Portada :: Brasil :: Lula libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-11-2019

La liberacin de Lula

Vctor Flores Olea
La Jornada


Con fuegos artificiales,  msica y gritos eufricos miles de brasileos acudieron el viernes pasado a apoyar al ex presidente de Brasil Luiz Incio Lula da Silva, despus de su liberacin ordenada por un juez federal de Curitiba, tras 580 das en prisin. Dirigentes polticos de la regin y del mundo emitieron mensajes dirigidos al fundador del Partido de los Trabajadores (PT). La ex mandataria de Brasil Dilma Rousseff, destituida a travs de un proceso de impeachment en mayo de 2016, desde Argentina, donde se encuentra con motivo de una cumbre de dirigentes latinoamericanos, tambin habl de la liberacin del poltico: Lula demuestra que otro mundo es posible, asegur, y adems su libertad significa la reafirmacin de la democracia en Brasil.

El presidente recin electo de Argentina, Alberto Fernndez, afirm en un tuit: conmueve la fortaleza de Lula para afrontar esta persecucin (slo esa definicin le cabe al proceso judicial arbitrario al que fue sometido). Su entereza demuestra no slo el compromiso, sino la inmensidad de ese hombre.

Lula respondi: agradezco profundamente las palabras del compaero presidente Fernndez. Quiero que sepa que puede contar conmigo en lo que necesite para conducir a Argentina en direccin a resolver los problemas del pueblo pobre. Agradezco de corazn la solidaridad que demostr visitndome en prisin. Dios bendiga al pueblo argentino!

Por su parte, la vicepresidenta electa de Argentina, Cristina Fernndez de Kirchner, escribi en Twitter: cesa hoy una de las aberraciones ms grandes del lawfare en Latinoamrica: la privacin ilegtima de la libertad de Luiz Incio Lula da Silva. Por supuesto, tambin Nicols Maduro, presidente de Venezuela, y Evo Morales, de Bolivia, enviaron mensajes de profundo beneplcito por la liberacin de ex mandatario brasileo, encarcelado injustamente.

Pero no slo en Latinoamrica se expresaron opiniones polticas favorables a la liberacin de Lula. Por ejemplo, Bernie Sanders, senador y precandidato demcrata a la presidencia de Estados Unidos y referente de la izquierda a escala mundial, se pronunci sobre la liberacin de Lula: como presidente, l hizo ms que nadie para reducir la pobreza en Brasil y por defender a los trabajadores. Estoy encantado con su liberacin, porque su encarcelamiento nunca debi haber sucedido. Minutos ms tarde, desde la cuenta oficial de Lula, le respondieron al poltico estadunidense con un mensaje en ingls: Gracias por su solidaridad, siempre fuiste mi candidato para la presidencia de Estados Unidos y espero que los demcratas tengan la sabidura de nominar a un candidato con tu visin. Espero que los trabajadores estadunidenses te conviertan en presidente.

Tambin el lder del Partido Laborista britnico, Jeremy Corbyn, se pronunci sobre lo ocurrido el viernes, en un mensaje en su cuenta de Twitter, en el que calific de injusto e incorrecto el encarcelamiento de Lula da Silva. Estoy encantado con que Lula est libre ahora, y con que pueda retomar su trabajo como socialista comprometido y lder del PT. Brasil necesita el tipo de cambio verdadero con el que Lula siempre ha estado comprometido.

La liberacin de Lula se produjo en virtud de una sentencia del Tribunal Supremo Federal, que declar inconstitucional una ley que ordenaba encarcelar a los acusados antes de que agotasen todos los recursos judiciales disponibles, y se calcula que tambin beneficiar a otros 4 mil 800 presos. Sin embargo, es imperativo recordar que la serie de procesos enderezados en contra del fundador del PT se revel desde un inicio como una descarada persecucin poltica, carente de sustento jurdico. Una lista no exhaustiva de irregularidades que mancharon al caso incluye la absoluta ausencia de pruebas, tan clamorosa que se le conden, no con base en evidencias, sino en la conviccin de los magistrados acerca de su culpabilidad; el hecho de que el juez (Moro) que lo envi a la crcel haya sido premiado con el Ministerio de Justicia por el principal beneficiario del proceso contra Lula, su rival Jair Bolsonaro; la ruptura de la institucionalidad que supusieron amenazas de altos mandos de las fuerzas armadas en caso de que no se emitiera una sentencia condenatoria; as como los mensajes dados a conocer por The Intercept en junio pasado, que revelan la confabulacin entre fiscales y jueces para encarcelar a quien hace 15 meses encabezaba las encuestas rumbo a la eleccin presidencial de 2018.

Debe decirse, adems, que el uso faccioso del Poder Judicial se ha convertido, en Latinoamrica, en una costumbre repetida para deshacerse de rivales polticos, y que no es un recurso privativo de la derecha brasilea: desde su llegada al poder tanto el argentino Mauricio Macri como el ecuatoriano Lenn Moreno emprendieron una descarada y encarnizada persecucin contra sus antecesores Cristina Fernndez y Rafael Correa. Con esta cacera poltica, que convirti a fiscales y juzgadores en fuerzas de choque del Ejecutivo, los mandatarios derechistas buscaron distraer la atencin de las devastadoras consecuencias sociales que supuso el empeo de restaurar la ortodoxia neoliberal e impedir que los ciudadanos usaran las urnas para recuperar los proyectos progresistas interrumpidos.

Es interesante examinar a fondo los recientes acontecimientos de Brasil porque ahora, ms que los golpes de Estado directos, parece ponerse a la orden del da la utilizacin facciosa de los poderes judiciales para orquestar presiones y hasta golpes de Estado no cruentos (supuestamente) para modificar el desarrollo de los pueblos latinoamericanos, que parecen descartar enrgicamente de su historia al neoliberalismo, del cual ya descubrieron su enorme capacidad destructora y rapaz.

Fuente: https://www.jornada.com.mx/2019/11/11/opinion/022a2pol


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter