaciones de los derechos humanos, incluida la tortura.

Un ao despus, el Ministro del Interior, Roberto Maroni, se jactaba de que se haba producido una disminucin espectacular del nmero de refugiados y refugiadas que llegaban a las costas italianas. Pero las cifras oficiales de ese perodo no HYPERLINK "http://espresso.repubblica.it/attualita/2019/10/18/news/trafficante-libico-bija-in-italia-lettera-ufficiale-1.340124]"sustentan las afirmaciones de Maroni.

El acuerdo ciment ms an la relacin especial entre Trpoli y Roma y permiti que prosperaran los negocios entre ambos pases.

En junio de 2009 Gadafi visit Italia de manera oficial. Berlusconi y otros responsables polticos italianos lo recibieron con mucha fanfarria. El presidente italiano le invit de nuevo a Italia para asistir a la cumbre del G8 que se celebr en el pas el mes siguiente. En 2010, en la cumbre de la Liga rabe en Sirte, se film a Berlusconi besando la mano de Gadafi.

El romance de Italia con Gadafi, sin embargo, dur poco. En 2011 el gobierno italiano se uni sin ambigedades a la coalicin internacional que apoy el levantamiento contra el dirigente libio y bombarde sus fuerzas.

Gadafi no contaba en absoluto con este cambio: "Estoy tan sorprendido, me siento traicionado, ni siquiera s qu decirle a Berlusconi", declar en entrevista con el diario italiano Il Giornale.

Pero los polticos italianos nunca se guiaron en sus relaciones con Libia por la confianza, el honor o la amistad; de lo que se trataba era de hacer negocios. Y en 2011, Italia, al igual que otros pases occidentales, concluy que ya no necesitaba a Gaddafi para conseguir lo que quera de Libia.

Las operaciones de las milicias de ENI en Libia

Despus de que Italia y sus aliados de la OTAN intervinieran en Libia en 2011 para derrocar al rgimen de Gadafi, se instaur el caos. En el pas norteafricano se ha desatado un conflicto complejo en el que no slo intervienen diversas milicias y gobiernos rivales sino tambin, y cada vez ms, una perniciosa influencia extranjera.

Esto, sin embargo, no ha impedido que Italia (y otros pases europeos) persigan sus intereses comerciales en Libia. En julio de 2018, la mayor empresa italiana de petrleo y gas, ENI que juega un papel esencial en la configuracin de la poltica exterior italiana firm un acuerdo de creacin de una empresa conjunta con la Corporacin Nacional de Petrleo de Libia para crear la Mellitah Oil and Gas Company (MOG).

Segn varias investigaciones de medios de comunicacin, se ha pagado a grupos armados libios para que protejan el complejo petrolero de Mellitah en el distrito de Zawiya, en el oeste de Libia. Entre ellos, a una milicia liderada por Ahmad Oumar al Dabashi, que en 2018 fue incluido en la lista negra de Naciones Unidas por ser un "dirigente de relieve de actividades ilcitas relacionadas con el trfico de personas migrantes".

Al contratar a esas milicias criminales para custodiar sus instalaciones, ENI estaba simplemente manteniendo lo que parece ser una poltica oficial aceptable sobre Libia, una poltica que ignora flagrantemente los derechos humanos y las ms elementales obligaciones legales internacionales, mientras se beneficia del petrleo libio y garantiza su suministro constante al mercado italiano. Italia sigue siendo el principal destino de las exportaciones libias.

Subcontratacin de la tortura

En ausencia de una autoridad central que pueda ejercer pleno control sobre el territorio libio, el pas se ha convertido tambin en un importante centro de trnsito para personas migrantes y refugiadas de todo el continente africano y de Oriente Prximo .

Una serie de grupos armados y redes de trfico de personas se aprovechan de su desesperacin. A muchas las han comprado y vendido en mercados modernos de esclavos, las retienen como moneda de cambio por un rescate, las utilizan como fuerza de trabajo o las explotan sexualmente. Otras han muerto en aguas del Mediterrneo intentando llegar a Europa en peligrosas lanchas neumticas.

El Memorando de Entendimiento de 2017, firmado por Italia y el gobierno libio en Trpoli, dio lugar a la creacin de varios centros de detencin para personas refugiadas y migrantes en territorio libio financiados por el gobierno italiano y gestionados por libios. Human Rights Watch (HRW) describi las condiciones de estos centros como "inhumanas" en su informe de enero de 2019.

Cuando visitaron estos campamentos en Trpoli, Misrata y Zuwara en julio de 2018, los investigadores de HRW documentaron "el grave hacinamiento, las condiciones insalubres, la mala calidad de los alimentos y el agua causantes de la desnutricin, la falta de atencin mdica adecuada y los alarmantes relatos de la violencia que ejercen los guardias mediante palizas, latigazos y el uso de descargas elctricas".

Est claro ahora que durante ms de una dcada Italia ha seguido la misma poltica de frenar la migracin a toda costa y de llegar a acuerdos comerciales lucrativos sin tener en cuenta el sufrimiento de las personas migrantes y refugiadas. De manera reiterada ha negociado tanto con gobiernos como con actores no estatales con una dilatada trayectoria de haber cometido graves violaciones de los derechos humanos.

El debate interno actual en Italia solo se centra en los solicitantes de asilo que consiguen llegar a sus costas. Ya es hora de que se preste atencin a las decenas de miles de personas inmigrantes y refugiadas que se encuentran en los infernales centros de detencin de Libia gracias a ese Memorando de Entendimiento de 2017. Tambin es hora de que se investiguen pblicamente los acuerdos comerciales favorecidos por el gobierno italiano y algunas empresas con individuos y grupos de dudosos antecedentes.

El Gobierno italiano puede pensar que ha encontrado una laguna jurdica al externalizar sus polticas antiinmigracin a milicias libias que operan fuera de la jurisdiccin internacional y vilipendian el derecho humanitario. Sin embargo, dado que quien disea y financia (al menos parcialmente) las inhumanas polticas migratorias de Libia son las autoridades italianas, estas deberan ser consideradas responsables de las violaciones de los derechos humanos que se producen en el pas norteafricano.

Fuente: https://www.aljazeera.com/indepth/opinion/italy-dubious-policies-libya-191101102013220.html

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a los autores, a la traductora y Rebelin.org como fuente de la traduccin.

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter