La posibilidad de que Lula abriese espacio para una especie de inflexin rumbo al centro fue ampliamente discutida por dirigentes del PT. La conclusin a la que se lleg es que sera un riesgo innecesario, una vez que difcilmente el partido recuperara el espacio perdido junto a la opinin pblica, ahogada por denuncias de corrupcin amontonadas por los medios hegemnicos de comunicacin ms que por divergencias ideolgicas con la leyenda del ex presidente.

El mismo Lula nunca vio con buenos ojos esa hiptesis. A los interlocutores que lo visitaron en su celda, reiter siempre la decisin de, una vez recuperada la libertad, fortalecer la oposicin a ese gobierno ultraderechista y principalmente sealar los daos sociales provocados por medidas econmicas implantadas desde el golpe que destituy a la ex presidenta Dilma Rousseff.

No se tratara, en todo caso, de entrar en combate abierto con el actual presidente, pues para eso sera necesario bajar al nivel de las groseras ilimitadas disparadas da s y el otro tambin por Bolsonaro. Adems, una confrontacin frontal con el ultraderechista podra servir para reunir alrededor de l un sentimiento antipetista ya bastante diseminado a partir de la campaa llevada a cabo por los grandes medios de comunicacin.

La opcin sera ms bien apuntar a cada acto de su gobierno y sealar las consecuencias, destacando el desempleo y el nmero de brasileos que volvieron a una situacin de pobreza extrema y miseria. Tambin ser tendr en cuenta la cada de la popularidad personal de Bolsonaro (que pese a todo sigue situndose en alrededor de 30% del electorado) y la subida de los que reprueban su gobierno (42%).

Adems, se espera que Lula reavive sus caravanas, recorriendo el pas con nfasis inicial en su nordeste natal.

En cada pronunciamiento en los actos pblicos que ocurrirn durante las caravanas, la idea es que Lula trace comparaciones entre el cuadro nacional actual y el que exista bajo los gobiernos del PT. Hay 12 millones de desempleados, otros 26 millones de subempleados o con empleos precarios, 13 millones de miserables, es decir, el cuadro es exactamente el revs de los tiempos de Lula.

Adems, programas como Mi Casa, mi vida, de viviendas populares, o Ciencias sin Fronteras, de concesin de becas en el exterior, o Pro-uni, de financiacin con tasas de inters irrisorias para matrculas universitarias, todos desarmados primero (y apenas parcialmente) por Michel Temer, y luego diezmados por Bolsonaro, sern rememorados.

Lo que Lula anunci en su primer pronunciamiento dirigido a los integrantes de la Vigilia Lula Livre, un campamiento que desde la detencin del ex presidente todas las maanas gritaba Buenos das, presidente Lula, y se despeda con un Buenas noches, presidente Lula ya dio las seales del tono que adoptar: denuncias contundentes sobre lo que ocurre en el pas.

Un Lula en estado puro est de regreso a las calles. Con eso, empez ms que un cambio radical, un vuelco radical en el escenario poltico de Brasil.